Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-07-2018

Comunidades afrodescendientes
El Bicentenario de Playa de Oro

Juan Montao Escobar
Rebelin

En Estados Unidos al menos les dieron 40 acres y una mula, por ac a los esclavizados manumitidos no se les dio ni las gracias


Apuntes de Barrio Caliente en secuencia de riffs [1] bundeao. La escritura desde abajo, desde las comunidades negras tiene eso de jam-session con sus riffs de la oralidad caligrafiada.

Riff n 1

Se aproxima el Bicentenario de la epopeya en la regin de las Esmeraldas, esa Gran Comarca Afropacfica vuelta a traer a estos aos por el Proceso de Comunidades Negras [2]. La celebracin unicultural de los Bicentenarios autoriza decir que los gestores del festejo del 10 de agosto de 1809 y ahora del 5 de agosto de 1820 mantienen el arcasmo cultural que los caus. Por ah deben tener pelucas y coletas. 200 aos ya deberan servir para enderezar una repblica multitnica que por estos tiempos de discursos interculturales todava va torcida en esos temas. Autoridades y gente del comn no tienen la culpa, los fantasmas de la mala educacin son dueos de sus memorias culturales y no las traicionan, no se atreven, a pesar de lecturas antropolgicas y proclamas constitucionales. Es posible que haya decisin poltica, pero le falta calores en el corazn para reventar prodigios ms prodigiosos que los del ftbol, el nico escenario de lo pluricultural y multitnico.

Fue conocida en puertos y cortes como la Regin de las Esmeraldas, por aquello de los ros que manaban esas preciosidades. Siglos despus, algn rey de Espaa les impuso tributo en oro a los negros de las minas de Guemb, San Jos (del Cachav) y Playa de Oro, por, dizque, meterse en los de blancos. Nada, eso por all ya estaba prendido y nadie acude acobijarse donde no va encontrar aquello que busca. La historiografa poltica leda, comentada y revivida desde las biografas de los prceres es una cosa montona de nombres y halagos. Este jazzman se apoya en los conocimientos del historiador Juan Garca Salazar y en la publicacin Los Maldonado en la Real Audiencia de Quito, de Piedad y Alfredo Costales, edicin del Banco Central del Ecuador, 1987. Ah se cuenta que don Nicols de la Pea Maldonado, nieto de Pedro Vicente Maldonado, combatiente de la revolucin agostina de 1 809, en Quito, escap hacia la actual provincia de Esmeraldas.

Riff n 2

Resumen del relato: Toribio Montes, el represor de aquellos prceres, persigui a los alzados, a sol y sombra. Era 1813, en una carta remitida, a revienta caballo, al perseguidor Francisco Gregorio Angulo le alerta: en las montaas y minas de Cachav y Playa de Oro, se hallan refugiados Don Nicols de la Pea y algunos otros insurgentes principales. Resistieron como pudieron y con aquello que tuvieron al alcance de la mano, hasta a trompada limpia. Solitos, al estilo Rambo? No, por Dios, eran auxiliados por unos cuantos esclavos negros, a quienes han prometido su libertad.

Los capturaron con el siguiente armamento: dos caones de madera con cinchones de hierro, diecisiete fusiles, ocho pistolas, quince entre sables, puales y machetes, ochocientos cartuchos de bala y algunos saquetes de plvora, hallados en el fuerte que haban hecho, desde donde hicieron fuego vivo A los fugitivos del 10 de Agosto, los fusilaron por la espalda y las cabezas fueron enviadas como trofeo a Toribio Montes, incluida la de Rosa Zrate, esposa de Nicols de la Pea. Qu pas con los combatientes mandingas azabaches de Gemb (Wimb) y Playa de Oro? De acuerdo a los esposos Costales: El fuego libertario se encendi en los horizontes del mar y de la selva, y all, se luch en busca de la independencia de su suelo, mucho antes de que Bolvar pensara siquiera en el decreto de manumisin de los esclavos negros. El grito cimarrn de los afroecuatorianos, mujeres y hombres, debera ser, viva el Bicentenario, pero de Wimb y Playa de Oro! Si los actuales herederos putativos de los prceres, engolando la voz, quieren seguir bagreando cuenteos discursivos, all ellos con sus afanes y vainas anacrnicas.

Riff n 3

Interpretacin, de Chet Baker:

Everytime we say goodbye, I die a little,

Everytime we say goodbye, I wonder why a little,

Why the Gods above me, who must be in the know.

Think so little of me, they allow you to go [3] .

Para no ser olvidados de la narracin de la nacin ecuatoriana, los ancestros combatientes inventaron estrategias de sobrevivencia de la Palabra viva y libre. Y por esa porfa estamos aqu, aunque bien lejos de los artificios del Bicentenario. A este jazzman y cientos de miles como l no les hace falta. Es cierto, muy cierto y no por bacanera. A los afroecuatorianos, mujeres y hombres, les falt el primer centenario? No mucho o quizs, ellos contaron el relato al revs del festejo de casa grande. Es ms, tres aos ms tarde de esos festejos del 10 de agosto de 1910, comandados por Carlos Concha, Julio Sixto Mena, Federico Lastra, entre otros, se rebelaron contra el supuesto oprobio de la piel en la joven Repblica del Ecuador. A mi ciudad de Esmeraldas y al pas de la Mitad del Mundo le agobia el ignorar sus historias. Esmeraldas tiene fama ttrica, es la nica ciudad ecuatoriana que en una tarde de febrero de 1914, los caoneros de la Armada nacional, casi la borraron del mapa a tiro limpio. La orden la dio el presidente de ese entonces Leonidas Plaza Gutirrez asistido por el general Manuel Ribadeneira. Tragedia de temerle a la piel del tigre o comedia de la desmemoria: al aeropuerto de Tachina, de la ciudad, le cargaron el sobrepeso cuestionable del nombre del militar incendiario. No hace mucho bajaron la marquesina y para subirla otro nombre. En la plantacin, el dueo y el jornal de trabajo, dejan pendiente, sin fecha, los ajustes de cuentas.

Esta jam-session, a disposicin de viejas y nuevas rebeliones, tiene callados sus caones libertarios y sus testimonios corresponden a la memoria colectiva. Los mandingas azabaches de Wimb y Playa de Oro bombardearon a las tropas colonialistas, enviadas por Toribio Montes, con caones construidos de madera dura. Aos despus bajaron del monte para otras hazaas. Fueron vencidos y debieron pagar el tributo obligatorio de la derrota: 275 castellanos de oro para la fiesta de San Juan y otros tantos para Navidad. Eso era un carajal de dinero de la poca. As es que la gente debi escarbar montaas, playar en ros y atrapar hasta la ltima pepita amarilla del oro aluvial, apenas observando los das de guardar, para reunir esa cantidad el costo de la solidaridad con los prceres que unos aos despus los expulsaran de sus libros y crnicas. Simn de la Trinidad, triunfante en Carabobo y Boyac, les dira que inviertan esa fortuna en las luchas independentistas. El 5 de Agosto de 1820, bicentenario en ciernes, ocurrira varios amaneceres despus.

Aos ms tarde y ya proclamada la Repblica, con oro bueno compraron decenas de miles de hectreas al Estado ecuatoriano y a quienes se haban adueado de esos territorios, para crecer en paz, olvidar la ciencia de los caones de madera y continuar su reinvencin humanizante en estas costas afropacficas. As se form la actual Comuna Ro Santiago-Cayapas. El trato se hizo en los montes y los abuelos trajeron los costales a Quito. En Estados Unidos al menos les dieron 40 acres y una mula, por ac a los esclavizados manumitidos no se les dio ni las gracias. Nada, ni un chininn de ciudadana. La gente qued a la intemperie con la del cuerpo y la comida de ese da. Pero cuando, los britnicos se pusieron impertinentes por el pago de las armas fiadas, un Gobierno agencioso de esos que en esta Repblica siempre fueron y todava son, les entreg completica la actual provincia de Esmeraldas, con gente y todo, para que se cobraran en crudo con lo que ms pudieran. Los caones de madera fueron armas de rebelin, los griots de Playa de Oro dicen que al menos uno est en algn museo gringo, a ese lo llamaban el descomulgao.

El que controla el pasado controla el futuro; y el que controla el presente controla el pasado, lneas atribuidas a Georges Orwel, escritas en 1984. Esa es la triste esencia de festejos de los Bicentenario. Diablos, es como si el tiempo no transcurriera y las negativas de los gallos de las madrugadas marcaran la perpetuidad del destino. Contradiciendo un primer sentimiento habra que pensar en preparar muchos riffs del Bicentenario. Aun para entibiar corazones con ms razones de historicidad que percepciones historiogrficas.

Notas:

[1] En un principio, frase breve y caracterstica que se repeta como acompaamiento; la interpretaban -casi siempre en armona- los msicos de primera lnea, haciendo fondo al solista. Morton defina los riffs como figuras y deca que ningn pianista puede tocar buen jazz si no trata de imitar a una banda, creando una base de riffs. Esta figura repetitiva fue vindose poco a poco como un fin en s misma.

[2] En Colombia est la organizacin Proceso de Comunidades Negras, pero en sus inicios, en Colombia y Ecuador fue el andar y caminar renacentistas de la gente negra de los dos pases. Se trabaj historia, antropologa, sociologa y poltica con el liderazgo de Juan Garca, Carlos Rosero, Ins Morales, Pablo de la Torre, Jacinto Fierro, entre otros miles de comuneros y acadmicos. Se editaron libros, se reivindic la Gran Comarca, a los palenkes y se asumi la defensa del territorio . Algunos de estos lderes de uno u otro lao de la raya (frontera colombo-ecuatoriana) fueron asesinados.

[3] Cada vez que decimos adis, yo muero un poco,

Cada vez que decimos adis, yo me pregunto: por qu un poco?

Por qu los dioses ubicados por encima de m ya lo saben?

Ellos piensan tan poco en m, que permiten tu alejamiento.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter