Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2018

La sombra del franquismo es alargada

Xavier Cao
Por razones!


Hace unos das, el Presidente Pedro Snchez anunci que antes de acabar el verano se exhumaran y trasladaran los restos mortales de Francisco Franco al lugar que indicara su familia. Una antigua reivindicacin de las gentes que aman la libertad para empezar a suprimir lo que resta de franquismo y sus nefastas herencias y huellas en este pas. El Gobierno de Snchez ya ha hablado al respecto con la familia del fallecido dictador y tambin con la jerarqua de la Iglesia Catlica (gestora del mausoleo y baslica del Valle de los Cados donde estn los restos de Franco) para concretar su exhumacin y traslado. Altos dignatarios de la Iglesia haban hecho saber pblicamente que colaboraran en la exhumacin y traslado de lo que quede del autcrata en el Valle de los Cados.

Condenas de la ONU y del Consejo de Europa

Una medida deseada por muchos ciudadanos y ciudadanas, aunque persistan algunas opiniones contrarias minoritarias y necias (del latn, nescio, nescis, nescire, nescivi, nescitum: no saber, ignorar, desconocer) propias de partidarios, admiradores y nostlgicos del franquismo.

Al tiempo que se comunicaba la intencin de trasladar los restos del dictador, Izquierda Unida registraba en el Congreso de los Diputados una propuesta de ley que ampla la de memoria histrica democrtica con medidas que van desde la ilegalizacin de cualquier asociacin del tipo que sea que haga apologa del franquismo o de Franco hasta multas y penas de crcel por incumplir la ley de memoria histrica, adems de establecer un censo oficial de vctimas de la dictadura franquista y un mapa de fosas comunes.

Hace 43 aos falleci el dictador Franco, tras soportar la ciudadana espaola 36 aos de frreo autoritarismo y represin. Ahora, que llevarn sus restos a donde su familia indique, cabe recordar que en 1946, la ONU conden el franquismo de modo tajante. Fue en San Francisco, Potsdam y Londres, ciudades en las que se reuni la asamblea general de los pueblos de las Naciones Unidas para crear la ONU. Las Naciones Unidas condenaron por unanimidad el rgimen de Franco. La Asamblea General de los pueblos de las Naciones Unidas concluy sin el menor asomo de duda que en origen, naturaleza, estructura y actuacin general, el rgimen de Franco era un rgimen fascista. La ONU asegur que pruebas innegables demostraban que Franco fue, con Hitler y Mussolini, culpable de una conspiracin de guerra contra los pases que fueron agredidos por fascistas, nazis y franquistas y, tras la II Guerra Mundial, formaron las Naciones Unidas. La Asamblea General de los pueblos de las Naciones Unidas afirm que el Gobierno fascista de Franco en Espaa fue impuesto al pueblo espaol por la fuerza, no lo representaba ni lo represent nunca. Y sancion al rgimen franquista con la retirada de embajadores, embargos y otras medidas.

Intereses estratgicos contra derechos y justicia

Lamentablemente, los intereses de EEUU, presididos primero por el ex-jefe supremo de los ejrcitos aliados en Europa durante la guerra mundial, general Dwight Eisehower, y despus por Harry Truman, acabaron con el bloqueo al que la ONU haba condenado a la Espaa franquista por su evidente colaboracin con al fascismo de Mussolini y el nazismo de Hitler. Pero EEUU prefiri considerar la dictadura franquista como aliada en su enfrentamiento con la Unin Sovitica y estados satlites en la guerra fra que empezaba. Los intereses de EEUU primaron sobre el hecho de que la Espaa de Franco fuera una dictadura implacable, condenada internacionalmente, que violaba sistemticamente los derechos de la gente.

Una dictadura que hoy sabemos caus al menos 143.000 desaparecidos forzados, cuyos restos mortales siguen en las cunetas del pas en unas 2.500 fosas comunes. Espaa soporta as la vergenza de ser el segundo pas del mundo con ms desaparecidos forzados detrs de la Camboya del criminal Pol Pot y sus jmeres rojos. Adems, segn informe del Consejo de Europa, en los aos cuarenta e incluso principios de los 50, los presos polticos fueron en la Espaa de Franco extremadamente numerosos: unos 400.000, muchos de los cuales fueron forzados a trabajar en obras del franquismo. En 1940, la tasa de encarcelamiento en Espaa era casi tan elevada como la de la Alemania nazi, asegura un informe del Consejo de Europa. A sumar adems entre las vctimas de la dictadura los 220.000 exiliados que se fueron a Francia, Mxico, Argentina y otros pases de Amrica Latina para poder vivir.

Cientos y cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas espaoles, denuncia ese informe, sufrieron crcel, malos tratos y torturas por luchar por la libertad y por la democracia y an constan como delincuentes en los archivos de la Justicia espaola de la poca franquista de un modo incomprensible, porque ningn gobierno de la poca democrtica desde 1976 ha tenido el valor y el coraje de anular las sentencias de la ilegtima y criminal dictadura franquista.

Segn varias estimaciones, los muertos por la dictadura franquista seran unos 150.000, pero podran ser 400.000 si se incluyen las vctimas muertas en campos franquistas de concentracin durante la guerra civil y primeros aos de dictadura. El historiador francs Guy Hermet subraya que las masacres se prolongaron mucho tiempo bajo el gobierno franquista y, de los cientos de miles de presos internados en campos de concentracin franquistas, fueron fusilados ms de 190.000.

El franquismo fue una dictadura asesina que muri matando. El 27 de septiembre de 1975 en Madrid, Barcelona y Burgos, fueron fusilados tres miembros del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP) y dos de ETA poltico-militar. Apenas dos meses despus, muri el dictador tras una larga y dolorosa agona.

Es preciso juzgar la dictadura franquista

Adems de la ONU, el 16 de marzo de 2006, el Consejo de Europa (organizacin que agrupa los 47 Estados de Europa, salvo Bielorrusia, Kazajistn y el Vaticano) tambin conden por unanimidad las graves y mltiples violaciones de Derechos Humanos cometidas en Espaa por el rgimen franquista de 1939 a 1975. Segn Miguel ngel Rodrguez Arias, profesor de Derecho Penal de la Universidad de Castilla-La Mancha, Espaa es la nica democracia que no ha investigado nunca su terrorismo de Estado tras desaparecer la dictadura. A pesar de que, segn el historiador britnico Paul Preston, los crmenes polticos que perpetr Franco fueron muy superiores a los cometidos por Hitler, aunque ste lo aventaj ampliamente en masacres raciales. Los crmenes del franquismo perpetrados por instituciones y personas franquistas fueron una venganza ciega segn Preston.

Todo eso es agua pasada, oiris que arguye una minora que no quiere que se investiguen, juzguen ni castiguen los crmenes de guerra y de lesa humanidad perpetrados por la dictadura franquista en la guerra civil y durante los treinta y seis aos siguientes. Pero, contra la falsa razn de que hay que olvidar y cerrar heridas, siguiendo con el smil, las heridas que no se abren, se limpian y airean, se infectan y provocan la muerte. Hay que juzgar los crmenes del franquismo que, por ser de guerra y lesa humanidad, no prescriben segn el derecho penal internacional.

Adems es imprescindible anular los juicios y condenas de republicanos y demcratas en general perpetrados por tribunales franquistas y, por supuesto, procesar a quienes se rebelaron criminalmente contra la legtima Repblica, provocaron la guerra civvil y crearon y sostuvieron la dictadura franquista. Todo ello es la gran asignatura pendiente de Espaa y de su ciudadana. En tanto no se aborde y resuelva, este pas no levantar cabeza ni ser una democracia completa digna de tal nombre.

Artculo publicado originalmente en el blog Por razones!

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter