Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2018

Fraude: nodus poltico del establishment en Mxico

Jos Luis Ros Vera
Rebelin


Una densa acumulacin histrica de fardos econmico-poltico-sociales ha tomado sentido de impugnacin social y rechazo colectivo al orden econmico-poltico imperante, es decir, al legado oligrquico neoliberal. De un modo difano, esto se ha puesto de manifiesto en la presente competencia electoral. La gran mayora de encuestas colocan al candidato de centro-izquierda, Andrs Manuel Lpez Obrador, por arriba de 20 puntos en la intencin de voto (equivalente a ms de 10 millones de sufragios) frente a los competidores situados en segundo y tercer lugar. Dos genuinos candidatos presidenciales del bloque neoliberal-financierista, que de un modo atpico, no han logrado unirse [1] para defender los intereses del bloque en el poder prevaleciente. Se yergue entonces un profundo cuestionamiento popular (hasta ahora en su expresin electoral) tanto a la forma excluyente de reproduccin econmica diseada por los grandes capitales (nacionales-trasnacionales), como a su inescindible forma de rgimen poltico caracterizada por una permanente crisis de representacin y de legitimidad que expresa el estado de descomposicin del aparato de Estado y de su cuerpo institucional.

A tres das de la eleccin presidencial del 1 de Julio, en cualquier pas medianamente democrtico, estas cifras seran traducibles en un irrefutable triunfo anunciado. No obstante, en Mxico no es as. En la historia poltica de este pas, el Fraude, nodus perdurable del establishment, es una instancia central del poder poltico y del aparato de Estado, que hace aicos cualquier narrativa sobre la transicin democrtica y bien puede desafiar a las encuestas ms sofisticadas del mundo. Nos referimos al Fraude en su enorme confluencia polismica de multivariadas acciones, ejercicios y prcticas, que transgreden el cuerpo jurdico, escrito y sistemtico correspondiente a las reglas de la democracia electoral definidas dentro del propio ciclo poltico neoliberal.

En el ltimo da de la campaa (27 de junio), la organizacin Accin Ciudadana Frente a la Pobreza inform que, de acuerdo con sus pesquisas, 30 millones de mexicanos recibieron alguna oferta por parte de  partidos polticos  para la compra de su voto durante este proceso electoral, [2] ello de un total de 89 millones de electores registrados en el padrn electoral en 2018, es decir casi el 34% del padrn. Como puede observarse tan slo con este indicador, la interrogante no puede girar en torno a si habr o no Fraude.

En realidad, la interrogante reside si la gran confluencia de prcticas que conforman al Fraude Electoral lograr ser suficiente para imponerse sobre el candidato de la justicia y el bienestar social, atropellando con ello a los ms de 25 millones de electores (ms de 50 puntos en la intencin de voto) que la mayora de las encuestas han registrado como inamovibles, por lo menos en los ltimos dos meses de la campaa electoral.

La compra del voto, es tan slo uno de los principales recursos de la defraudacin del demos en el marco de las normas de competencia de la democracia electoral [3] . El control de las casillas electorales, la anulacin corruptora de los representantes de casilla, el robo masivo de urnas y papeletas electorales, el clientelismo poltico, la intimidacin, la difusin premeditada del miedo y el apoderamiento de credenciales de elector previas y durante la jornada electoral, son componentes medulares de la frustracin ilcita de esta forma de expresin de la voluntad popular. De igual modo lo son las reiteradas violaciones de muy diversa ndole a la legalidad electoral a la que a partir del debilitamiento institucional de las instancias electorales (INE, TEPJF, FEPADE), stas han venido siendo omisas durante el curso de la presente campaa electoral.

Dentro de este cuadro corruptor del aparato electoral, liderado de modo indiscutible por la maquinaria del PRI-gobierno y su ejrcito de ms de 600 mil operadores (defraudadores) electorales, hay que sumar el recurrente ejercicio de grandes empresarios y poderosas asociaciones patronales, que apoyndose en el derecho a la libre expresin propagan a los trabajadores de sus empresas discursos manipulatorios para favorecer a sus propios candidatos [4] , al tiempo que retrotraen su retrica vaca de las ciudadanas libres a una servidumbre poltica antediluviana contribuyendo al de por s desgarrado mito de la igualdad poltica o igualdad electoral. Y en este sentido hay que agregar el control -muchas veces decisivo- de la maquinaria electoral que ejercen los gobernadores de los estados de la repblica.

Otra serie de agravios lesivos a las condiciones de la contienda son los chantajes catastrofistas, esto es, las amenazas de crisis y depresin econmica si se sufraga a favor de AMLO, difundidas por empresarios y por los candidatos del PRIAN, quienes como el candidato del gobierno en turno y del lobby financiero (J. A. Meade) adujo desesperadamente en su cierre de campaa: la historia va a juzgar a quien vote por AMLO.

Tambin, dentro de este cuadro se insertan las vulgares tareas de t res de los principales idelogos del bloque neoliberal en Mxico: E. Krauze, G. Zaid y R. Bartra, quienes impotentes de reconstruir el estado terminal de su modelo de desarrollo econmico y poltico, se han circunscrito de modo casi exclusivo al denuesto del candidato de centro-izquierda con gran indiferencia del estado de catstrofe social en el pas, corolario de dcadas del modelo oligrquico neoliberal que los ha encumbrado. El caso del otorgamiento del sufragio de Zaid, al que llegue en segundo lugar sin importar quin fuese, es sntoma de una significativa derrota argumentativa del paradigma mejor dicho paradogma neoliberal. [5] Frente al palmario agotamiento argumental, puede decirse que en Mxico la historia alcanz a los neoliberales, y esta vez de un modo desbordante. De ah que el espectro secular del Fraude Electoral reasume cuerpo slido y energa dineraria.

La violencia social, uno de los principales rasgos no slo de la actual contienda electoral (caracterizado por el mismo Tribunal Electoral [6] ) sino del estado de crisis social en general, se afirma entre otras cosas como un nocivo proceso de despolitizacin social. El incremento de la criminalizacin real del aparato estatal en sus distintos niveles institucionales (federal, estatal, municipal) conformado por una colusin de funcionarios pblicos, crimen organizado y la creciente participacin de grandes propietarios agrarios, mineros, industriales, comerciales precipitan a vastas regiones y estados del territorio nacional a vivir en condiciones de guerra civil. En estas condiciones, es comn tanto el rechazo social a cualquier participacin de carcter poltico organizativo, incluido el sufragio, como a su vez, la auto-organizacin de pueblos y comunidades en las antpodas de las normas institucionales. De modo sistemtico, los distintos rganos estatales en sus distintos niveles y grados de criminalizacin, administran a su favor el ejercicio de la violencia, esparciendo el miedo y el terror para inhibir y manipular la participacin social en las distintas formas de expresin poltica, las cuales cobran relevancia en grandes regiones del pas.

En este sentido, la desmedida proliferacin de amalgamas y contubernios entre los actores sealados y las violentas condiciones de proteccin e imposicin de sus intereses, las cuales dicho sea de paso estn en la raz de la crisis humanitaria en Ayotzinapa y que se han elevado a niveles inditos en este periodo electoral (de acuerdo con la ONU [7] ), siembran lo que puede presentarse como una generalizacin de esta misma crisis humanitaria si el gobierno entrante no da solucin de modo estructural a lo que el presidente Enrique Pea Nieto (y grupos empresariales que lo respaldaron [8]) hereda como un fracaso nacional de su estrategia de seguridad y su llamada vigencia plena del Estado de Derecho.

El control de la participacin poltica, mediante la gestin estatal de la violencia y el combate al crimen organizado, adquiere as un significado inequitativo que socava todo principio y garanta de la competencia electoral, deteriora los derechos polticos y niega a todas luces cualquier fundamento democrtico.

En sntesis, un acumulado histrico de relaciones de explotacin, despojo, dominio y violencia se ha cristalizado en una forma de movilizacin y participacin social anti-neoliberal, actualmente personificada en la intensin mayoritaria del voto por el candidato de la coalicin Juntos Haremos Historia. Grosso modo, los elementos de esta acumulacin histrica estn conformados por un orden econmico y poltico de estructuracin oligrquica, una exclusin social trans-sexenal producto del neoliberalismo, un empobrecimiento general de la sociedad, un violento despojo privatizador de las riquezas nacionales, procesos de descomposicin y violencia social, y una centralizacin del poder poltico unida al propio nodus del Fraude Electoral.

A tres das de la eleccin presidencial y legislativa, en sus distintos niveles, el dilema en cuestin es si podr prevalecer este acumulado histrico por la va de su propio nodus poltico o si asistiremos a una indita victoria de la voluntad popular como resultado desafiante a este mismo proceso de acumulacin histrica.

Notas

[1] Sobre esto, ver, La encrucijada de los neoliberales: Entre el split "catastrfico" y el pacto oligrquico en Mxico, en: https://www.lahaine.org/la-encrucijada-de-los-neoliberales.

[2] 30 millones de mexicanos han recibido ofertas por su voto: ONG, EL FINANCIERO, 27/06/2018, http://www.elfinanciero.com.mx/elecciones-2018/30-millones-de-mexicanos-han-recibido-ofertas-por-su-voto-ong.

[3] Pea impulsa una elaborada estrategia electoral basada en la compra masiva de votos, alertan activistas, Revista Proceso (en lnea), 23/05/2018, https://www.proceso.com.mx/535546/pena-impulsa-una-elaborada-estrategia-electoral-basada-en-la-compra-masiva-de-votos-alertan-activistas

[4] Grupo Mxico llama a empleados a votar contra el populismo, El Sol de Mxico, 29/05/2018, https://www.elsoldemexico.com.mx/finanzas/grupo-mexico-llama-a-empleados-a-votar-contra-el-populismo-1722998.html; Adoctrinan a trabajadores a la fuerza para orientar su voto, Diario AM, Len, Guanajuato, 25/06/2018, https://www.am.com.mx/2018/06/25/leon/local/adoctrinan-a-trabajadores-a-la-fuerza-para-orientar-su-voto-486511

[5] La caballada est flaca, y el desenlace peor sera tener un presidente hospitalizado por un segundo infarto, mientras los personajes que lo rodean se disputan el poder. Votar por el que llegue en segundo lugar en las encuestas, aunque sea Anaya. G. Zaid, Reforma, 27/05/2018.

[6] La violencia es el sello de la eleccin: TEPJF; llama a reforzar seguridad, EXCELSIOR, 22/06/2018,https://www.excelsior.com.mx/nacional/la-violencia-es-el-sello-de-la-eleccion-tepjf-llama-a-reforzar-seguridad/1247270.

[7] Nunca vista, violencia poltica en el pas: ONU, La Jornada, 26/06/2018, http://www.jornada.com.mx/2018/06/27/politica/011n1pol.

[8] Vase el aval del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y de otras grandes patronales en el Pacto para el Fortalecimiento del Estado Mexicano, 29/10/2014, http://www.cce.org.mx/pacto-para-el-fortalecimiento-del-estado-mexicano/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter