Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2018

La valoracin de Gandhi en la izquierda comunista india

E.M.S. Namboodiripad e Irfan Habib
Derrota y navegacin

Traduccin y presentacin Carlos Valmaseda


Da la impresin de que a la izquierda comunista India siempre le ha resultado incmodo valorar la figura de Mohandas Gandhi. A principios de los aos 50 aparece la biografa oficial de Gandhi escrita por Dinanath Gopal Tendulkar, quien la haba discutido con el propio biografiado. Poco despus, y basndose en esta obra, E.M.S Namboodiripad, uno de los principales dirigentes del Partido Comunista de India, ministro principal del estado de Kerala en diversas ocasiones y futuro secretario general del CPI(M), public un ensayo crtico sobre el estadista indio titulado The Mahatma and the Ism. Aunque Namboodiripad comenz siendo un activista gandhiano y militante del Socialist Congress Party, ms tarde evolucion hacia el comunismo y mantuvo una postura muy crtica con Gandhi, al que consideraba utilizado por la burguesa, aunque mantuvo hasta el final de sus das el apego a algunas caractersticas plenamente gandhianas, como un estilo de vida austero. Su visin coincide con la mayoritaria en el movimiento comunista indio durante toda su historia, pero ya en los aos 90 apareci en la revista Social Scientist un artculo del conocido historiador indio Irfan Habib en la que se critica la visin excesivamente izquierdista mantenida hasta entonces por la izquierda. El artculo fue contestado por una breve nota del propio Namboodiripad en la que se reconoca el error izquierdista pero se tema no se cayese en lo contrario, un cierto derechismo justificativo de la figura de Gandhi. Me ha parecido interesante presentar este debate para lo que incluyo en primer lugar un fragmento del libro de E.M.S. Namboodiripad The Mahatma and the Ism, en concreto el captulo Significado del gandhismo, el artculo de Irfan Habib publicado en Social Scientist y la nota de respuesta de Namboodiripad.

Significado del gandhismo

E.M.S. Namboodiripad

Que importancia tienen la vida y las enseanzas de Mahatma Gandhi? Es la historia de su vida la historia de sus experimentos con la verdad como el mismo seal en los aos 20 cuando empez a escribir su autobiografa?

Cmo podemos explicar la evolucin desde Mohandas Gandhi a Padre de la nacin; de sargento leal durante la Primera Guerra Mundial a lder del movimiento Haz o muere de 1942, con su lema inspirador Gobernantes britnicos, abandonad India; del vstago de una familia de servidores leales de los gobernantes feudales del estado de Porbandar al luchador por la democracia en los Estados Indios; de joven de mentalidad religiosa al que no atraa ninguno de los movimientos radicales pero aterriz en la Sociedad de Vegetarianos en Londres, a lder ms destacado del movimiento antiimperialista y democrtico en nuestro pas?

Estas son las preguntas que vienen naturalmente a nuestra mente cuando cerramos la historia de la azarosa vida resumida en las pginas precedentes. No son preguntas abstractas, sino preguntas que tienen relevancia en las tareas prcticas que todo demcrata en nuestro pas debe llevar a cabo hoy. Porque, aunque el Mahatma ya no est entre nosotros, sus enseanzas de toda una vida guan las actividades de varios grupos e individuos en el seno del movimiento democrtico.

El movimiento Bhoodan, por ejemplo, est indudablemente basado en las enseanzas de Gandhi. Es un movimiento con cuya teora y prctica uno puede no estar de acuerdo, pero no puede ignorar. Los dos aspectos del movimiento Bhoodan -su revuelta contra el sistema existente de propiedad de la tierra as como la insistencia en que la mala distribucin de la propiedad de la tierra debera rectificarse de una forma no violenta- son ambas la aplicacin de las enseanzas de Gandhi ante el problema social ms importante de nuestro pas, el problema de la distribucin de la tierra.

No olvidemos tampoco que es a causa de la inspiracin sacada de las enseanzas de Gandhi que varios de los gandhianos actuales (incluido Vinobaji) se han asociado, de una manera u otra, con el movimiento por la paz.

Por otra parte, no olvidemos que es en nombre de las enseanzas de Gandhi contra lo que se denomina violencia multitudinaria que los lderes actuales del gobierno, tanto en el Centro como en los estados, atacan el creciente movimiento de masas de la clase obrera y el campesinado.

Es una medida de la enorme importancia del papel interpretado por Gandhi en la historia de nuestro movimiento nacional que toda tendencia y faccin dentro del Congreso, y casi todo partido poltico excepto el Partido Comunista, usa el nombre de Gandhi y sus enseanzas para justificar y defender sus polticas. Un intento serio de evaluar el papel y el significado de Gandhi y sus enseanzas debera ser considerado, por tanto, de enorme importancia prctica para el posterior desarrollo del movimiento democrtico.

No es esta una tarea fcil. Como varios otros personajes histricos, Gandhi tena una personalidad muy compleja. Sus enseanzas tampoco pueden ser objeto de valoraciones hipersimplificadas en la lnea de ser el inspirador del movimiento nacional que levant a las masas a una accin antiimperialista; el contrarrevolucionario que hizo todo lo que pudo para impedir el desarrollo de nuestro movimiento nacional segn una lnea revolucionaria, etc.

Su vida estuvo tan llena de acontecimientos, sus charlas y escritos fueron tan prolficos y en varios momentos tan dramticos que ser bastante fcil para cualquier estudiante de su vida y enseanza probar su propia teora favorita sobre Gandhi y el gandhismo. Lo nico que tiene que hacer es juntar una serie de incidentes seleccionados de su vida y pronunciamientos seleccionados de sus charlas y escritos. Es, en cambio, mucho ms difcil seleccionar los que son realmente significativos desde el punto de vista de la historia, ver la interconexin entre los diversos aspectos de su vida y enseanzas y llegar entonces a una comprensin integrada del hombre y su misin.

Desgraciadamente para nosotros, los esfuerzos que se han hecho hasta ahora pertenecen a a dos categoras: o tributos hipersimplificados y unilaterales o crticas igualmente hipersimplificadas y unilaterales. Se deberan hacer todos los esfuerzos posibles para evitar ambas trampas. Es una contribucin a tales esfuerzos las conclusiones que se dan a continuacin que se le presentan a este escritor que fluyen de su vida.

El primer punto a destacar es que Gandhi era un idealista. Idealista no solo en el sentido que la visin del mundo que le guiaba se opona al materialismo filosfico, sino tambin en el sentido que mantuvo ciertos ideales a los que se aferr hasta el final de su vida. Valores morales como verdad, no violencia, renuncia a los placeres de la vida, etc.; objetivos sociales como la abolicin de distinciones de casta, emancipacin de la mujer, unidad de todos los grupos y comunidades religiosas, etc. Eran estas partes indivisibles de su vida y enseanzas. Es esta adherencia a ciertos ideales lo que le hizo sumergirse en el movimiento satyagraha sudafricano en la primera parte de su vida pblica. Fue esto de nuevo lo que le permiti llevar a cabo su campaa de no cooperacin y otras para la libertad de la nacin. Fue esto lo que le convirti en el campen de innumerables causas democrticas y en ltima instancia lo convirti en un mrtir en la noble causa de la unidad nacional.

En segundo lugar, su idealismo tuvo un papel importante en el despertar de millones de pobres rurales, hasta entonces dormidos. El lenguaje semireligioso que usaba al hablar con ellos, la vida sencilla y sin ostentaciones que llevaba y la pasin con la que lucho por sus demandas, todo esto atrajo a millones de los pobres rurales hacia l. Lo vean como su salvador, como una nueva encarnacin de Dios para librarlos de la miserable situacin en la que se encuentran.

Podemos ciertamente considerar sus puntos de vista sobre diversas cuestiones sociales, econmicas y culturales como reaccionarios (muchos de ellos son sin dudas reaccionarios). Sera, sin embargo, un profundo error perderse que fueron estos puntos de vista reaccionarios los que le permitieron construir un puente entre las masas del campesinado y los sofisticados representantes y lderes del movimiento nacional-democrtico moderno. Puede parecer autocontradictorio si uno dice que Gandhi con su perspectiva social reaccionaria fue instrumental para provocar un fenmeno profundamente revolucionario: la atraccin de las masas de los pobres ruralesa la arena del movimiento nacional-democrtico moderno. Esta autocontradiccin, sin embargo, es una manifestacin de la contradiccin en la vida poltica real de nuestra nacin, nacida del hecho que el movimiento nacional-democrtico estaba dirigido por la burguesa, vinculada con el feudalismo.

En tercer lugar, habra que sealar que, a pesar de que interpret un papel vital en la atraccin de las masas de los pobres rurales al movimiento nacional, sera errneo atribuirle personalmente el tremendo despertar que mostraron en los aos posteriores a la Primera Guerra Mundial. Porque este despertar fue el resultado de desarrollos histricos que estaban teniendo lugar en India as como en el resto del mundo. El lento y progresivo deterioro de las condiciones econmicas del campesinado indio que alcanz proporciones alarmantes durante e inmediatamente despus de la Primera Guerra Mundial; el crecimiento de un ala radical dentro del movimiento nacional indio, que en ciertas reas lleg tambin a sectores del campesinado; el impacto de desarrollos internacionales como las revoluciones turca, china y, sobre todo, rusa sobre las mentes del pueblo asitico en su conjunto. Estas son algunas de las causas bsicas que haban empezado a actuar sobre la conciencia del campesinado indio. Hubieran actuado -probablemente no de la misma forma- incluso si Gandhi no hubiese aparecido en escena.

Declarar esto no significa negar el rol de Gandhi como individuo en dar un carcter especfico al despertar del campesinado indio, al hecho de que el nuevo aumento significativo llegase a estar vinculado con el movimiento campesino por la libertad y la democracia. Negar la contribucin de Gandhi a la atraccin de los pobres rurales y el consiguiente fortalecimiento del movimiento nacional-democrtico sera tan unilateral como atribuirle todo el crdito por el despertar de la gente en s.

Cuarto, mientras Gandhi merece por tanto elogios por su rol en la superacin de las mayores debilidades del movimiento nacional-democrtico -convertir el movimiento en algo realmente nacional y con todas las clases al incluir las grandes masas de los hasta entonces desorganizados pobres rurales- no debera olvidarse que siempre haba tenido miedo, y as continuara hasta su muerte, de los pobres rurales actuando como una fuerza independiente. Aunque estaba completamente de acuerdo con movilizarlos en la lucha por la libertad y la democracia, estaba ansioso porque actuasen bajo el liderazgo de su propia clase, la burguesa.

Desde los das de Chauri-Chaura, haba tenido un cuidado especial en disear todo tipo de medidas para ver que en cualquier etapa en la lucha por la libertad y la democracia los pobres rurales se mantenan dentro de los lmites que eran considerados seguros por la burguesa. Quien no sea capaz de reconocer esta realidad no podr explicar por qu era tan insistente en que se observase la no violencia por parte de la gente en su lucha contra el imperialismo y sus agentes, mientras no tuvo escrpulos de conciencia en actuar como un sargento de reclutamiento para el imperialismo durante la Primera Guerra Mundial.

Quinto, no solo en relacin con los pobres rurales sino tambin en relacin con la clase obrera y otros sectores trabajadores su enfoque, en la prctica real, ayudaba a la burguesa. Su teora del fideicomiso (trusteeship), su insistencia en ciertos valores morales como lneas gua para cualquier actividad poltica, la forma hbil con la que combinaba sus actividades extraparlamentarias (programa constructivo y satyagraha) con las actividades parlamentarias de sus lugartenientes, la forma caractersticamente gandhiana de combinar negociaciones con el enemigo hasta cuando se llevan a cabo acciones de masas directas contra l. Todo esto demostr en la prctica real ser una ayuda enorme para la burguesa para a) poner las masas en accin contra el imperialismo y b) impedir que recurriesen a la accin revolucionaria de masas. Esta capacidad de incitar a las masas y sin embargo controlarlas, de lanzar accin directa antiimperialista y sin embargo seguir negociando con los gobernantes imperialistas le convirti en el lder indiscutible de la burguesa. Era un lder en el que todas las facciones y grupos dentro de la clase tenan confianza y quien, por tanto, poda unificarla y activarla.

Finalmente, el papel de Gandhi en la historia como el lder ms importante de la burguesa no debera entenderse que significa que estuviese siempre y en todos los temas a una con la burguesa. Por otra parte, era caracterstico de l y de la clase de la que era amigo, filsofo y gua que, en varias ocasiones y sobre varios temas, la suya fuese una voz minoritaria, si no una voz solitaria. En todas estas ocasiones l y ellos se pusieron de acuerdo en que cada uno de ellos ira por un camino distinto de manera temporal. Fue este un fenmeno que se manifest una y otra vez: primero en los aos posteriores a los aos de la no-cooperacin (divisin de trabajo entre swarajistas y sin-cambio (no-changers)); luego en los aos despus del movimiento de desobediencia civil en 1932-33; varias veces durante la Segunda Guerra Mundial y, finalmente, en los meses que precedieron y siguieron a la conquista de la independencia.

En particular esto fue cierto en los ltimos das de su vida cuando su idealismo entr en conflicto con el practicismo de hierro de la mente de acero de Sardar Patel, con el modernismo del intelectual radical Pandit Nehru y varios otros que haban sido sus colegas y lugartenientes durante varios aos. Fue este creciente abismo entre l y sus colegas lo que convirti su vida en algo trgico en los meses posteriores a la independencia antes incluso de que su vida llegase a un trgico fin.

Cuando examinamos este abismo creciente entre l y sus colegas en los ltimos das de su vida es cuando llegamos a una valoracin realmente objetiva multilateral de Gandhi, el hombre y su misin. Porque este abismo creciente era la manifestacin de una realidad: la insistencia de Gandhi en ciertos valores morales haba sido una vez til a la burguesa, pero se haba convertido, en los ltimos das de su vida, en un estorbo.

En los das en los que tuvo que luchar en dos frentes -combatir el imperialismo y, para este fin, llevar a la accin a nuestros pobres urbanos y rurales, y al mismo tiempo, combatir la tendencia hacia la accin revolucionaria que estaba creciendo entre las masas- la burguesa encontr bastante til recurrir a la tcnica de resistencia no violenta desarrollada por Gandhi. Sin embargo, una vez la lucha contra el imperialismo se coron con xito, en el sentido que la burguesa y sus clases aliadas consiguieron el poder estatal, ya no era necesario luchar una batalla en dos frentes. Cualesquiera que sean las luchas futuras que haya que entablar contra el imperialismo pueden ser entabladas en el nivel estatal, para lo que no es necesario atraer a las masas de nuestro pueblo a la accin.

Adems, el mismo hecho de que la burguesa tuviese el poder estatal en sus manos y tuviese que usarlo para sus propios intereses de clase, la llev a ella y a su maquinaria estatal a cada vez ms conflictos con la masa de nuestra gente. Otro resultado de su ascenso al poder fue que los representantes individuales de la burguesa que llegaron al poder (ministros, parlamentarios centrales y estatales, etc.) empezaron a enriquecerse ellos y sus amigos, parientes, parsitos, etc. a expensas del estado as como del pueblo. Para este fin, recurrieron a todos y cada uno de los mtodos corruptos siempre que les diesen resultado.

Fue este cambio en la posicin de la burguesa como clase y sus representantes individuales lo que produjo el conflicto con Gandhi, el hombre que segua aferrado a los ideales que haba estado predicando en los das de la lucha antiimperialista. Los valores morales que haba predicado en los das de la lucha antiimperialista se convirtieron ahora en un estorbo para los polticos que llegaron al poder. Gandhi, por su parte, sigui siendo fiel a ellos y no poda aceptar el sbito cambio que ocurri en sus antiguos colegas y lugartenientes. Esto era especialmente cierto en la cuestin de la unidad hind-musulmana y en la corrupcin en las filas del Congreso (ambos ya han sido descritos en el captulo precedente).

Podemos concluir diciendo que Gandhi se convirti en el Padre de la Nacin precisamente porque el idealismo al cual se adhiri en los aos de la lucha antiimperialista se convirti un arma poltica prctica til en manos de la burguesa. Adems, que acabase ms o menos aislado de la burguesa en los ltimos das de su vida, se debe a que su idealismo en los aos postindependencia se convirti en un estorbo para los intereses de la burguesa.

The Mahatma and the Ism. New Delhi: LeftWord, 2011, p. 149-155 (edicin original de 1958)

Gandhi y el Movimiento Nacional

Irfan Habib

Profesor Patnaik, amigos de la organizacin SAHMAT, seoras y seores.

Considero ciertamente un honor que se me haya pedido hablar en esta actividad que forma parte de las actividades para el aniversario del martirio de Safdar Hashmi. La organizacin pens que sera un tema vlido para la ocasin. Y as se me pidi que hablase de Mahatma Gandhi y el Movimiento Nacional. Es un tema muy importante, porque creo que en la causa del Movimiento Nacional Gandhi ocup una posicin crucial. El tema es apropiado, pero yo no soy un experto en Gandhi. He ledo alguno de sus escritos, he visto material secundario sobre Gandhi y he conocido gente -como muchos de nosotros- que lo conoci, que fueron sus seguidores o sus crticos. En cualquier caso, cualquiera que est seriamente interesado en la historia india debe enfrentarse con su propia mente a la naturaleza del Movimiento Nacional, que podra ser vista como la creacin ms grande del pueblo indio hasta la fecha, y con la naturaleza del legado de Gandhi. Acced a hablar sobre este tema, a pesar de mis limitaciones, porque creo que ha llegado el momento en que podra ser beneficioso que se planteen ciertas cuestiones respecto al papel de Gandhi y respecto al Movimiento Nacional y su naturaleza.

Debera empezar con el embarazo de mi primer encuentro con el problema de la valoracin de Gandhiji [el sufijo ji tras el nombre es un signo de respeto en la cultura india, Nota del ed.] desde un punto de vista ligeramente personal. Mis dificultades no son excepcionales. Se las hubieran podido encontrar muchos que llegasen al movimiento comunista durante la ltima fase del Movimiento Nacional. Con mis padres no era extrao no referirse a l como Gandhiji sino solo como Mahatmaji. Incluso referirse a l como Gandhiji se pensaba que supona tomarse ciertas libertades. Esto no significaba que mi padre no fuese crtico con ciertas posiciones tomadas por Gandhiji, pero significaba que cualquiera que fuese la crtica esta se enmarcaba en la idea que el total dominio de Gandhiji sobre el Movimiento Nacional se aceptaba como un hecho, y aunque uno poda discrepar, haba que conceder autoridad a los puntos de vista de Gandhi. Ante este teln de fondo, llegar de repente a las referencias en la literatura comunista -leyendo el India Today de R.P. Dutt- sobre la mascota de la burguesa, ese general de desastres ininterrumpidos, el Jons de la Revolucin provocaba un shock personal. Uno atribua esta sensacin de shock a la psicologa de clase pequeo-burguesa a la que perteneca, pero incluso esto no era satisfactorio, y esta falta de satisfaccin con esta valoracin de Gandhiji se mantena.

Ms tarde, me pareci al releer a R.P. Dutt que incluso en el ataque de R.P. Dutt a Gandhi haba concesiones extremadamente importantes: la admisin, por ejemplo, de que solo Gandhi poda entrar en las casas y los corazones de los indios pobres, donde la burguesa india nunca poda conseguir entrar. Cmo y por qu tena l esta cualidad particular? Cualquier explicacin de cmo consigui Gandhi esta relacin con los indios pobres y con el pueblo indio en su conjunto se perda en el anlisis de R.P. Dutt. Creo que las valoraciones posteriores de Gandhiji se hicieron difciles debido a una particular confusin de la izquierda sobre su propia posicin en el Movimiento Nacional. La izquierda no solo censuraba el liderazgo burgus del Movimiento Nacional y sus diversas limitaciones, sino que intentaba sugerir que el movimiento de izquierda era paralelo al Movimiento Nacional. En realidad R.P. Dutt pensaba en el movimiento obrero y el movimiento comunista como esencialmente parte del Movimiento Nacional, en el que disputaba el liderazgo a la burguesa. Pero en ciertos escritos de E.M.S. Namboodiripad, por ejemplo, especialmente en su ltima recopilacin de artculos sobre la lucha por la libertad escritos basados en una lectura de History of the Freedom Movement de Tarachand y algunos otros escritos, parece de hecho como si hubiese tres partes en la lucha: el imperialismo, el nacionalismo burgus y el marxismo o movimiento obrero. Los subalternos [una corriente historiogrfica india, Nota del editor] llevan esto a su extremo lgico en el que todo el Movimiento Nacional es visto como un movimiento elitista. Las clases subalternas, segn esta teora, formada por los zamindares [terratenientes] y otros estratos rurales, tenan autonoma, y basndose en esta autonoma luchaban por el poder con el imperialismo, mientras la lite nacional simplemente se beneficiaba de su lucha, y en lugar de transferir el poder a los subalternos se lo transferan a s mismos. Por tanto, en cierto sentido, el imperialismo y el nacionalismo estaban en la misma categora, o pertenecan ms o menos a la misma clase, es decir, la lite occidentalizada, mientras los subalternos que llevaban a cabo las luchas autnomas, como sera casi inevitable, perderan. Sera sobre la base de estas luchas autnomas que el liderazgo nacional del Movimiento Nacional tom el poder de Gran Bretaa. Esto coloca tambin al movimiento marxista junto al liderazgo elitista nacionalista. Entonces, dado que tienes el trmino subalterno en un lado, no tienes a la burguesa en el otro, tienes a las lites, y aparentemente que sean lites imperialistas o lites nacionalistas no importa mucho.

Los subalternos estn tan satisfechos con su teologa que Gandhi no es muy relevante para ellos, y aunque algunos estudiosos nos dicen que los estudios subalternos han abierto una nueva visin sobre Gandhi, yo no he sido bendecido con la recepcin de este tipo de iluminacin de su parte. Me parece que arrojar a todo el mundo en una cesta de lites indiferenciadas, o lites muy ligeramente diferenciadas, y tratar a los subalternos como autnomos, lo que implica negar la influencia de Gandhi sobre vastas clases de los indios pobres, es una posicin que ningn historiador serio puede adoptar. Y si empiezas con esta negacin luego, por supuesto, no puedes ofrecer una percepcin real de Gandhi.

Los historiadores imperialistas, o los funcionarios del gobierno britnico durante el periodo britnico, y los historiadores britnicos postindependencia ms tarde, han intentado siempre argumentar que Gandhi era solo un Mahatma a contemplar desde fuera, que por otra parte era un poltico muy listo, un maestro de la manipulacin y que los britnicos mismos en cierto sentido crearon el mito de Gandhi con sus acciones, tanto constitucionales como polticas. A quienes les resulte familiar el trabajo de Seal recordarn que, segn l, el llamamiento nacionalista no tuvo ningn soporte popular hasta las elecciones de 1937, porque fue la Ley de Gobierno de India de 1935 ms que las movilizaciones de Gandhi y otras nacionalistas las que dieron a los polticos indios el impulso necesario para llegar a las masas indias. Y para aquellos quienes en el Movimiento de No Cooperacin de 1930-31 arriesgaron sus vidas y propiedades por la libertad india ante la llamada de Gandhi, Judith Brown ya los ha puesto en su lugar: eran simplemente subcontratistas o intermediarios de Gandhi. Lo suyo era una empresa de negocios, no un movimiento real. Por tanto, no el gandhismo, ni cualquier otra corriente del Movimiento Nacional, la izquierda o cualquier otra, sino las medidas constitucionales del gobierno britnico, particularmente la Ley de Gobierno de India de 1935, las que crearon ese masivo seguimiento nacionalista entre el pueblo indio. La aplicacin del mtodo namierista por parte de la Escuela de Cambridge -Seal, Judith Brown y otros- da como resultado, como se ha dicho sobre su aplicacin a la historia de Inglaterra, una prdida masiva del bosque por los rboles. Yo particularmente recuerdo que Seal te cuenta los problemas financieros personales de Dadabhai Naoroji, pero nunca comprenders a partir de Seal que Dadabhai Naoroji escribi a lo largo del tiempo unos escritos que, tomados juntos, llegaron a ser casi la biblia nacionalista sobre el rol econmico del imperialismo. No tiene explicacin a por qu Dadabhai Naoroji sigui siendo apoyado por los propietarios de fbricas de Bombay incluso cuando apoy e inst la presentacin de legislacin laboral industrial. Que las ideas tienen un impulso por s mismas es un hecho que la Escuela de Cambridge y sus partidarios pasan por alto muy fcilmente. Hay por tanto imperfecciones obvias en su enfoque sobre Gandhi por lo que no necesito extenderme ms con el enfoque general imperialista hacia el Movimiento Nacional.

Tambin hemos sido favorecidos con el psicoanlisis de Gandhi, por ejemplo el realizado por Erikson y Kakar, donde se enfatizan especialmente sus relaciones con su madre y, por alguna razn, la cultura india es descrita como femenina. No he sido capaz de ver cmo es posible la caracterizacin de gnero de cualquier cultura. Este enfoque, que es eurocntrico y psicolgico da como resultado una obvia devaluacin y menosprecio de la importancia de Gandhi.

La literatura que contiene adulacin gandhiana o nacionalista de Gandhiji es considerable. Parte de ella es tambin importante acadmicamente y contiene crticas aqu y all. El libro de Tarachand sobre el Movimiento de Liberacin tiene ciertas crticas por ejemplo, sobre el papel de Gandhi en la Segunda Conferencia de la Mesa Redonda. As que no se puede descartar todo este cuerpo de literatura como mera adulacin. Pero al enfatizar el inmenso logro de Gandhi como persona y no relacionarlo con el ambiente social y la situacin histrica, creo, este cuerpo de literatura aunque importante (y hay que recordar que la mayor parte de la enorme literatura sobre Gandhi procede de este gran cuerpo literario) no es muy satisfactorio para m en su percepcin total. En parte esto es as porque su concepcin del desarrollo social no la comparto. Pero fundamentalmente pienso que tengo una reserva interna sobre ella porque el foco se centra tanto en Gandhi que el pueblo de India por el que trabaj y muri aparece simplemente como un admirador obediente.

II

Ahora, tras la crtica bastante arrogante de diversas interpretaciones histricas por la que me disculpo, me gustara seguir con mis puntos de vista provisionales, y a medida que los describo creo que en lo fundamental aparecern las principales cuestiones que planteo.

Primero de todo, me gustara argumentar que la autobiografa de Gandhi Mis experimentos con la verdad es muy importante para nosotros. Es tan honesta que quiz entre todas las grandes figuras de la historia moderna Gandhi se convierte fcilmente en vctima del psicoanlisis freudiano. Pero mientras aceptara todos los hechos que Gandhi da sobre s mismo, pero, aunque los da -y de los acontecimientos ms dramticos es quiz el narrador ms soso- sin embargo argumentara que l no es quiz la mejor autoridad o fuente para su percepcin de la gnesis de su pensamiento. Por ejemplo, siempre se describi como un hind sanatani, pero sin embargo no rezaba en un templo. (Estas dudas para inclinarse ante imgenes pueden proceder de su madre, que perteneca a una secta Bhakti en la que se condenaba la adoracin de imgenes).

El punto bsico es que el cuerpo de pensamiento serio con el que Gandhi entr por primera vez en contacto fue pensamiento occidental, moderno. No era pensamiento indio tradicional. Incluso fue despus de su educacin moderna en Rajkot y en Londres cuando ley el Bhagavad Gita (en Inglaterra). Aunque pueda haberse unido a una sociedad vegetariana, y puede haber entrado en contacto con teosofistas -aunque entiendo que el contacto ms importante con teosofistas, y no de larga duracin, fue en Sudfrica, en Durban- bsicamente fueron valores liberales los que asimil Gandhi cuando estuvo en Inglaterra. Estas influencias fueron lo suficientemente fuertes como para ir a Francia cuando estaban teniendo lugar las celebraciones del centenario de la Revolucin Francesa. Sabemos que cuando fue a Sudfrica a principios de los 90 para permanecer all con algunas breves interrupciones durante veintin aos, empez a leer a Ruskin y Tolstoy y otros pensadores occidentales. Sus crticas de ciertas caractersticas tanto de la civilizacin occidental como de la india no proceden de una lectura de escritos europeos modernos. No creo que haya en todo el cuerpo de tradicin india un nfasis tan grande sobre la dignidad del trabajo como el que obtuvo, y que l mismo reconoca, de una lectura de Ruskin, cuyo libro Unto This Last tambin tradujo al gujarati.

Su nfasis en la paz y no la guerra como medio para resolver problemas polticos procede de Tolstoy ms de que cualquier tradicin india. En la tradicin india, ahimsa es visto ms como abstenerse de tomar una vida y, por tanto, una etapa temprana lgica hacia el vegetarianismo. No ha sido percibido en el pensamiento tradicional indio como un medio para llevar a cabo una revolucin. Por tanto, los aspectos esenciales de la estructura intelectual de Gandhi son ciertamente modernos, y este es un punto muy importante a recordar. Gandhi reconoca la deuda que tena con estos pensadores. Era adems un hombre demasiado honesto como para no extender este reconocimiento. Pero hay que poner en duda su creencia de que estos escritos simplemente haban fortalecido, subrayado, reforzado, lo que estaba presente en su mente, quiz durmiente, procedente de la propia tradicin india.

Al haber encontrado este cuerpo de pensamiento que le atraa, que rechazaba el capitalismo, que era creacin de la civilizacin moderna occidental, que rechazaba el imperialismo establecido mediante guerras y masacres, Gandhi rechaz la civilizacin occidental en s misma casi en su totalidad.

Este rechazo se convirti en el punto de partida para afirmar la superioridad de la civilizacin india que ni tena capitalismo ni tena imperialismo. Por tanto, la misma pobreza de la civilizacin india desde el punto de vista material se convirti para Gandhi en la base para afirmar su superioridad.

Este proceso fue muy complejo y las complejidades y las contradicciones son evidentes en la obra principal de Gandhi, Hind Swaraj, escrita en un viaje de Inglaterra a Sudfrica en 1909. Ya para la poca de Hind Swaraj la percepcin interna de Gandhi de la gnesis de su propio pensamiento se ha completado. Lee en el Bahagavad Gita lo que parece no encontrarse all. Lee un mensaje de tarea, de dignidad del trabajo, lee un mensaje de paz. De manera similar afirma de manera igualmente ahistrica que el mensaje de paz se puede leer con la misma fuerza en el Corn. Las palabras de Gandhi a menudo parecen mucho ms una cita del Nuevo Testamento que del Bhagavad Gita o el Corn. No deben ser vistas como una afirmacin de lo tradicional contra valores modernos. Lo que encontramos es una afirmacin de valores modernos con ropajes tradicionales, una relectura de la cultura india de una forma totalmente ahistrica, pero extremadamente creativa. Algo de esto haba en el Renacimiento bengal, en el reclamo de Ram Mohun Roy a los Upanishads y en su reclamo de ciertos libros legales que daban derecho de herencia a las mujeres. En el caso de Gandhi, la convergencia de una declaracin de valores modernos en trminos tradicionales era de lejos mucho ms completa y mucho ms extensa aunque, por esta razn, las contradicciones internas eran tambin muy evidentes.

La lectura de Gandhi de la cultura india no se puede justificar por ninguna lectura de textos histricos. Pero lo que l estaba atribuyendo al hinduismo o al islam -sus atribuciones al islam fueron, por supuesto, comparativamente menores- fueron los principios que tena en mente respecto al hinduismo en su forma actual. Uno de los logros de Gandhi es, pienso, que cambi el curso del hinduismo o al menos le dio una nueva cara al hinduismo, incluso cuando deca durante todo el tiempo que simplemente estaba reafirmando sus valores antiguos. En ltima instancia, y a lo largo de un largo proceso, aceptara una posicin del hinduismo tradicional, solo para socavarlo. Por ejemplo su aceptacin inicial del principio de varna en el Hind Swaraj y ms tarde su socavamiento progresivo hasta que casi no quedase nada de l en los aos 40. O su aceptacin inicial de una posicin especial para las mujeres en la casa tal como se implica en Hind Swaraj y ms tarde su socavamiento en los 40 cuando defenda -todava recuerdo una entrevista de un peridico en correspondencia con Gandhi en 1945-46- la igualdad de la mujer. Gandhi dijo claramente que no solo crea en la igualdad de hombres y mujeres sino que las mujeres podan hacer todo lo que los hombres podan hacer, pero los hombres no eran capaces de hacer todo lo que las mujeres hacen. El corresponsal pregunt a Gandhi que si la ahimsa permitiese la guerra las mujeres podran ser soldados y Gandhi dijo que seran mejores soldados y generales que los hombres. As que este era un hombre que en los aos 40 no estaba dispuesto a aceptar ninguna diferencia, ninguna incapacidad de las mujeres respecto a los hombres. Puede haber ciertas declaraciones que chocan con esto pero en general el tono del pensamiento ltimo de Gandhi es rechazar cualquier tipo de desigualdad entre hombres y mujeres.

Luego est el nfasis en el monotesmo mientras durante todo el tiempo negaba este nfasis. l dira que era un hind sanatani y sobre esta base apoyara el movimiento de los intocables para entrar en los templos y, sin embargo, a diferencia de los polticos de hoy, en su vida privada nunca hizo una concesin a nada que no fuese el monotesmo. Por tanto, tenda a hacer del hindusmo una religin monoteista ms incluso que los Arya Samajistas con los que no estaba de acuerdo. Tambin atribua al hinduismo un grado de tolerancia que quiz en su historia no haba posedo y, por tanto, intent hacerlo una religin ms tolerante. En este sentido quiz estaba trabajando en la misma lnea que precursores como Ram Mohun Roy y Keshavchandra Sen y el juez Ranade. Quiz fue el ltimo de estos hombres. Es sin duda el ms grande de ellos. Al atribuir todas sus declaraciones a races en la civilizacin india, y particularmente en el hinduismo, cre una imagen del hinduismo que haca posible para sus seguidores aceptar valores modernos. Es una religin que no tena nada en comn con el culto hindutva. El Rama de Gandhi era Dios, y su Ram Rajya no tena ninguna relacin con nada remotamente sectario. El gobierno de Dios sera una traduccin ms adecuada. Tena el mismo sentido con el que Kabir se refera a Rama. Claramente por tanto hasta la religiosidad de Gandhi est basada en una extensin de los valores humanitarios y su aplicacin a la que quiz sea la religin ms antigua de todas las que sobreviven, dando como resultado una enorme transformacin de sus creencias. Aquellos que en los aos 80 del siglo XIX pensaban que el sistema de castas era bsico para el hinduismo, para el ao de la muerte de Gandhi hubieran estado avergonzados si alguien se refiriese a l como una parte esencial del hinduismo. Hasta este grado llegaron los logros de Gandhi en relacin a los dogmas teolgicos del hinduismo.

Mi punto principal aqu es afirmar que Gandhi es un pensador moderno. Quienes prefieran definirlo en trminos de clase son bienvenidos a llamarlo un pensador burgus. Pero me gustara recordar una idiosincrasia peculiar de Karl Marx sobre la que el profesor Patnaik ha llamado la atencin. Cuando se encuentra con un economista que no ha pensado adecuadamente, que es un vulgarizador, siempre lo llama un economista burgus. Pero por lo que se refiere a los dos principales economistas burgueses, Adam Smith y Ricardo, siempre habla de su economa poltica clsica. Yo, por tanto, pensara en Gandhi como una figura clsica moderna. Si sigue siendo burgus, no lo es en el sentido de una clasificacin personal, sino definido por los fines a los que se dirige su estrategia social y poltica, a pesar de sus propias intenciones subjetivas. Burgus en cualquier caso, incluso como designacin, no representa un cuerpo nico de pensamiento y creo que estamos empezando a reconocer que el pensamiento socialista proletario tampoco puede ser un cuerpo de pensamiento nico consistente. Poda haber, y hubo, diferentes corrientes de pensamiento burgus clsico: l era una corriente. Aunque el contenido del pensamiento de Gandhi era antiimperialista y subjetivamente anticapitalista (por antiindustrial), no obstante, puesto que no extenda sus objetivos hasta el socialismo, sigui esencialmente dentro del marco burgus.

Con respecto al Movimiento Nacional pienso, de nuevo, que deben destacarse algunos puntos. El Movimiento Nacional ya haba empezado, ya se haba establecido cuando Gandhi entr en el campo poltico en Sudfrica. Los padres fundadores del Movimiento Nacional tenan un nivel de crtica del imperialismo que uno no puede sino admirar hoy. Dadabhai Naoroji y R.C. Dutt escribieron crticas del imperialismo que ms tarde los escritos marxistas siguieron bsicamente sin ninguna mejora sustancial durante el dominio britnico. Subrayaron la explotacin moderna imperialista de India. Pero subrayaron otro punto importante: que el Movimiento Nacional solo puede crear una India moderna. No se poda volver a la India antigua y, por tanto, India no solo necesitaba educacin, necesitaba una nueva ideologa. Esta ideologa buscaron crearla mediante diversos tipos de movimientos como el Brahma Samaj y me gustara recordar aqu que en 1830 Ram Mohun Roy dijo que India no poda ser una nacin porque estaba dividida en muchas castas. Si India iba a ser una nacin el sistema de castas tena que ser rechazado. Pienso que Keshavchandra debe ser especialmente respetado porque extendi tambin este punto de vista a la represin de las mujeres y en 1870 propuso la idea de que cuando India se reformase por s misma se convertira en una nacin. Por tanto India no era histricamente una nacin. Se estaba convirtiendo en nacin al rechazar su pasado como sociedad dividida, una sociedad dividida segn castas y religiones. Se estaba convirtiendo en una nacin al rechazar la opresin tradicional de las mujeres, al absorber el pensamiento moderno e intentar desarrollar una economa capitalista moderna. El swadeshi o el desarrollo de la economa interna india, en sus mentes iba dirigido hacia una economa capitalista industrial, el nico tipo de economa avanzada que vean funcionar en su entorno. Dadabhai Naoroji podra haber sido atrado hacia los socialistas porque los socialistas eran antiimperialistas, y tambin podra haber sido atrado por la legislacin laboral, pero bsicamente su idea del futuro de India y la de R.C. Dutt, eran lo que poda denominarse capitalismo de rostro humano -en la terminologa de Narsimha Rao-, pero con ms sustancia.

La segunda cosa importante sobre Gandhi fue su deseo de unir el Movimiento Nacional con las luchas econmicas. Los primeros pensadores entre los Moderados haban aportado material intelectual. Haban mostrado como India estaba siendo explotada por Inglaterra, pero en su poltica real actuaban simplemente como portavoces. Hacan peticiones en nombre del pueblo indio pero fueron incapaces de extender estas ideas entre las masas cuya causa patrocinaban. Hablaban de prohibir las exportaciones de grano indio, pero no hubo manifestaciones de gente hambrienta apoyando sus peticiones. Practicamente no hubo movilizacin popular. Con Gandhi se entra en una fase importante en el Movimiento Nacional en la que la movilizacin por demandas econmicas se convirti en una parte del Movimiento Nacional. Me parece que este es un logro extremadamente importante que no disminuye por el hecho de que las primeras demandas tras tales manifestaciones fueran extremadamente limitadas.

En ningn lugar del mundo un sindicato empieza con las demandas ms radicales. Siempre empezamos con la demanda, digamos, que los trabajadores temporales se conviertan en fijos. Es solo ms tarde cuando ganamos confianza y empezamos a hacer ms demandas sobre paga y mejoras. Ciertamente cualquier sindicato que, segn los deseos de los subalternos y otros radicales, hiciese una huelga cada da tendra una vida muy corta en el movimiento obrero. Claramente, la naturaleza necesariamente limitada de las demandas del da a da y la capacidad de llegar a compromisos son una parte inalienable de cualquier movimiento campesino y obrero serio. Cuando decimos que Gandhi en la Satyagraha de Champaran en 1917 estaba simplemente dirigiendo a los campesinos ricos, este es un punto importante a considerar. Ciertamente debera averiguarse quienes fueron principalmente los afectados. Pero primero de todo debemos recordar que Gandhi no los diriga porque pensase que eran campesinos ricos. Segundo, est claro que las demandas deban ser limitadas porque sin algn xito parcial la Satyagraha hubiera tenido un efecto totalmente desmoralizador. As tambin en la Satyagraha de Kheda y la huelga obrera de Ahmedabad. Las crticas porque las demandas fueron limitadas, que se lleg a compromisos, no son crticas muy serias. Hasta los marxistas ms grandes hubieran hecho lo mismo. Quiz no hubieran hecho una huelga de hambre, pero en alguna etapa hubieran tenido que llegar a un compromiso. No puedes con una agitacin derrocar el sistema latifundista en India, o el sistema capitalista en Ahmedabad o el dominio britnico en Champaran o en el distrito de Kheda.

Otro logro importante de Gandhi, tal como yo lo veo, es su inmediata identificacin con el campesinado. Poda usar un lenguaje religioso para ello, que uno puede deplorar, pero el punto esencial sigue siendo que para l los campesinos eran aquellos con quien ms se identificaba. Me ha divertido leer en Subaltern Studies, volumen I, un anlisis de un documento en el que Gandhi se supone que haba abandonado a los campesinos y llegado a un compromiso con los zamindares. Aunque los subalternos no citan a R.P. Dutt el enfoque es idntico: Gandhi haba llegado a un compromiso con los zamindares, se haba rendido a los zamindares en 1922, forzado a los campesinos a retirarse y dems. Pero al interpretar este discurso -y estos son intrpretes que miran con mucha atencin cada palabra-, los subalternos olvidan que cuando Gandhi usaba la palabra nosotros en este documento se refera a los campesinos y que cuando usaba ellos se refera a los zamindares, indicando as bsicamente un elemento de diferenciacin con los zamindares y de solidaridad con las masas campesinas del pas.

Se puede argumentar que esta era una identificacin falsa, que de hecho no representaba los intereses campesinos a largo plazo. (Olvidemos el compromiso temporal, porque por lo que se refiere a los compromisos, siempre he defendido que son esenciales en cualquier movimiento). Los compromisos siempre estarn sujetos a crtica, pero en el largo plazo incluso cuando Gandhi estaba hablando de los zamindares como fideicomisos, como custodios de los campesinos a quienes se deba pagar una renta para que abriesen escuelas y hospitales, estaba an as planteando un problema nuevo. Primero de todo, la renta se poda reducir, un asunto sobre el que Ram Mohun Roy tambin haba escrito, pero con mucha cautela. Para Gandhi las rentas se podan reducir por medios pacficos, mediante la negociacin, pero solo se poda justificar si se gastaba en salud y educacin. Por qu debera un zamindar recaudar rentas si no puede disfrutarlas? Esto significa que incluso la idea de fideicomiso pona en cuestin derechos de los zamindares de una manera indirecta. Y habra que recordar tambin que en los aos 20 aunque los campesinos podan alzarse aqu y all, la situacin general no era de revuelta desatada. No se puede leer en el movimiento campesino de 1919-22 lo que fue creacin de la izquierda en los aos 30. Sera absurdo y sera despreciativo para la contribucin de la izquierda y del propio programa constructivo de Gandhi en los 20 y los 30 considerar la conciencia campesina en los 20 al nivel de la conciencia campesina en los 30. Dada esa posicin, obviamente una actitud totalmente hostil hacia los zamindares hubiera hecho que la situacin para el Movimiento Nacional fuese an ms compleja a principios de los 20. Pero los campesinos entraron en el Movimiento de Desobediencia Civil en 1930. Llegaron al Movimiento de Desobediencia Civil en nmeros mucho mayores que durante la No-Cooperacin, cuando su participacin fue relativamente dispersa y fragmentaria. Quiz un anlisis de clase mostrara que la mayor parte de ellos eran campesinos ricos y pequeos zamindares. Pero uno de los hechos importantes no aparece bien ni siquiera en Sumit Sarkar. Es cuando hablamos del encarcelamiento en la desobediencia civil de 1930 y desdeamos que el nmero de prisioneros no excediese los 100.000 ni siquiera segn las estimaciones del Congreso. Estamos de nuevo leyendo en 1930 la posicin de 1994. El encarcelamiento en 1930 no era como el encarcelamiento poltico hoy cuando ir a prisin apenas importa. Es una especie de certificado de buena conducta para una carrera poltica. De hecho conozco partidos polticos que dicen que un lder local es juzgado por el nmero de personas que puede traer en sus camiones para ser arrestados durante un da. Recuerdo la agitacin cuando llevamos a campesinos prometindoles que estaran en prisin solo durante una semana, y desgraciadamente el gobierno los mantuvo en la crcel durante un mes. No estaban enfadados con el gobierno. Estaban enfadados con nosotros. Pero en 1930 la crcel implicaba que uno podra no conseguir nunca un empleo y encima bien poda perder sus propiedades. Y por tanto, me sorprende que hasta 100.000 hiciesen desobediencia civil bajo tales circunstancias. Imagina perder tu tierra, ser arrojado de tu familia, y si lo ves as, ciertamente, la participacin campesina en el movimiento de desobediencia civil por toda la India e incluso en la Provincia NWF es un hecho importante.

A esto le sigui pronto la Resolucin de Karachi que aportaba un proyecto para el desarrollo industrial de India -que se opona totalmente a los puntos de vista de Gandhi-: sector pblico, propiedad gubernamental de industrias clave, derechos de la clase obrera y, en trminos bastante cautelosos, la tierra para el cultivador con alguna compensacin a los zamindares, sufragio universal adulto ya prometido por el Informe del Comit Motilal, iguales derechos para las mujeres, separacin de religin y estado. Todas las ideas polticas modernas de un estado del bienestar burgus se encuentran en la Resolucin de Karachi. La idea bsica del estado del bienestar burgus resulta que coincide bastante ampliamente con el concepto que el movimiento comunista desarroll de la democracia popular como primera etapa tras la revolucin. Por tanto, la Resolucin de Karachi es claramente una plataforma importante tambin para la izquierda. Uni a Gandhi con centristas radicales como Nehru y con la izquierda. Y su aceptacin por parte de Gandhi, y su posicin de que aunque la Resolucin de Karachi no representaba sus puntos de vista representaba los puntos de vista del Congreso y por tanto no habra ninguna pelea con los gobiernos del Congreso que la pusiesen en marcha, debe ciertamente serle reconocida. Era una concesin importante, el trabajo de una persona que poda dejar de lado sus propios puntos de vista y aceptar los contrarios porque los campesinos haban participado en el movimiento de desobediencia civil y deban tener su recompensa. La clase obrera se haba mantenido fundamentalmente alejada y por tanto haba que atraer a los trabajadores de vuelta al Movimiento Nacional. Las mujeres haban salido de sus casas para participar y tambin tenan que recibir su parte en el futuro de India. La Resolucin de Karachi era una especie de reconocimiento de los requerimientos de una situacin que Gandhi haba ayudado a surgir. Y en tanto en cuanto Gandhi permiti que esto fuese parte del programa del Congreso se le debe reconocer una parte muy importante en dar al Congreso una direccin izquierdista.

La vida posterior de Gandhi, en la que qued claro que la India libre no sera como l la vea, llev inexorablemente a la tragedia. Haba liberado fuerzas la direccin de cuyo movimiento era muy diferente de la que l quera que fuese. Pienso que en esta tragedia tambin se reconoce su grandeza, porque Gandhi acept, como he dicho, la Resolucin de Karachi y ms tarde las promesas que el Congreso haba hecho a los campesinos y a los sindicatos. Gandhi reconoci la direccin, a la vez que la criticaba. En un aspecto particular, en la divisin comunal que tendi a intensificarse de nuevo a partir de finales de los 30, Gandhi estuvo constantemente del lado de la moderacin. Gandhi no haba tomado el punto de vista que la izquierda adopt en los 30, que si el Movimiento Nacional tena que ser secular entonces el comunalismo hind o musulmn no podan tener lugar en l. Era una posicin importante, una posicin firme. Pero no era la posicin de Gandhi. Tilak antes que Gandhi haba unido al Congreso y la Liga Musulmana en ese compromiso clsico de un electorado comunal para los musulmanes a cambio de la aceptacin de la Liga Musulmana del Home Rule. Mi amigo el profesor Bipan Chandra lo denuncia. Sin embargo, creo que fue uno de los hitos notables en el desarrollo del Movimiento Nacional. Gandhi invoc el Comit Khilafat, Abbas Tyabji fue uno de los seguidores ms cercanos de Gandhi. Pero Gandhi pensaba que el Movimiento Khilafat extendera el alcance del Movimiento Nacional. Sobre esto siempre podra haber discusin. Gandhi pensaba que poda aliarse con el comunalismo musulmn o, ciertamente, tambin con el comunalismo hind en temas concretos para ampliar el Movimiento Nacional. Dado este argumento, el Movimiento Khilafat era un desarrollo lgico de la estrategia gandhiana.

La crtica de los electorados separados, etc., se expres con ms vehemencia por parte de la izquierda que por Gandhi quien a la vez que defenda un electorado general estaba dispuesto a hacer concesiones. De hecho, en 1931 en todos los puntos principales, las demandas de Jinnah haban sido concedidas, pero desgraciadamente Jinnah y la Liga Musulmana miraban ahora ms al imperialismo britnico que al Movimiento Nacional para que les diesen estas concesiones. Este es un punto muy importante que algunos historiadores pierden de vista mientras tienden a culpar igualmente al Congreso y la Liga por el curso que llev en ltima instancia a la particin. Me parece de nuevo que en el tema del Gabinete UP de 1937 fue Nehru y la izquierda quienes adoptaron una posicin ms rgida que Gandhi y Abul Kalam Azad, quienes queran introducir ministros de la Liga Musulmana, quizs para modificar el filo antizamindar de los partidarios de Nehru. Ciertamente la gente que manej mal la formacin del gabinete de UP no fueron partidarios de Gandhi, quienes de hecho urgan un compromiso. Posteriormente, en 1944, C. Rajagopalachari entr en negociaciones con Jinnah y la frmula Desai-Liaqat de 1945 conceda la paridad, es decir, una posicin injusta en la que la Liga Musulmana que estaba en minora deba tener la paridad en el gabinete central junto con el Congreso. Gandhi lleg al extremo dando estas y otras concesiones para preservar la unidad del pas.

No obstante, la cuestin sigue siendo si Gandhi, al identificarse con la reforma social hind y con los hindes en general, gener antagonismo con los musulmanes. Esta es una cuestin que es muy difcil contestar porque claramente si el Movimiento Nacional tena que aliarse con la reforma social que estaba tan profundamente unida a la religin, no poda separarse enteramente de la religin. Unos, para hablar dentro del marco religioso para la reforma social como hizo Gandhi y los otros para rechazar la religin completamente, que es lo que hizo la izquierda.

Uno no sabe que mecanismo hubiera tenido ms xito dada la situacin india. Pero ciertamente Gandhi adopt la primera: la adopt sinceramente -l mismo era religioso-. Qued claro que la posicin que mantena era la de un reformador social hind. Gandhi encontr muy difcil hablar de reforma social a los musulmanes, condenar la bigamia, demandar una parte de la herencia para las hijas entre los musulmanes y dems. Si hubiese hecho hincapi en esa reforma, la alienacin de los musulmanes hacia l hubiera sido an mayor. Y a pesar de eso no es fcil condenarle en este marcador. Hizo todo lo que poda esperarse que hiciese para afirmar que todas las religiones eran verdad, pero que todas las religiones tienen algunos errores. Deberan coexistir. Alejndose de su terminologa controvertida de finales de los 30, en 1947 argument que el hindustani era la lengua nacional de India tanto en alfabeto devanagari como urdu. Fue un promotor de la igualdad del hindi y el urdu como formas separadas de ese lenguaje. No s cuantos saben que escribi tambin en urdu y que su ortografa era bastante correcta. No cometa errores en las palabras en urdu y las cartas a mi ta siempre terminaban con Bapu ki dua. Promocion el hindustani, un idioma al que tanto hindes como musulmanes podan responder. Con esto, y al hacer hincapi en el monoteismo, estaba intentando unir gente de fes diversas. Haca lecturas de diferentes escrituras en sus reuniones de oracin. No obstante, estaba claro que l era hind: pero si los musulmanes no iban a aceptar un devoto hind como su lder, no significa esto que ya tenan en su mente convertirse en separatistas? Por qu debera un devoto lder hind ser rechazado por los musulmanes, un hind que dice que son hermanos para l, que dice que la religin de los musulmanes es cosa de los musulmanes, que dice que deberan tener una parte igual de la riqueza nacional de India? La cuestin real es, por qu deberan los musulmanes sentirse as? No estoy dispuesto a aceptar la posicin de R.P. Dutt que porque Gandhi dijo que era un hind devoto esto alien a los musulmanes. Cuando Badshan Khan dijo que era un musulmn devoto, esto no alien los hindes de la Frontera Noroeste. El separatismo musulmn no surgi, ni el comunalismo hind, porque Gandhi dijese que era un devoto hind. Hay otras razones. Poda haber dos vas para la reforma social, el marco de lenguaje hind de Gandhi y el marco totalmente secular de la izquierda, pero el punto es que no podemos juzgar entre ellas hoy porque es el lenguaje gandhiano el que ha triunfado. La izquierda estuvo solo marginalmente en competicin en este rea.

III

Ahora me ocupara de dos ltimas cuestiones. Una es la de Quit India (Abandonad India). Tengo por cierto que la decisin de Gandhi del llamamiento Abandonad India fue un error. El partido comunista tena bastante razn al oponerse a esta resolucin. Estaba claro que la percepcin de Gandhi del mundo en ese momento no era tan clara como su percepcin de India. Me parece que pens que los Aliados lo iban a pasar mal, en la guerra, y por tanto era el momento para hacer concesiones. La izquierda tambin pens que los Aliados iban a pasarlo muy mal y por tanto si haba que salvar a la Rusia Sovitica, era el momento de ir en su ayuda. La misma percepcin del mundo pero inferencias opuestas. Toda la cuestin era si una ventaja temporal para India era la gua para el Movimiento Nacional o lo era el futuro del mundo es un conjunto. Estas dos estrategias opuestas estaban en conflicto. Hoy sabemos que la posicin de los Aliados, aunque mala, no era tan mala como le pareca a Gandhi y sus colegas en el AICC y a los lderes comunistas. Sin embargo, si lees las cartas de Stalin, Stalin estaba escribiendo a Churchill y Roosvelt que Rusia haba perdido tanto territorio que poda ser derrotada o estar tan debilitada que ya no podra ser de ninguna ayuda a los Aliados. Fue este un momento extremadamente difcil, entre la ofensiva de Mosc y la batalla de Stalingrado. Hay veces en las que el inters nacional entra en conflicto con intereses mayores de los pueblos del mundo, y si el inters mayor es sopesado con los disidentes comunistas yo, incluso en este momento, cuando est de moda lamentar esto, mantendra que esta era la decisin correcta. Tampoco condenara a Gandhi por su posicin. Los indios haban esperado demasiado y haban sido pacientes. Gandhi haba descrito a los Extremistas y a los Moderados como el grupo paciente y el impaciente, y la paciencia se les haba agotado entonces a todos. Pero est claro que la percepcin de Gandhi de la situacin mundial, como la de los comunistas, estaba equivocada. El pueblo ruso y el sistema sovitico eran lo suficientemente fuertes para derrotar a Hitler y siendo esto as el ejercicio Abandonad India haba quedado sin sentido. Segn esto, es obvio que Gandhi nunca esper que hubiese una rebelin o una agitacin violenta: l quera decir a los britnicos que si realmente quieres hacer las paces con los indios, cuando te encuentras con tales xitos continuados del Eje, debes ofrecer concesiones sustantivas a los lderes del Congreso indio. Pero el Ejrcito Rojo cambi la situacin al derrotar a Hitler en Stalingrado. El resultado fue que el imperialismo britnico no necesit hablar con los lderes encarcelados. No creo que Gandhi fuese tan ignorante de la situacin india como para haber pensado que habra una rebelin del pueblo indio y la situacin para los britnicos en la guerra empeorara y habra un compromiso.

Mi ltimo punto: Creo que las mejoras horas de Gandhi fueron sus ltimos meses, que cuando estallaron las masacres Gandhi mantuviese sus principios. Y aqu poda olvidar los estrechos intereses nacionales por una causa mayor. Si recordamos lo que dijo con estas palabras: Por el momento no estoy preocupado por las masacres en Pakistn. Bsicamente me preocupan las masacres en Delhi y su vecindario y por tanto voy a hacer una huelga de hambre aqu. Cuando tuviese xito aqu, hara huelga de hambre all en Pakistn, que es tambin mi pas. La segunda demanda que hizo fue que India deba pagar 550 millones de rupias a Pakistn. Para el Padre de la Nacin tomar una posicin directa contra su propia nacin, y en apoyo de otro pas cuyo gobierno estaba mostrando abusos hacia l y hacia todo el pueblo indio, creo que fue el mejor acto de Gandhi. Era una accin por la que en ltima instancia dio su vida a manos de uno de los hroes y precursores del actual Sangh Parivar. Me parece que hay un mensaje en esta accin particular para todos los movimientos polticos serios: que hay un punto en el que el compromiso con los principios es fatal. El propio xito de Gandhi al detener las masacres en India se consigui oponindose frontalmente a las percepciones comunales mainstream. Uno debe tomar una posicin que es correcta incluso si se opone al consenso nacional. Cuntos de nosotros podan recordarlo en 1962 o 1965?

Cuando tuvimos una pequea guerra con Pakistn en 1965, nuestra universidad celebr una reunin y nuestro rector dijo que si hubiese sido joven habra ido a la guerra con los jawans [jvenes soldados] indios. Entonces tuvimos un compromiso en Tashkent y el mismo rector en una reunin celebrada posteriormente nos dijo que haba sido una guerra muy tonta y de hecho cit a EMS Namboodiripad. Uno entiende que en este entusiasmo nacional del momento, especialmente del tipo que hemos pasado luego sobre Babri Masjid, y quiz por el que pasaremos una y otra vez, es extremadamente importante adherirse a una posicin de principios y mantenerla. Deseo particularmente decir que cuando el SAHMAT adopt determinada posicin con respecto a Ayodhya y cuando el Speaker desafi todas las normas para apuntar que la exposicin del SAHMAT deba ser sacada del local de una institucin pblica, creo que es un signo de honor para el SAHMAT ser as favorecido. Lo que hizo SAHMAT estuvo precisamente de acuerdo con lo que Gandhi haba hecho y por tanto cabe hoy que mientras conmemoramos a Safdar Hashmi, tambin celebremos a Gandhi.

Social Scientist. v 23, no. 263-65 (April-June 1995) p. 3-15.

Para un enfoque equilibrado sobre Gandhi y el Movimento Nacional

E.M.S. Namboodiripad

El artculo de Irfan Habib sobre Gandhi y el Movimiento Nacional en el Social Scientist n. 263-265 es una contribucin valiosa a la discusin sobre Gandhi y su papel en la historia india. Ayuda al proceso de correccin de la crtica izquierdista de Gandhi que ha aparecido en la prensa comunista. El autor ha hecho bien en sacar a relucir el sesgo unilateral de los escritos de los autores comunistas entre los que se incluyen R.P.D. y yo mismo. Estoy de acuerdo con el autor en que este error izquierdista debera ser corregido.

No obstante, tengo miedo de que esta correccin del error izquierdista ha llevado al profesor Habib a un error derechista, es decir, ceguera ante las contribuciones negativas hechas por Gandhi a nuestro movimiento nacional.

Ser instructivo en este contexto destacar que el surgimiento de Gandhi como lder nacional y el surgimiento del movimiento comunista en India coincidieron. Los primeros escritos de escritores comunistas incluidos quienes estaban en el extranjero como M.N. Roy y los que estaban en India como Dange and Muzaffar Ahmed sealaron la conexin inseparable entre el movimiento de liberacin de India y la revolucin agraria. Esto signficaba que asegurar la independencia india no era cosa de negociaciones entre los gobernantes britnicos y la flor y nata de las clases burguesas-terratenientes de India. Se trata de que los trabajadores industriales y agrcolas, los campesinos, las clases medias que trabajan duro y otros movidos por sentimientos de patriotismo indio se unan en un slido frente unido antiimperialista.

Era importante por tanto que la joven clase obrera y su partido tuviesen una poltica de frente unido y de independencia poltica ideolgica de la burguesa. El esfuerzo de los comunistas indios debera ser desarrollar el que los millones que trabajan duro encabezados por la clase obrera, tomen la delantera en luchas revolucionarias antiimperialistas y antifeudales. Fue por esta lnea revolucionaria por la que la Internacional Comunista hizo un llamamiento no solo en India sino en todos los pases coloniales, semicoloniales y dependientes.

Se opona a esta lnea la gandhiana de negociar acuerdos con los gobernantes britnicos. Para este fin la tcnica de resistencia no violenta fue perfeccionada por Gandhi. Lder sagaz de los movimientos militantes de masas de 1921, 1930-33 y 1942, Gandhi era tambin el lder sagaz de las negociaciones con el imperialismo britnico. As fue cmo hasta el levantamiento de masas ms militante y extendido -el movimiento Abandonad India de 1941- fue convertido por Gandhi en una oportunidad para abrir negociaciones con los imperialistas britnicos y, como parte de esto, con el lder de la Liga Musulmana Jinnah. Las largas negociaciones llevaron al mayor triunfo de la tcnica gandhiana de lucha: la transferencia de poder de 1947 de los gobernantes britnicos a las clases dominantes de India. Tambin llev a la mayor tragedia de la vida poltica de Gandhi: la viviseccin de India que l dijo que era como la viviseccin de su propio cuerpo, con todas las otras consecuencias. El desarraigo y transferencia de hindes y sikhs de Pakistn a la India y de musulmanes en la direccin opuesta. Esto rompi el corazn de Mahatma Gandhi. Vivi casi medio ao ms desde entonces. Fue en este punto cuando un hind fantico lo hiri mortalmente.

Hay que reconocerle a Gandhi que vio la realidad de que esta no era la libertad por la que haba trabajado. Estaba decepcionado no solo por la tragedia de las matanzas comunales y el saqueo sino tambin por el colapso moral de aquellos quienes haban sido sus colegas cercanos durante varias dcadas. Su filosofa y su tcnica poltica no le ayudaron en esta nueva situacin.

Este trgico aspecto de la vida de Mahatma Gandhi, su fracaso en el mismo momento en que el pas lo saludaba como Padre de la Nacin, no forma parte del anlisis hecho por Irfan Habib.

Aunque por tanto estoy de acuerdo con l en todo lo que ha presentado como contribuciones positivas del Mahatma, deseo sealarle que, en ausencia de una crtica de los aspectos negativos, tiene un sesgo unilateral.

Social Scientist. v 23, no. 266-68 (July-Sept 1995) p. 73-74

Fuente: https://derrotaynavegacion.wordpress.com/2018/07/19/la-valoracion-de-gandhi-en-la-izquierda-comunista-india



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter