Portada :: Economa :: La economia mundial a inicios del siglo XXI
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2018

LA OCDE coincide con Piketty
Un relato econmico alternativo

Ronald Janssen
CTXT

Los clculos de la OCDE sobre la tasa de rentabilidad respaldan la afirmacin segn la cual la riqueza heredada siempre crecer ms que la del rendimiento del trabajo


Thomas Piketty, en una conferencia universitaria. Abril de 2018. CEU, DANIEL VEGEL

Los beneficios de hoy no se convierten en las inversiones de maana

Una imagen dice ms que mil palabras. Sin duda este dicho se ajusta perfectamente a los grficos publicados por la OCDE en el ltimo nmero de Economic Outlook, y que muestran la tasa de rentabilidad de los activos fijos, una medida representativa de la rentabilidad de las inversiones de capital.

Basta con echar un vistazo rpido para apreciar que en los pases de la OCDE se han producido altas tasas de rentabilidad. De hecho, en trminos generales, la tasa de rentabilidad de los activos fijos ha alcanzado el 10%, como en los momentos previos a la crisis. En EE.UU. y en Reino Unido la tasa es ms alta (12%), Alemania y Holanda han alcanzado una rentabilidad rcord de un 13 y 14%. Es ms, estas tasas solo reflejan la rentabilidad previa a que se produzca el efecto de apalancamiento financiero, cuando las empresas obtienen crditos a un tipo de inters ms bajo que la rentabilidad de los activos. Esto implica que los rendimientos del capital seran an ms elevados y un mltiplo de los rendimientos que se muestran en los grficos.

En un contexto de elevada rentabilidad de la inversin y de un nivel de riesgo de la inversin financiera en sus mnimos histricos, debera producirse un aumento de la inversin empresarial en la medida en que aumentan las expectativas de obtencin de mayores beneficios que los costes financieros que suponen las inversiones. Sin embargo, se ha producido el caso contrario. Segn el Outlook de la OCDE, cabe esperar que el gasto de inversin para el periodo 2018-2019 se site alrededor de un 12% por debajo del nivel necesario para que crezca el stock de capital al mismo ritmo que en la dcada anterior a la crisis. Las empresas no estn realizando las inversiones marginales pero rentables que deberan permitir unos tipos de inters bajos. Resulta interesante que para explicar esta situacin la OCDE recurra en este caso a tasas internas de retorno empresarial pegajosas, que llegan a alcanzar un 14-15%. En otras palabras, las empresas a la hora de decidir si invierten o no siguen necesitando umbrales de rentabilidad nominal altos y rgidos, incluso a pesar de la reduccin sustancial del coste de inversin financiera o alternativa libre de riesgo. De hecho, la OCDE lleva este argumento un poco ms lejos al afirmar que las corporaciones, sobre todo las de Estados Unidos, con beneficios y recursos optan por fusionarse o comprar otras compaas competidoras, en lugar de aportar nuevo capital al stock agregado.

Todas estas dinmicas plantean la cuestin de la validez de las tradicionales reformas estructurales que colman al mbito empresarial de todo tipo de incentivos y premios con la esperanza de que traigan a cambio inversin y puestos de trabajo.

Necesitamos un relato alternativo para las polticas en materia econmica, e intentar esbozar alguno de sus posibles elementos.

Un mayor protagonismo de las polticas fiscales

En primer lugar, cabe mencionar que en un momento de recesin, el papel de las polticas fiscales a la hora de reavivar la demanda agregada es an ms relevante. La poltica monetaria no se limita a reactivar la economa cuando los tipos de inters se acercan peligrosamente a un crecimiento nominal cero. La existencia de tasas internas de retorno de las empresas bajo la forma de requisitos de rentabilidad altos y rgidos significa que la poltica monetaria siempre va a resultar ineficaz a la hora de inyectar nueva demanda, dado que el canal de inversin empresarial no est funcionando como debera. Por lo tanto, en momentos de recesin, la poltica monetaria no debera ser la nica alternativa. Las polticas fiscales deben ir encaminadas a estimular directamente la economa mediante la expansin de la inversin pblica. A su vez, esto implica que, sobre todo en momentos de crisis, las polticas fiscales no deberan estar sujetas a las restricciones impuestas por un conjunto de reglas rgidas. Asimismo, subraya la necesidad de contar con una regla de oro que permita que la inversin pblica se financie con deuda.

El desarrollo tecnolgico no justifica la reduccin del trabajo

Las instituciones econmicas internacionales como el FMI, la Comisin Europea o la OCDE suelen compartir el diagnstico de que la tecnologa favorece la tendencia hacia una reduccin de la parte correspondiente al trabajo en la renta nacional total. Esto se debe a que la produccin de bienes y servicios en los sectores de la robtica, la automatizacin y las TIC exigen una importante inversin de capital. Para que la tasa de rentabilidad se mantenga a un nivel adecuado, la mayor inversin de capital (y la disminucin del factor trabajo) deben ir acompaados de un incremento del porcentaje de beneficios. As, la distribucin de las ingresos entre capital y trabajo se considera un asunto de ndole tecnolgica, contrario a cualquier programa de economa poltica orientado al fortalecimiento de los sindicatos y de la negociacin colectiva.

Los datos recogidos por la OCDE nos permiten refutar el predominio de este enfoque tecnolgico. Las tasas de rendimiento no han reaccionado a la tendencia a la baja de los tipos de inters nominales, e incluso han aumentado en algunos casos, y sin embargo la tendencia a la baja del factor trabajo ha sido an mayor de lo que cabra esperar en un sector tecnolgico que demanda mayores inversiones de capital. Esta conclusin est tambin respaldada por investigaciones recientes de la Universidad de Greenwich que muestran que a la hora de explicar la tendencia a la reduccin del trabajo, el debilitamiento de los sindicatos y de la negociacin colectiva es un factor ms relevante que la tecnologa.

Cuidado (ms si cabe) con las reformas unilaterales favorables a las empresas

Si bien el Economic Outlook de la OCDE no cae en esta trampa, y de hecho defiende una serie de reformas tiles y que benefician tanto a los trabajadores como a las empresas, tales como una mayor inversin en educacin, cualificacin e infraestructuras pblicas, otras reformas podran adoptar el enfoque perverso de un aumento de la inversin empresarial elevando las tasas de rentabilidad por encima de las tasas internas de retorno empresarial actuales de un 14-15%. Tendencia que implicara la implantacin de las anteriores reformas estructurales que exigan una mayor flexibilidad del mercado laboral, mayor desregulacin y un mayor debilitamiento de la capacidad negociadora de los trabajadores.

Esta tendencia no solo agravara las desigualdades, sino que resultara muy contraproducente. Las tasas internas de retorno de las empresas son rgidas a la baja, pero flexibles al alza, sobre todo si el sector financiero y el valor accionarial dominan la economa. Toda vez que los mercados financieros en general, y los gestores de fondos de inversin en particular, advierten que las reformas estructurales facilitan un incremento de las tasas de beneficio por encima del 15%, con toda probabilidad ajustarn sus expectativas y presionarn a los directivos de las empresas para la distribuir dichos beneficios. As, las fuerzas del mercado financiero crean una suerte de marco de igualdad de oportunidades que deja desprotegidos a los trabajadores por la competitividad a la baja de los salarios, e impone tasas de inversin an ms altas en todo el sector econmico. En ltimo trmino, el resultado de la inversin seguir siendo decepcionante y la distribucin entre capital y trabajo y las rentas ms altas y el resto seguir descompensndose.

El capital en el siglo XXI

Quiz, de manera sorprendente, los clculos de la OCDE sobre la tasa de rentabilidad coinciden con la afirmacin de Piketty en El capital en el siglo XXI. Para el autor, la riqueza heredada siempre crecer ms que la que proviene del rendimiento del trabajo, en un modelo econmico en el que la tasa de rentabilidad del capital es sistemticamente mayor que el PIB. Un modelo de estas caractersticas, implica un grado de concentracin de la riqueza incompatible con la justicia social y la democracia. Es ms, la desigualdad se autoreproduce y genera una mayor concentracin de rentas y riqueza, que permite a los ms ricos condicionar las polticas y los procesos reguladores y obtener una proporcin an mayor de la renta nacional. Los datos de la OCDE que muestran tasas de rentabilidad de los activos fijos de hasta un 14 % en Holanda, 12% en Alemania, EE.UU. y Reino Unido y 10% de media en las economas avanzadas, reflejan la existencia de este poderoso mecanismo estructural generador de desigualdades.

Una recuperacin por medio de los salarios

Por ltimo, el anlisis de la OCDE sobre las altas tasas de rentabilidad, la tasa interna de retorno de las empresas y una inversin empresarial insuficientemente dinmica, corrobora la necesidad de implantar unas polticas econmicas en las cuales la demanda agregada y el crecimiento econmico estn impulsados por un aumento de los salarios. En lugar de inundar a las empresas de recursos financieros, que no revierten en una expansin de la capacidad productiva, y compensar despus el dficit de la demanda agregada resultante contrayendo nuevas olas de deuda privada o pblica, las polticas econmicas deben llevar a cabo una recuperacin impulsada por los salarios. La transferencia de rentas a los trabajadores podra producirse mediante el reequilibrio de la capacidad negociadora entre trabajadores y empresas (vase The Economist), junto con reformas del mercado financiero y de la gobernanza corporativa encaminadas a implantar modelos de negocio a largo plazo en lugar de beneficios a corto plazo. Los beneficios de las empresas seran menores que los obtenidos en la actualidad. Sin embargo, el aumento de la demanda desde los hogares obligara a las empresas a invertir en la expansin de su capacidad productiva. Este escenario de recuperacin por medio de los salarios sera una situacin win-win puesto que combinara una demanda ms slida y el crecimiento en el corto plazo, una mayor capacidad productiva y un mayor potencial de crecimiento a medio y largo plazo, con una disminucin de las desigualdades.

Ronald Janssen es asesor en materia de poltica econmica en el Trade Union Advisory Committee de la OCDE (TUAC).

Este artculo se public en ingls en Social Europe.

Traduccin de Olga Abasolo.

Fuente: http://ctxt.es/es/20180718/Politica/20814/Piketty-OCDE-riqueza-tasa-de-rentabilidad-economia.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter