Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2018

Una carta de Francisco Fernndez Buey dirigida a Flix Novales

Salvador Lpez Arnal (editor)
El Viejo Topo


Fue numerosa la correspondencia entre FFB y el entonces preso Flix Novales. La carta que aqu reproducimos (ms otras posteriores en las notas), indita hasta el momento, est depositada en el archivo Francisco Fernndez Buey anexo a la Biblioteca Central de la Universidad Pompeu Fabra, la que fuera su universidad a partir de los aos noventa con jornadas semanales de muchas horas de trabajo. Los conserjes de la UPF solan hacerle bromas sobre ello. Pero, don Paco [con mucha sorna en el don], no est luchando usted por las 35 horas de trabajo para todos? Pero si trabaja ms que nosotros!

FFB comenta en la carta asuntos editoriales y culturales relacionados con la publicacin de El tazn de hierro, el libro de memorias (Memoria personal de un militante de los GRAPO es el subttulo) de Flix Novales. Florecimiento de la conciencia, alegra de la lucidez" es elttulo del prlogo, fechado el 5 de abril de 1989,que el autor de La gran perturbacin escribi para la publicacin del libro en Crtica, cuya edicin estuvo a cargo de Aurelio Arteta.

Un libro de prlogos del autor est anunciado por la editorial del Topo como prxima publicacin para 2019.

***

Valladolid, 24 de enero de 1989

Querido Flix:

Recib tu ltima carta en Barcelona durante las vacaciones de Navidad. No te he escrito hasta ahora porque estaba esperanzo el resultado de una gestin editorial para la eventual publicacin de tu manuscrito. Hice la gestin con la Editorial Crtica [1] a travs de Josep Fontana. En este momento no he tenido todava respuesta. El retraso se debe seguramente a que, mientras tanto, Mondadori ha comprado la Editorial Grijalbo (a cuya empresa pertenece Crtica) y, por tanto, estn en un momento delicado en lo que hace a la produccin. De todas formas, espero tener noticias de Fontana en los prximos das.

Hubiera seguido esperando si no fuera porque ayer me llam por telfono Aurelio Arteta, al que conozco desde algunos aos, quien me dijo que haba ledo tambin tu manuscrito. A.A. opinaba que haba que publicarlo cuanto antes y, con esa intencin, se lo haba pasado a Fernando Savater. Segn A.A., Savater opinaba que la editorial adecuada (o, tal vez, la ms a mano) para su publicacin es El Pas. Yo no soy de esa opinin y as se lo dije a A.A., el cual va a verte, segn creo, dentro de unos das.

Como no me gusta especular con los dems acerca de algo cuya decisin ltima te concierne a ti, quiero explicarte mi opinin. Que es sta: un texto como el que has escrito es un testimonio que vale por s mismo, no por la casa editorial que lo publique. Si he entendido bien lo que es actualmente tu visin del mundo, de la sociedad y de las relaciones entre las personas, habra que buscar una editorial roja (para entendernos), una editorial capaz de entender y valorar la autocrtica sin manipularla o convertirla en mera mercanca. Dentro de lo que hay, Crtica rene, creo, esas condiciones. El problema, Flix, es que en este momento no puedo asegurarte nada.

Te dir ahora por qu no me gusta la editorial de El Pas: esa empresa ha hecho todo lo que estaba en su mano desde hace unos aos para acabar con la cultura comunista en Espaa (escribo comunista en un sentido amplio, no partidista). Y lo sigue haciendo. En los ltimos tiempos ha aadido, a la caza del rojo, la caza del verde, del alternativo, etc. Tiene a su favor, en cambio, ser la empresa que publica el peridico ms liberal (razn por la cual, no habiendo prensa alternativa, tambin yo lo leo diariamente [2]). Esto ltimo, es suficiente para m, porque sigo pensando en una cultura alternativa, en una cultura de los de abajo.

La vida de una persona tiene, sin embargo, tantos matices, inflexiones, urgencias, necesidades y voluntades que en un momento concreto pueden ser determinantes que el obra en forma tal que la mxima de tu conciencia pueda convertirse en ley universal [3] siempre me ha parecido un exceso rigorista. Dicho en plata: respetar tu opinin al respecto. Lo que decidas hacer, bien hecho estar. Quera, no obstante, comunicarte mi opinin con la misma franqueza con la que se le comuniqu a A.A. para evitar cualquier tipo de equvoco en estas cosas.

No te he mandado la foto que me pedas por dos razones a cual ms tonta: primero porque me daba un poco de vergenza (tal vez absurda) la exhibicin; despus porque al regresar a Valladolid me di cuenta de que no tenamos aqu ninguna foto en la que estuvisemos Neus, Eloy [4] y yo juntos. Esta ltima tontera puede acabar siendo una buena razn adicional para que nos hagamos una foto los tres aqu. Y despus te la mandemos, claro.

Hay otra cosa que quera enviarte y que estoy seguro que te va a interesar: la edicin castellana de las cartas de Antonio Gramsci a Julia Schucht, que he terminado por traducir hace un par de meses [5]. Tambin eso saldr en Crtica y tambin eso estaba retrasando esta carta.

Si el volumen se publica en las dos prximas semanas, te lo enviar; si en ese plazo no ha salido, har fotocopia de la traduccin de una seleccin de las cartas y te las har llegar. No es propiamente una novedad, pues algunas de ellas estaban traducidas ya en la Antologa de Sacristn [6], pero esta edicin tiene la gracia de que permite leerlas todas juntas (las de antes de la crcel y las de la crcel) y seguidas. Trae, adems, una noticia de la vida de Julia Schucht (escrita por Mimma Paulesu Quercioli, una parienta de Gramsci) que le permite a uno hacerse una idea de quien era ella, cosa de verdad importante, pues la tragedia de las correspondencias histricas es que el otro (en este caso, la otra) queda absolutamente difuminado.

Hasta las vacaciones de Semana Santa estar en Valladolid (calle Nicols Salmern o Departamento de Sociologa de la Facultad de Econmicas [7], avenida del Valle Esgueva, 6).

Un fuerte abrazo y hasta pronto,

PS.: Tienes que decirme dnde tengo que escribirte ahora, pues A.A. me comunic que te haban trasladado a Madrid [8].

Notas de edicin

(1) Gonzalo Pontn, entonces director de Crtica, jug un papel decisivo (y muy generoso) en la publicacin de El tazn de hierro. En el archivo FFB pueden consultarse ms cartas de la correspondencia Pontn-Fernndez Buey-Novales sobre la edicin del libro.

(2) FFB ley y apoy Pblico los aos en que se edit en papel (antes Liberacin). La idea de abonar y construir una cultura alternativa fue una constante ininterrumpida en su hacer y en sus reflexiones desde su juventud, desde su etapa de estudiante comunista antifascista.

(3) FFB hace referencia, crticamente, al imperativo categrico kantiano.

(4) Neus Porta, fallecida en 2011, y Eloy Fernndez Porta, su esposa-compaera y el hijo de ambos.

(5) Editadas, presentadas y traducidas por FFB con el ttulo Cartas a Yulca (1922-1937), tambin en Crtica, Barcelona, 1989. La edicin, efectivamente, estuvo a cargo de M. Paulesu Quercioli. Se recogan 132 cartas de Gramsci dirigidas a Giulia Schucht. No creo equivocarme si sealo que el libro de Antonio Gramsci Jr. La historia de una familia revolucionaria. Antonio Gramsci y los Schucht, entre Rusia e Italia, Gijn, Hoja de Lata, 2017, traduccin de Maria Meroni, hubiera sido de inters, estudio y goce del autor, un gramsciano que consider a Gramsci uno de los marxistas o el marxista ms interesante del siglo XX.

(6) Reeditada en 2013 por Akal. En los aos setenta del siglo pasado fue publicada por Siglo XXI. Primero en Mxico, en 1970, y cuatro aos ms tarde, por motivos de censura, en Espaa. Conviene recordar otra aproximacin del profesor Sacristn a la figura de Gramsci -El orden y el tiempo, Madrid, Trotta, 1998- y, por supuesto, Leyendo a Gramsci de FFB, que ha sido traducido al ingls y editado por Brill.

(7) FFB fue profesor en la Facultad de Econmicas de la Universidad de Valladolid a lo largo de la dcada de los ochenta. No puedo precisar las fechas. Uno de sus grandes amigos, Javier Gutirrez Hurtado, profesor de Economa Aplicada, fue compaero suyo en esa etapa universitaria vallisoletana.

(8) Tambin Manuel Sacristn se carte con Flix Novales, quien haba escrito una carta a una conocida suya, Encarna, el 19 de abril de 1985, en la que comentaba: Y por lo dems, la nica persona que conozco algo, por algunos escritos, y que me interesara que lo leyera es Manuel Sacristn... . Tres das antes de su fallecimiento, el 24 de agosto de 1985, el autor de Panfletos y materiales (una parte sustantiva de su obra, como es sabido, ha sido editada pstumamente por El Viejo Topo), le escriba la siguiente carta.

Flix Novales Gorbea

Preso poltico

Prisin de Soria, 42071 Soria

Apreciado amigo,

Me parece que, a pesar de las diferencias, ninguna historia de errores, irrealismos y sectarismos es excepcional en la izquierda espaola. El que est libre de todas esas cosas, que tire la primera piedra. Estoy seguro de que no habr pedrea.

Si t eres un extrao producto de los 70, otros lo somos de los 40 y te puedo asegurar que no fuimos mucho ms realistas. Pero sin que con eso quiera justificar la falta de sentido de la realidad, creo que de las dos cosas tristes con las que empiezas tu carta -la falta de realismo de los unos y el enlodado de los otros- es ms triste la segunda que la primera. Y tiene menos arreglo: porque se puede conseguir comprensin de la realidad sin necesidad de demasiados esfuerzos ni cambiar de pensamiento; pero me parece difcil que el que aprende a disfrutar revolcndose en el lodo tenga un renacer posible. Una cosa es la realidad y otra la mierda, que es slo una parte de la realidad, compuesta, precisamente, por los que aceptan la realidad moralmente, no slo intelectualmente (Por cierto, que, a propsito de eso, no me parece afortunada tu frase reconciliarse con la realidad: yo creo que basta con reconocerla: no hay por qu reconciliarse con tres millones de parados aqu y ocho millones de hambrientos en en Sahel, por ejemplo. Pero yo s que no piensas que haya que reconciliarse con eso).

Sobre la cuestin del estudio de la historia, repito lo que ya te escrib. A principios de septiembre podr hablar con Fontana, que estar aqu, y comentaremos el asunto. No tienes que temer en absoluto que, porque est preso, no te vaya a decir lo que piensa. Fontana es un viejo militante, ahora sin partido, como estn los partidarios de izquierda con los que l tuvo y tiene trato, pero no se despistar al respecto.

Tu mencin del problema bibliogrfico en la crcel me sugiere un modo de elemental solidaridad fcil: te podemos mandar libros, revistas o fotocopias (por correo aparte) algn nmero de la revista que saca el colectivo en que yo estoy. Pero es muy posible que otras cosas te interesen ms: dilo.

Por ltimo, si pasas a trabajar en filosofa, ah te puedo ser til, porque es mi campo (propiamente, filosofa de la ciencia, y lgica, que tal vez no sea lo que te interese. Pero, en fin, de algo puede servir).

Con amistad,

Manuel Sacristn

 

Por su parte, FFB, esta vez el 15 de marzo de 1993, interceda ante las autoridades acadmicas a favor de Flix Novales en la siguiente carta:

Muy sres. Mos:

Me es muy grato redactar el presente informe en relacin con la peticin dirigida a ustedes por D. Flix Novales, licenciado en filosofa por la Universidad del Pas Vasco, para llevar a cabo en los prximos meses una investigacin sobre violencia y poder poltico.

Conoc a D. Flix Novales durante la fase de redaccin de su libro El tazn de hierro (Barcelona, Editorial Crtica, 1989) cuando se encontraba internado en la crcel de Soria. En el prlogo que acompaa El tazn de hierro he escrito la opinin que humanamente me merecen el libro y la trayectoria de su autor: conmovedores ambos.

Desde aquella fecha, Flix Novales, hoy felizmente libre, ha proseguido y terminado de la manera ms brillante posible los estudios de filosofa que inici estando en la crcel. Adems de El tazn de hierro he tenido la oportunidad de leer desde entonces otros artculos y ensayos. Por mi profesin he podido observar los progresos que entre 1989 y 1993 realizaba el aspirante licenciado en el campo de la tica y de la filosofa moral. Conozco, por otra parte, la opinin de varios profesores suyos en la Universidad del Pas Vasco sobre su preparacin en otras materias filosficas.

Todo lo cual me permite ampliar la opinin expresada en 1989, ahora como catedrtico de metodologa de las ciencias sociales y profesor universitario que se ha ocupado durante aos, en las universidades de Valladolid y Barcelona, en temas de filosofa moral y poltica. Opino (y quiero comunicrselo para que lo tenga en cuenta al valorar su proyecto y sus mritos) que Flix Novales es en este momento, por su experiencia y por sus estudios, un licenciado en filosofa excepcionalmente bien preparado para realizar una excelente investigacin sobre las relaciones actuales entre violencia y poder poltico.

Comprendern ustedes que en el caso de Flix Novales est de ms la redaccin de un informe acadmico de oficio. Me permito sugerir por consiguiente que haran ustedes un favor al pas de esos que no tienen precio cuantificable dando a Flix Novales la oportunidad de demostrar en los prximos aos que sus capacidades intelectuales, como filsofo, son comparables a la sensibilidad moral de la que ha hecho gala en estos ltimos aos. No hay personas de esta talla humana para escribir sobre violencia y poder poltico en nuestras universidades. De manera que sera precisamente una muestra de sensibilidad universitaria y social hacia lo excepcional el atender ta demanda.

Cosa que el firmante agradece de antemano.

Francisco Fernndez Buey Catedrtico de Filosofa moral y poltica. UB

El prlogo al que el autor hace referencia, Florecimiento de la conciencia, alegra de la lucidez" (uno de sus textos que ms han impresionado a este lector) puede verse ahora, como indicamos, en: Francisco Fernndez Buey, Discursos para insumisos discretos, Madrid, Ediciones Libertarias, 1993, pp. 371-380.

Anteriormente, en junio de 1992, Flix Novales, haba escrito a FFB en los siguientes trminos:

En San Sebastin, a 15 de junio de 1992.

Querido Paco:

En alguna de las charletas que tuvimos en Semana Santa, te coment algo sobre lo que en la comarca del Andvalo se llama el ao de los tiros. En el ltimo cuarto del siglo pasado, se gener un movimiento de protesta, en esa zona de Huelva, contra el proceso de obtencin del cobre, que, en el proceso, contemplaba la calcinacin, al aire libre (en las teleras), de la calcopiritas, con el propsito, muy inteligente, bajo el punto de vista del inversor, pero terriblemente nefasto desde el del sufridor de los efectos, de librarse del azufre mineral por el barato mtodo de convertirlo en humo. Bueno, me comentaste que poda ser de inters tener alguna bibliografa de aquellos sucesos. La verdad es que no te mando gran cosa [en papel aparte]. Pero, a partir de ella, y si creis que puede merecer la pena profundizar en ello, podra intentar conseguiros los materiales que se resean en la bibliografa. Mralo y me comentas.

Hablando de otra cosa. Aurelio [Arteta] ya tiene en las libreras su A diestro y siniestro y est la mar de contento. Aunque sigue maltratndose. Ayer me dijo que tena pensado enclaustrarse prcticamente todo el verano. As que ni tiempo para los amigos va a tener. En fin. Ese, desde luego, no va a ser nuestro caso. Porque sabrs que aunque no esperaba la condicional hasta septiembre, y estaba un poco encorajinado, porque esa situacin me iba a estropear todo el verano, el otro da me lleg un auto con 15 das de redencin y, como a las mams, me dej fuera de cuentas. Ahora estoy tramitando la libertad condicional. Es cosa de das que se haga efectiva. Como dice un amigo, parece que esta vez se acab el internado.

Bueno Paco, miras un poco lo que te mando y me cuentas. Mientras, recibe un abrazo muy fuerte y da recuerdos y besos para Eloy y Neus tanto de parte de Itziar como de la ma.

 

Fuente: El Viejo Topo, junio de 2018


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter