Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2018

Cuba y Puerto Rico en la Fiesta del Fuego de Santiago de Cuba

Wilkie Delgado Correa
Rebelin

Por eso estamos aqu para profundizar estos nexos histricos, estos nexos profundos con el pueblo de Puerto Rico


En estos das iniciales de julio la ciudad de Santiago de Cuba, la heroica y hospitalaria de siempre, se puebla de colores, de msica, de poesas y cantos, de teatralidad culta y popular, de dilogos y reflexiones, de sentimientos, de hablas diversas segn el contexto original geogrfico, de religiosidad diversa, de sentimientos y culturas universales, nacionales y locales, de encuentros y abrazos, de descubrimientos mutuos, y se viste de pueblos raigalmente hermanos ms all de las cercanas o lejanas naturales. En Santiago de Cuba se celebra la Fiesta del Fuego o del Caribe, y en su escenario se recalca en forma especial el homenaje a Puerto Rico, como invitado de honor del evento. Ocurre lo mismo en el III Coloquio internacional Hugo Chvez Fras, que se celebra como un escenario para los enfoques polticos, histricos, sociales y culturales, iluminados por la sempiterna presencia del lder venezolano y la compaa de los grandes de Amrica. Esta vez la presencia de los puertorriqueos en nmero significativo insufl calor, realce y empatas especiales al evento patrocinado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

La condicin actual de Puerto Rico como colonia de los Estados Unidos, suscit planteamientos de solidaridad sustentados en una historia compartida que da fuerza a los anhelos independentistas de los puertorriqueos.

Se seal que Bolvar estaba preocupado por liberar a Cuba y Puerto Rico y que en el Congreso de Panam en 1826, el Libertador plante la independencia de ambas naciones como uno de los puntos fundamentales de la agenda, aunque la iniciativa fue obstaculizada por los Estados Unidos.

Respecto a la hermandad histrica entre Cuba y Puerto Rico se seal el comienzo de las luchas por la independencia en el mismo ao de 1868, ocurrido el 23 septiembre en Puerto Rico y el 10 de octubre en Cuba. Por eso no es extrao que Carlos Manuel de Cspedes, jefe del levantamiento armado en Cuba, iniciador de la guerra de los 10 aos, y devenido Padre de la Patria, expresara en carta de fecha 16 de julio de 1871:

"Respecto a la recomendacin que me hace acerca de la conveniencia que resultara a nuestros hermanos de Puerto Rico y a nuestra propia revolucin, del nombramiento de comisionados especiales hijos de all para que promuevan lo conducente al levantamiento fructuoso de aquella isla, este gobierno se ha ocupado otras veces del asunto en medio de las multiplicadas atenciones que lo abruman a su emancipacin e independencia."

Yo sin embargo, agradezco a nombre de Cuba las manifestaciones de inters y simpatas del ciudadano (puertorriqueo), y puede usted participarle que el mismo sentimiento me anima respecto de su pas, no omitiendo en su caso nada que pueda contribuir.

Dando continuidad al proceso de solidaridad de los cubanos con los puertorriqueos, Jos Mart, al fundar el Partido Cubano por la Independencia, inscribi en el artculo primero de las Bases del partido lo siguiente: "El Partido Revolucionario Cubano se constituye para lograr con los esfuerzos reunidos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la Isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico."

Y es que para Mart eran verdades y convicciones que: Cuba y Puerto Rico son indispensables para la seguridad, independencia y carcter definitivo de la familia hispanoamericana en el continente en la hora de la redencin estarn juntas, gemelas por el alma dolorosa y la esperanza indmita como por el capricho del mar, gemelas por la pasin de la libertad y el nimo valiente, gemelas por el cario vivo a sus hroes comunes.

Ya en un dcada antes, en 1884, el General Antonio Maceo haba expresado al apoyo total a la independencia de ese pas, y afirmaba que: cuando Cuba sea independiente solicitar del gobierno que se constituya, permiso para hacer la libertad de Puerto Rico, pues no me gustara entregar la espada dejando esclava esa porcin de Amrica, pero si no coronare mis fines, entregar el sable pidiendo a mis compaeros hagan lo mismo.

Tambin Mximo Gmez, el Generalsimo y mximo jefe militar cubano en la Guerra del 95, hubo de expresar su juicio en 1899, precisamente durante la ocupacin de ambas islas por tropas de los Estados Unidos. El hroe cubano-dominicano expres su opinin palmaria sobre la independencia de ese pas:He ofrecido a Puerto Rico, la isla hermana, mi espada moral. Aquella es tierra preparada para el derecho y es, y debe ser, para nosotros antillanos, un gran dolor ver que mueren las esperanzas de hacer de sta, que es una de las tres grandes Antillas, la repblica que unida fuese legtimo timbre de orgullo para nuestra raza. Jams pedir aceptar el tutelaje impuesto por nadie a los pueblos.

En nuestra poca, en el siglo XX, Fidel se pronunci innumerables veces a Puerto Rico, baste apuntar lo sealado en 1960 y 1979:

El caso de Cuba no es un caso aislado....El caso de Cuba es el caso de todos los pueblos subdesarrollados... como el caso de Puerto Rico, al que le destruyen su espritu nacional. (1960 en ONU)

En el mbito de nuestra Amrica reiteramos nuestra firme e inclaudicable solidaridad con el pueblo hermano de Puerto Rico, cuyo derecho a la autodeterminacin e independencia le niega empecinadamente la potencia colonizadora... (1979- 6ta. Cumbre de Pases No Alineados)

Y Hugo Chvez, continuador de la obra de Simn Bolvar en Venezuela, en la ocasin que visitara a Puerto Rico en 2001, por una invitacin de la Gobernadora de entonces, expres esa hermandad siempre presente por el pas.

Cranme que nosotros estamos a la orden de ustedes: el Canciller, el Cnsul, el Embajador, los Ministros que me acompaan y todos en Venezuela, un pueblo entero est a la orden de ustedes, del pueblo de Puerto Rico para que cada da seamos ms hermanos y para que cada da estemos ms juntos transitando los caminos de la recuperacin, los caminos de la felicidad, los caminos de la paz, de la hermandad, del desarrollo humano y de la felicidad para nuestros pueblos.

Venezuela ha prendido los motores y Venezuela ha entrado al siglo XXI, lo he dicho, a paso de vencedores y queremos y por eso estamos aqu, profundizar estos nexos histricos, estos nexos profundos con el pueblo de Puerto Rico

De este modo se realiz un recuento histrico de las luchas y sueos de dos islas hermanadas que como dijera la poetisa Dolores (Lola) Rodrguez de Ti (14 sept. 1843 10 de nov. 1924) en su Himno Borinquea de 1868: Bellsima Borinquen, / a Cuba hay que seguir, / t tienes bravos hijos / que quieren combatir. Y luego confesara en su poesa Cuba y Puerto Rico son de un pjaro las dos alas: Yo no me siento extranjera: / bajo este cielo cubano / cada ser es un hermano / que en mi corazn impera. / () Cuba y Puerto Rico son / de un pjaro las dos alas: / reciben flores y balas / sobre un mismo corazn.

Se expres adems que en el destino de ambos pases se interpuso la expansin estadounidense con su calculada y nefasta intervencin en la guerra cubano-espaola, que hizo posible la ocupacin, hasta hoy, de un pedazo de Cuba en el territorio ocupado por la Base Naval de la Baha de Guantnamo, y de todo el territorio nacional de Puerto Rico. As ha querido truncar el imperialismo yanqui la completa felicidad y la irrestricta independencia de dos naciones que en 1868, o sea, hace 150 aos, lanzaron su grito de independencia. Pero en ambos casos la lucha contina por alcanzar la victoria definitiva de las dos patrias. As quedo claro, una vez ms, en el III Coloquio Internacional Hugo Chvez y en el Coloquio El Caribe que nos une, espacios de reflexin del Festival del Caribe o Fiesta del Fuego.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter