Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2018

La guerra comercial entre EEUU y China expresa los problemas del capitalismo mundial

Julio C. Gambina
Rebelin


El viernes 6/7/2018 EEUU impuso aranceles a las importaciones provenientes de China por 34.000 millones de dlares. La inmediata respuesta china fue de rplica y por el mismo importe.

La escalada proteccionista amenaza a multiplicar ese monto por varias veces, trascendiendo la relacin bilateral y afectando al propio capitalismo como sistema mundial.

Es EEUU contra China, pero tambin EEUU contra Europa, o Canad y Mxico, o sea, contra todos los pases del sistema mundial en aras de recomponer a favor de Washington las relaciones econmicas bi o multilaterales.

Desde las relaciones internacionales se teme porque nadie tiene el poder de confrontacin de EEUU, o de ste y de China.

EEUU tiene el poder del dlar, con capacidad de emitir a voluntad, aun siendo ello relativo, del mismo modo que suma poder blico y cultural e intenta la supremaca tecnolgica en tiempos contemporneos.

China se sostiene en un gigantesco supervit comercial y financiero, especialmente en bonos del Tesoro de EEUU, junto a su ampliada capacidad de gasto blico y de desarrollo tecnolgico de ltima generacin.

La batalla por el dominio tecnolgico est en el centro de la discusin comercial, monetaria y productiva, a lo que debe sumarse la capacidad de disuasin blica y la influencia meditico cultural.

Esta situacin de confrontacin descoloca la lgica aperturista y liberalizadora inspirada desde el mentiroso ideario neoliberal, que supone la no intervencin estatal, desmentida desde una gigantesca participacin de cada Estado Nacin en el sustento de los intereses de los capitales de origen en sus territorios.

La realidad es que esos intereses privados se negocian en los organismos internacionales, gestionados por funcionarios de los Estados Nacionales en favor de los capitales privados. El Estado es el mecanismo de lobby del capital privado. En el mbito nacional el Estado regula los intereses del capital contra el conjunto social y en el mbito mundial cada Estado defiende a los capitales nacionales en funcin de su capacidad negociadora en el sistema mundial.

Sin el Estado Nacin, los capitales privados no pueden imponer sus necesidades como reglas del sistema mundial.

Trump y su proteccionismo descoloca a los organismos internacionales y a sus mentores ideolgicos, contraponiendo sus propuestas contra el sentido comn neoliberal construido por cuatro dcadas luego de la crisis de los setenta.

Quedan descolocados organismos, funcionarios e intelectuales de la lgica globalizadora, sea el FMI, la OMC, o aquellos que remiten a la corriente principal del pensamiento econmico liberal (o neo-liberal), los que influyen en la Academia, los Medios de Comunicacin y muy especialmente en los gobiernos de derecha, en expansin en varios territorios del planeta.

Existe entonces incertidumbre tras dcadas de un discurso aperturista y liberalizador, que con el cuantioso dficit comercial estadounidense, principalmente con China, desnud sus lmites.

No era que la apertura resulta beneficiosa para todos los pases?

El triunfo de Trump se explica por los votos del descontento con la globalizacin, por el efecto del cierre de empresas y su impacto en el empleo y la crisis urbana de territorios antiguamente progresistas, sea Detroit como capital del automvil, u otras ciudades fantasmas y/o desaparecidas, o disminuidas rutas que explicaron el progreso de antao, caso de la Ruta 66 en EEUU.

Por eso, Trump hizo campaa y asumi bajo la presidencia de EEUU sustentando la consigna America First, lo que supona una crtica a la liberalizacin operada e impulsada por casi cuatro dcadas desde EEUU, entre Reagan (1981-1989) y Obama (2009-2017). En la lectura de Trump y sus votantes, EEUU perdi con la globalizacin, en la desindustrializacin y prdidas de empleo.

Pero atencin que en ese mismo tiempo histrico oper la modernizacin de China, iniciada en 1978 por Deng Xia Ping, para transformar al pas ya hace unos aos en la fbrica del mundo, aduendose del primer lugar en la produccin y exportacin de bienes materiales del sistema mundial. Aqu la lectura es de ganancia con la globalizacin.

Es curioso observar como los promotores de la globalizacin hacen un balance negativo sobre las consecuencias en su territorio, y a la inversa, la emergencia china se presenta como sostn de la continuidad de la globalizacin.

La liberalizacin de la economa mundial bajo discurso hegemnico neoliberal, ensayado bajo dictaduras genocidas en el sur de Amrica desde 1973, facilit la libre circulacin de capitales que transitoriamente resolvi el problema de rentabilidad del capital estadounidense, europeo y japons ante las fuertes cadas de fines de los sesenta y comienzos de los setenta, recolocando sus inversiones en otros territorios emergentes, especialmente China.

Un nuevo orden emergi ante los problemas del capitalismo mundial en los 60/70, que era an un mundo bipolar que proyectaba en el imaginario social global la posibilidad de ir ms all del capitalismo y por ende se impona cultural e ideolgicamente demostrar las ventajas del libre cambio en el nuevo tiempo de transnacionalizacin de la economa mundial, contra cualquier propuesta de orden anticapitalista.

Esos flujos de inversin se orientaron principalmente hacia Asia y el Medio Oriente, petrleo mediante para este caso.

China fue el gran receptor de inversiones externas, bajo la soberana del Estado gobernado por el Partido Comunista, lo que supona la gestin soberana del orden econmico bajo la direccin del Estado Nacin. Entre otras cuestiones, los gobernantes de China no enajenaron la propiedad del suelo y establecieron normas restrictivas a la lgica universal del capital.

El flujo de capitales hacia China se constituy en un gigantesco stock para la acumulacin y reproduccin ampliada del capital, no solo en China, sino en el mbito mundial. El capital del Estado chino se agigant en ese periodo y con esa lgica.

Pero en ese proceso, China creci en la produccin material y por ende en la oferta comercial global, con capital estatal y privado, muy especialmente en contra del papel de EEUU, al tiempo que se constitua en el principal financista con su excedente econmico, del dficit fiscal y comercial de EEUU. China es el mayor tenedor de bonos del tesoro de EEUU.

Con esa acumulacin material, China se presenta ltimamente en la disputa monetaria. Su moneda acta contra la antigua hegemona del dlar lograda desde Bretton Woods en 1944. Son cuantiosos los convenios comerciales bilaterales acordados en los ltimos aos con moneda China, el yuan.

Orden y desorden en el capitalismo

El interrogante es si EEUU bajo gobierno Trump o sucesivos con la misma orientacin, si la poltica interna estadounidense as lo indicara (crecimiento econmico mediante o baja del desempleo), podr revertir la situacin estructural gestada por dcadas de liberalizacin, a contramano del origen proteccionista que llev a las colonias independizadas en 1776 a crecer y transformarse hacia 1945 en la potencia hegemnica del orden imperialista.

Vale la mencin histrica ya que Inglaterra se haba constituido en potencia hegemnica baja la consigna liberal del libre comercio, la libre competencia y el libre cambio. Es una concepcin ideolgica sustentada en pensamiento clsico de la nueva ciencia emergente: la Economa Poltica, con Adam Smith y su Acerca de la Riqueza de las Naciones hacia 1776, o David Ricardo y su magna obra de 1817 Principio de Economa Poltica y Tributacin.

La traduccin de ese ideario en el nuevo pas fue a contramano del libre comercio y se sustent en un renovado proteccionismo para la industrializacin y las finanzas desde un nacionalismo propio (algo similar ocurri en Alemania). El idelogo de ese accionar fue Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores y el primer Secretario del Tesoro del gobierno de George Washington.

El proteccionismo originario de Hamilton es el antecedente histrico de una poltica econmica que coloc a EEUU en la lnea de sucesin de la hegemona imperialista, nico caso de esa evolucin desde su inicio colonial. EEUU como Gran Bretaa, luego de su consolidacin como potencia industrial y financiera promovi junto al proteccionismo para su territorio y capitales, la ms amplia apertura del resto del mundo.

As se construy el mundo capitalista desde 1945, inundando de dlares el sistema mundial para declarar la inconvertibilidad del dlar en 1971 rompiendo todos los acuerdos sustentados al fin de la segunda guerra mundial. El mundo capitalista se desbarat entonces, pero EEUU consolid su poder econmico, militar y cultural.

Podr consolidarse ahora desbaratando las relaciones internacionales construidas por dcadas?

La impunidad de la poltica exterior del imperialismo estadounidense es una constante desde su histrica hegemona, incluso desde antes (expansin territorial histrica contra Mxico, por ejemplo).

Con la cada de la URSS se valid el imaginario para la libre circulacin del capital bajo hegemona estadounidense, lo que encontr lmites en varios procesos en curso, donde China es uno de los ms destacados, no el nico.

Entre otros puede registrarse la re-emergencia de Rusia en el sistema mundial, especialmente por razones militares y diplomticas.

Puede tambin considerarse en otro plano el proceso de cambio poltico en Nuestra Amrica a comienzos del Siglo XXI, lo que provoc la contraofensiva de las clases dominantes en curso, va golpes blandos y fuerte batalla ideolgica cultural para recomponer la agenda de la restauracin liberalizadora.

Ms all del capitalismo

Se escuchan voces crticas a la guerra comercial desatada por EEUU, que pareciera defienden el orden capitalista vigente desde los setenta y ochenta bajo el discurso neoliberal.

Como si el accionar actual del EEUU gobernado por Trump fuera contrario a un bienestar deseado gobernado por la experiencia previa.

No se comprende que el accionar previo, de Reagan a Obama era la forma asumida de la supremaca estadounidense (neoliberal) y que ahora con Trump se asume una nueva etapa (proteccionista?) para renovar y recrear la dominacin estadounidense.

El efecto social negativo en materia de mayor explotacin y depredacin de bienes comunes oper con la propuesta de liberalizacin de la economa en tiempos aperturistas y tratados de libre comercio y bilaterales en defensa de las inversiones, como ahora con el proteccionismo de Trump.

Por eso Nuestra Amrica debe recomponer una estrategia de integracin regional alternativa a las demandas e intereses de las transnacionales y las principales potencias de la dominacin contempornea.

Ni aquel orden liberal fue favorable a los explotados y empobrecido, ni esta bsqueda proteccionista lo ser para la amplia mayora de la sociedad.

La guerra comercial y monetaria es por la dominacin y la aspiracin debiera ser por constituir la lucha por la emancipacin social.

Por eso, la discusin debe ir ms all y pensar en la crtica del orden contemporneo, incluido el desorden generado desde la guerra comercial o monetaria, parte de procesos de confrontacin ideolgica o blica que el panorama mundial devuelve.

Ni el pensamiento hegemnico ni el poder real imaginan ese horizonte ms all del capitalismo, que solo puede estar en la capacidad social de criticar nuestro tiempo para transformar la realidad en favor de las necesidades sociales insatisfechas. Todo un desafo social e intelectual.


Julio C. Gambina, Presidente de la Fundacin de Investigaciones Sociales y Polticas, FISYP

visit mi blog www.juliogambina.blogspot.com


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter