Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-07-2018

Lucha por un salario mnimo: el taln de Aquiles del Gobierno Piera

Leopoldo Lavn Mujica
Rebelin


Piera es hbil y la oposicin parlamentaria tradicional le da carrete. Mientras tanto el Presidente y su equipo satisfacen a la oligarqua empresarial planeando la represin en territorio mapuche con su recin entrenado comando jungla. Prueba de que las elites colombianas y chilenas tienen un historial comn de terrorismo de Estado. El Presidente es incoherente con sus postulados. Piera no pone orden en la casa (la corrupcin en el cuerpo de carabineros) e igual ataca cabeza gacha. Y la oposicin de la ex NM es incapaz de responder con sabidura porque estuvo comprometida con las mismas tcticas represivas desarrolladas por Bachelet-Aleuy (PS) desde la cima del Estado.

Piera y Blumel generan polmica en torno a la obstruccin parlamentaria o a la sequa legislativa. El PS, la DC y el PPD pisan felices el palito. As no tienen que levantar proyectos alternativos a las iniciativas legales de Piera en salud, pensiones, educacin, medioambiente que vendrn a reforzar el neoliberalismo y a defraudar las esperanzas de la ciudadana. Cuando se tiene tejado de vidrio

Sucede que la ex Nueva Mayora no tiene legitimidad ni pericia alguna para impulsar medidas legales que favorezcan a las mayoras populares porque su pasado de componendas con las fuerzas oligrquicas y sus partidos, y de prcticas polticas consistentes en consolidar el modelo neoliberal en lugar de desmantelarlo calaron hondo en ellos bajo la forma de una subjetividad neoliberal. Y as se transformaron mentalmente en adalides de las polticas de ajustes, y no de cambios. Eso Piera y su equipo de ministros lo saben. Les recuerdan la reforma tributaria de Arenas como el colmo de la incompetencia. Es la esquizofrenia propia de la poltica institucional.

Esta es otra escena del juego de fuerzas, pero poltico-sociales. Cuando Brbara Figueroa (PC) de la CUT, ms los DC y PS all enquistados plantean un sueldo mnimo de $420 mil en vez de los $276 mil actuales, el ministro del trabajo de Piera, Nicols Monckeberg, la quintaesencia del neoliberalismo empresarial, niega de plano tal posibilidad. Dice que es absolutamente inviable.

Obvio, este es un tema crucial para este gobierno y para todas las izquierdas y fuerzas democrticas. Pero el silencio de la oposicin parlamentaria es total ante el tema salarial. Y sin embargo debera ser el eje de toda poltica de desarrollo social y de izquierdas. Puede haber desarrollo integral a la Blumel con salarios miserables como los que ganan ms de la mitad de la fuerza laboral chilena? Puede haber una poltica hacia la infancia en hogares de padres y madres con ingresos miserables y ms encima endeudados y sin sistema de salud y con expectativas de jubilacin indignas? Puede haber armona familiar como dicen los pechoos de Kast con salarios de malnutricin?

La coherencia no es un atributo de los polticos ni de los dirigentes del sindicalismo burocrtico y de colaboracin patronal.

Bien sabemos que la CUT primero vocifera y despus retrocede y negocia a la baja con el poder empresarial.

La lucha por un salario mnimo de $500 mil (es la cifra utilizada por Monckeberg para defender las utilidades empresariales y ridiculizar la propuesta de la CUT) obligara a hacer un frente comn de todas las fuerzas sindicales, de izquierdas y de la oposicin parlamentaria. Le permitira a sta salir de la incoherencia y del encerramiento legislativo. Bien sabemos que obtener un salario mnimo digno implica conversaciones entre estructuras sindicales, polticas, adems de organizacin, propaganda y movilizaciones nacionales. Y como el terreno salarial y el trabajo explotado (el mecanismo de sus cuantiosas ganancias) es el taln de Aquiles de la oligarqua empresarial representada por Piera, y de su retrica del crecimiento, el PC (Brbara Figueroa) se mueve siempre con ms cautela que con iniciativas para ganar. Esperemos que los parlamentarios y las parlamentarias consecuentes con un proyecto de sociedad justa salgan de la anestesia institucional y defiendan un salario decente de $500 mil para trabajadores y trabajadoras por igual.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter