Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2018

Camarn, flamenco y revolucin

Manuel Zaguirre
Rebelin


Si se ama el flamenco, aunque sea slo un poco, hay que adorar a El Camarn de La Isla.

Mi afecto por el flamenco de verdad es tardo, con casi treinta aos cumplidos y tras la conquista de la Democracia. Antes, desde nio, la cosa se limitaba a Valderrama, Molina o Marchena a travs de los discos solicitados de Radio Miramar de Badalona. En aquella poca, era mucho ms potente la copla que el flamenco Doa Concha, Juanita, Marif- entre las clases populares, a excepcin de las de etnia gitana, claro est.

En el 77 tropec con una obra de Enrique Morente, el LP Despegando. Adems de una suerte de himno de Andaluca, camino de su autonoma, llevaba palabras de Miguel Hernndez o Machado que sonaban mejor transportadas por la bulera o la sole. Y una especie de zambra dedicada a su Estrella que acababa de nacer (como relmpago de fuego fuiste que en mi sentimiento entraste ). Me presentaron a Morente en casa de una compaera en El Albaicn. Luego entabl amistad con amigos comunes y tuve ocasin de conocer su obra anterior a Despegando, y pude comprobar que la indudable heterodoxia flamenca de Morente era simultnea y funcional a una ortodoxia plena.

Poco despus, tropec tambin con El Camarn de La Isla, que as de solemne e nfimo a la vez era su nombre artstico. Me lo presentaron en San Fernando los compaeros de astilleros. Inolvidable su candor, su timidez, su media sonrisa de desinters cuando los compaeros le relataban mis responsabilidades e importancia.

Al igual que en el caso de Morente, pero de forma mucho ms acusada y mgica dada su condicin de gitano, El Camarn de La Isla es de una pureza tal que le permite innovar y experimentar en el flamenco sin importarle lo ms mnimo el qu dirn los puristas. Cuando al Camarn le reprochaban su supuesto vanguardismo hereje contestaba, lo que tiene que hacer la gente es orme ms, hasta comprenderme, ya veris . O el fino instinto flamenco, pillen la irona, de dos monstruos puristas como Manolo Caracol o Ta Anica La Piriaca, cuando sentenciaban, cmo va a cantar bien un gitano rubio , el uno, o este muchacho no tiene ni idea de cantar flamenco, la otra.

Vienen a cuento estas desordenadas disquisiciones porque ayer fui a ver una pelcula-documental sobre la vida y la obra de Camarn, que me parece absolutamente recomendable. En ella encontrarn un relato vibrante sobre el ms grande autor e intrprete del cante flamenco. Palabras, imgenes, fotos, msicas, hilvanadas con emocin y excelente tcnica, conducidas por la voz rota y de acento andaluz pastoso y lento de Juan Diego, uno de nuestros actores ms insignes que es y habla as cuando no acta. Slo le reprocho al documental que, aunque ofrece imgenes, no cita el Hospital Universitario Can Ruti de Badalona, donde dijo adis Camarn por ltima vez Slo unos das antes, en la misma planta y en una habitacin casi contigua, se despidi mi padre. Se vena el verano y Espaa era como el centro del Universo, con la Expo, las Olimpiadas, la capitalidad cultural europea de Madrid Y ellos se fueron.

Ahora, que un filonazi a pocos kilmetros de nuestra tierra, en la otrora luminosa Italia, propone sealar y alistar a los gitanos para volver a persguirles, expulsarles y exterminarles si pudiera una pelcula como esta afirma la magia, la genialidad, el pasotismo indmito, la inocencia y el candor de un gitano universal que, como Mozart, Bach, Gaud o Picaso, pareca tener una inspiracin sobrenatural, y contribuy como nadie a que el flamenco fuera declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad a juicio de la UNESCO, la Agencia para la Educacin y la Cultura de la ONU.

Y es de los nuestros: El Camarn de La Isla.
 

Manuel Zaguirre, Ex-Secretario General de la USO. Militante PSC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter