Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-07-2018

Entrevista a Marcos Reguera, especialista en historia y poltica de EE.UU.
"La Alt Right, o derecha alternativa, ha transformado la poltica estadounidense"

Kike Oate y Emilio Osande
CTXT

La izquierda se relaciona de una manera muy sagrada con la comunicacin poltica; la Alt Right es 'forocochera'


Marcos Reguera es investigador en formacin en la Universidad del Pas Vasco (EHU-UPV), y ha sido investigador visitante en la Universidad de Columbia y en el CUNY Graduate Center de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Especialista en historia y poltica de los Estados Unidos, sus intereses se centran en la teora poltica, la historia del pensamiento y la renovacin ideolgica de la izquierda para el siglo XXI. Escribi una serie de artculos para CTXT acerca de la figura de Donald Trump y la poltica estadounidense, publicando adems Alt Right: radiografa de la extrema derecha del futuro, por el que obtuvo una mencin en la categora de artculo divulgativo de 2017 por la revista Pensamiento al Margen.

A grandes rasgos, qu es la derecha alternativa, conocida como Alt Right?

Es un movimiento de reaccin resultado de varias dcadas de predominio por parte de la izquierda entre la juventud que ha aparecido en los ltimos aos. Responde a un cambio dentro de los jvenes norteamericanos que han visto cmo ni la izquierda ni la derecha tradicional tienen respuestas para sus problemas, copiando los moldes de polticas identitarias tpicas de la izquierda para intentar recuperar la hegemona para la derecha poltica.

Los textos sobre Donald Trump y la nueva extrema derecha estadounidense que public en CTXT reflejaban el crecimiento y la expansin del ideario de la Alt Right. Los sucesos de Charlottesville, donde un kamikaze atropell a varios manifestantes matando a Heather Heyer, marcaron un antes y un despus en la capacidad de expansin del ideario de este movimiento. Qu ha ocurrido desde entonces?

La Alt Right se puede dividir en tres etapas. La primera viene a ser la protohistoria del movimiento, que ira desde ms o menos el ao 2010 hasta las elecciones presidenciales de 2016. El segundo perodo vendra a ser el momento en que se populariza, cuando en el verano de 2016 Donald Trump ficha a Steve Bannon como director de campaa. Un ao despus, durante las protestas de Charlottesville en julio, el movimiento parece entrar en una situacin de estancamiento y de cambio de cara, porque a diferencia de la etapa anterior, la gente ya no ve a este movimiento como algo novedoso, contestatario y gamberro, sino algo ms parecido a la extrema derecha tradicional que era lo que en un principio les haba posibilitado crecer. Yo suelo hablar de una suerte de mecanismo inmunitario que ha desarrollado la cultura occidental desde la Segunda Guerra Mundial contra el fascismo, por el peso que tuvieron los movimientos antifascistas en la derrota del nazismo y el fascismo en la guerra. Aunque todo eso se va erosionando y olvidando, queda como una suerte de reservorio o mecanismo defensivo cultural muy debilitado que explica por qu la extrema derecha vuelve a tener una mayor incidencia. Mientras la Alt Right no se vista con ropajes tradicionales del fascismo o el neofascismo, en principio, tiene posibilidad de crecer.

Por qu considera que Trump no puede ser catalogado como parte de la nueva extrema derecha?

 Trump no forma parte de la Alt Right porque sta tiene un componente generacional muy marcado, y tampoco lleg a ser parte del Tea Party, solamente coquete con este movimiento al inicio de la presidencia Obama dndole su apoyo. Es muy difcil categorizarlo dentro de una ideologa especfica, pero si hay una donde puede encajar ms es dentro del movimiento paleoconservador. ste no es muy conocido fuera de Estados Unidos porque tiene que ver con una disputa interna dentro del Partido Republicano, pero es muy importante para la extrema derecha actual, ya que Paul Gottfried el mayor terico paleoconservador es el maestro espiritual de muchos intelectuales de la Alt Right.

Qu es el paleoconservadurismo?

El paleconservadurismo generalmente ha considerado que Estados Unidos es una tierra pura y que todo lo que sea meterse en cuestiones externas puede daar y contaminar esa pureza, lo que le ha llevado a defender posiciones aislacionistas. Adems, considera que no hay nada ms sagrado que la nacin y hay que defenderla frente a cualquier perturbacin, tanto en lo externo como en lo interno. Todo esto se conseguir mediante una poltica moralista y un sistema fiscal conservador, sin meterse en las cuestiones internas de otros pases. Trump y su Make America Great Again ensalzan, de alguna manera, la idea de que hubo una poca dorada de Estados Unidos que se ha perdido por diversas alteraciones que estn contaminndola.

Cules son los orgenes historiogrficos de esta ideologa?

En el ao 1960 hubo una disputa dentro de la derecha norteamericana porque sta siempre ha sido reacia a tener una poltica internacional agresiva, aunque siempre apoyara a las empresas estadounidenses en el extranjero. Eso cambia en los aos cincuenta y sesenta, con la necesidad de contener el comunismo, y aparecen posiciones internacionalistas dentro de la derecha que, sobre todo, sern claramente agresivas con el surgimiento de los neoconservadores en los aos setenta. Estos sujetos en origen eran demcratas y extrotskistas pero, a raz de las protestas del 68, se pasan al Partido Republicano. Estos individuos aportaron gran parte de la visin internacionalista que en ese momento tena la izquierda, la idea expansionista de la revolucin socialista mundial, para ser reconfigurada por la derecha desde sus orgenes marxistas a una perspectiva imperial para la derecha

TRUMP ES ANTIGLOBALIZADOR PERO NO ANTICAPITALISTA, DEFIENDE UN CAPITALISMO NACIONAL. SE EST VIENDO OBLIGADO A COMPARTIR EL PODER POLTICO Y ES CONTRA ESTE CAMBIO GEOPOLTICO CONTRA LO QUE REACCIONA

Todo esto, para los que se consideran republicanos tradicionalistas, es visto como una transformacin impura de la derecha y, es ah, donde surge el paleoconservadurismo. Gottfried ser el primero que har una distincin entre neoconservadores y paleoconservadores, los nuevos y los antiguos conservadores.

Pese a pertenecer a una faccin diferente, en qu medida Trump forma parte de la Alt Right y sta es trumpista?

Muchos miembros de la Alt Right se identifican con los postulados del presidente. No hay que olvidar que uno de los inspiradores del movimiento Paul Gottfried es un paleoconservador. En ese sentido, pese a no ser lo mismo, tienen origen en un nacionalismo comn que les permite entenderse. La Alt Right vendra a ser una evolucin del paleoconservadurismo.

 Hasta qu punto todo lo que ha ocurrido con Trump es una reaccin contra la posmodernidad?

Es paradjico porque hay pocas cosas ms posmodernas que la Alt Right, a pesar de que tenga a la propia izquierda posmoderna como contrincante. Nuestra cultura es posmoderna y todo lo que sucede, incluidos los movimientos en reaccin a la misma, estn impregnados de posmodernidad. En el caso de Trump se ve en su estrategia de comunicacin y su forma de concebir el poder. Podramos decir que la Alt Right es una suerte de paleoconservadurismo posmoderno.

Las polticas llevadas a cabo por Trump son puro simbolismo o tienen una traduccin material de lo que significa ese paleoconservadurismo?

Claro que han tenido consecuencias materiales, pero mucho menos de lo que en principio se esperara por todo el ruido que generan. Est siendo incapaz de mantener un gobierno estable y funcional por lo que muchas de sus medidas, a pesar de que vayan a tener consecuencias a largo plazo, todava siguen viviendo de las inercias de la poca Obama y las constricciones que supone para l tener que aceptar toda la poltica econmica que le viene de la Reserva Federal, hasta hace nada controlada por Janet Yellen nombrada por el anterior presidente. En el sistema institucional estadounidense, el presidente, a pesar de que tiene ms poder que el resto de mbitos institucionales, no es el nico actor.

Trump es antiglobalizador pero no anticapitalista, defiende un capitalismo nacional. Esto no significa que est en contra del libre mercado. Lo que a l y a la clase empresarial que le apoya les fastidia es que durante la segunda mitad del siglo veinte disfrutaron de una hegemona comercial y econmica que ahora est siendo contestada por el surgimiento de los pases emergentes. Se estn viendo obligados a compartir el poder poltico y es contra este cambio geopoltico contra lo que reacciona Trump.

La Alt Right ha sido capaz de ocupar la centralidad del debate poltico y permear a grandes capas de la sociedad estadounidense, como ocurri pese a ser antagnicos con el momento Podemos?

La analoga es pertinente porque el caso es muy parecido, incluso en cuanto a la suerte que corre el movimiento. La Alt Right fue capaz de visualizar y corporizar un racismo que estaba latente en la poblacin, llevndolo a unos niveles de popularidad y teorizacin que no se haban logrado anteriormente con discursos similares como el del Tea Party. La extrema derecha ha irrumpido y transformado la poltica estadounidense sin necesariamente arrastrar a una gran mayora con ellos pero, solamente por contraste y referencialidad, vemos que aunque no son mayoritarios dentro de la poltica, son un imn que atrae la discusin pblica a su alrededor. Al igual que ocurri con Podemos, la Alt Right ha tenido su coyuntura lgida, donde pareca que iban a comerse el mundo. Pero finalmente la mala gestin del momento populista ha incapacitado la posibilidad de seguir aglutinando a gente muy diversa que en muchas otras circunstancias no hubieran seguido a un movimiento de extrema derecha.

Cmo decae ese momento populista de la Alt Right?

LA REALIDAD ECONMICA QUE DA LUGAR A LA ALT RIGHT ES LA MISMA QUE EN EL CONTEXTO EUROPEO. EL DETERIORO MATERIAL APA A LAS NUEVAS EXTREMAS DERECHAS CONTINENTALES VIENDO QUE TODO A SU ALREDEDOR SE DESMORONA SIN ALTERNATIVAS

Llegado julio de 2017, la Alt Right decide sumarse a otros sectores mucho ms tradicionales y reconocibles de la extrema derecha tradicional, lo que espant a toda esa gente que los vea como jvenes contestatarios. Se revelaron entonces a ojos de la gente como la extrema derecha de siempre con un discurso algo transformado, y con corbatas en vez de la cabeza rapada. A partir de ah, habr muchas deserciones de gente conservadora con respecto a la Alt Right y una situacin donde los lderes no son capaces de recomponer el movimiento y donde prcticamente estn viviendo de esa gloria pasada. Con Trump en el poder, la Casa Blanca y la Alt Right, pueden ir hacindose el juego sin que estos ltimos terminen por desaparecer.

Cul es el perfil del intelectual orgnico del movimiento y cmo ha evolucionado?

La Alt Right ha tomado mucho del paleconservadurismo y del pensamiento de izquierdas, slo que reconvirtindolo. No tienen grandes pensadores en la academia, pero s en los medios de comunicacin. De hecho, son ms comunicadores que filsofos. Una tipologa que no est ni valorada ni bien estudiada, pero es muy efectiva a la hora de crear opinin pblica e ideas que se extienden fcilmente entre la poblacin. Qu problema tiene este tipo de pensadores? La falta de profundidad, que dificulta la supervivencia cuando el entorno cambia o algunos de estos personajes desaparecen. As ha ocurrido con la denominada Alt Light o Alt Rightblanda, que ha visto cmo alguna de sus figuras ms mediticas, como Milo Yiannopoulos, han cado en desgracia y con ello el movimiento, no teniendo a da de hoy prcticamente incidencia en la poltica norteamericana.

El movimiento Alt Right se trata de un fenmeno que se circunscribe a las fronteras y al contexto social norteamericano o, sin embargo, podemos localizarlo en los populismos de extrema derecha que han surgido en Europa, como puedan ser el Front National francs, el M5S italiano o el AfD alemn?

La realidad econmica que da lugar a la Alt Right es la misma que en el contexto europeo. El deterioro material apa a las nuevas extremas derechas continentales, donde las capas sociales que han disfrutado de una cierta sociedad del bienestar y ahora estn viviendo en una situacin comprometida por la desaparicin paulatina de las polticas sociales en nombre de los recortes, van viendo que todo a su alrededor se desmorona sin que se les ofrezca una alternativa. Es una situacin donde hay gran flexibilidad en los flujos de capitales sin que las regulaciones estatales puedan hacer mucho para hacer valer el pacto social que posibilitaba el Estado del Bienestar, lo que conlleva una sensacin de prdida de control sobre las herramientas de poltica econmica.

Es ah donde la extrema derecha, desde una posicin combativa por la melancola de un pasado dorado perdido, vuelve a reclamar ms Estado nacin. El diagnstico que se hace es que todos los problemas actuales son fruto del desvanecimiento de este ente garantista que ofreca unas posibilidades materiales. La constitucin material es la misma pero vara la cultura poltica, al menos en parte, ya que el resultado de vivir en un mundo globalizado, donde el patrn dominante es la cultura norteamericana, hace que este movimiento sea muy fcilmente recepcionado por la extrema derecha y la poblacin europea. Al estar americanizados, los cdigos culturales para codificar y asimilar estos discursos ya los tenemos.

El periodista de La Vanguardia Enric Juliana tuiteaba recientemente en referencia a Italia que este pas suele emitir radiaciones de largo alcance. Invent el fascismo. Dio cuerpo al principal Partido Comunista europeo. Tuvo unos aos setenta dursimos. Vio surgir el fenmeno Berlusconi. Italia inventa. Qu influencia puede tener el nuevo gobierno italiano sobre el resto de Estados europeos?

Est por ver. El Gobierno italiano es una alianza entre dos partidos con una base electoral muy distinta, el M5S est ms implantado en el sur de Italia, mientras la Liga Norte tiene su principal caladero nacional en la mitad norte, donde exhibe una retrica basada en la idea de que el sur de Italia nos roba. Aparentemente ambas formaciones han enterrado el hacha de guerra porque tenan al establishment poltico italiano como enemigo comn, recurriendo a algo muy italiano, el posibilismo. sta es una caracterstica poltica que es una ley de hierro en Italia, y es que si puedes tocar poder, lo tocas, quedando el resto de circunstancias a un lado. En este sentido, es algo muy particular y es difcil la traslacin de su poltica a la espaola, la francesa o la alemana, pero a nivel simblico pueden ser una referencia para pases como Hungra, Polonia o ciertas partes del Partido Conservador britnico.

Podran entonces populismos de distinto signo llegar al poder alindose fuera de Italia?

Es difcil, ya que en el caso italiano ha sido posible porque el M5S no tiene un ncleo ideolgico fuerte. Por el contrario, Podemos no podra hacer una alianza con Ciudadanos o VOX sin que eso supusiera el fin del partido. Retricamente son populistas pero en cuanto a su constitucin ideolgica tienen que ver ms con el movimiento postcomunista.

Cmo cartografiara el espectro poltico que va desde el centro hasta la extrema derecha en Espaa?

La anomala poltica espaola con respecto al resto de pases europeos tiene que ver con el mayor logro del Partido Popular, es decir, la capacidad de aglutinar dentro de un mismo partido a todo lo que va desde el centro derecha liberal hasta el postfranquismo. Pocas derechas han conseguido esto. De alguna manera, gracias al gran papel referencial y aglutinador que tiene el catolicismo en Espaa han conseguido en la derecha utilizarlo para construir esa unidad de accin y representacin que les ha proporcionado eficiencia electoral. Sin embargo, este pas con el tiempo va evolucionando y el postfranquismo se va transformando, de modo que los que son ms claramente fascistas se van diferenciando dentro de su carcter, surgiendo VOX. Por otra parte, aquellos que heredan del postfranquismo el nacionalismo espaolista pero no otros elementos del repertorio poltico franquista van tomando otra deriva ms diferenciada. As ocurre que hay mucho votante urbano de derechas y nacionalista, que durante un tiempo pudo verse representado por el PP, pero segn van erosionndose como partido del gobierno quedan hurfanos de una opcin poltica.

Y ah entra en escena Ciudadanos, un partido con trece aos de historia y hasta hace pocos aos residual.

Su gran acierto fue precisamente, desde una perspectiva autonmica y, por lo tanto local, saber dar el salto dopados por los medios de comunicacin a una esfera nacional y reconstruir la derecha a travs del centro. Exhibe, sin embargo, una retrica que en su nacionalismo recuerda a la extrema derecha, en su vertiente del norte de Europa, combinando un nacionalismo extremo con una exaltacin del libre mercado, y postula la superioridad de la nacin por sus buenos resultados econmicos frente a los pueblos vagos del sur.

Curiosamente, de nuevo, la derecha vuelve a reconfigurarse a travs de un solo polo o eso ha intentado utilizando el centro derecha como base al mismo tiempo que recursos discursivos que en otros pases seran considerados de extrema derecha. Esto es debido en gran medida a que en Espaa el nacionalismo slamente se emplea para designar a los movimientos perifricos, no a aquellos con aspiraciones centralistas. Esa fue la operacin que ha sido interrumpida, por el momento, despus del movimiento que ha hecho el PSOE.

Considera que el fracaso de las vas tecnocrticas, en el caso de Renzi ya constatada y el aparente deterioro del ejecutivo Macron, pueden haber causado un efecto de reaccin en la estrategia poltica de Ciudadanos hacia un discurso que incorpore de manera ms explcita elementos nacional-populistas como se pudo ver en la presentacin de la plataforma Espaa Ciudadana?

No es un viraje, porque esos elementos siempre han estado all. El elemento nacionalista espaol por parte de Ciudadanos ha estado desde sus mismos orgenes porque nace como reaccin frente al nacionalismo cataln. En el momento en que Catalunya empieza a instrumentalizarse como el tema nacional una vez desaparecida ETA y el conflicto en el Pas Vasco, Ciudadanos traa consigo la herramienta para explotar el discurso en el campo de la derecha. Un discurso que el PP ha intentado usar en su favor.

CIUDADANOS HA ESTADO INTENTADO CONSTRUIR UNA BASE ELECTORAL TENIENDO QUE CONVENCER AL VOTANTE CONSERVADOR DEL PSOE TECNCRATA Y SACANDO LA ROJIGUALDA, DEMOSTRANDO SER MS NACIONALISTAS QUE EL PP

Albert Rivera y Ciudadanos son el partido ms calculador, en lo que se refiere a su discurso y programa, que hay en todo el arco parlamentario. Eso se vio en el caso de Cifuentes, donde no presentaron una opcin tica sino que su reaccin fue hacer una encuesta a ver qu opinaban los votantes. En principio, es una respuesta de una amoralidad que ningn otro partido se podra permitir si quisiera conservar a sus electores. Este carcter calculador a cualquier precio puede encontrarse en la manera en que Ciudadanos ha estado intentado construir una base electoral dando codazos a izquierda y a derecha, tena que convencer al votante conservador del PSOE que ve con buenos ojos la tecnocracia. Una vez asegurado esto ltimo, tenan que sacar la rojigualda y ser ms nacionalistas que el Partido Popular.

Volviendo a la cuestin acerca del combate ideolgico, hasta qu punto el triunfo cultural de la derecha alternativa es un correlato del fracaso de la izquierda a la hora de articular un discurso tanto vanguardista como hegemnico?

Yo dira que el fracaso de la izquierda ha sido en un aspecto muy especfico, pero no en otro. La izquierda conserva un monopolio del discurso en lo referido a la agenda social, cultural, minoras y formas de vida; no as en lo relativo a la economa o polticas pblicas, cuestiones en las que fue derrotada a partir de los ochenta. Es precisamente por el triunfo de la izquierda en el consenso cultural sobre lo polticamente correcto en el espacio pblico lo que lleva a reaccionar a la Alt Right. En cierta medida, no es la reaccin contra unos perdedores, es la reaccin contra unos ganadores en el terreno cultural. Sin embargo, la gran ausencia tanto para la izquierda como para la Alt Right tiene que ver con que en la agenda econmica no pueden ofrecer a la sociedad un modelo alternativo al del neoliberalismo dominante que, bajo una apariencia tecnocrtica, es capaz de marcar los presupuestos generales de todos los pases y gobiernos sin importar el color de los mismos.

Antonio Gramsci es un pensador cuyas ideas se han popularizado durante los ltimos aos en el campo poltico y terico progresista. En qu medida la Alt Right es gramsciana y se nutre del pensamiento terico de la izquierda?

Si bien nadie en la Alt Right ha ledo directamente a Gramsci, quien s lo ha hecho ha sido Paul Gottfried. l est llamado a ser uno de esos intelectuales que, pese a no ser muy conocido ahora, tendr una gran importancia futura, en retrospectiva, debido a su influencia determinante sobre los cuadros medios de la Alt Right. Estos ltimos encajan dentro de un perfil sociolgico muy claro: provienen de una clase media en camino de precarizacin pero que han accedido a los circuitos universitarios y tienen por tanto una ptina cultural. Richard Spencer, el caso ms paradigmtico, es uno de los lderes de la Alt Right que antes de ser una gran figura pblica iba a hacer el doctorado. Se especializ en historia del pensamiento europeo, sobre todo de Nietzsche, Adorno y la Escuela de Frankfurt a travs del ya mencionado Paul Gottfried, uno de los intelectuales que ms admira. Este ltimo, a su vez, haba sido discpulo de Marcuse cuando dio unos cursos de doctorado en la Universidad de Yale. Existen por tanto nexos entre el pensamiento poltico ms refinado de la izquierda con la Alt Right, que ha sabido recoger de estos pensadores una teora sobre la identidad poltica y la construccin de hegemona, que en origen era de la izquierda, pero que ahora han pirateado para sus propios fines.

Aprender de la izquierda para reformularse y evolucionar.

Haber estado dentro del mbito universitario, donde las luchas culturales son muy importantes y donde ellos se ven en minora, juega un papel fundamental en la gnesis de la Alt Right, pues les obliga no a slo reaccionar sino a desarrollar estrategias prcticas e inteligentes para poder vencer a sus adversarios, lo que les lleva a tomar referencias intelectuales de un amplio rango de lugares, incluso de tradiciones polticas vinculadas a la izquierda. Al fin y al cabo, su obsesin es la misma que tena la izquierda hace 40 aos, cuando era dominante.

El trmino marxismo cultural hace referencia a la supuesta conspiracin por parte de la rbita marxista cuyo objetivo reside en, a travs de la intervencin de la cultura, destruir los valores e instituciones tradicionales de la sociedad occidental. Durante los ltimos aos esta idea ha ido adquiriendo fuerza y popularidad entre los crculos de la derecha estadounidense. Qu hay de cierto en todo ello?

El marxismo cultural sera como el contubernio judeomasnico para el fascismo. Es la Escuela de Frankfurt la que identifica uno de los problemas que tena la tradicin marxista, y es que estaba cayendo en un determinismo econmico muy fuerte. Marx habl en un prrafo de la introduccin a la Contribucin a la crtica de la Economa Poltica sobre la diferenciacin entre la base y la superestructura. Hago hincapi en este prrafo porque a Marx le ocurre lo mismo que a Adam Smith con la mano invisible, es decir, habla de ella una vez utilizndola como una metfora-, sin que tenga ms que esa incidencia puntual dentro de su esquema terico.

La distincin base-superestructura se trata de un concepto muy provisional en el momento en el que Marx est transitando desde la filosofa a la crtica de la economa poltica y, por lo tanto, la necesidad de entender y estudiar la economa para poder criticar el capitalismo. Esta distincin no tiene continuidad en todo el desarrollo posterior del propio Marx porque l mismo no le da la entidad que el marxismo posteriormente le ha dado. Marx desarroll una crtica materialista de la sociedad, pero esto no implica que no le diera importancia a los fenmenos culturales. En su primera etapa filosfica s que hizo una gran crtica hacia el idealismo y las interpretaciones del mundo que se quedaban en lo religioso y cultural, ya que era la batalla intelectual de su tiempo. En definitiva, su objetivo era interpelar a todos los hegelianos de izquierdas, hacindoles ver que el principal conflicto no era tanto el religioso-cultural, sino el econmico encarnado por la lucha de clases y en la crtica a la ley del valor como medio de dominacin social. A partir de este hecho, la izquierda marxista ha hecho una minusvaloracin absoluta de todo el fenmeno cultural, hasta bien pasada ya la mitad del siglo XX.

Cmo se produce ese cambio de paradigma dentro del marxismo y qu papel juega la Escuela de Frankfurt en l?

Haba una izquierda marxista que se basaba en un materialismo muy burdo y era incapaz de ver el capitalismo como un todo, donde la constitucin material de la vida, la manera en que el sistema organiza las vidas a travs de la economa, genera a su vez una cultura que tiene reflejo sobre la misma base econmica, ejemplificado en la actual sociedad de consumo como traslacin de la lgica econmica al mbito cultural. Me refiero a cultura y forma de vida entendido como todos los mecanismos sistmicos econmicos. Ahora bien, son cuestiones que nosotros podemos separar analticamente, pero que en lo que se refiere al acontecer de la realidad es un nico elemento, porque, al fin y al cabo, vivimos cifrando culturalmente todas nuestras actividades al mismo tiempo que experimentamos esa cultura a travs de nuestro hacer econmico. Ah se encuentra la virtualidad de la dialctica, que intenta dar cuenta de todo. El problema es que eso estaba ausente.

La reaccin de la Escuela de Frankfurt en los aos 30 fue plantear: si falta anlisis de la cultura capitalista, hagamos una crtica fundamental a la cultura. Lo que ocurri es que no se entendi como lo que era, un intento de compensacin con respecto a la izquierda de su momento. Se absolutiz como lo que haba que hacer. Entonces ocurri una cosa absolutamente paradjica, y es que a partir de ese momento la derecha se convirti en la principal referencia en el campo del anlisis materialista. La derecha lleva a sus hijos hoy a estudiar economa y derecho, los dos elementos funcionales para la reproduccin sistmica y material del mundo. Mientras que la izquierda se encuentra en los departamentos de cultural studies. La izquierda es totalmente idealista en este sentido. El objetivo de la izquierda clsica era acabar con la desigualdad. Sin embargo, la izquierda actual posmoderna pone todo su foco en la cuestin de la identidad consignada como celebracin de la diferencia y, adems lo hace desde una posicin muy ambivalente, pues critica la diferencia cuando sta conlleva opresin. Pero, por otra parte, reivindica la diferencia de una manera muy ontologizadora, prcticamente esencialista. Esto supone una contradiccin y acaba reproduciendo lo que desaprueba. Hace una crtica del esencialismo de la cultura dominante, pero luego acaba generando una reivindicacin esencialista de muchos sujetos que, por su propia condicin de minoras diferentes, presupone que llevara en su seno una emancipacin casi inevitable.

La correccin poltica se ha constituido como un concepto sobre el que se han construido las nuevas derechas. Qu hay de mito tras esta supuesta dictadura de lo polticamente correcto?

La cultura de lo polticamente correcto tiene su valor al haber defendido a sectores socialmente desfavorecidos. Esto es, defender que no se pueda hablar de la mujer de manera gratuita existiendo una situacin asimtrica de poder en las sociedad heteropatriarcales, que no se pueda hablar mal injustificadamente de otras razas cuando son minora y estn estigmatizadas o que no se pueda hablar mal de los distintos grupos que representan diversidades sexuales cuando tambin sufren precariedad en cuanto a su representacin social y la posibilidad de vivir sus vidas libremente, es algo socialmente beneficioso. Que haya un censura entre comillas ante posiciones que atacan a estos grupos en vulnerabilidad es positivo, pero cuando se vuelve un elemento que domina la vida pblica, impide el pensamiento libre y se impone de manera burda y dogmtica sin contemplacin con la crtica tan necesaria incluso cuando proviene de los que defienden a estos colectivos, se vuelve un problema. Unas posiciones que son socialmente justificables se esclerotizan y pierden su razn poltica. La defensa sectaria de sus posiciones, acaba por volverse en contra de ellas mismas, porque invaden la capacidad que ha de tener todo ciudadano de plantear problemas all donde los ve. Si al final esas reivindicaciones se acaban viendo como imposiciones que no son razonables, termina por volverse en contra de la gente que las defiende y los grupos que sufren esa situacin.

El cinismo amoral, en mayor o menor medida, es una caracterstica presente en el movimiento Alt Right. En qu grado se puede responsabilizar a este cinismo de su triunfo poltico?

La cuestin del cinismo fue un elemento muy til en los orgenes de la Alt Right, porque ese carcter gamberro les permiti llegar a grandes sectores de la poblacin. Puede que stos no tuvieran unas claves ideolgicas muy asentadas pero esa actitud rebelde result ser muy atrayente. Eso lo podemos encontrar en la figura de los memes. Es la estrategia de comunicacin de nuestro momento y para nuestra generacin. Esto no se ha sabido leer en absoluto desde la izquierda, pues entiende que el medio y la forma son tan importantes como el mensaje. La izquierda se relaciona de una manera muy sagrada con la comunicacin poltica, la Alt Right tiene carcter "forocochero". Para ellos lo primordial es el objetivo y, el medio que utilices para ello no est preestablecido sino que lo modifican y adaptan sin reparos a un contexto concreto.

Hay una gran diferencia entre la Alt Right y la izquierda, tanto la clsica como la posmoderna. La derecha alternativa tiene un corto recorrido histrico, la izquierda por su parte s tiene una amplia tradicin y, concretamente, sin tocar poder desde hace muchas dcadas. A lo que lleva esto ltimo es a suplir esa falta de triunfo poltico tan continuado guardando una serie de apariencias polticas que al menos te recubran de dignidad. Esto hace que para la izquierda en general, las formas y la performance sean muy importantes. Cuando te vuelves formalista no puedes romper con esos elementos interpretativos, porque supondra romper con lo ltimo que controlas y tienes. En ese sentido la izquierda no puede ser gamberra en su apariencia.

Contrariamente a lo formulado en la anterior pregunta, la izquierda actual parece ser incapaz de soltar el pesado lastre de la ingenuidad que constituyen el idealismo, el romanticismo nostlgico y el moralismo. Es esto necesario para entender el fracaso cultural y la ineficiencia del proyecto poltico de las izquierdas?

VOLVER A PENSAR EN QU CONSISTE UN PROGRAMA DE TRANSICIN SOCIALISTA Y DEMOCRTICO ES UN REQUISITO INDISPENSABLE PARA TOMAR Y ALCANZAR EL PODER

La izquierda lleva mucho tiempo sin tocar poder y sin saber para qu lo quiere. Desde un punto de vista tico sabemos para qu son nuestro fines, pero no en tanto racionalidad de gobierno. Tenemos una idea sobre la justicia social pero no sobre cul es el modelo de sociedad que queremos implantar como alternativa al capitalismo. No sabemos qu haramos si maana tuviramos las llaves de los gobiernos de turno. No tiene que ver solamente con tener un programa, sino con saber cmo aplicarlo y ejercer el poder con todas las cuestiones terribles que eso conlleva.

Existe actualmente cierta sensacin generalizada de que la izquierda no tiene un proyecto ni serio ni realizable.

En el siglo XX, todo aqul que era comunista era tildado de utpico, pero nadie dudaba de que ste, una vez en el poder, iba a implementar una agenda poltica bien conocida desde el gobierno. No eran considerados unos intiles que no sabran manejar la situacin. Desde los aos setenta, la izquierda se ha constituido como una ideologa de oposicin y eso supone que no se plantee qu hara si llegase al poder. Tener incidencia poltica no se consigue solamente desde la calle. Al final, debes tener un pie en la calle y otro en las instituciones. En el momento en que pierdes eso de vista y solamente tienes presencia en la calle, siempre estars condicionado al marco poltico de quin ocupe el poder dando por hecho que no sers t, lo que lleva a adoptar una posicin reactiva. Esto crea una dependencia de gestos y como nicamente te queda eso, los acabas ritualizando.

El gran valor que tiene la izquierda es el espritu crtico que le lleva a movilizarse y a poner una barrera al poder, defendiendo los derechos al margen de ste. Pero ser tambin capaz de organizarse cuando la izquierda est en el poder es una actitud necesaria para evitar un institucionalismo que por otra parte tambin pondra en peligro las opciones transformadoras de la izquierda, no solamente ser crticos con la derecha, tambin con nosotros mismos. Volver a pensar en qu consiste un programa de transicin socialista y democrtico es un requisito indispensable para tomar y alcanzar el poder, pues la izquierda no conseguir el apoyo de las mayoras sociales hasta que stas encuentren que tiene un programa serio y riguroso alternativo a la derecha. Es una cuestin que no solo depende del discurso, como ha defendido igo Errejn, porque a la gente le puedes contar cuentos hasta cierto punto, pero todo el mundo quiere certidumbre y no gestos.

Fuente: http://ctxt.es/es/20180711/Politica/20635/Kike-Oate-Emilio-Osende-Marcas-Reguera-politica-Estados-Unidos.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter