Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2018

Efectos y razones del cataclismo electoral en Mxico

Jos Luis Ros Vera
Rebelin


El legado histrico del neoliberalismo oligrquico  

Una profunda impugnacin en su expresin electoral pronunci su ms sentido rechazo nacional a la violenta forma de reproduccin del capital (dependiente, concentradora, excluyente), junto a su inescindible configuracin de un rgimen poltico autoritario caracterizado por una permanente crisis de representacin y de legitimidad, signo del estado dedescomposicin del aparato institucional estatal. A ms de tres dcadas de una densa acumulacin histrica se present la ms determinante manifestacin colectiva contra lo que se ha conformado como el legado histrico del neoliberalismo oligrquico en Mxico.

I. Efectos del cataclismo electoral: crisis de la partidocracia dominante

El domingo 1 de Julio, el partido poltico Movimiento de Regeneracin Nacional (MORENA), con tan slo cuatro aos de edad, conquist de forma avasalladora la presidencia del pas, gubernaturas estatales, diputaciones y senaduras federales, capitales y grandes ciudades, congresos locales, presidencias municipales, alcaldas. Arrastr los propios bastiones de los partidos tradicionales. Barri con fuerza a la imperante partidocracia del rgimen poltico mexicano. Nunca antes, la manifestacin colectiva se haba volcado con enorme extensin por un partido de centro-izquierda con bases sociales impulsoras de un programa de bienestar social, neodesarrollista y nacionalista al mismo tiempo.

El rasgo dominante del rgimen poltico mexicano constituido en gran parte por la auto-legitimada transicin democrtica y pluralismo de partidos, ha sido cuestionado. Se ha hecho con tal mpetu, que se ha logrado desplazar a condiciones cercanas a la marginalidad (otros llaman extincin) a los otrora imperantes partidos tradicionales, PRI, PAN, PRD (conocidos como el bloque del PRIANRD) y sus partidos satlites, que en conjunto forman una de las columnas principales del rgimen poltico autoritario, y en la que ha reposado por varias dcadas el capitalismo dependiente y neoliberal en Mxico.

Presentamos a continuacin un primer anlisis que permite avalar la magnitud del reciente huracn electoral y destacar algunos de sus efectos. Esto le plantea a Morena, el nuevo partido dominante, y sobre todo a sus bases sociales y simpatizantes que lo eligieron, importantes interrogantes. Por ejemplo, puede discutirse si MORENA tendr las condiciones y la voluntad poltica de definir una estrategia orientada a consolidar la crisis terminal de la partidocracia hegemnica.

Nuevo mapa poltico-electoral

El candidato presidencial ganador, Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO), de la coalicin Juntos Haremos Historia, conformada por su partido MORENA, el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES), fue elegida con el 53.19 % de los sufragios, contabilizando 30 millones 113 mil 483 votos, un nmero que casi dobla el nmero de votos del presidente electo que haba sido ms votado en los registros de elecciones presidenciales anteriores. Por primera vez, un candidato presidencial gana en 31 de 32 entidades del pas, tiendo al pas de un slo color partidista.[1] La alianza Todos por Mxico (PRI-PVEM-NA) perdi en los 300 distritos electorales que integran el pas . AMLO gana en 91.3% de los distritos, y la coalicin Por Mxico al Frente slo el 8.7% de stos.

Solamente el estado de Guanajuato, bastin conservador del PAN, AMLO no logr ganar, no obstante que conquist en ese estado un tercio de los votos. Correspondi al candidato conservador, Ricardo Anaya, quien con la coalicin Por Mxico al Frente, formada por su partido (PAN), el partido Movimiento Ciudadano, y el Partido de la Revolucin Democrtica (PRD), contabilizar el 22.27% de los votos, con 12 millones 610 mil 120 sufragios, a treinta puntos porcentuales del ganador. El candidato oficialista del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien ocup el tercer lugar, Jos Antonio Meade, de la coalicin Todos por Mxico conformada por los partidos PRI, Partido Verde Ecologista de Mxico (PVEM), y Partido Nueva Alianza (NA), contabiliz el 16.40% de sufragios, nueve millones 289 mil 853 votos.

Si consideramos la tradicional alianza del bloque PRIANRD, que esta vez, significativas causas impidieron, ni sumando los votos de las coaliciones en segundo y tercer lugar podran haber vencido al candidato ganador. En todo caso, pudo haber sido ms competitiva, limitndose as la debacle de este bloque partidista.

A pesar de que esta vez fue en coalicin, la votacin del candidato del PAN, Ricardo Anaya, fue menor a la votacin que contabiliz su partido en las ltimas dos elecciones presidenciales. Lo mismo le ocurri al candidato del PRI-PVEM-NA, quien super negativamente el peor derrumbe del PRI en el ao de 2006, cayendo hoy por debajo de 6 puntos porcentuales de aquella votacin que logr el 22.03%.

El huracn electoral impact igualmente a los partidos satlites del PRIAN. Hoy, cinco partidos satlites estn en riesgo de perder el registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE), al no lograr el 3% de la votacin presidencial.[2] El PRD, contabiliz 1 milln 300 mil votos, 2.83% de la votacin nacional en la eleccin presidencial. Un derrumbe que lo separa con fuerza de su votacin registrada en 2012, con ms de 9 millones de sufragios. El Partido Encuentro Social (PES), minsculo partido de derecha que particip esta vez en la coalicin con MORENA-PT, logr el 2.7% de los sufragios para la presidencia. El PVEM, logr el 1.85% de los votos para esta eleccin. El partido MC y Nueva Alianza obtuvieron el 1.78 y el 0.99% de la votacin, respectivamente.

Importante es mencionar que el abstencionismo en Mxico. En esta eleccin, no se modific respecto a la tendencia general que es de 40% entre 1988 y 2018. Slo en 1994, la abstencin fue de 22.8%. En esta eleccin de 2018, con una Lista Nominal de Electores de poco ms de 89 millones, la participacin fue de 62.6%, muy similar a la participacin en la eleccin de 2012.

La composicin en el Congreso

Como se observa, el derrumbe para la partidocracia mexicana fue enorme. Frente a la avalancha Morenista, todos cayeron. Ms an si observamos la composicin del Congreso Federal, las gubernaturas disputadas en esta eleccin, y el poder Ejecutivo. Una crisis profunda del sistema poltico mexicano lo amenaza. Depende de las luchas sociales y populares presionar a Morena hacia su transformacin de raz.

De nueve gobiernos estatales competidos, Morena gana 5, PAN 2, MC 1 (el actual virtual gobernador electo se ha desligado de su partido y busca a Morena), el PRI 0, y resta la gubernatura de Puebla, en litigio por Fraude del PAN contra Morena.

El prximo Congreso asumir una nueva composicin. En la Cmara de Diputados, la coalicin Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) contar con 303 diputaciones de 500 que componen la Cmara baja; la coalicin Por Mxico al Frente (PAN-PRD-MC) obtendr 140 y la coalicin Todos por Mxico (PRI-PVEM-NA) obtendr 63.[3]

Segn el cmputo de elecciones de senaduras, la alianza encabezada por MORENA triunf en 25 de 32 entidades de la Repblica mexicana. La alianza del Frente gana en 5 estados, el PRI slo 1, y MC, sin alianza, gana 1. Y de acuerdo a la eleccin de la Cmara de Diputados, Morena gana en 219 de los 300 distritos electorales.

En la Cmara de Senadores, conformada por 128 escaos, la alianza ganadora contar con 70; el Frente obtendr 38 y la coalicin oficialista Todos por Mxico, contabilizar 20 senadores. Como se observa, el Ejecutivo tendr mayora absoluta  en el Congreso, por lo que no tendr argumentos para no ejercer un programa a favor de los derechos sociales, colectivos y laborales erosionados en las ltimas dcadas.  

La debacle del aparato partidista se percibe de mejor manera al observar la nueva composicin en el Congreso de cada partido poltico por separado.

Morena, en las elecciones federales de 2015 en que se renovaron los 500 espacios de la Cmara de Diputados, contabiliz 35 diputaciones. As se integr al inicio de la LXIII Legislatura (1 de agosto de 2015). En esta eleccin del primer domingo de julio de 2018, logr 191 espacios. En la ltima eleccin de Senadores de 2013, Morena no exista como partido poltico, por lo que no tena senadores. En esta eleccin de 2018 contabiliz 55 senadores.[4]

En la Cmara de diputados, el PT, aliado de Morena, contabiliza 61 curules, de slo 6 que gan en 2015. Contabiliza 6 senaduras de las mismas 6 de la eleccin anterior. El PES, de 8 diputaciones logra 55 espacios. En el senado logra 7 en esta eleccin. Es muy posible que los nuevos representantes del PT y PES, se integren a Morena, dada la seria posibilidad de prdida de registro de su partido poltico.

El derrumbe del PRI es quiz el ms significativo. De 204 diputados con los que contaba, cae a 40. Muy lejos quedaron los tiempos en los que el PRI se daba el lujo de traspasar ocho diputados al PVEM (sept/2017), para evitar que Morena -debido a la desbandada de diputados del PRD y otros partidos a Morena- se pudiera conformar como cuarta fuerza poltica en el Legislativo.

De 48 senadores que dispona el PRI, pasa a 14, slo una ganada de mayora (eleccin directa), las restantes son otorgadas por primera minora y plurinominales. Muy atrs quedarn los intereses priistas de eliminar los espacios de representacin proporcional y plurinominales, as como de recortar el nmero de diputados que expusiera con sus propuestas en septiembre de 2017.

El PRI, obtendr menos diputados que el PT, que contabilizar 61. El derrumbe priista lo lleva de primera fuerza en el Legislativo a quinta fuerza parlamentaria, detrs de Morena, PAN, PT y Encuentro Social . En su estado bastin, el Estado de Mxico, gobernar menos de 20 municipios, de un total de 125. En el Congreso local, slo gan en un distrito. En la actualidad, slo gobierna 12 gubernaturas, muy dbiles ante el dominio del nuevo presidente y su partido mayoritario. Un ligero esfuerzo de Morena, y el PRI puede extinguirse. A los priistas hoy en fuertes divisiones internas dados los resultados slo le resta aliarse con los nuevos ganadores. Como se aprecia, el mandado popular barri con gran fuerza al PRI. Depender del nuevo liderazgo Morenista si los empuja al vaco o los integra.

El PVEM, satlite del PRI, pierde 38 diputaciones manteniendo slo 17. Y slo obtendr 4 senaduras, perdiendo muy posiblemente todas las plurinominales debido a su bajsima participacin en los sufragios. El partido Nueva Alianza, perder 11 diputados, de los 12 que tiene hoy, quedndose con uno.

El PAN desciende de 114 diputaciones a 82 en la nueva legislatura. Y pasa de 38 senaduras a 24. Ser la segunda fuerza en el Senado, pero peligra ms por la profundizacin de sus divisiones internas (como el PRI) y la futura suerte de su principal lder, el candidato presidencial Ricardo Anaya, acusado de delitos como lavado de dinero.

El PRD, aliado de Por Mxico al Frente, contabiliz el 5.35% y 5.36% de los sufragios para candidatos a diputados y senadores, respectivamente. Obtendr 21 diputados, 83 menos que los que tiene ahora (104), y perder 14 senadores, manteniendo solo 8 de 21 que ocupaba. Este partido queda marginalizado, a un paso de su desaparicin.[5] No slo no gan ninguna gubernatura de las nueve competidas, sino que perdi sus bastiones, Ciudad de Mxico, Tabasco y Morelos. La sociedad se expres por la pulverizacin del PRD.

El partido satlite MC, de la coalicin del Frente, quien mantena 17 diputaciones y una senadura (que posteriormente se integr al PT), a pesar de su bajsima votacin en la eleccin presidencial, lograr 27 diputaciones y 7 senadores. Es la nica fuerza que mejor sus espacios en el Congreso.

En general, la sociedad arroll al conjunto de partidos tradicionales. No es un dato menor. Si se consolida una crisis terminal del rgimen de partidos, puede abrirse una nueva relacin de fuerzas en el aparato estatal. Si bien la disputa por el poder poltico rebasa con mucho al aparato de Estado y su organismo electoral, pues el capital es una fuerza extraparlamentaria por excelencia[6], bien puede avanzarse hacia el final de la partidocracia como momento significativo para construir una nueva relacin de fuerzas encaminada en el corto plazo, al logro de importantes reformas (econmicas y polticas) a favor de los explotados y excluidos. Pues si no se modifican las principales columnas del aparato de Estado muy difcil ser lograr y conservar un Estado social de derechos.

Ahora bien, cmo debemos entender la presente manifestacin electoral de una gran parte de la sociedad? Dnde encontrar las seales ssmicas que lo permitiran avizorar? Cules seran las razones que empujaron este cataclismo electoral en Mxico? A continuacin presentamos algunos de los elementos estructurales que sin duda nos permiten dar razones para explicarlo.

II. Razones del cataclismo electoral: Reproduccin del capital, neoliberalismo y Estado oligrquico

Desde 1982 se impuso una violenta forma de reproduccin del capital vinculada a la reestructuracin de la economa internacional, la cual fue continuamente vehiculizada de modo predominante mediante polticas econmicas neoliberales de expreso carcter anti-social (privatizaciones, poltica monetaria ortodoxa, disciplina fiscal, reduccin del gasto social, desmantelamiento del Estado, disciplina salarial, endeudamiento externo e interno, etc.).

En estas dcadas, se establecieron las bases de reproduccin del capital que definieron la forma de un patrn de reproduccin subordinado a los capitales trasnacionales, consolidado en 1994 con el TLCAN y cuyo principal sustento ha residido en un rgimen de superexplotacin del trabajo. Los nuevos ejes de acumulacin se orientaron a la conformacin de un patrn de especializacin productiva[7] caracterizado por un proceso de desmantelamiento de la estructura industrial, el carcter selectivo y privilegiado de nuevos ncleos de acumulacin dominados por unas cuantos sectores manufactureros de bajo valor agregado (maquiladora), dependientes de inversiones, tecnologa y mercado predominantemente estadounidenses.

Con el fin del otrora patrn de diversificacin productiva-industrial, se establecieron dinmicos polos productivos de estructura monopolista, volcados al mercado externo, a costas de la exclusin y abandono de sectores de produccin orientados al mercado interno. Millones de pequeos y medianos productores fueron empujados a la desaparicin y al deterioro de sus capacidades productivas y de competencia. Asistimos a la contraccin crnica del mercado interno.

La dinmica de un aparato de especializacin productiva volcado a la satisfaccin de las demandas del mercado externo una integracin subordinada a la globalizacin , termin por reforzar una tendencia estructural del ciclo del capital comn a las economas dependientes latinoamericanas: un mayor distanciamiento de sus estructuras productivas respecto a las necesidades de consumo de los trabajadores.[8] Al acentuarse las condiciones de subordinacin de una esfera productiva volcada al mercado exterior, vehiculizada por la liberalizacin de la economa y una proliferacin en Mxico de Tratados de Libre Comercio, la principal tendencia del patrn de reproduccin del capital fue mermar las condiciones de vida y de consumo de los trabajadores, experimentada mediante la continua prdida del poder adquisitivo del salario, ampliacin de las brechas entre salario nominal y salarionecesario, cada de la participacin del trabajo en el ingreso nacional, as como la expansin de las condiciones de precarizacin del trabajo.

Tanto el desmantelamiento y entrega del sector energtico, el despojo de recursos naturales, el abandono de la produccin en el campo, es otro signo de una especializacin regresiva altamente concentradora y excluyente que ha generalizado los condiciones de pobreza, de crisis y violencia social en Mxico, lo que impact, por ejemplo, en los elevados movimientos migratorios hacia Estados Unidos (a un ritmo de 500 mil personas por ao en las ltimas dos dcadas).

La forma monopolista que asumi la especializacin productiva integrada a los encadenamientos de valor de las corporaciones trasnacionales, termin por pulverizar encadenamientos productivos nacionales, una de las causas de los elevados niveles de desocupacin real, del fuerte declive de la participacin de la economa en el PIB mundial, del cuasi estancamiento econmico durante ms de tres dcadas, as como del estancamiento y deterioro del PIB per cpita.

La desindustrializacin fue sustituida por una marea de importaciones de insumos intermedios y tecnologa, con impactos en un dficit comercial permanente, y la acentuacin de la dependencia del capital extranjero para sostener los problemas externos. La juventud qued condenada a la exclusin cuando los grandes empresarios se volcaron a las compras del exterior, abandonndose el crecimiento educativo y procesos de investigacin cientfico-tecnolgica.

De igual modo, se redoblaron las asimetras entre sectores productivos profundizando una desarticulacin de la estructura productiva que agrav los desequilibrios econmicos, y remarc la incapacidad de reproduccin orgnica volvindola mucho ms dependiente del exterior.

Ha sido tal la forma de especializacin productiva y sus impactos en la desarticulacin del aparato productivo que sta asumi propiedades geogrfico-territoriales. Detrs del establecimiento de polos productivos y corredores mercantiles en la zona norte fronteriza y la regin del bajo -regiones donde predomina la manufactura maquiladora de exportacin conectada a determinados circuitos de la economa estadounidense-, se desenvolvi un abierto proceso de desarticulacin productiva territorial (desterritorializacin) con impactos en condiciones de profunda desigualdad regional, de expresiones clasistas y racistas. Una heterognea geografa de la exclusin y de la desigualdad econmica y social con trazos ideolgicos, polticos (y de alcances electorales) fractura al pas, dividindolo en uno, dos, muchos Mxicos. En este sentido, es notable que, en la reciente eleccin del candidato presidencial, existi -de modo indito- gran homogeneidad de la preferencia electoral entre el norte y el sur.

Estado oligrquico y ciclo poltico neoliberal

Esta forma de reproduccin del capital es inescindible de su forma poltica de dominacin estatal. El capital es una relacin social constituida como relacin de explotacin y dominio. El actual patrn de reproduccin del capital en Mxico fue establecido a travs del Estado en tanto instancia que condensa una relacin poltica de fuerzas. Distintos intereses yproyectos econmicos y sociales son construidos por las principales clases sociales, grupos econmicos y fuerzas polticas de una sociedad. Las relaciones de poder y de fuerza entre estos agentes sociales terminan por concretar una fuerza hegemnica que se impone desde el Estado al conjunto de la sociedad presentndola como proyecto de nacin. En trminos meramente descriptivos, el bloque en el poder es el conjunto de clases y fuerzas sociales que detentan la hegemona en el diseo, establecimiento y reproduccin del proyecto econmico y social, el cual adquiere una determinada forma de reproduccin del capital. Es en este sentido, que el Estado no es un rgano neutral por encima de los intereses de la sociedad. El Estado es una relacin social de clase.

En Mxico, el Estado de clase de nuestro tiempo se constituy dentro del ciclo poltico neoliberal. Una de sus principales caracterizaciones que se ponen de relieve se refiere a su marcada estructuracin oligrquica. Una centralizada esfera del poder poltico en la que participa un reducido ncleo de capitalistas locales- trasnacionales con la capacidad de imponer y controlar las principales estructuras de acumulacin del capital establecidas mediante el aparato de dominacin estatal. Una modalidad de concentracin econmica logr recrear una esfera impenetrable del poder poltico, y consecuentemente, promovi un proceso de erosin de derechos polticos y de exclusin poltica sin concesiones al mundo del trabajo y al movimiento social popular sometido a una narrativa abstracta de transicin democrtica, nueva forma de hacer poltica y pluralismo de partidos.

El periodo 1982-2018, seis sexenios presidenciales que dan forma integral al ciclo poltico neoliberal en Mxico (1982-1988/1988-1994/1995-2000 con gobiernos presidenciales del PRI; 2000-2006/2006-2012 con gobiernos del PAN; 2012-2018 gobierno del PRI), constituy de modo permanente una forma oligrquica y autoritaria del Estado mexicano impuesto entre otros elementos mediante el recurso al Fraude Electoral (de Estado) en el ao de 1988, 2006 y 2012, recurso que hace aicos cualquier narrativa de pluralidad y democracia.

La transicin pactada acontecida en el ao 2000 en que el PRI pierde la presidencia por primera vez en 70 aos (en sus tres expresiones histricas PNR, PRM, PRI), y cedida al gobierno conservador pro empresarial y religioso del PAN con Vicente Fox (2000-2006), constituy una alternancia sin alternativa, una mera continuidad de la economa dependiente y de las polticas neoliberales que se prolongaron (va el nodus poltico del Fraude de 2006) con el sexenio panista de F. Caldern (2006-2012).

El rgimen poltico durante el ciclo poltico neoliberal de pluralismo de partidos fue entonces controlado por lo que se conoce como el PRIAN, y un reducido y minoritario grupo de cuatro o cinco partidos satlites.  

2012-2018: El Pacto por Mxico, crisis econmica y Estado de excepcin

En 2012, la eleccin del priista Enrique Pea Nieto (EPN) como presidente del pas, se llev a cabo mediante una enorme confluencia polismica de multivariadas prcticas que transgreden al cuerpo jurdico escrito y sistemtico de la democracia electoral que hacen al Fraude. Otra eleccin nacional ms marcada por la des-legitimidad poltica.

El 2 de diciembre de 2012, segundo da de su investidura presidencial, se present el Pacto por Mxico, un programa de contra-reformas estructurales acordado por una alianza neoliberal entre el poder Ejecutivo y las cpulas de los principales partidos polticos (PRI, PAN, PRD), como los dirigentes de estos partidos al frente, Cristina Daz Salazar (interina del PRI), Gustavo Madero (PAN) y Jess Zambrano (PRD), intermediarios de la mayor ofensiva del gran capital en los ltimos aos, y a la que -dicho sea de paso- el entonces secretario de la OEA, Jos Miguel Insulza, sealara como un camino que otras democracias de Amrica Latina deberan seguir.

El llamado Pacto por Mxico fue una nueva etapa de reestructuracin neoliberal celebrada por los grandes capitales y organismos internacionales, en el que se impuls un programa de once contra-reformas estructurales de carcter anti-obrero y anti-nacional.[9] Entre stas destacan la Reforma Laboral, Reforma Educativa, Reforma de Telecomunicaciones, Hacendaria, Financiera, de Competencia Econmica y la Reforma Energtica entreguista del petrleo como integracin subordinada a la geoeconoma y geopoltica de Estados Unidos.

Adems de su profundo carcter anti-social y regresivo, el Pacto destac por constituirse bajo una forma autoritaria estatal, esto es, como una especie de supra o extra parlamento sobrepuesto a los poderes legalmente constituidos del Estado mexicano, en particular, el Poder Legislativo[10].

El Pacto por Mxico evidenci con gran nitidez la forma ms acabada de la estructuracin del Estado oligrquico, as como el carcter de clase en la organizacin y establecimiento del nuevo programa contra-reformista del capitalismo dependiente mexicano. Asistimos aqu a la acentuacin del periodo de agotamiento democrtico.

Las olmpicas promesas de crecimiento, modernizacin y desarrollo que acompaaban al Pacto oligrquico, difundidas por una frecuencia meditica neoliberal nacional e internacional, muy pronto se estrellaron con la realidad: estancamiento econmico, disciplina salarial, desempleo, precarizacin e informalidad laboral, creciente endeudamiento pblico, austeridad social, transferencias de riqueza al exterior, desmantelamiento de PEMEX, extranjerizacin de hidrocarburos, devaluacin, elevacin de los precios de combustibles, inflacin, cada del poder adquisitivo, mayor concentracin de riqueza, expansin de las desigualdades, profundizacin de la infra-soberana con Estados Unidos. Un conjunto de fenmenos que recargaron el profundo cuestionamiento social y popular al Poder Ejecutivo, a los rganos del Estado, a la partidocracia, a los grandes agentes empresariales, esto es, a las personificaciones de esta violenta etapa de reproduccin del capital.

Vinculado al despliegue de esta espiral de crisis econmica, se agrav el estado de violencia social que superara el nmero de homicidios y desapariciones del sexenio anterior (2006-2012), de por s ste ya estigmatizado porque superaba negativamente todos los indicadores de violencia y crimen organizado de la historia del pas. Uno de los momentos deinflexin de la crisis social se precipit con el agravamiento del proceso de criminalizacin real del aparato de Estado en sus distintos niveles (federal, estatal, municipal), el cual se expres con la crisis humanitaria en Ayotzinapa, con el asesinato de seis estudiantes normalistas y la desaparicin forzada de 43 de sus compaeros, en los que la sociedad mexicana responsabiliz directamente al Estado. A la fecha, sigue impune. 

Dentro de este cuadro de crisis econmica e inestabilidad poltica, permeada por una creciente movilizacin social popular entre los que destacan el movimiento magisterial, la organizacin de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos, las manifestaciones populares contra la privatizacin de la industria energtica, y contra la elevacin y liberalizacin de los precios de los combustibles, la partidocracia legisl e impuso la Ley de Seguridad Interior en diciembre de 2017, una ley que establece un cambio cualitativo entre unamilitarizacin de facto a una militarizacin de jure de la protesta social, habilitando con ello el Estado de excepcin en Mxico.

No obstante las estrategias del gobierno de EPN para solucionar la crisis de inseguridad, como observamos en los ltimos tres meses de la reciente campaa electoral, en que la violencia se agudiz a niveles inditos segn la ONU, el gobierno de EPN junto a los grandes grupos empresariales que lo respaldaron en esta materia, heredan al pas el enorme fracaso de su estrategia de seguridad, sostenida en su mandato de vigencia plena del Estado de Derecho y confianza en las instituciones, dejando una elevada carga de descomposicin social.

En resumen, puede decirse que lo que precipit con fuerza el cataclismo electoral fue la forma que ha asumido el desarrollo del subdesarrollo en las ltimas tres dcadas en Mxico, dirigido por una estatalidad infra soberana y antidemocrtica, lo que de conjunto termin por remover capas tectnicas de los intereses colectivos urdiendo con fuerza entre el mundo del trabajo, el gora pblica y las urnas.  

El actual huracn electoral, no puede leerse de un modo unilateral como una respuesta nacional al Pacto por Mxico[11], sus partidos firmantes o al gobierno de EPN, aunque ste haya labrado con gran fuerza para la irrupcin colectiva y sus exigencias de otro tiempo social. Siendo ms estrictos, es una tendencia de orden estructural, transexenal, que atae a la forma de acumulacin del capital construida desde 1982 y a sus violentas polticas neoliberales que la acompaan, esto es, el legado histrico del neoliberalismo oligrquico. De lo contrario, dejaramos fuera de este largo ciclo la manifestacin mayoritaria de la sociedad (evidenciado en 1988 y 2006) contra este orden econmico-poltico, o a la propia insurgencia zapatista antineoliberal y anticapitalista.

Fiesta o agotamiento de la democracia?

A unas horas de conocerse los resultados de la eleccin del 1 de julio, idelogos del statu quo interpretaron el recin mandato popular como un triunfo de la democracia, como una prueba de la consolidacin democrtica y de sus instituciones. Hubo a su vez quien argument que se trat de una genuina manifestacin ciudadana contra la corrupcin de la clase poltica tradicional.

Es natural que se difundan estas ideas, pues tienen en comn pretender opacar y sesgar el profundo cuestionamiento de la sociedad a un orden de dominacin econmica y poltica. Preocupados de perder las condiciones de gobernabilidad y de dominacin poltica sustentadas en el orden poltico institucional y su sistema de partidos tradicional -puesto en tela de juicio en el actual escrutinio pblico-, corresponde a la narrativa meditica del poder hacer la apologa del sistema poltico mexicano para impedir con ello el desmantelamiento delrgimen poltico hegemnico.[12]

Tal y como lo hemos venido sealando, lo que el mandato popular expres mediante este cataclismo electoral fue la prueba ms categrica del estado de agotamiento del rgimen democrtico, el cual reposa en una esfera impenetrable de toma de decisiones compuesta por nexos orgnicos entre poderosas fracciones y grupos econmicos (locales-trasnacionales) y altos mandos del Estado. Se trata de una crisis de la democracia poltica evidenciada con la permanente crisis de representacin y de legitimidad que permea a los tres poderes que integran al orden poltico-estatal, y que al mismo tiempo, acentan las condiciones de inestabilidad y crisis poltica. Esta realidad es la que motiv con la Ley de Seguridad Interior al agravamiento de la militarizacin de las relaciones de explotacin y dominio.

Contrario a las voces oficiales, se trata de la crisis de un rgimen poltico sustentado en un ideario liberal, dotado de los principios abstractos de apertura poltica, pluralismo, ciudadanizacin, inclusin poltica y Estado de Derecho. El mandato popular experimentado ha sido de gran envergadura, y se ha manifestado contra los caracteres formales, abstractos e insustantivos de estos principios.

La elevada presin de la movilizacin social, la crtica social, un acumulado histrico de luchas sociales, la des-legitimidad institucional, hicieron que el arma del Fraude electoral lograra ser denunciada, contenida, neutralizada. El conjunto de recursos e instrumentos del rgimen poltico y de las clases dominantes, fue puesto a la luz pblica, y junto con ello, fueron rebasadas por una gran manifestacin social inclinada por un nuevo tiempo social.

A la bsqueda de un cambio, de un nuevo tiempo social

Mxico experimenta una crisis orgnica, esto es, una simultaneidad de crisis econmica, poltica y social. Al optar de un modo tan expansivo por la opcin de Morena, un partido poltico de tan slo cuatro aos de edad, ms all de si este partido puede o no representar sus expectativas de cambio[13] (cambia el capataz pero el finquero es el mismo dicen los zapatistas), la mayor parte de la sociedad exige grandes transformaciones, y por ello barri con gran parte de la clase poltica tradicional, el PRIAN y sus satlites, colocndolos a unos pasos de su desaparicin.

Gran parte de la sociedad rechaz la violenta forma de acumulacin neoliberal. Vinculado a ello, ha impugnado a la partidocracia tradicional lanzndola a unos pasos del abismo. La sociedad exige cambios profundos, demanda un nuevo tiempo social. Cuando AMLO y su Cuarta transformacin colocan como centro de su proyecto un Plan de Reconciliacin, se ciernen grandes obstculos al mandato popular. La irona residira en que estara integrando a los que el mandato popular ha expulsado.

Las luchas de los trabajadores, el movimiento social y popular enfrenta grandes desafos.

Notas

[1] EXCELSIOR , 3/07/2018, https://www.excelsior.com.mx/nacional/mexico-se-tine-de-guinda-morena-conquista-congresos-gubernaturas-y-alcaldias/1249811

[2] Debate , 7/07/2018. https://www.debate.com.mx/politica/prd-pvem-mc-panal-pes-pierden-registro-federal-victoria-amlo-morena-elecciones-2018-20180707-0099.html

[3] EXCELSIOR, op cit.

[4] Forbes (en lnea), 4/07/2018, https://www.forbes.com.mx/asi-luce-la-mayoria-de-morena-en-el-congreso/

[5] Sinembargo, 3/07/2018, http://www.sinembargo.mx/03-07-2018/3436753

[6] Istvn Mszros, La unificacin de la esfera reproductiva material y la esfera poltica: Alternativa alParlamentarismo,LaHaine.org,10/10/2007, https://www.lahaine.org/est_espanol.php/la_unificacion_de_la_esfera_reproductiva

[7] Jaime Osorio, Explotacin redoblada y actualidad de la revolucin. Edit. Itaca-UAM-X. Mxico, 2009. Cap. X.

[8] Ibid. A este respecto, ver, Tercera Parte: La caracterizacin del capitalismo latinoamericano.

[9] Adrin Sotelo Valencia, Mxico (des)cargado. Del Mexicos moment al Mexicos disaster, Itaca-UNAM, 2016.

[10] Ibid. p. 39.

[11] Ver, Luis Hernndez Navarro, El beso del diablo, La Jornada, 3/07/2018. https://www.jornada.com.mx/2018/07/03/opinion/019a1pol

[12] El mismo jefe del Ejecutivo, Enrique Pea Nieto, pronunci su discurso en este sentido, sealando que ya sean ganadores o perdedores, todos acreditaron la vitalidad de la democracia mexicana. La Jornada, 5/07/2018, http://www.jornada.com.mx/2018/07/05/politica/007n1pol

[13] Vase nuestro anlisis sobre el programa econmico de AMLO, El nuevo desarrollismo progresista en Mxico, Rebelion.org, 19/05/2018, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=241796

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter