Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2018

Resea de Museo de la clase obrera, de Juan Carlos Mestre. Editorial Calambur
La hlice anticipatoria

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


El poeta Juan Carlos Mestre (Premio Castilla y Len de las Letras, 2017), autor de La visita de Safo y otros poemas para despedir a Lennon, Antfona del otoo en el Valle del Bierzo, La poesa ha cado en desgracia, La tumba de Keats, La casa roja, Premio Nacional de Poesa, 2009, La bicicleta del panadero, Premio de la Crtica de Poesa en castellano, 2012, acaba de publicar Museo de la clase obrera, y en cuyo interior palpita en buena parte el desconcierto de la contemporaneidad.

Con su lenguaje de probarlo todo se mete en quien lee de modo que hace invisible el desquicie y as trastoca para que la lectura de como fruto un choque con nuestro punto de vista, precisa leer dejando lo lineal, lo inmvil.

Museo de la clase obrera hace pasar la realidad por un tamiz que deja la contemporaneidad en su desorden, descoordinada, deshumanizada, desvestida, se muestra as misma con el pecho abierto por el esternn partido, pulmones, corazn, hinchndose y deshinchndose.

Hoy es descolocacin. No hay nada firme, todo se grita y se bambolea en la superficie imbcil en medio de la tensin. La creacin, con lo que Mestre recoge, es presentada para que tengamos que ir frenando las palabras y observando el cascarn en el que se nos ha encerrado, y la inquietud nos va a ir facilitando cada uno de los pasos. Nos dice que nos preparemos, que los ltimos nunca seris los primeros. Mezcla lo grande y lo pequeo, lo exterior y lo ms recndito, no llueve nunca sobre mojado, y a quien lee exige y quien lee se retira una y otra vez con sensacin de peligro para volver al desconcierto, y ver en la desobediencia la manera en la que los energmenos del norte quieren tener el mundo.

De ah que tras la lectura comprendamos qu ocurre a uno mismo y a los de la misma condicin de esclavos, de proletarios, de dignos annimos en masa que deben encenderse para llenar el pasado, el presente y el horizonte. Entre los gritos las salmodias las irreverencias y descomposiciones apenas encontrars signos de puntuacin, pues la lectura pide bsqueda, estado atento y concierto en el desconcierto, y no encuentras ms signo que t, y vers a Rimbaud, a Gertud Stein, , a Homero viajando, aos, miles, viajando t viajando en medio de sta tormenta.

Tienes aqu algunos disparos cortocircuitados: el poema comienza cuando estalla la bombilla. Los maridos protegen sin xito a sus maridos las esposas protegen sin xito a sus esposas. El jarrn se da la vuelta el lpiz cae de punta. Un mirlo silva en el guindo el zoquete deja la escuela. La noche escribe en los muros frases inconexas te amo mao cerdos capitalista el corazn tiene alas.

Y minsculas historias: ... al ladrn! al ladrn simpatizantes de las mulas! bajo la tierra removida est johana berta julie von westphalen tambin llamada jenny esposa de marx da clases gratuitas de prosodia su gloria como los frutos no recogidos ..., ... no puedo darte explicaciones en cuerpo y alma est el santo de asis en los armadillos el 13 de noviembre dijeron una misa cantada por apollinarire el bien parecido ... , punto dos hoy a las seis cincuenta muri el camarada lenin un tipo sencillo que tenda l mismo la ropa y tocaba el banjo en un garaje ...

Mestre nos muestra el pasado en la corriente revuelta de la contemporaneidad quiere que lo leamos como una hlice anticipatoria, el libro es un continuo empujn, imprime velocidad al lenguaje, y debemos leer despacio o nos ahogaremos. Tal y como se nos muestra el futuro habremos de medirlas convulsiones por las que pasamos bajo la presin de la sociedad ya interiormente descompuesta. Lee despacio, de lo contrario sers barrido; la literatura de Mestre no es para ahogarse, es para saber salir airosos.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter