Portada :: Feminismos :: Machismos-Posmachismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2018

Justicia Patriacal (III)
Juana Rivas y el eclipse

Miguel Lorente Acosta
https://miguelorenteautopsia.wordpress.com

El autor nos hace una reflexin sobre elementos en los que se bas la sentencia de Juana Rivas, unos elementos basados ms en los estereotipos de una cultura machista que sobre criterios socio-cientficos.



Sorprendentemente, cuando una de las partes haba declarado que la sentencia sobre el caso de Juana Rivas por la sustraccin de sus hijos probablemente se retrasara hasta septiembre debido a la complejidad de los elementos a considerar, la Justicia, acostumbrada a la va lenta de la reflexin, ha acelerado sus pasos para hacerla pblica en el da de ayer, 27-7-18, justo el da del eclipse lunar.

A lo mejor slo ha sido eso, y una Justicia acostumbrada a caminar por la sombras que se levantan tras la mirada cubierta, quizs se mueva mejor los das de eclipse.

El problema reside en esa circunstancia. Si alguien se mueve sin ver, todo lo que est ausente en el campo de la mirada ha de ser sustituido por el conocimiento o por la imaginacin, de lo contrario los tropiezos, las dudas y las cadas estn garantizados. Y cuando el conocimiento es limitado por las circunstancias de la investigacin, la mayor parte del espacio es ocupado por una imaginacin llena de estereotipos de una cultura que marca las referencias para que el pensamiento de sentido a la realidad.

Y esto es lo que refleja la sentencia (que s he ledo), del juicio por sustraccin de menores contra Juana Rivas. El dilema que se presenta ante el caso es muy simple: Juana Rivas es una vctima de violencia de gnero o Juana Rivas es una mala mujer que le ha quitado los hijos al padre y lo ha denunciado falsamente. Y la decisin ha sido fcil: Juana Rivas es una mala mujer y una mala madre, tal y como la cultura machista establece (no nos olvidemos de ese pequeo detalle), y como la sentencia insina que ocurre cuando una mujer denuncia violencia de gnero en los procesos de separacin o cuando hay conflictos con la custodia de los hijos.

Desde esa posicin, todo est claro bajo la venda de la Justicia. Si alguien muestra ante la Justicia que la luna es de color rojo, el papel de la Justicia es averiguar por qu presenta ese color y en qu circunstancias se ha producido, no reproducir que la luna es de color rojo.

El eclipse diario sobre la violencia de gnero hace que la Justicia desconozca que el 73% de las mujeres que sufren violencia de gnero salgan de ella a travs de la separacin, no de la denuncia (Macroencuesta, 2015), muchas de ellas despus de salir de casa con sus hijos e hijas como lo hizo Juana Rivas. Tampoco parece saber que slo denuncia un 25-30% de las mujeres vctimas, y que muchas lo hacen en ese momento de no poder resistir ms y buscar una salida con garantas de no retorno a la violencia a travs de la proteccin que debe dar la Administracin de Justicia, algo en lo que tambin demuestra zonas de eclipse cuando un 25-30% de las mujeres asesinadas haban denunciado previamente la violencia que sufran. Tampoco una sentencia debera cuestionar la realidad de la violencia de gnero en el hecho de no haberla denunciado cuando alrededor del 75% de las mujeres asesinadas han vivido con ella y nunca lo haban hecho.

Ante toda esta situacin lo fcil es dudar para que sea la duda la responsable de cualquier consecuencia. Se imaginan a un equipo mdico que no investigara lo suficiente la posible existencia de un cncer y dijera in dubio pro salud, y si luego fallece el paciente se entendiera que el problema es por la duda, no por la falta de pruebas y de estudios?

La sentencia niega la existencia de violencia de gnero sobre diferentes denuncias que no se han investigado, bien porque se dice que compete hacerlo a Italia, o bien porque no se le da credibilidad a la palabra y elementos de prueba que presenta Juana Rivas, en cambio, sin ms investigacin ni pruebas especficas s es capaz de afirmar que es una denuncia instrumental para quedarse con los nios. Esta actitud crtica con las denuncias de Juana Rivas y el consecuente impacto en la investigacin es fcil de demostrar. La Administracin de Justicia espaola cuenta con unidades especializadas en la investigacin forense de la violencia de gnero, y Andaluca cuenta con las que, probablemente, estn ms desarrolladas, son las Unidades de Valoracin Integral de la Violencia de Gnero (UVIVG). La pregunta es directa, cuntas veces han sido examinada Juana Rivas y sus hijos en la UVIVG del IML de Granada para saber si han sufrido o no violencia de genero?. La respuesta es fcil: ninguna.

Qu pensaran ustedes si un paciente llega a Urgencias de un hospital con un dolor precordial compatible con un problema cardiaco, y lo remitieran al servicio de neurologa para ver si est relacionado con un problema cerebral?, los dos servicios son servicios mdicos y pertenecientes al sistema sanitario, pero diran que hay inters en aclarar el origen del dolor en el pecho?

Pues la decisin sobre si hay o no violencia de gnero la sentencia la basa en el estudio que realiza un equipo psicosocial de familia, y rechazando las referencias explcitas a la violencia y sus consecuencias, entre ellas la existencia de un cuadro de Estrs Postraumtico, que hacen equipos especializados de organismos pblicos.

No es admisible que se diga que no hay violencia sin investigar lo suficiente si hay violencia, y que luego esa falta de conocimiento derivada de un estudio parcial se utilice para justificar que no hay violencia.

Tomar las declaraciones de Juana Rivas como no crebles sin adoptar medios para aclararlas en profundidad, descartar informes pblicos que s hablan de violencia de gnero, utilizar las situaciones compatibles con la violencia (aislamiento, indefensin, depresin, sentimiento de culpa, impotencia, sensacin de que no hay salida), para decir que no hay violencia porque no se denunci antes, afirmar que nunca se comunic nada sobre su situacin, cuando s se hizo en los Servicios Sociales de Carloforte y en Maracena, y cuando, como hemos comentado, es una actitud seguida por la mayora de las vctimas, demuestra una importante distancia a la realidad que se pretende juzgar.

Y como decamos antes, lo que no sea conocimiento sobre el caso sern estereotipos de una cultura al acecho, que aprovecha la mnima ocasin para lanzarlos sobre la realidad cada vez que esta transcurre por el desfiladero del anlisis. Slo hay que detenerse en la forma en que la sentencia describe lo que es un maltratador, dice: suelen ser personas de mente atvica y primigenia, con escasos mecanismos de autocontrol y empata, que contagian todo su entorno con un hbito de causar dao que no pueden controlarSi esas son las referencias para identificar a un maltratador, queda claro que ni la expareja de Juana Rivas ni la inmensa mayora de los hombres lo son, pues dicha idea corresponde con un estereotipo ajeno a la realidad.

El eclipse sobre el caso es total y slo las sombras ms pronunciadas se perciben, pero los diferentes profesionales que intervienen en los casos de violencia de gnero, que son quienes deben aclarar la conducta y el comportamiento de las vctimas, estn para poner luz, no para esconderse entre los claroscuros. Una sociedad moderna no necesita que los jueces y los profesionales nos den su opinin, sino que impartan justicia, como la Medicina necesita que sus profesionales curen a las personas, no que opinen sobre si deberan haber comido ms o menos grasas o tomar ms o menos azcar.

Y una duda, por qu si la violencia de gnero sucedi e Italia, lo mismo que la sustraccin de menores, esta se juzga aqu y la violencia en Italia?.

La sociedad debe mirar al cielo en busca de soluciones y con la esperanza de encontrarlas, no para ver las sombras de un eclipse.

Fuente:https://miguelorenteautopsia.wordpress.com/2018/07/28/juana-rivas-y-el-eclipse/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter