Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2018

El IV Reich

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


Con la ocupacin de toda Palestina y la declaracin del Estado Judo por el parlamento israel, no queda ninguna duda. Lo que los sionazis venan haciendo desde 1948 lo han puesto por escrito: son racistas, practican el apartheid, la segregacin racial, la ocupacin del territorio del pueblo en condiciones de debilidad, la expulsin del pueblo palestino, realizan castigos colectivos a la poblacin, la hacen prisionera, a la gente que se resiste a marchar de sus pueblos y ciudades la encierran entre muros y controles fronterizos, les roban las cosechas, les quitan el agua, la luz, los medicamentos, les derriban las casas, los hospitales, los colegios... y todos estos actos son contra el Derecho Internacional, y al ente sionazi, a sus dirigentes, sus banqueros, sus lobys, sus medios de difusin, sus colonos y su ejrcito, les importa una higa el Derecho Internacional aunque le haya advertido la ONU, los Tribunales Internacionales, lo digan las Convenciones de Ginebra y dems organismos del mundo.

Los gobiernos occidentales y ms all, mantienen con semejante banda relaciones polticas, comerciales, financieras, militares, aunque a ninguno de los gobernantes capitalistas se le escapa que el Estado judo, como se declara, es el prolongador del nazismo alemn.

Si la invasin sionista de Palestina, que toma carcter de entidad poltica en 1948, fue la vuelta de la neocolonizacin, ahora es el tiempo en el que la empresa ha realizado una parte de su proyecto de conquista desde los lmites de Egipto hasta el Eufrates. El mismo proyecto al que le han llamado Plan Yinon. Pero podrn completarlo?.

Las circunstancias polticas geoestratgicas actuales, aun procurando en stos momentos su afianzamiento en Palestina, parecen obligar al sionazismo y sus aliados a que se redirija su fuerza y con Trump se proponga ste y su lite el comercio por encima del Derecho y las responsabilidades por tanto crimen, y sus ejrcitos de prensa trabajen en las noticias falsas y en la difusin del insulto a las vctimas, nunca trabajan para poner sobre la mesa las causas, los causantes y los responsables de las consecuencias, es decir: trabajan todos juntos, en diferentes escalas, por la divisin del Medio Oriente, a un lado la normalizacin de los pases que encubren a Israel, y a EEUU-UE, y al otro la vejacin sistemtica de los pases independientes. La divisin debilita la resistencia, la que intentan causar con la guerra continua, por religiones, razas, territorios histricos, y la divisin que buscan con los negocios entre lites, el reparto poltico de la zona y la entrega para que asimilen a pueblos como el palestino, atados de pies y manos, en busca de eliminar las resistencias, una y otra va permiten al sionazismo profundizar en lo conseguido. A qu es debido su intento de cambio prctico de guerra, y no del todo, por negocios espurios que buscan enterrar sus responsabilidades?: Israel-EEUU-UE han fracasado en la guerra a los pases que podan impedir la expansin del sionazismo, su ltimo fracaso se encuentra en su derrota en Siria, y junto a su derrota viene creciendo su crisis econmica y poltica, la conduccin del mundo la quieren hacer con el fomento de grupos de terror, bloqueos econmicos y polticos a los pueblos que no obedecen, y su desarrollo econmico decae sin visos de remontar, adems tienen frente a ellos a las nuevas potencias, que se auto organizan y cooperan, para que la crisis se reconozca mejor a eso se aaden las presiones y diferencias entre EEUU y la UE.

En medio de la crisis desatada y la guerra que late bajo los pies de todos ellos, es preciso aclarar que lo que se denomina Israel se ha construido en base a una identidad religiosa fundamentalista, y los sionazis han escrito numerosas leyes contra la poblacin autctona. El fin era atraer con el victimismo a poblacin de diferentes nacionalidades que son de origen judo, religin mediante, cuando el judasmo no tiene que ver con el sionazismo o ultraderecha, dando a esos mercenarios el derecho, y todas las facilidades econmicas, para asentarse. Esa poblacin juda iba a servir para realizar los asentamientos que conformasen lo que han declarado en stos das como Estado judo, slo para los judos que comulgan con ellos por raza, religin,y poltica de ocupacin colonial. Para esa tarea el mundo financiero sionista de origen askenazi, representado por Rotchild , coste, con ayuda del gobierno ingls, alemn y ms cerca en el tiempo del rgimen estadounidense, la operacin neocolonizadora. Palestina dispone de una posicin geoestratgica de primer orden cara al Mediterrneo, rutas comerciales e influencia en la zona petrolfera, riqueza que ha alimentado en gran medida al capitalismo occidental hasta convertirse ste en la mano oscura que mueve el mundo.

El asunto, como decamos, ha encontrado una resistencia inusitada, resistencia que cuestiona los planes alentados por el sionazismo, y detrs los de sus aliados.

La salida que prueban ahora viene de la mano del rgimen de Trump, salida que intenta vender su yerno Kushner con el nombre de Acuerdo del siglo. El actual proyecto se interesa por cambios polticos en las filas palestinas, cambios que suponen renunciar a los principios que hacen a Palestina reconocible: su capital Jerusaln, su territorio, su misma poblacin, la verdadera duea, y los sionazis mediante Trump y su embajador de negocios les exige renunciar a la defensa de sus entre 5 y 7 millones de refugiados... y a los mrtires, en cientos de miles que han dejado su vida por Palestina entre 1948 y 1967 y 1967 hasta hoy mismo, y a los cientos de miles de prisioneros y prisioneras, en todos los casos mujeres, hombres, ancianos, nias y nios, que an hoy siguen en jaulas y mazmorras; y hablando de hoy mismo, ha sido puesta en libertad la adolescente Aed Tamimi, prisionera por haber dado una bofetada a un soldado sionazi que haba asaltado con otros su casa y disparado a un nio dejndolo en estado gravsimo. Ese es el escaln ms bajo de la cotidianidad en Palestina, y por ah tambin se mide la calidad moral de ese Estado, sus jueces, sus militares... que son los mismos que dieron las rdenes para asesinar en la Gran Marcha por el Retorno a quienes se manifestaban ante la frontera que han establecido con Gaza, recuerdan a la enfermera Razan Najjar, asesinada cuando iba con las manos en alto a atender a un herido?. El crimen dio la vuelta al mundo, pero que ha supuesto en los gobiernos occidentales?, lo mismo que los ms de 150 asesinados en la Gran Marcha del Retorno y los ms de 15.000 heridos, tan Hablamos de lo cotidiano y de la la Ley Internacional, que todos ellos participan de los crmenes, los consienten, los ocultan, los hacen pasar como actos de autodefensa, y hablamos de lo que debera regir las relaciones internacionales, pero al pueblo palestino de Gaza y del conjunto de Palestina slo lo matan por reclamar su derecho, por procurar la paz. Tambin hoy los sionazis han asaltado en aguas internacionales, lo que significa un acto ilegal, otra vez, una accin de guerra ilegal, la Flotilla por la Libertad de Gaza, y los criminales de guerra se han llevado presos a los tripulantes y se han quedado con los barcos y el cargamento de medicinas y vendas que llevaban a los hospitales de la Franja. Dnde estn los defensores de la democracia y los Derechos Humanos?: muy ticos se ve que no son.

Despus de los casos concretos, qu dicen los gobiernos colaboradores del nuevo nazismo? Se ha pasado el tiempo del disimulo. Si aqul primer nazismo fue consentido por los gobiernos de entonces de las mismas naciones cuyos gobiernos hoy apoyan a ste nuevo nazismo -hay que aclarar que entonces eran los de la burguesa dispuesta a acabar con la Revolucin Sovitica- con la esperanza de retomar las riquezas de Oriente Medio, liquidar a los pases que manifiestan independencia poltica, o desarticularlos para que no puedan rehacerse, y deshecho todo abrirse camino en su nuevo intento de rodear y bloquear e impedir el crecimiento y la competencia de Rusia y China, que ya se les representa como el mayor obstculo para su dominio mundial, lo que en caso de que no prosperase su plan disminuira el poder dictatorial del imperio.

Llegados a ste punto volvamos al principio, la crisis del sistema sionazi, del sistema imperial econmico y poltico y las relaciones entre sus componentes hacen peligrar o frena sus proyectos, mientras tanto subyace en sus polticas de colaboracin con los primeros, no una duda, sino una certeza: la aprobacin del Israel judo es la aceptacin del Israel sionazi, guerrerista, neocolonial, racista, practicante del apartheid, que pretende hacer desaparecer a Palestina, , para darles sangre nueva a ellos, eso es por lo que reconocen al gobierno del IV Reich. Entramos en ese episodio de la Historia. qu se puede esperar?: que los gobiernos independientes del imperialismo y los pueblos, se movilicen.

Ramn Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 das, Palestina. Crnicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de gnero y Jess Ferrero, y Siete Novelas de la Memoria Histrica. Posfacios. Presidente de la Asociacin Europea de Cooperacin Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisin Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter