Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-07-2018

No una guerra, sino dos

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


Si tomamos la tradicional abstraccin imperante en el marxismo de que el Estado capitalista moderno es una mquina o aparato de explotacin asalariada y dominacin poltica, que como cualquiera otra puede ser tomada por asalto por los explotados y subalternos, cambiada su esencia y puesta bajo sus rdenes para realizar los cambios o trasformaciones estructurales favorables a los intereses de las clases explotadas-oprimidas.

Y la adecuamos a una concepcin actualizada, es decir para la poca del desarrollo del Sistema Global Imperialista (SGI) con su globalizacin neoliberal en curso; acorde con la nueva teorizacin que se ha venido desarrollando acerca del concepto de Estado, partiendo del anlisis crtico del sinnmero de experiencias concretas positivas y negativas a nivel mundial sucedidos hasta la fecha, y a partir de la Comuna de Paris de 1781 como primera experiencia socialista concreta ampliamente analizada por K. Marx en sus escritos y anlisis ejemplares sobre estos acontecimientos tales como la Guerra Civil en Francia, el 18 de Brumario de Luis Bonaparte y sobre su historia en la lucha de clases en Francia; tal como lo desarrolla el terico marxista Bob Jessop en su mega obra El Estado, Pasado, Presente y Futuro. Ed Catarata. Madrid 2017, apoyado sobre los aportes de Gramsci y Poulantzas sobre el Estado en contradiccin con la Sociedad Civil como campo de la lucha de clases, la hegemona, la contra hegemona y los bloques de poder; podramos tener el siguiente punto de partida para la discusin y aplicacin a la realidad colombiana:

La llamada esencia del Estado moderno (la explotacin-dominacin) es como el Capital una RELACIN SOCIAL que, condensa un complejo sistema de mltiples y variadas contradicciones en continuo y acelerado movimiento y trasformacin que se expresan como TENDENCIA, que no solo incluye una cosa sustancial y unificada (el aparato) sino tambin las formas, funciones y tecnologas del ejercicio y los efectos del Poder Estatal estrechamente interconectado con el Sistema Global Imperial, y sobre todo, los resultados inestables de los tres tipos de lucha de clases (econmica, poltica, e ideolgica) que se dan en su interior y conducen a seis tipos de Crisis: 1-Crisis de representacin y acceso al Estado. 2-Crisis de integracin y articulacin institucional.3- Crisis de racionalidad en la intervencin estatal. 4- Crisis dentro del bloque de Poder 5-Crisis de legitimidad en proyecto de Estado. 6-Crisis de Hegemona. (APS)

La ilusin reformista de cierta nomenclatura burocrtica dirigente de las luchas populares en nuestro pas, de considerar el Estado como un algo neutral por encima de la lucha de clases, definitivamente ha quedado superada al no contar con sustento emprico ni haber superado la prueba de la praxis.

Con esto, podemos preguntarnos Cul, entonces, es la TENDENCIA que ha triunfado en la actual lucha poltica electoral que acaba de concluirse en Colombia, en la disputa por la orientacin del Estado?

Si analizamos, detenidamente tres cosas:

1- La importante y sincera entrevista cedida por el elegido presidente Duque a la Agencia rusa de noticias RT.com, la que se puede ver con papel y lpiz en mano en este enlace: https://actualidad.rt.com/programas/entrevista/280755-ivan-duque-presidente-colombia

2- El programa para el futuro gobierno de Colombia presentado por los 21 gremios de todas las actividades econmicas del pas, ya totalmente unidos en torno al nombre del nuevo presidente Duque, presentado desde el 07 de junio, y que tambin se puede leer, con papel y lpiz a mano, en el siguiente enlace: (http://www.cgn.org.co/wp-content/uploads/2018/06/Comunicado-de-prensa-del-CGN-en-respaldo-al-programa-de-gobierno-de-Iv%C3%A1n-Duque.pdf)

3- El gabinete ministerial que, ptalo por ptalo, ha ido entregando el nuevo presidente a los colombianos a travs de su cuenta Twitter, donde claramente se puede ver que, ya no son los partidos polticos tradicionales (destruidos durante los 16 aos de Gobernanza Neoliberal de AUV/ Santos) quienes ponen a los colaboradores del presidente en las principales carteras de la actividad estatal, sino el Consejo Gremial Unificado (Ver http://lasillavacia.com/el-empresariado-recargado-con-duque-67018).

Hasta el nominado ministro del ambiente, ex funcionario del gremio de los industriales (ANDI) y nombrado en contra de Ordoez y Viviane Morales, es el esposo de un alto ejecutivo de Davivienda (Ver https://www.las2orillas.co/el-ministro-del-ambiente-ricardo-lozano-otro-palo/

Se puede concluir (como lo anot en mi pasado articulo) que se trata de:

a) Continuar la profundizacin del neoliberalismo mafioso de ms mercado/ menos Estado que se viene implementando ms abiertamente a partir de la Constitucin de 1.991 impuesta por el bipartidismo-ampliado (Liberal- Conservador + M19) mediante dos reformas estatales: una, la reforma Fiscal y otra, la reforma a la justicia

b) Hacer modificaciones o corregir lo que est mal en el Acuerdo de la Habana.

c) Combatir las 200 mil hectreas sembradas de coca que deja el gobierno saliente de Santos. Y reorientar, para hacer ms efectiva y eficiente, la War-on-Drugs estadounidense, con todo lo que esto significa militarmente en la periferia y en los campos de Colombia. Para lo cual, ya las agencias de inteligencia estatales estn restructurando y resucitando (1) el enemigo armado a combatir, y de lo cual ni el ELN, ni las llamadas disidencias de las Farc, ni menos an el EPL, podrn escapar.

d) La dificultad de avanzar en acuerdos polticos con el ELN, si previamente este no cesa todo tipo de hostilidades.

e) Concluir el cerco global que se tiene contra Venezuela, que deja montado el gobierno Santos con el ingreso de Colombia en la OTAN.

Es decir que TENDENCIALMENTE el Estado colombiano va rumbo, ya no a un nuevo ciclo de conflicto interno, sino a una posible escalada militar con el Estado Venezolano: No una guerra, sino dos. Tendencia que como ya ha sido advertido, solo podr ser revertida oponindole una frrea resistencia de masas y de Movilizacin Social Unitaria.

Viene entonces a mi mente como compensacin a este pesimismo de la realidad, la famosa argumentacin del joven Marx esbozada en la Critica a la filosofa del Derecho de Hegel, donde refirindose al Estado, aclara que la emancipacin poltica no es sinnimo de emancipacin Humana:

El limite de la emancipacin poltica se manifiesta inmediatamente en el hecho de que el Estado puede liberarse de un limite sin que el hombre se libere realmente de l, y que el Estado puede ser un Estado libre, sin que el Hombre sea un Hombre libre.

Es decir, que la emancipacin poltica es un gran adelanto dentro del orden social existente, en el camino de la emancipacin humana definitiva.


Nota

(1) https://www.bluradio.com/nacion/numero-de-disidentes-de-farc-seria-mayor-al-que-se-conoce-publicamente-fiscalia-184476-ie435

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter