Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-07-2018

Quin mandar en Pakistn?

Guadi Calvo
Rebelin


Si no sucediera algo realmente sorprendente, en pocas horas ms se anunciara oficialmente que Imran Khan del partido Tehreek-e-Insaf (PTI) se convertir en el nuevo Primer Ministro de Pakistn uno de los pases ms conflictivos de Asia, tras haber conseguido el triunfo en las elecciones del ltimo mircoles 25, sobre los tradicionales partido polticos Liga Musulmana Nawaz (PMLN) de Pakistn que encabeza Shehbaz Sharif, y el Partido del Pueblo Pakistan (PPP) de Bilawal Bhutto Zardari. Lo que significa por segunda vez en la historia del pas que un gobierno termina un mandato completo y da paso a un nuevo ejercicio democrtico.

Con ms del 95% del votos contados, un da despus del acto eleccionario el resultado seala que ganar cerca de 110 de las 269 bancas en juegos en la Asamblea Nacional, Khan, en un discurso televisado llam a la unidad, prometiendo superar los ataques personales y sacar de la pobreza a millones de pakistanes.

El prximo Primer Ministro, es una ex estrella del cricket y capitn de la seleccin nacional, hasta ahora el mayor logro de Imran Khan de 65 aos, fue ganar la Copa Mundial de Cricket de Pakistn en 1992, ms habituado a aparecer en las noticias mundanas de los peridicos por sus escandleles como play-boy, que por haber sido gobernador durante estos ltimos cinco aos de la provincia Khyber Pakhtunkhwa, con pocas frecuencia Khan ha asistido a sesiones parlamentarias o ha mostrado inters en los detalles del gobierno.

Este cambi de rumbo en la poltica pakistan marca un gir monumental para la historia de un pas marcado por el poder militar, la influencia cada vez ms fuerte del sunismo conservador, la corrupcin, Nawaz Sharif ex primer ministro, se encuentra condenado a 10 aos de prisin tras su aparicin en los Panam Papers y una casta poltica compuesta por las familias Sharif y Bhutto, que junto al poder militar han ido relevndose en el poder desde la independencia en 1947. Adems del sempiterno conflicto con India, los movimientos separatistas y la presencia de grupos terroristas como Tehrik-e-Talibn Pakistn, Jamaatud Dawa, Lashkar-e-Jhangvi o Hizb-e-Islami, que juegan para el Daesh, al-Qaeda y el Talibn afgano.

Khan todava necesita formar generar una coalicin para convertirse en primer ministro, ya que es extrao en la poltica pakistan que un solo partido pueda hacerse con todo el poder en un pas de importantes races tribales y fuertes diferencias tnicas. Khan adems tiene posibilidades de alzarse con el triunfo en la asamblea local del Punjab, la provincia ms grande y ms rica del pas.

Observadores internacionales se han referido con preocupacin respecto la traspareca y la libertad de los medios periodsticos durante la campaa electoral y las irregularidades y los retrasos de la informacin que llegaba desde los colegios electorales controlados por el ejrcito. Mientras que la Comisin Electoral de Pakistn (ECP) inform que la participacin se haba reducido al 52%, una cada de dos puntos en referencia a las elecciones de 2013, se entiende debido a un electorado desmotivado, por una campaa cruzada de denuncias, sospechas de la intervencin del ejrcito a favor de Khan, y el accionar de las bandas terroristas que han producido ms de 300 muertos en unos 150 atentados.

El Tehreek-e-Insaf (PTI), que ha logrado la mayora de las bancas de la Asamblea Nacional, de donde emerger el nuevo Primer Ministro, ha recibido acusaciones de fraude electoral y de haber pactado con el ejrcito, un estado semi autnomo dentro del pas, conocido como el establishment, que ha gobernado Pakistn directamente durante la mitad de sus 71 aos de vida independiente y en ms de una oportunidad manipulando a su antojo a varios gobiernos civiles.

Durante la reciente campaa electoral mucho de los enemigos polticos de Khan afirmaron que el astro del cricket era el candidato puesto por el ejrcito, ya que entre los mejor posicionado Khan, apareca como el de menor experiencia y autoridad, lo que lo converta en una presa fcil para ser controlada. Incluso ha corrido denuncias que la omnipresente Direccin de Inteligencia Inter-Services (SIS) el servicio secreto pakistan habra forzado a otros dirigentes polticos para que respaldaran a Khan, llegando a retirar acusaciones a dirigentes religiosos sospechados de vinculaciones con las milicias fundamentalistas para alentar su apoyo al candidato finalmente consagrado.

Khan, se ha apurado, no solo a asumir su victoria proclamndose como un ganador honesto, digno y creble y utilizando su prestigio como dolo deportivo para conquistar a los sectores ms jvenes de los 106 millones de votantes.

Concretada la victoria, Khan, deber imponer su autoridad, en un pas inestable muy acostumbrado a los golpes de estado y los magnicidios. Con un poderoso servicio de inteligencia, prcticamente autnomo, que se ha dado el lujo de ser el anfitrin de Osama bin Laden, mientras prcticamente todos los servicios de inteligencia del mundo estaban en una bsqueda desesperada del fundador de al-Qaeda.

El nuevo Premier, para perdurar, se ver obligado a crear una coalicin que le d mayora en las cmaras. Sus posibles aliados provendrn del partido Muttahida Majlis-e-Amal (MMA) un conglomerado de cinco partidos religiosos pertenecientes a las principales escuelas de pensamiento islamista y algunas otras fuerzas de extrema derecha, que le permitan cumplir con sus promesas de campaa respecto a la lucha contra la corrupcin sistmica y la pobreza crnica.

La economa pakistan, en franco declive, por la prdida de reservas y los fuertes cimbronazos devaluatorios de la rupia, que estn disparando los precios de los productos bsicos y la desocupacin, por lo que se espera que Khan un nuevo arreglo con el FMI, si no consigue un sostenimiento de su ms importante socio comercial China, embarcada en la expansin comercial de la Ruta de la Seda, que tiene a Pakistn como una de las ms importantes piezas.

Khan, tendr que atender con particular atencin, la poltica que sus asesores militares le sealen sobre India, hoy aliada a los interese israeles. La compleja urdimbre afgana, el terrorismo wahabita, los movimientos separatistas y las relaciones con China y los Estados Unidos, a quien Khan ha criticado con dureza en estos ltimos meses, y que desde la llegada de Trump a la Casa Blanca se han enrarecido como nunca en la historia.

Votos de sangre.

Toda la campaa electoral estuvo plagada de atentados alcanzado en las ltimas dos semanas cerca de 120 ataques donde murieron unas 250 personas y resultaron heridas 670, el mayor de estos ataques se produjo en Mastung, a unos cuarenta kilmetros de Quetta, la capital de Beluchistn, la provincia ms pobre e inestable del pas, matado a 153 personas que participaban en un acto electoral el ltimo 13 de julio. Lo que oblig al gobierno a disponer de ms de 370 mil efectivos para controlar los 85 mil colegios electorales.

Adems de cerrar los pasos fronterizos con el inestable Afganistn, As todo no se pudo evitar nuevos atentados durante el proceso electoral en curso, como el sucedido en cercanas del complejo educativo Tameer-i-Nau, en la ciudad de Quetta, donde un comando suicida del Daesh, se deton asesinando a treinta personas e hiriendo a una cantidad similar. En la madrugada, del 25 un ataque con granadas mat a un polica e hiri a otros tres, en un centro electoral de la localidad de Khuzdar, Baluchistn.

El partido islamista Tehreek-e-Labbaik, una nueva formacin poltica de extrema derecha, acusado de propiciar las matanzas de herejes y blasfemos, aunque no logr ganar ninguna banca a nivel nacional, consigui salir segundo en muchos distritos y consiguiendo u milagroso 10% de los votos en la provincia del Punjab, de 110 millones de habitantes, ha generado la atencin de los analistas por su proyeccin poltica en los prximos aos.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: http://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter