Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2018

Algunas reflexiones acerca de la conflictividad en el mundo del siglo XXI

Sergio Rodrguez Gelfenstein
Barmetro Internacional


En un reciente programa de radio, el conductor del programa me pregunt si segn mi opinin se estaba produciendo un reajuste del sistema internacional o si lo que estaba ocurriendo eran tan solo turbulencias coyunturales propias del capitalismo. Toda vez que tal interrogante fue hecha al comenzar el programa, me tom de sorpresa porque supona que el mismo transcurrira por otra ruta, sin embargo logr esbozar una respuesta que aunque satisfizo al periodista, me llev a una reflexin posterior a fin de bosquejar una interpretacin correcta de la dinmica tan catica que se vive a lo largo y ancho del planeta.

Creo que lo que se est produciendo es un reacomodo mltiple que se ejecuta en varios planos simultneamente, como cada uno tiene orgenes distintos en el tiempo, en sus caractersticas y desarrollo, genera complejos y heterogneos procesos y superpone variables que al expresarse en paralelo y al mismo tiempo, forja un sinnmero de acciones, difciles de entender y mucho ms espinosas para analizar y explicar -por lo menos para m- sobre todo porque el desenvolvimiento de estos procesos, produce contradicciones y crisis que estn influyendo en la cotidianidad de los pases, las sociedades y los ciudadanos.

Un primer plano es el de las incompatibilidades que se generan en un mundo eurocntrico, construido a partir de una visin abarcadora y totalizante de Occidente, que ha dominado el planeta desde hace ms de tres milenios, creando una civilizacin que ha tenido enorme influencia en el idioma, la poltica, la educacin, la filosofa, la ciencia y las artes. Sin embargo, la modernidad vive un empuje en primera instancia de China e India, pero tambin del mundo musulmn, que pugnan por ocupar un lugar ms prominente en el escenario global. No hay que olvidar que en estos pases y territorios germinaron algunas de las principales civilizaciones de la antigedad, como la china, la india, la persa, la mesopotmica y la egipcia. Ninguna de ellas est en Europa o en el territorio del actual Estados Unidos, lo cual da una idea de que estos se impusieron finalmente por va blica y la de la usurpacin, por el saqueo y el vandalismo continuado sobre todo en frica y la Amrica meridional y, por haber puesto el desarrollo de la ciencia y la tecnologa al servicio de la guerra. Es evidente que ya en el siglo XX esto comenz a cambiar y en el XXI la realidad es otra, lo cual genera tensiones no resueltas.

En segundo lugar habra que decir que tal civilizacin occidental, de forma particular en el mbito de la poltica, cre un modelo denominado democracia que como se dijo antes- por va de la fuerza ha querido imponerse como razn universal, forjando parmetros de comportamiento nicos, que marginan y excluyen otras ideas de la poltica establecidas a partir de experiencias y vivencias propias de otros pueblos. La democracia representativa de corte occidental, ha sufrido por cierto muchos cambios en el transcurrir de ms de dos mil aos, pero desde fines del siglo XVIII se ha impuesto como realidad incontrovertible y como instrumento de dominacin de los poderosos que recurren a ella para sostener su poder y la violentan impunemente cuando no les resulta posible hacerlo. El mundo de hoy es testigo de la emergencia de otros sistemas polticos resultantes de procesos que consideran especificidades, culturas e historias particulares de determinados pases. Esas naciones logran sostener sus modelos propios cuando consiguen acumular la fuerza suficiente para defenderlos del avasallamiento y la imposicin, caso contrario son violentados, suprimidos y exterminados, en muchos casos incluso, en nombre de esa democracia que se dice sostener. Esto comienza a resultar insoportable por algunos pueblos y empieza a ser tambin foco de conflicto y tirantez internacional.

El tercer plano de contradicciones es la mantencin de una estructura obsoleta en el sistema internacional, que no responde a la correlacin de fuerzas del mundo moderno ni a la realidad del mismo. Hay que recordar que esta estructura fue diseada por los vencedores en la segunda guerra mundial para legitimar el poder propio sobre el planeta. La Organizacin de Naciones Unidas (ONU) fue fundada en 1945 por 51 Estados, entre ellos solo 4 de frica, 8 de Asia y ninguno del Caribe, hoy existen 193 pases independientes, lo cual es la primera y ms palpable diferencia con el pasado. Pero, la contradiccin ms trascendente es la que existe entre un ente democrtico como la Asamblea General donde todos los pases tienen derecho a voz y voto y la dictadura del Consejo de Seguridad, en la que solo cinco Estados tienen el poder de decidir acerca de los problemas ms acuciantes, complicados y difciles relativos a la guerra y a la paz que son temas transversales, que preocupan a todos, y ante los cuales, las potencias resuelven casi siempre a favor de sus intereses polticos, en muchos casos violentando la opinin de la mayora aplastante de los pueblos del planeta. Adems de eso, cuando se produce un fallo contrario a la opinin de Estados Unidos, este pas se siente con la autoridad para sobrepasar la institucionalidad de la ONU y actuar al margen de ella o, en otras situaciones, abandonar la estructura y no respetar los acuerdos que se han tomado, todo lo cual ha ido torpedeando la posibilidad de sostener una convivencia pacfica entre las naciones, objetivo fundamental para el cual fuera creada la ONU.

Finalmente, enfrentamos un tema de coyuntura que tiene que ver con la agresividad imperial progresiva de Estados Unidos y Europa ante la perspectiva de perder la supremaca poltica y econmica en el mundo. La expansin sin control del capitalismo, el afn desenfrenado de lucro y la concentracin cada vez mayor de la riqueza en pocas manos, suscita desasosiego creciente en todas partes, toda vez que este modelo, si se quiere sostener en el estado de la situacin actual, se tiene que imponer de cualquier forma. Ello conlleva en el plano internacional a la confrontacin, los conflictos, la guerra econmica, las sanciones econmicas, la invasin y el avasallamiento en algunos casos de otros pases y pueblos y en el plano interno, a la represin indiscriminada, el exterminio selectivo de lderes y dirigentes populares y sociales, el retroceso en el sostenimiento de logros en materia social obtenidos despus de decenas de aos de lucha, adems de la violacin del propio sistema creado, utilizando sus instrumentos para el logro de oscuros fines polticos de grupos minoritarios de la sociedad y, lo ms novedoso, la justificacin de todas estas tropelas a travs de los medios transnacionales de la comunicacin y sus adlteres locales, cuya perversa misin es buscar que los ciudadanos acepten que estas acciones son expresin de lo natural y normal de la vida, y la manera habitual como debe funcionar la democracia . Por supuesto, las resistencias de pueblos dignos y dirigentes preclaros a estas expresiones totalitarias van configurando parte del incremento de las complicaciones actuales, en la que la derecha conservadora se ha puesto a la ofensiva en nuestra regin.

Tal vez mirar este mapa del origen de la conflictividad, ayude a disear las tcticas ms adecuadas para la lucha cotidiana, pero tambin para trazar una estrategia de liberacin que permita establecer alianzas y compromisos, aislar al enemigo principal y construir una correlacin de fuerzas que en cada pas y de acuerdo a las condiciones propias, abra camino a una verdadera democracia de carcter participativo -hoy inexistente en buena parte del planeta- y a una sociedad mejor.

Fuente: http://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2018/07/algunas-reflexiones-acerca-de-la.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter