Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2018

Sobre agravios y los desagravios a un militar genocida

Antonio Maira
Rebelin


Acaba de publicarse, como noticia de ltima hora, un comunicado llamado Declaracin de respeto y desagravio al General D. Francisco Franco Bahamonde soldado de Espaa.

La lectura del Documento firmado hasta el momento por 181 miembros de alto rango de las Fuerzas Armadas, todos al parecer retirados, causa una inmensa tristeza a los que somos todava militares en la misma situacin de reserva, acompaada por un sentimiento de horror, de indignacin y de vergenza ante la evidencia de que el nazismo o el fascismo genocida, matn, insolente y agresivo -que fomenta el terror como mecanismo de aplastamiento de las clases trabajadoras y populares, y de arrastre de las clases medias hacia el fascismo-, sigue muy vivo en nuestras Fuerzas Armadas y desarrolla impunemente las glorias de un militar (para nuestro oprobio) pero al mismo tiempo un genocida armado y uniformado.

Espero, no obstante, que muchos militares de las tres Armas de nuestras FAR y de las Fuerzas de Seguridad del Estado, extraigan de esta presentacin pblica, una respuesta de alerta y un sentimiento de solidaridad firme con nuestro pueblo que no puede sufrir, por dos veces, el infinito terror del fascismo.

Me dirijo, por lo tanto a los militares jvenes, a los que tienen races en el pueblo y no en las oligarquas en el poder, a los que an sin tener esas races han sido capaces de echar una mirada atenta sobre nuestra historia huyendo de aquellos adoctrinamientos criminales con los que se formaron generaciones enteras de mandos militares.

Estamos viviendo en un pas en el que el militarismo nazi-fascista y genocida est creciendo impunemente, ante la complicidad explcita de unos partidos, el retroceso temeroso de los que podran evitarlo y la indiferencia cultivada pero muy real de amplios sectores de nuestra poblacin a los que les han borrado la memoria colectiva, la terrible y muy prxima pero casi inalcanzable, memoria de sus abuelos y de sus padres.

No hay medias tintas.

Europa, la subordinada Europa vasalla del imperio de nuestro tiempo, y la dos veces avasallada Espaa, se estn convirtiendo aceleradamente en territorio abonado para el fascismo contemporneo, que no arraiga ya bajo las banderas de Hitler y Mussolini aunque le puedan servir para la escenificacin poltica o de cobertura para el crecimiento de los movimientos de masas y las brigadas de asalto-, sino en otro sitio: en el imperio de nuestro tiempo: los Estados Unidos.

Despus de casi 43 aos de Transicin hacia el punto de partida, tenemos que abandonar la crcel de la credulidad, la inocencia, y el pactismo con el terror de cuarenta aos.

Tenemos que protegernos y proteger nuestro pueblo contra la barbarie. La Declaracin de respeto y desagravio al General Franco es todo un aviso.

El texto lo dice todo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter