Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2018

Veintisis prisioneros siguen detenidos en Guantnamo sin acusacin o juicio
Segn Trump, los detenidos de Guantnamo pueden seguir all cien aos ms

Shilpa Jindia
The Intercept

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


 Montando guardia frente al Campo Delta, en el centro de detencin de la Baha de Guantnamo, Cuba, 5 de junio de 2018. Foto: Ramn Espinosa/AP (revisada por los oficiales del ejrcito de EE.UU.)

El mircoles, un tribunal federal de Washington D.C. escuch el primer gran desafo a la poltica de la administracin Trump respecto a la Baha de Guantnamo: un caso en el que se rebate la detencin actual de ocho de los cuarenta musulmanes que an quedan en la prisin de la isla. La decisin del juez sobre el caso podra afectar a cualquier intento futuro de trasladar a detenidos a ese centro de detencin y tortura, convirtindose en un juicio sobre la interminable guerra contra el terror de Estados Unidos.

Veintisis prisioneros siguen detenidos en Guantnamo sin acusacin o juicio, incluidos los ocho hombres representados el mircoles en el tribunal, que llevan en Guantnamo entre diez y diecisis aos. Un panel de revisin del gobierno ha declarado que dos de ellos deben ser liberados. Los abogados del Centro para los Derechos Constitucionales (CCR, por sus siglas en ingls), junto con otros juristas, estn impugnando la detencin de los prisioneros por violacin del proceso debido y de las leyes de la guerra, en base a la autorizacin para el uso de la fuerza militar o AUMF (por sus siglas en ingls).

Aprobada por el Congreso en 2011, la AUMF conceda licencia a la rama del ejecutivo para utilizar toda la fuerza necesaria y apropiada contra individuos o grupos responsables de los ataques del 11-S o quienes les ayudaron. Los crticos dicen que la ley est siendo ahora estirada hasta tal punto que se ha vuelto del todo irreconocible con tal de legalizar cualquier accin militar en cualquier lugar del planeta, incluso contra grupos que no existan en 2001.

Si bien el gobierno utiliz inicialmente los amplios poderes que le conceda la AUMF para justificar la detencin de sus clientes, los abogados del CCR sostienen que esta autoridad se ha desenredado desde entonces. Bajo la AUMF, las detenciones limitadas se justificaban con el discutible propsito de impedir que los detenidos volvieran al campo de batalla. Al llamar hoy en da guerra contra el terror a un pantano amorfo e interminable y a un conflicto desconectado de la realidad, el CCR inst al tribunal a reconocer el paisaje tan enormemente diferente ahora de cuando el Congreso aprob la AUMF.

El gobierno contraargument alegando que mientras continen las operaciones contra Al Qaeda y los talibanes en Afganistn, el teatro original de la guerra contra el terrorismo, an se mantiene la autoridad que apuntala al AUMF. Cuando el juez Thomas Hogan pregunt si en opinin del gobierno la guerra podra durar 100 aos, el abogado del Departamento de Justicia Ronald Wiltsie dijo: "S, podramos retenerlos durante 100 aos si el conflicto dura 100 aos".

Baher Azmy, del CCR, en una entrevista con The Intercept, descart la idea de que estos detenidos vayan a volver al campo de batalla. Ninguno va a ser devuelto a Afganistn, dijo. Por ejemplo, dos de los peticionarios cuya puesta en libertad se ha autorizado seran liberados en Marruecos y Arabia Saud, en funcin de acuerdos de seguridad o bajo custodia.

Azmy seal tambin que el gobierno haba remitido al tribunal las evaluaciones de generales que describan cmo se ha limitado la eficacia de Al Qaida, y que ahora presiden las operaciones antidroga contra los talibanes, que han perdido su base ideolgica. Aunque EE. UU. sigue involucrado en operaciones de combate en Afganistn, a finales de 2014 puso fin a la Operacin Libertad Duradera que lanz la guerra contra el terror en octubre de 2001.

Mientras los presidentes Barack Obama y George W. Bush liberaron a casi 750 hombres en el transcurso de sus mandatos, slo se ha trasladado a un hombre, Ahmed al-Darbi, fuera de Guantnamo durante el mandato del presidente Donald Trump, en funcin de los acuerdos pergeados despus de que se declarara culpable de crmenes de guerra en 2014. Aunque sus clientes han renunciado a la violencia, Azmy pregunt al tribunal si tambin necesitaran confesar crmenes de guerra para abandonar la prisin.

Los abogados de los detenidos tambin argumentaron que la administracin de Trump ha tomado la decisin de carcter general de no trasladar a los prisioneros fuera de Guantnamo, en consonancia con los comentarios que hizo el presidente antes de llegar al poder. Aunque la orden ejecutiva de enero de Trump sobre la prisin otorgaba poder al secretario de Defensa Jim Mattis para transferir detenidos, este admiti el mes pasado en una entrevista con la CNN que no estaba "trabajando en ese asunto".

Pardiss Kebriaei, un abogado del CCR que compareci en nombre de los detenidos, dijo antes de la audiencia que "las declaraciones de Trump y sus acciones... demuestran que estas detenciones no tienen nada que ver, en general, con ninguna amenaza real, sino que son arbitrarias y que simplemente se les retiene por animadversin y castigo".

Los abogados presentaron el caso de hbeas en enero, en el decimosexto aniversario de la apertura de la prisin. En los meses transcurridos desde entonces, la Casa Blanca anunci nuevos criterios , elaborados por el Departamento de Defensa, para trasladar a nuevos detenidos a Guantnamo si "representan una amenaza continua y significativa para la seguridad de los Estados Unidos". Los guardias de la prisin hicieron recientemente un simulacro de recibir a un nuevo detenido , y se estn discutiendo propuestas para el primer acuartelamiento permanente y un ala de hospital para la poblacin carcelaria inmersa en un proceso de envejecimiento. Si bien Obama nunca cumpli su promesa de campaa de cerrar Guantnamo, permaneci nominalmente comprometido con ella durante todo su mandato. Bajo Trump, por el contrario, un comandante de la Fuerza de Trabajo Conjunta de Guantnamo dijo recientemente a los periodistas: "Vamos a durar y a plantarnos aqu durante bastante tiempo".

Cualquier intento de llevar a la base a nuevos presos -como los detenidos del Estado Islmico que actualmente estn en manos de fuerzas aliadas de EE. UU. en Siria e Iraq- probablemente suscitara desafos legales, por lo que el juicio de Hogan en este caso podra proporcionar un referndum importante sobre esos traslados. Hogan expres su solidaridad con los detenidos en Guantnamo y seal que haban pasado ya mucho tiempo en prisin. Podra ordenar su liberacin. Pero tambin indic que no puede ofrecer ningn pronunciamiento audaz que pueda contradecir o reinterpretar sentencias anteriores sobre los poderes de guerra del presidente, incluidas las dictadas por Brett Kavanaugh , el candidato de Trump para el Tribunal Supremo.

Shilpa Jindia es una periodista independiente cuyos trabajos cubren cuestiones relativas al conflicto, seguridad e impunidad dentro de EE. UU. y en el exterior.

Fuente:http://theintercept.com/2018/07/12/trump-guantanamo-detainees-release/ 

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma. 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter