Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2018

Guerra comercial: no es el comercio, es la guerra

Jorge Majfud
Rebelin

En la lgica de las superpotencias, el poder econmico y el poder militar estn estrechamente ligados. No hay superpotencia militar sin un gasto econmico astronmico ni hay podero econmico sin una hegemona militar.


La lgica histrica indica que los pases, sobre todo las grandes potencias econmicas, no realizan cambios de polticas dramticas al menos que exista una crisis en curso de la que se quiere salir desesperadamente o se haya realizado una previsin de un escenario indeseado a largo plazo.

Aunque en Estados Unidos deberamos aprontarnos para una recesin en un par de aos, no se puede decir que una recesin es una crisis. Por el contrario, tanto el presidente Trump como todos los economistas del gobierno y de los think tanks ms reconocidos (expertos en equivocarse, pero esa es otra discusin), slo insisten en augurar la continuidad del crecimiento econmico, ms o menos al ritmo que lo haba hecho durante los aos de Obama e, incluso, algo ms. Es cierto que Estados Unidos tiene un notable dficit comercial con China, es cierto que podemos imaginar que Trump no es tan cnico y de verdad quiere beneficiar a esos granjeros, mineros y proletarios del Medio oeste, pero cualquiera puede entender que, en relaciones internacionales, no hay accin sin reaccin, y que tanto la reaccin arancelaria y comercial de Europa como la de China golpear, precisamente, a ese grupo de votantes de Trump. Estados Unidos todava es ms fuerte que China, pero el presidente chino, Xi Jinping, por razones polticas y culturales, tiene mucho menos que temer de una crisis econmica que cualquier presidente del mundo occidental.

No es la economa, al menos no a corto y mediano plazo, la razn que motiva estos cambios en poltica econmica. Es algo que est ms all del horizonte. En geopoltica siempre (y, tal vez, nicamente) se debe leer entrelneas cada declaracin de intencin.

En la lgica de las superpotencias, el poder econmico y el poder militar estn estrechamente ligados. No hay superpotencia militar sin un gasto econmico astronmico ni hay podero econmico sin una hegemona militar.

Pero, en cualquier caso, los recursos, por astronmicos que sean, son siempre limitados. Es interesante que el presidente Trump haya propuesto la creacin de una costosa Divisin Espacial, para diferenciarla de la Fuerza Area, en el entendido de que las futuras guerras se liberarn en el espacio, y a los pocos das haya propuesto la fusin del Ministerio de Educacin con el Ministerio de Trabajo. Ms claro es imposible. Lo cual no quiere decir que estas sutiles revelaciones del proyecto principal sean las mejores respuestas a una evaluacin de la realidad futura donde (probablemente estn pensando en el 2035) China se ha convertido en la primera potencia econmica del mundo y, consecuentemente, caminar hacia convertirse en la primera potencia militar.

Sin embargo, la propuesta de una guerra espacial todava es parte de la fantasa de la Guerra de las Galaxias. Por muchas dcadas ms, sino siglos, la clave del control mundial estar en los viejos mares, en esos territorios de nadie que conectan a la mayora de los pases del mundo. El Imperio japons no fue derrotado en Hiroshima y Nagasaki (por entonces Japn ya estaba derrotado y negociando su rendicin; las bombas atmicas sobre tantos inocentes fue un movimiento para evitar una invasin sovitica a la isla). Japn fue derrotado en Pearl Harbor, cuatro aos antes. Al menos all comenz su derrota como imperio.

En el ocano Pacfico surgi la hegemona militar estadounidense y en el mismo ocano, o en alguno de sus mares, comenzar otra, un siglo despus.

En pocas palabras, la repetida guerra comercial entre China y Estados Unidos no es comercial sino militar. En un momento de supuesta fortaleza econmica en Estados Unidos, es un recurso geopoltico, no una necesidad del mercado. El objetivo es distraer recursos econmicos de la potencia en ascenso y su presencia martima. Es decir, retrasar el mayor tiempo posible una realidad que un grupo de analistas militares, en algn lugar luminoso pero discreto del mundo, asume como inevitable.

Slo queda por esperar nuevos captulos de la misma telenovela. Todo, o casi todo, depende de sus creativos escritores.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter