Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2018

La guerra de Netanyahu por la trascendencia

Marilyn Garson
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


El primer ministro de Israel, Benjamn Netanyahu, ha cerrado el nico paso de cruce de mercancasque entran y salen de la Franja de Gaza. No est contento de que los manifestantes palestinos hayan lanzado cometas incendiarias. En lugar de abordar el bloqueo ilegal que dio lugar a las protestas, Netanyahu ha decretado que a los palestinos de Gaza no se les permita ningn comercio, ni tiendas ni bienes para comprar, como si otorgara esas cosas como favores. De ahora en adelante los habitantes de Gaza se alinearn para recibir solo la ayuda humanitaria que Netanyahu apruebe caso por caso.

Dos millones de palestinos de Gaza viven un sueo febril dela Guerra de los Mundos.

Viv y trabaj en Gaza entre 2011 y 2015. No hablo por nadie de all, pero hablo con un temor desgarrador por la comunidad que Netanyahu est tratando de quebrar.

Siempre me he negado a referirme a Gaza como una prisin al aire libre. Las prisiones son instituciones permanentes en nuestras sociedades. Los individuos son condenados y sentenciados a prisin por un tiempo y debatimos las polticas de su tratamiento. Gaza es un gueto, un recinto tnico donde los bebs nacen en confinamiento abierto. Comunidades enteras estn condenadas a desarrollar sus vidas familiares y colectivas en un gueto. En esencia, un gueto considera que un pueblo es menos que humano, merece menos de los derechos de los humanos.

Un gueto es, por definicin, un crimen. Cuando llamamos a Gaza gueto, comenzamos por reconocer que la ocupacin y el bloqueo son crmenes masivos, inexcusables y en aumento. Fantasear acerca de la vida que Gaza construy dentro de sus muros no es una manera de entender al rgimen que sus habitantes estn tan empeadamente tratando de sobrevivir.

La fragmentacin de Cisjordania provoc fricciones constantes con las fuerzas de ocupacin de Israel. Gaza fue la anttesis. La amenaza era omnipresente. El horizonte era un muro de hormign y el mar flua hasta las caoneras. Los drones flotaban y zumbaban por encima. La ocupacin estaba por todas partes, pero no entre los gazates. Estaban apretujados juntos en un mundo en miniatura y complejo, un maratn por el espacio. En respuesta, tomaron decisiones excepcionales sobre cmo compartiran su espacio.

Varios elementos parecan constitutivos de la vida colectiva de Gaza: su amor por la educacin, sus familias, sus obstinadas tiendas familiares, su asistencia mutua y su resistencia. Ninguna de esas cosas podra darse por sentada. Dos millones de personas podran haber respondido a su "guetizacin" de manera diferente y Gaza podra haberse sentido como una jungla de todos contra todos.

En cambio los habitantes de Gaza construyeron universidades y observaron reglamentos especiales sobre el ruido en los das dl examen. Los carros a lo largo de la playa se encontraban con cada corte de electricidad con un nimo desafiante, noche tras noche. Bajo ataque en 2012 y 2014, mis colegas llamaron y se ofrecieron a conducir a travs de los bombardeos para llevarme a sus casas porque las bombas eran menos aterradoras en habitaciones llenas de familia. Despus de cada asalto militar, los padres lucharon por vivir con su incapacidad para proteger a sus hijos y luego se normalizaron en su incapacidad para proporcionar a sus hijos derechos humanos bsicos como agua potable, seguridad y la perspectiva de una vida pacfica.

Este ao, estas caractersticas constitutivas de Gaza han sido criticadas por Netanyahu, Trump y sus apoyos. Desmantelan la UNRWA, ponen en peligro la educacin, el sector pblico y los servicios de emergencia disponibles para los dos tercios de los habitantes de Gaza que estn registrados como refugiados. Hay menos electricidad, menos liquidez, menos actividad econmica, menos de todo para ms personas en el mismo espacio. Ms de 130 manifestantes han sido asesinados y hay ms habitantes de Gazaheridos de los que Gaza puede brindarles atencin hospitalaria.

Ahora Netanyahu ha terminado las concesiones. Un solo hombre est vaciando los estantes de dos millones de seres humanos. El terror es la autnticaverdad: est desmantelando una comunidad ante nuestros ojos. A plena luz del da, est tratando de enterrarla viva.

Ya sea que se haya vuelto clnicamente loco o no, Netanyahu debe de estar calculando que puede salirse con la suya en este momento de desorden. La importancia de Gaza es inversamente proporcional al desorden mundial actual. Dos procesos al galope se encuentran en su campo de protesta. El poder iliberal est prescindiendo de la ley y los derechos humanos, desmantelando las protecciones y cultivando resentimientos. La resistencia popular est tejiendo la estructura en contra de la opresin y realizando nuevas alianzas.

Gaza es solo un pequeo vrtice. Sin embargo, las enormes disparidades de poder del bloqueo y la feroz resistencia tambin lo han convertido en el terreno de prueba para un control malvolo de ingeniera poltica. Gaza importa por s misma y ​​vuelve a importar como una campana de alarma. Lo que se escapa en Gaza saldr a la superficie donde se construyen otros muros, donde se almacena el excedente de poblacin y donde otros manifestantes les pisan los talones. Hemos visto, una y otra vez, que los barrios densamente poblados de Gaza son los sitios de prueba para las estrategias de asalto urbano asimtrico.

Mi furia en el lugar de los habitantes de Gaza sera ilimitada.

Tambin me enojo como juda. Tengo miedo de que las instituciones judas dominantes estn dispuestas a utilizar este feo momento global para poner en marcha el trabajo sucio del nacionalismo. Demasiados de nuestros templos dan cobertura religiosa al racismo y la violencia. El discurso pblico est aprendiendo a distinguir entre el judasmo y el sionismo y es hora de que los judos hagan lo mismo: la ocupacin no es una experiencia religiosa.

A Netanyahu se le cae la baba por el prximo pretexto para lanzar sus bombas a dos millones de personas atrapadas. No s si se puede detener y tampoco puedo imaginar cmo vivir en el mundo que l disea.

Marilyn Garson trabaj con comunidades afectadas por la guerra desde 1998 hasta 2015. Ahora escribe desde Nueva Zelanda. Su blog es Transforming Gaza y puedes seguirla en Twitter @skinonbothsides

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/07/13/netanyahus-war-on-transcendence/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter