Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2018

Excluir a empresarios y polticos de la Jurisdiccin Especial para la Paz es perpetuar la impunidad

REMAP


El 31 de julio de 1999, paramilitares del Bloque Calima de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) se presentaron oficialmente en el corregimiento La Moralia, jurisdiccin del municipio de Tulu en el departamento del Valle del Cauca.

Ms de 6.000 vctimas dej el Bloque Calima mientras oper en el suroccidente del pas entre 1999 y 2004. Diecinueve aos despus, estos crmenes permanecen en la impunidad.

Para luchar contra el olvido y la ausencia de justicia por parte del Estado colombiano, organizaciones campesinas y defensoras de derechos humanos organizan en Tulu, desde el ao 2012, el evento Memoria y dignidad campesina, cuya sexta versin inici este fin de semana y se extender hasta el 31 de julio.

Durante la apertura de esta actividad, REMAP dialog con representantes del Centro Nacional de Memoria Histrica, la Asociacin de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (Astracava) y la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Comn (FARC)

Memoria y dignidad campesina es un acto de movilizacin en contra del olvido para exigirle al Estado que cese la impunidad, y que quienes orquestaron desde altos poderes polticos y econmicos este tipo de crmenes, respondan por lo que hicieron y den a las vctimas la verdad, les den una posibilidad de sanar para que avancemos en el camino de la reconciliacin y construir la paz real, explic Anderson lvarez de Astracava.

La posibilidad de que la verdad se conozca y la responsabilidad de los terceros, es decir, que los sectores de la economa y clase poltica reconozcan que financiaron el accionar paramilitar del Bloque Calima, y cuenten la verdad a las vctimas, podra resolverse mediante la Comisin de la Verdad y la Jurisdiccin Especial para la Paz (JEP), mecanismos creados por el Acuerdo de Paz.

Uno aspirara a que, por los caminos de la Comisin de la Verdad, de la Jurisdiccin Especial para la Paz e, incluso, por medio de la justicia penal tradicional, distintas expresiones organizativas, polticas o institucionales puedan acudir en la defensa y exigencia de la restitucin de esos derechos de las vctimas, incluida la plena verdad , afirm Diego Arias del Centro Nacional de Memoria Histrica.

A pesar de existir desde el ao 2010 testimonios en la Fiscala que vinculan a polticos y poderes econmicos donde aparece el Ingenio San Carlos, en cabeza de sus exgerentes Clara Naranjo Palau y Bernardo Tezna, quienes, segn testimonios de exparamilitares, aportaban 20 millones de pesos mensuales, no hay investigacin o condena alguna.

La FARC que pas de grupo insurgente a convertirse, luego de la firma del Acuerdo de Paz, en el partido poltico Fuerza Alternativa Revolucionaria del Comn, tambin recuerda la importancia de la JEP, instancia donde toda su dirigencia est compareciendo para asumir responsabilidades dentro del marco del conflicto.

Reconocer la verdad ayuda a que un pas se reconstruya y a que las vctimas sean reparadas de manera integral, eso est dentro del marco del Acuerdo de paz. Por eso es necesario que el sector del empresariado, militares y la clase poltica que apoyaron el paramilitarismo vayan a la JEP a contar la verdad, porque la JEP no es solo para la FARC, expres Camila Cienfuegos de la direccin nacional de la FARC.

Sin embargo, contrario a lo acordado en el Acuerdo de paz, la Corte Constitucional quit el carcter obligatorio para los terceros que deban concurrir a la JEP, decisin que afecta a las vctimas del paramilitarismo que exigen verdad. En eventos como Memoria y dignidad campesina se demuestra que este tipo de decisiones solo perpetan la impunidad.

Fuente: http://www.laremap.com/2018/07/la-jep-no-es-solo-para-la-farc.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter