Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-07-2018

Anteproyecto de Reforma Constitucional
Cul es la pregunta correcta?

Juan Triana Cordov
OnCuba


A partir del 13 de agosto y por espacio de noventa das los cubanos residentes en Cuba tendremos la oportunidad de emitir nuestros criterios acerca del Anteproyecto de Reforma Constitucional, un ejercicio trascendental para todos.

Es esencial para nuestro afn por mejorar nuestra economa, lograr una ley de leyes que permita e impulse tambin la produccin y el incremento de la riqueza nacional, as como su distribucin equitativa entre sus ciudadanos.

Es por esa razn conocida de que en la primera sesin de la Asamblea Nacional se sometera a discusin de los delegados el Anteproyecto de nueva Constitucin, que me sorprend tanto cuando, a inicios de julio, se divulgaron las nuevas normas perfeccionadas del trabajo por cuenta propia, despus de once meses de haber sido detenida la entrega de nuevas licencias.

Ahora mismo no s si las nuevas normas perfeccionadas sern coherentes con nuestra futura ley de leyes. De hecho, segn lo que vi en la televisin nacional, entre los asuntos que debern ser resueltos despus de aprobada la nueva Constitucin est el de la Ley de Empresas y el de la Ley de Cooperativas. Ambas aparecieron as, sin apellidos, en una diapositiva en uno de los momentos de la discusin por nuestros diputados, por lo que es posible esperar una Ley de Empresas que, entre otras definiciones, tambin de alguna forma defina, por fin, el rol de la pequea y mediana empresa y el papel de la empresa estatal y de la no estatal, privada nacional o cooperativa.

Para nuestra situacin de hoy y para nuestro futuro es indispensable que as sea. Especialmente si tenemos en cuenta que este primer semestre nuevamente el crecimiento del PIB alcanz el 1,1 por ciento sobre el mismo perodo del ao pasado y que se mantiene una situacin muy difcil en los ingresos provenientes de las exportaciones de bienes. Sin recursos externos suficientes y con una baja tasa de ahorro interno, es muy difcil crecer. A ello habra que sumar las dificultades con los pagos a proveedores y la insuficiente dinmica de la inversin extranjera directa. Si atendemos a la estacionalidad de la economa cubana, entonces es posible esperar una tasa de crecimiento muy parecida a la obtenida en este primer semestre.

Pero como sabemos, no solo es importante la tasa global de crecimiento, tambin la calidad de ese crecimiento es relevante, tanto en el sentido de que sea un crecimiento sano ( dficit fiscal, crecimiento del empleo, de la productividad media del trabajo, etctera) como en el de los sectores que lo impulsan. Hoy, lamentablemente, no tenemos datos para poder interpretar ese 1,1 por ciento de crecimiento. De todas formas, nos sigue diciendo que andamos lejos de la tasa que necesitamos.

Crecer parece seguir siendo la tarea inmediata, nunca bien cumplida. Cuba lleva ya un largo perodo de ms de 6 aos con un crecimiento que ronda el 2 por ciento promedio anual. Es cierto que crecer no lo es todo, pero no se puede aspirar a tener una economa prspera con tasas de crecimiento tan bajas. Por eso las polticas, nuestras polticas econmicas y nuestras instituciones (las reglas del juego) deberan estar alineadas con este propsito.

Nuestras bajas tasas de crecimiento han trado como consecuencia la prdida de puestos de trabajo, el retraso en la mejora significativa del salario, la emigracin de la fuerza de trabajo calificada (la mayor de todas nuestras fortalezas en trminos econmicos) y la prdida de miles de profesionales que han emigrado.

Es cierto tambin que venimos de una historia en la que el Estado era prcticamente el nico creador de empleos. Una poca en que, adems, una parte importante de ese empleo se cre en sectores de muy baja productividad, a veces a todo costo. Pero esa poca pas hace ya un buen tiempo.

Ni el Estado puede ni la economa de hoy alcanza a repetir aquella historia. Ser consecuente con esta nueva realidad obliga, a mi juicio, a crear reglas de juego que nos permitan aprovechar todas las posibles fuentes de crecimiento.

Qu queremos promover o qu queremos evitar?

Fue un abogado quien, en una intervencin en un evento en la Universidad de La Habana, puso el ttulo a este artculo.

l afirm que nuestra manera de legislar o de decidir polticas responda ms a la pregunta Qu queremos evitar? en vez de aquella otra: Qu deseamos promover?

Lo cierto es que para algunos de los asuntos que hoy estn sobre la mesa, la pregunta ms frecuente ha sido qu queremos evitar. No cuestiono la validez de la pregunta, pero me preocup cuando me di cuenta del peso de esta y de sus efectos sobre el futuro de nuestro pas.

Busqu cuntas veces apareca en las nuevas disposiciones sobre el llamado trabajo por cuenta propia la palabra promover y, para mi sorpresa, mi procesador de texto me respondi que esa palabra no se encontraba. Lo hice tambin con la palabra facilitar y la respuesta fue la misma.

Discutir los detalles de esas nuevas disposiciones llevara mucho tiempo y espacio, solo llamo la atencin de que en ese perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia, volvi a quedar sin respuesta el asunto de poder ejercer profesiones de mayor complejidad y se prefiri seguir adoptando una lista positiva de oficios. Se excluyen aquellos asociados al ejercicio de profesiones de alta calificacin, con lo cual se estimula que un ingeniero se convierta en vendedor de productos agropecuarios, o chofer de auto o vendedor de man o que, buscando mejorar su economa personal o familiar, emigre a otro pas.

No creo que sea esa una buena manera de solucionar los problemas que hoy tenemos y menos an a tratar de disminuir la emigracin de profesionales que Cuba est padeciendo desde hace ya muchos aos.

La Reforma Constitucional demandar pensar muchas cosas. Ser la Constitucin que refleje, dijo el presidente Daz-Canel, la Cuba de hoy y la de maana; por eso estoy convencido de que nos obligar a volver sobre temas como este y voto por que nos permita darles a estos problemas una solucin ms coherente con nuestras necesidades.

Fuente: http://oncubamagazine.com/columnas/la-pregunta-correcta/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter