Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2018

Nosotros que nos queremos tanto

Juan Ramrez
Ruta Krtica


No creo en nada. Pero me gusta la gente que cree.
Admiro la fe de las personas del campo
o la creencia en la Virgen de Guadalupe.
O los nios, que creen en la hadas.
Francisco Toledo



Primer acto: regeneracin


Algunos matices de las estatuas de bronce resaltan ms desde ciertos ngulos, pero otros lo hacen solamente si los completa la mirada. Andrs Manuel Lpez Obrador pareca el candidato oficial, es la verdad. Desde que inici la campaa ―donde solo la incredulidad sobre su victoria se debata parejo con las ganas de creer en su posibilidad real― los otros tres contendientes bailaron en torno a quien no slo ya representaba con aplomo y soltura su papel de hombre de estado sino presentaba como novedad una imagen de futuro que se vivi en el pasado.

En el diario La Jornada, almanaque peridico de un espectro de la poltica en Mxico que se reconoce como de izquierda o progresista, el lunes dos de julio apareci un bello y revelador texto titulado Nosotros ya no somos los mismos, firmado por Ortiz Tejeda. All el autor comparte la sospecha de ser el ms antiguo afiliado del PRI, nico partido en que ha militado. Despus de confesar duda y malestar frente a un proceso electoral de alineaciones desconcertantes, hace un rodeo anecdtico donde toma al Himno Nacional Mexicano como protagonista. Un personaje que en sus labios vivi un desgaste paulatino y triste, despus de haber librado batalla en las ms diversas circunstancias, durante dcadas.

Su crnica describe un desvanecimiento del sentido de aquella prosa que insiste, guerra, guerra sin tregua, en defender una patria acechada. El final es apotesico. Relata la resurreccin del blico canto y con l, nuevo peligro y vida nueva para este quijote de diez estrofas. Es el cierre de campaa de Lpez Obrador, en el Estadio Azteca, la atmsfera que pudo devolverle su sentido. Y dice, orgulloso: chill abiertamente. Y estando all, frente a un escenario que le devolva la ilusin y las ganas de creer, se gatill una certeza: deba votar no solo por el destino de sus hijas y sus nietos, sino por sus orgenes. Para ser congruente, nos dice, vot por Morena.

La restauracin o regeneracin de una cierta forma de hacer poltica brota en lo que parece ser una purificacin sacrificial. De los escombros que van dejando las actuales modalidades de la guerra permanente en el siglo XXI, es removido el huevo tierno de un guila llamada a devorar serpientes. Y lo hace, adems, alimentando el mito de la transicin pacfica en un contexto en el que, se sabe, se vive una indetenible muerte selectiva.

Segundo acto: lo formal y lo real

Uno de los puntos de conflicto que puede reconocerse al explorar las posibilidades de cambio o transformacin de los estados nacionales en Amrica Latina, particularmente para quienes lo hacen pensando en trascender la orientacin (neo)liberal de la poltica econmica en la regin, es el que se interroga por el papel que ocupa el mando poltico en cada uno de esos dramas locales. Y yendo un poco ms all, sobre el uso que se le puede dar al aparato estatal para provocar un giro substancial al rumbo que se ha tomado en las ltimas cuatro dcadas.

El triunfo de Obrador viene a fecundar la imaginacin social y a poner un blsamo sobre viejas heridas. Y no es poca cosa. Vino a declarar su amor justo cuando ms necesitamos enamorarnos. Pero los lmites que tiene el ejercicio contemporneo de la poltica estatal estn determinados por otros ―de carcter estructural, por debajo de los lmites aparentes― que acotan las posibilidades reales de transformar los usos y costumbres de la poltica moderna.

Si bien un barroquismo de misteriosa estirpe nos permite explorar usos inslitos para los objetos (usar un libro para sostener un mueble, por ejemplo) el diseo de las cosas guarda una orientacin y sentido al que no siempre podemos escapar. El Estado nacional mexicano es una mercanca compleja cuyo uso difcilmente puede sostener la reproduccin ampliada del bienestar social.

Para los seres humanos, un artefacto, una herramienta, es la sugestin de una forma de humanidad; es la indicacin silenciosa de una manera de darnos identidad social. Y es posible que la imposicin de un uso distinto, al paso de las generaciones, obligue a la transformacin de la herramienta. Pero es la guerra, y no el amor, la que lleva mucho tiempo suscitando tcnicas, mtodos y manuales de operacin para garantizar sus objetivos. El Estado nacional lleva inscrita una fatalidad; hacer siempre de una promesa una traicin.

Tercer acto: miradores y observadores


AMLO podra abonar al fomento de otros usos transformativos en la poltica contempornea. Y puede hacerlo inscrito en la tradicin de los polticos de antao (cuando la memoria histrica estaba viva y los actos estaban preados de simbolismos evidentes) iniciando no una cautivadora, aunque improbable, multiplicacin exponencial de mutaciones revolucionarias, sino un conjunto de gestos o actos polticos que tengan como interlocutor ideal a otro tipo de observador. Porque es insuficiente hacerse de un mirador para tener un punto de vista. Ms vale tener en la mirada disposiciones que permitan reconocer nuevos matices.

Hablar sobre poltica exige un acto de fe. Hablar en fro o desde fuera resulta siempre una blasfemia. Escuchar de poltica sin que signifique para ti una cuestin ntima es como leer el horscopo ajeno o el peridico de ayer. Y ya se sabe. La dinmica que se vive en Mxico nos invita a tomar posiciones distintas, puntos de observacin desde donde se debe estar. Pero hay otras formas de mirar, en donde se pare uno. Me alegra ver la felicidad de la gente. Es indudable que vivimos un momento significativo. Pero las razones de esa felicidad son muy variadas. Y el actual proceso tiene la peculiaridad de conciliar en un solo momentumilusiones y desagravios.

Todo esto es una gran puesta en escena. El papel que cada quien decide tomar puede ser asumido con conviccin o con pusilanimidad. Y es preciso reconocer que existe una atmsfera favorable para devolverle el sentido a la actividad poltica (con el estado, a pesar del estado o contra el estado). Es importante seguir cultivando cotidianamente imaginacin y entusiasmo para trascender esa insatisfaccin bsica que despierta en muchos el actual estado de cosas. Pero me da la impresin de que la vida est en otra parte.

Fuente: http://rutakritica.org/2018/07/09/nosotros-que-nos-queremos-tanto-2

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter