Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2018

La falacia del pilar fundamental del constitucionalismo: la (falsa) decisin de los catalanes

Joan Cervan Andreu
Rebelin


La negacin de los catalanes como pueblo, como nacin, como sujeto poltico soberano que tiene derecho a decidir si permanece integrado en una supraestructura poltica o se emancipa creando su propio Estado se basa, argumentalmente, en que eso contradice a la Constitucin espaola, y que sta fue aceptada por los catalanes. ste es el argumento intelectual que viste, de hecho, la razn de fondo, que es de tipo sentimental, como lo es el sentimiento de pertenencia a una patria o otra.

Pero este argumento: los catalanes ratificaron la Constitucin espaola en un referndum. la Constitucin consagra la unidad de Espaa y al conjunto del pueblo espaol como sujeto de su soberana, es falso.

Hay dos argumentos colaterales, ya conocidos, que expondr primero, y un tercero, central, que es el objeto de este artculo.

El primer argumento colateral es que en el referndum de la Constitucin, no se optaba por esta cuestin, la de las soberanas y las patrias, en exclusiva, sino que se mezclaban muchas ms, y por tanto no se puede inferir una aprobacin particular a cada uno de los artculos por parte de los espaoles, sino de una aprobacin, del conjunto de los artculos, que presumiblemente tendran una aceptacin diversa. Si los hubiesen sometido a una aceptacin separada por captulos, se podra haber dado, hipotticamente, por ejemplo, una aceptacin de todos excepto de la forma de Estado como monarqua y/o excepto la uninacionalitat. Etctera. No lo podemos saber. Por eso cuando se hacen referendos sobre temas importantes se acostumbra a votar por un solo concepto: OTAN si/no, CEE si/no, etc. La excepcin son las constituciones/estatutos, pero eso lo tratar en el tercer punto.

El segundo argumento es que la votacin de la constitucin no parta de una situacin de libertad, como puede ser el caso de los EEUU, ganadores de la guerra de independencia, o la "Pepa", elaborada en Cdiz, sino que en nuestro caso fue una constitucin votada sin haber roto con/vencido a la dictadura. Precisamente es de una dictadura de la que se quera escapar, y la no aceptacin significaba permanecer en ella, con sus leyes vigentes, y los pilares de su poder intactos (ejrcito, polica, judicatura...). Permanecer o no en la dictadura, de hecho, es la decisin dicotmica fundamental que se tom en el referndum del 78. ste es el argumento de la coaccin.

Pero el argumento fundamental, el que no he escuchado nunca, y por tanto para mi es nuevo, es que, de hecho, en el referndum de la Constitucin, los catalanes no pudimos optar, no pudimos escoger, que es la base de cualquier decisin a la que uno se puede sentir vinculado. Y no entro ahora en la legitimidad de que generaciones posteriores pudiesen tener derecho a la ratificacin de esta vinculacin...

En el referndum del 78 los espaoles pudieron escoger una serie de cosas:

- Si queran tener libertad de expresin.

- Si queran tener libertad poltica, cristalizada en que las opciones polticas pudiesen organizarse en partidos polticos y se pudiesen presentar a elecciones.

- Si queran que su jefe de Estado, el rey, tuviese funciones meramente representativas o, como hasta entonces, ejecutivas.

- Etc.

Pero hay cosas entre las que no se pudo escoger... No se pudo escoger entre si el jefe del Estado tena que ser un monarca o un presidente: entre monarqua o repblica. Si el referndum se ganaba, el jefe del Estado sera el rey Juan Carlos I, y si se perda, tambin. Y los catalanes tampoco pudimos escoger entre si queramos que el Estado fuese divisible, que el sujeto de la soberana fuese el conjunto de los espaoles, o que la soberana fuese de cada uno de los pueblos que lo integraban: espaoles, catalanes, vascos... y por lo tanto que esta unin fuese voluntaria y sujeta a la aceptacin futura, como lo es, por ejemplo, la cesin de una cuota de soberana a la Unin Europea, en la que un Estado siempre puede decidir abandonarla y recuperarla, como el brexit ejemplifica.

Es decir, los catalanes tenan la "alternativa" de aceptar una Espaa indivisible si aprobaban la Constitucin, o quedarse en una Espaa indivisible si la rechazaban. Podan aceptar que la soberana residiese en el conjunto de los espaoles si la aceptaban, o que residiese en el conjunto de los espaoles si la rechazaban, etc. No haba alternativa.

En definitiva, los catalanes, sobre este tema, simplemente, no pudieron escoger. Nunca han podido escoger. No es, por lo tanto, una decisin propia de los catalanes la renuncia a la soberana, porqu, de hecho, y ah es a donde quiero llegar, no se puede hablar de "decisin": es una imposicin. Una imposicin que tubo lugar en el 78. Igual que lo fue en el 38. Igual que lo fue en el 31. Igual que lo fue con la restauracin despus de la 1 Repblica, y en la misma constitucin de Cdiz, etc.

Los catalanes podemos o no aceptar esta imposicin. Y los espaoles pueden, por la fuerza o por la persuasin, mantenerla, pero lo que intelectualmente no se puede hacer es vestir lo que es una imposicin como si fuese "nuestra" decisin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter