Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2018

BCE: Disparen al pensionista y precaricen!

Acacio Puig
Viento Sur


El pasado 30 de junio, emergi en prensa la siniestra recomendacin (es decir lex) evacuada por Mario Draghi presidente del BCE: las proyecciones indican que los costes asociados al envejecimiento representan un reto para la sostenibilidad fiscal () en pases como Italia y Espaa parece que hay un alto riesgo de que las reformas de las pensiones adoptadas anteriormente se revoquen, () lo que podra tener consecuencias negativas para la deuda pblica y el crecimiento.

De modo que el neoliberalismo afianza su estrategia de contrarrevolucin por etapas iniciada en la dcada de los 70 y apadrinada por la trada del FMI, BM, OMC, estrategia encarnada en la Unin Europea por la plutocracia fiscal-bancaria del Banco Central Europeo (BCE).

El BCE, impone sus prioridades (deuda pblica y crecimiento) obviando asuntos tan candentes como el reclamo de la deuda bancaria y privada, la reforma fiscal progresiva, el fin de los parasos fiscales, el impuesto a las transacciones financieras internacionales y la adjudicacin de pensiones justas o el fin de la precariedad laboral. Asuntos que determinan precisamente la insostenibilidad del modelo de capitalismo salvaje que defiende el BCE y que -como tantos otros- deberan encararse en el proceso instituyente de una Europa social, de los pueblos, desmilitarizada y solidaria.

Pero es que el BCE, el banco de los bancos recordemos, que es una poderosa institucin NO elegida por la ciudadana europea- es ajeno a un balance social y sostenible y est incapacitado para evaluar las consecuencias de las polticas que impulsa: la cadena de desastres recientes que ligan el Reino Unido bajo la bota de Margaret a la Grecia expoliada y en rgimen de for sale. El desastre planetario que supone el depredador crecimiento al que gusta ofrecer sacrificios humanos.

Al BCE le basta con animar la carrera ciega hacia el abismo de la acumulacin de capital, ignorando todos los indicadores que subrayan el avance continental de la desigualdad, la pobreza, la precarizacin del trabajo, la agravacin del cambio climtico y la degradacin generalizada de la calidad de vida. Si las pensiones constituyen un nicho de negocio deber imponerse progresivamente su privatizacin, para qu pensar en el maana? Si hoy pueden ser tasadas como una mercanca y capitalizadas a travs de los fondos privados de pensiones, para qu esperar?: A por ello y sin complejos!

En la Espaa de la burbuja-estadstica-partido-popular, todo marchaba bien y ordenadamente. A da de hoy slo hay 3.100.000 personas desempleadas mientras que el nuevo empleo de temporada permiti cubrir casi 90.000 nuevos puestos de trabajo, fundamentalmente en hostelera. Los datos cantan? La herencia de maas-estadsticas (como el citado de solo tres millones cien mil personas desempleadas") parece haber sido asumida prontito por la nueva poltica de estado esgrimida por el PSOE aunque humanizando -eso s, que se note- los derechos de quienes cuenten con contratos laborales de siete das: Si son siete, son siete y con alta ni ms ni menos!

De modo que todo marchaba y marcha aunque segn la misma fuente, hacen falta siete empleos para cubrir una pensin. Incluso en esa lgica canina cabe preguntar empleos de qu calibre y para qu cuanta de pensin? Porque, visto lo visto, no parece un clculo demasiado riguroso.

A qu riesgos se refiere el BCE?

Ciertamente no al riesgo de no devolucin del rescate bancario al Estado (ese rescate que no nos iba a costar un duro pero que ha sido declarado irrecuperable), porque los bancos no reintegran, prefieren volver a conceder crditos, alimentar nuevas burbujas y nuevos procesos de endeudamiento familiares, aunque en ese caso siempre obligatoriamente reembolsables por supuesto.

No hay pues problema, el BCE suelta dinero y endeuda a Estados como Espaa y los Estados pagan su deuda y vigilan el dficit pero a nuestra costa. Desde la reforma constitucional pactada entre el PSOE de Zapatero y el PP de Rajoy (suprimiendo el artculo 135) los beneficiarios del sistema decidieron usar como avales el recorte de lo pblico, la regresin salarial, el abaratamiento de los costes del trabajo mediante la precarizacin generalizada y la degradacin progresiva de las pensiones.

A partir de ese nuevo pacto de palacio, el Gobierno cualquier gobierno- tena manos libres para emitir sin controles deuda pblica o contraer crdito y el pago de los intereses de la deuda pblica del Estado dejaba de estar incluido en el estadillo de gastos de los presupuestos. Poco importaban las consecuencias sociales si el aval constitucional por omisin-supresin legalizaba el despropsito exigido por los mercados.

Y la nueva Hacienda con marchamo socialista, insisti en ofrecer a la UE semejante garanta: que no cunda el pnico entre los mercaderes: el 135 est suprimido y bien enterrado! Semejante garanta y la estrategia de retocar un poco la reforma laboral heredada, convierte en retrica vaca el alegato de acompaamiento pronunciado por la nueva ministra Mara Jess Montero, aadiendo a su garanta la voluntad de priorizar un modelo social en que valores como la cohesin social, la lucha contra la desigualdad y sostenibilidad sean seas de identidad.

Y sin embargo, durante estos ltimos aos los deslizamientos al gueto de la exclusin se dibujan con cifras escalofriantes, aunque parezcan diluidas entre los vapores de la caita con racin de bravas. El territorio del Estado cuenta con ms de 2,6 millones de personas paradas de larga duracin que no perciben ningn tipo de subsidio, un 22% de menores de 18 aos se sita bajo el umbral de pobreza y en brecha salarial y desempleo Espaa bate rcords en la Unin Europea: S, la exclusin se ha instalado a pesar de los currillos veraniegos en bares y terrazas (esos casi 90.000 empleos de temporada que citbamos al principio).

Y en cuanto al empleo juvenil recordamos una de las no tan viejas encuestas de poblacin activa (EPA) que, tras la Reforma laboral de 2012, situaba en un 91% los empleos destruidos de entre los que tradicionalmente eran ocupados por menores de 35 aos y un 62% de menores de 25 aos con trabajo pero sometidos a alguna modalidad de contratacin temporal, es decir precaria.

No es pues extraa la forzada disyuntiva que encaran los jvenes menores de 35 aos: el exilio laboralo el apalancamiento forzoso en el domicilio familiar. As las cosas la institucin familiar en este sistema, sirve inicialmente de guardera, despus de pensin y finalmente de residencia de mayores. Una institucin multiusos y en degradada transformacin.

Con semejantes destrozos, seguro que la ratio siete empleos/una pensin es creble?

El saqueo de las pensiones

El pasado marzo viento sur publicaba el recomendable artculo de Manuel Gar sobre las falacias del relato neoliberal sobre las pensiones. En l se subraya la caracterizacin de las pensiones como salario diferido y se razona la sostenibilidad y viabilidad del sistema pblico de pensiones.

Porque efectivamenteel agotamiento del Fondo de Reserva es producto de las nefastas polticas neoliberales que por medio de lacontrarreforma laboral de 2012 (y de todo el andamiaje anteriormente emplazado) han llevado al descenso de los salarios -y las aportaciones al sistema- a la persistencia del paro, el aumento de la precariedad y de las personas que trabajan como falsas autnomas y al descenso de nmero de jvenes que se incorporan a la cadena productiva. El despilfarro de dinero pblico y la regresiva poltica fiscal completan el cuadro.

En este interregno poltico-veraniego de 2018, de pausa en las movilizaciones de pensionistas y sin desdoro de los anlisis del sindicalismo mayoritario,nos situamos a prudente distancia de sus estudios y preferimos optar por retomar algunos asuntos esenciales sealados por el sindicalismo que me resulta fiable (http://cgt.org.es/contra-el-robo-de-las-pensiones). El anarcosindicalismo cegetista nada sospechoso de idolatra constitucional- parte de subrayar la validez del artculo 50 de la constitucin del 78 (hlas!... los artculos vlidos son precisamente los que se incumplen o se suprimen):

Los poderes pblicos garantizarn, mediante pensiones adecuadas y peridicamente actualizadas la suficiencia econmica de los ciudadanos durante la tercera edad. As mismo y con independencia de las obligaciones familiares, promovern su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atendern a sus problemas especficos de salud, vivienda, cultura y ocio.

CGT pone blanco sobre negro la fractura entre pensiones medias y pensiones reales, las percibidas por ms de cuatro millones de pensionistas que cobran mensualidades inferiores al salario mnimo interprofesional y sealando en el documento citado la regresin en derechos que supone el retraso paulatino de la edad de jubilacin (hoy a los 65 aos y seis meses, en 2021 a los 66 y en 2027, es decir dentro de nueve aos, a los 67), el aumento de aos de cotizaciones para alcanzar el 100% de la pensin (desde 35 hasta 37), el aumento del perodo de clculo de la Base Reguladora (de los 15 a los 25 aos) y el recurrente asunto de la no revalorizacin anual acorde con el IPC.

Aunque, considerando el alto porcentaje de bajsimas pensiones contributivas percibidas en Espaa, es obligado aadir que tal equiparacin de justicia e imprescindible- resolver bien poco el empobrecimiento acelerado del ejrcito de pensionistas pobres. En cuanto a las pensiones no contributivas (PNC), las llamadas pensiones de beneficencia, actualmente situadas en 14 mensualidades de 369 euros y que afectan a medio milln de condenados de la tierra, seamos claros, con incrementos del 0,25 o con los acordes al IPC (solo durante 2018 y 2019 y por el IPC previsto del 1,6%), slo garantizan el vivir bajo cartones esperando una milagrosa reapertura (constitucional?) de los extintos asilos.

De modo que

Un otoo caliente es tan necesario como lo han sido las movilizaciones de pensionistas que han proliferado por todo el pas antes de la mocin de censura. Y el horizonte deseable, por complicado que an parezca, ser la convergencia de pensionistas y la tan esperada marea del precariado.

Acacio Puig es artista plstico y pensionista.

Fuente: http://vientosur.info/spip.php?article14013



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter