Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2018

El triunfo de la extrema derecha: la era neoliberal explota en una ola neofascista

Enrique Javier Dez Gutirrez
Rebelin


La UE ha sido contundente y demoledora contra aquellos gobiernos que han intentado hacer polticas econmicas de tipo social y alternativo al neoliberalismo vigente, pero es absolutamente dcil con los discursos racistas y xenfobos de centroeuropa, Europa del este o Italia. La UE no bromea con el neoliberalismo: la economa es algo demasiado importante como para confirsela a los pueblos. En cambio, de la democracia y de los derechos humanos, de ello s es posible rerse.

De hecho, no ha dudado en chantajear, presionar y amenazar al gobierno de Chipras en Grecia, para que pusiera en marcha medidas de recortes sociales contra el pueblo, para seguir pagando los intereses y la deuda con los banqueros alemanes y franceses. Sin embargo, se muestra completamente dbil, complaciente e incluso apoya y secunda las polticas xenfobas de los pases europeos gobernados por la extrema derecha. Como denuncia Alberto Garzn, Coordinador de Izquierda Unida, el acuerdo que ha firmado el Consejo Europeo sobre migracin es impropio de supuestas democracias avanzadas, y el mejor posible para la extrema derecha. Porque, como l dice, es un acuerdo que no compromete a los pases ms xenfobos y antiinmigracin, con el que han salido absolutamente satisfechos.

Mientras anunciaban la noticia de que haban muerto al menos cien personas, entre ellos tres bebs, en el naufragio de una patera, al impedir el ministro de interior ultraderechista de Italia a las ONGs acudir a su rescate, los gobernantes de la UE estaban reunidos para acordar medidas ante la crisis humanitaria de las personas refugiadas. La solucin xenfoba promovida por los gobiernos de ultraderecha se ha impuesto: un mayor control de las fronteras, el bloqueo de los migrantes en el Mediterrneo y la creacin de centros de detencin de migrantes dentro y fuera dela Unin Europea. Es decir, Guantnamos europeos, siguiendo el modelo norteamericano.

Italia y Austria, con gobiernos en coalicin con la extrema derecha, junto con el Grupo de Visegrado Polonia, Hungra, Repblica Checa y Eslovaquia, con gobiernos directamente de extrema derecha, han sido especialmente eficaz forzando la agenda europea hacia posiciones cada vez ms xenfobas en la acogida de refugiados e inmigrantes.

En la ltima dcada, los totalitarismos de extrema derecha, que haban quedado relegados en Europa a tener una presencia residual tras la Segunda Guerra Mundial, han resurgido de sus cenizas y han regresado, ms radicalizados si cabe, convirtindose en algunos casos en parte del gobierno en sus respectivos pases. De ser excepciones perifricas, han pasado a situarse en la centralidad del tablero europeo. La extrema derecha se est extendiendo por toda la UE como un cncer.

En Alemania, la ultraderecha de la AfD se dispara hasta el 13% del voto con un discurso contra la poltica de acogida de refugiados, con tonos claramente racistas, consiguiendo volver a entrar en el Bundestag por primera vez desde el nazismo. Mientras ngela Merkel endurece la poltica de inmigracin ante las presiones de la CSU, que intenta ganar puntos de cara a las elecciones frente al partido ultraderechista que amenaza con debilitar al CSU con una retrica extremista al estilo Trump. Austria tambin se sube a la ola de la ultraderecha europea. En Suiza gobierna la extrema derecha, de la mano de la Unin Democrtica del Centro (SVP). En Hungra, Vktor Orbn. En Finlandia, Timo Soini se ha convertido en ministro de Exteriores. En Grecia, Amanecer Dorado. En Dinamarca, el gobierno en minora necesita el apoyo del ultraderechista y anti-inmigrantes Partido Popular Dans (DF) para tomar decisiones. El Partido de la Libertad holands, considera que sus provocaciones xenfobas le lanzarn al gobierno del pas. En Francia la ultraderechista Marine Le Pen, que lidera el Frente Nacional (FN), disputa la presidencia de la nacin consiguiendo alcanzar la segunda vuelta en las presidenciales francesas. El belga Vlaams Belang, la italiana Liga Norte, el britnico Ukip o el finlands Partido Finns avanzan posiciones y cada vez se vuelven ms radicales y agresivos en sus discursos y sus prcticas atizando el odio contra el extranjero.

Qu est ocurriendo en el mundo? Mientras que en 2000 la UE impona sanciones a la Austria de Jorg Haider, en 2018 sta va a asumir la presidencia europea con Sebastian Kurz. Tras la devastadora Segunda Guerra Mundial impulsada por los regmenes fascistas, se lleg al acuerdo de que la democracia liberal era la menos mala de las alternativas posibles. Pero ahora, la extrema derecha se est nutriendo de la dramtica situacin de los refugiados, la mayor crisis migratoria en Europa desde 1945. Los xenfobos estn alentando la exacerbacin de la simbologa emocional de la patria y la soberana nacional para enfrentarse a una supuesta invasin extranjera, frente a lo que fue un proyecto comunitario de la Europa de los pueblos y la solidaridad. De esta forma la nocin de que Europa est siendo invadida por musulmanes y terroristas ha ganado una considerable fuerza en la ltima dcada y los partidos de extrema derecha cada vez ms despliegan esta retrica para presentar al islam y los extranjeros como una amenaza a la supuesta unidad nacional y cultural de los pases y del continente.

Es ms sorprendente que esta xenofobia cale en la poblacin europea cuando la cantidad de refugiados llamando a las puertas de la UE es hoy exponencialmente menor que hace tres aos. Incluso entonces, caba preguntarse por qu la entrada de un milln o dos de personas a una comunidad de 510 millones era y es presentada como una crisis.

Con todo, la presin actual de la extrema derecha en Europa ha hecho cambiar los trminos del debate. Hace unas semanas, el gobierno espaol sacaba pecho ante su decisin de acoger al Aquarius frente la poltica fascista de polticos como Salvini. Pero hoy Merkel y Macron, con Snchez aspiran, no a reformular el conjunto de las polticas de acogida de la Unin, sino a crear centros cerrados para inmigrantes en los puertos de llegada de Europa, una iniciativa idntica a la de los centros de internamiento de extranjeros (CIEs) que han sido duramente criticados por organizaciones de derechos humanos y que son los guantnamos tan denunciados.

Lo cierto es que la era neoliberal est culminando en Europa y Estados Unidos con una explosin neofascista, que ha integrado a la primera, en donde una xenofobia poltica y social est ahogando an ms la agenda de la UE, que ha pasado de ser la Europa de los mercaderes a la Europa del racismo genocida. Esta es la realidad de la Fortaleza Europa: autoridades tan ciegas por su obsesin con el asunto de la inmigracin que han perdido la capacidad de reconocer la ms bsica de las obligaciones hacia otros seres humanos.

Debemos reclamar una movilizacin que denuncie la responsabilidad del neoliberalismo respecto del auge de este neofascismo. Exigir y obligar a cumplir a nuestros dirigentes con los principios de respeto y garanta de derechos humanos. No es una opcin. Es lo que nos permite sentirnos parte de una civilizacin o engrosar las filas de la barbarie. Hemos de convertir Europa en lo que dice ser: una unin social y poltica que respeta los derechos humanos, prohbe las expulsiones colectivas e impide la extradicin de personas a estados donde puedan sufrir muerte, tortura o tratos inhumanos o degradantes.

Enrique Javier Dez Gutirrez. Profesor de la Facultad de Educacin de la Universidad de Len.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter