Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2018

El trabajo comunal de las mujeres mejora la vida en el Per altoandino

Mariela Jara
IPS


En la comunidad de Paropucjio varias mujeres se renen al lado del fitotoldo que acaban de construir juntas en la parcela de una de ellas, en el municipio de Cusipata, a ms de 3.300 metros de altura, en la zona altoandina de Cusco, en Per. Ellas se emocionan al hablar de la mejora que este invernadero aportar a la vida de sus familias. Crdito: Mariela Jara/IPS

CUSIPATA, Per, 25 jun 2018 (IPS) - A ms de 3.300 metros de altura sobre el nivel del mar, en el departamento de Cusco, las mujeres le ganan terreno a la infertilidad de los suelos y las heladas para cultivar alimentos orgnicos y recuperar prcticas de trabajo comunitario del Per incaico como el ayni y la minka.

Aqu trabajamos el maz, el haba y la papa, de esos nos alimentamos y nos olvidamos de las hortalizas, pero ahora vamos a poder sembrar de forma natural nuestro tomate, lechuga, arveja, dice a IPS satisfecha Mara Magdalena Condori, mientras muestra su fitotoldo, un invernadero solar recin instalado tras varias jornadas de trabajo comunal.

Ella vive en la aldea altoandina de Paropucjio, situada a ms de 3.300 metros de altura sobre el nivel del mar, en Cusipata, un pequeo distrito (municipio) de menos de 5.000 habitantes.

Aqu, la poblacin subsiste con la pequea agricultura y la cra de animales de corral, faenas a las que se dedican sobre todo las mujeres, mientras la mayora de los hombres realizan trabajos remunerados en distritos del rea o incluso en la distante ciudad de Cusco, para completar el ingreso familiar.

La ubicacin geogrfica de Paropucjio influye en la escasa fertilidad de los suelos a lo que se suma la inclemencia del fro, con temperaturas bajo cero. Aqu las heladas pueden destruir todos nuestros cultivos de la noche a la maana y nos quedamos sin comer, comenta Celia Mamani, vecina de Condori.

Una situacin similar o peor soportan los otros 11 asentamientos que conforman Cusipata, la mayora a mayor altura y ms aisladas que Paropucjio, que al estar cerca del casco del pueblo es la de mayor nmero de familias, cerca de 120.

El cambio climtico acenta las duras condiciones en que viven las mujeres y sus familias de estas zonas rurales, en especial de quienes se encuentran ms distantes de las ciudades, por tener menos oportunidades de capacitacin para enfrentar los nuevos desafos y cargan con una historia de olvido dentro de las polticas pblicas.

En Paropucjio somos 14 mujeres que vamos a tener nuestro fitotoldo con su mdulo de riego por goteo, ahorita vamos cinco. Eso nos da mucha alegra, estamos orgullosas de nuestro trabajo porque podremos aprovechar mejor nuestra tierra, expresa Rosa Ysabel Mamani durante la jornada que IPS pas en la comunidad.

El fitotoldo, como se llama aqu al invernadero solar que en otras pases andinos denominan carpa solar, permitir a cada mujer beneficiaria cultivar hortalizas en forma orgnica para el autoconsumo y la venta de sus excedentes en los mercados de Cuisipata y otros distritos cercanos, lo que las tiene muy ilusionadas.