Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-07-2018

El movimiento feminista se potencia mientras la Iglesia Catlica se desmorona

Leopoldo Lavn Mujica
Rebelin


Signo cultural de los tiempos presentes. Uno de los bastiones de la opresin de la mujer durante siglos es atravesada por la ignominia y se cae con estrpito en Chile. Salpica a toda la derecha ultraconservadora chilena que la instrumentalizaba como baluarte y espoln de combate en la defensa de los privilegios masculinos y de clase dominante y reaccionaria.

Las exitosas movilizaciones feministas lo confirman. Al mismo tiempo que la debacle de la Iglesia chilena se consuma, puesto que su jerarqua est por los suelos y ha perdido toda dignidad de la funcin por su implicancia directa en abusos o por encubrimiento de crmenes de carcter sexual, un potente movimiento social de mujeres se desarrolla contra las opresiones especficas por ellas vividas.

La onda de choque entr por la Via Ottaviano hasta el mismsimo poder sacro que representa el viejo Vaticano conocido por sus seculares intrigas en torno al poder, sus notables casos de corrupcin mafiosa por el dinero y por los recurrentes escndalos en torno a la pulsin libidinosa reprimida por los votos de castidad de los vicarios de Dios. El Papa jesuita Bergoglio, obligado por algunos cardenales, despus de hacer caso omiso de la amplitud del problema, debi enviar a Chile funcionarios de confianza para intentar resolver la crisis.

La vieja institucin papal se resiente an ms en medio de un desencantamiento del mundo y del auge de la mercanca y del individualismo en un contexto de expresiones mrbidas de la crisis del capitalismo tardo. Desencantamiento aparente, porque Latinoamrica vive un avance arrollador del neo-evangelismo de las sectas religiosas en Brasil, Mxico, Paraguay y Chile.

Y no hay santo por hacer ni procesin que vaya a salvar a la Catlica y Romana de su propio infierno. Ya sucedi. En algunas ciudades del mundo occidental las iglesias catlicas en desuso son convertidas en confortables departamentos por promotores de condominios. Pero los mormones siguen en expansin con sus lujosos templos. El de las afueras de Pars es impresionante. En Salt Lake City, el Vaticano, mormn, los fondos son cuantiosos y las redes financieras poderosas.

En Chile las iglesias neo-evangelistas que compiten con la Catlica en el mercado de las religiones tienen representacin poltica gracias a las fortunas amasadas con el consentimiento del Estado. Aqullas defienden posiciones de discriminacin de gnero, son conservadoras, anti derecho a decidir y homofbicas; como el pechoo J.A. Kast.

En Chile, los resabios de la ideologa patriarcal promovida por la Iglesia Catlica, han sido persistentes en las ciencias sociales debido a los privilegios masculinos. Una cierta elite intelectual masculina de todos los pelajes y colores ha ignorado el feminismo como fenmeno social y tambin poltico. Por eso mismo se les vinieron encima las movilizaciones. La elite pensadora no tiene los marcos intelectuales y conceptuales para entenderlas.

Retraso del conocimiento ante la porfiada realidad de los hechos. Y sin embargo haca tiempo ya que Axel Honneth, el socilogo alemn continuador de J. Habermas, haba teorizado la sociedad de la posguerra a partir de las luchas por el reconocimiento de sectores sociales daados por el poder econmico, cultural y social. Para qu hablar de las tericas feministas que como Nancy Fraser polemizaron con ste. Y no slo acerca del carcter cultural de las luchas sino tambin de la necesidad de que stas sean antineoliberales y se proyecten hacia los cambios constitucionales. Carlos Pea, rector de la UDP, no se maneja en el tema. Habla de lo femenino como si se tratara del eterno femenino a lo Coco Chanel. Pontifica como siempre fuera del tiesto.

Dato aparte. Fue Honneth quien populariz los conceptos de integracin social e inclusin que hoy son parte del lxico pierista, pero para embolinar la perdiz.

En el caso de las mujeres, el feminismo es la puesta en ideas y en la accin de ese dao secular con miras a la transformacin social. De la lucha por la emancipacin contra las opresiones actuales. Por el derecho a decidir entre otras cosas.

Pero en el marco de este movimiento y dentro del feminismo vemos venir posturas oportunistas de la vieja poltica, que con la ayuda meditica quieren reposicionarse en el contexto de la causa. Si hasta a Cecilia Morel, la esposa del magnate presidente Piera, quieren presentarla como lder de mujeres!

Y para qu hablar de la socialista-concertacionista Bachelet, quien llama chiquillas al movimiento feminista. M. Bachelet, la misma que en julio del 2006 en Crdoba, Argentina, Presidenta en aquel entonces en el marco de la cumbre del Mercosur, mientras las trabajadoras chilenas de las salmoneras estaban en huelga para protestar contra sus sueldos miserables y las condiciones de trabajo, no se le ocurra hablar de explotacin salarial. Bachelet, junto a su brazo derecho de Hacienda, el neoliberal concertacionista Andrs Velasco, slo atinaba a hablar de crecimiento econmico, sin dedicarle ni una sola palabra de solidaridad a las trabajadoras en lucha.

Era en los mismos instantes en que Carlos Vial Larran (otro ms) en una expresin tpica de la mentalidad declaraba: dejen de sacarle la madre a la industria (salmonera). Era a los cuestionamientos a la depredacin empresarial sin lmites que el esperpento reaccionaba. Hoy sabemos a dnde ha llevado esta industria de la depredacin. A una devastacin sin lmites, con casi milln de salmones sueltos e infectados devorando especies en el litoral austral.

Y por lo mismo, las luchas estn vinculadas y las problemticas del capitalismo tardo y neoliberal tambin. Unir lo que la ideologa neoliberal y el dispositivo meditico tradicional separan, fragmentan y ocultan permite comprender y actuar mejor en el mundo en que vivimos. 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter