Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-07-2018

El precio de la Transicin

Julio Anguita
El Economista


Los materiales publicados con las confesiones de Corinna Zu Wittgentein solamente han podido sorprender a los extremadamente ingenuos o a los extremadamente cnicos. El llamado Rey emrito no es peor que la oligarqua econmica, poltica y meditica que constituida como un doble Estado de caeras insalubres, tramas de todo tipo, uso mafioso de las instituciones y apropiacin del erario pblico, mud de piel poltica para seguir haciendo lo que hizo durante la dictadura: robar, corromper y pervertir los grandes principios polticos, ticos y del Derecho.

Ya va siendo hora de asumir que el pcaro designado por el dictador Francisco Franco como sucesor a ttulo de Rey fue, y lo es su sucesor dinstico, la clave del arco que sustentaba y sustenta el edificio corrupto de la segunda Restauracin borbnica.

Desde hace mucho tiempo vengo afirmando que el sistema poltico de nuestro pas puede ser definido como una no dictadura en la medida en que hay elecciones, instituciones surgidas de las mismas y un ejercicio de libertades, eso s, cada vez ms intervenido poltica, judicial y mediticamente. Pero la Democracia como sinnimo de transparencia, participacin ms all de lo electoral, tica pblica, control cvico, igualdad jurdica e imperio de la Ley, todava no se ha implantado en Espaa. Para realizar esta afirmacin me atengo a la memoria histrica basada en lo ocurrido entre 1977 y nuestros das.

Que Juan Carlos I borbone, se entreg a actividades lucrativas irregulares y opacas o jug frvolamente en operaciones polticas sinuosas de alto riesgo, fue posible porque los gobiernos de turno se lo permitieron, los medios de comunicacin ocultaron y/o velaron muchos hechos, y los poderes econmicos mostraron su adhesin a uno de los suyos que luca corona. Sin olvidar tampoco los silencios judiciales. Cuando las oligarquas de toda ndole entendieron que ya no les serva, forzaron su abdicacin en junio de 2014. A cambio lo aforaron y no permitieron la rendicin de cuentas. Corinna ha aireado las facturas y los albaranes olvidados pero sabidos por todos. Que cuide su salud.

La Transicin est en el origen de esta degradacin, en absoluto desconocida u oculta. Y es que hoy, en 2018, la cuestin sigue siendo la misma que en 1975 cuando muri el dictador, la ruptura democrtica con el rgimen de excepcin tica, moral y de funcionamiento pblico, sigue siendo una necesaria asignatura a aprobar. La ciudadana tiene la palabra.

Julio Anguita. Colectivo Prometeo

Fuente: El Economista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter