Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2018

Amrica Latina y la nueva dinmica del sistema mundial

Monica Bruckmann
Alainet


El sistema mundial contemporneo vive cambios profundos marcados por el desplazamiento de sus centros econmicos ms dinmicos, desde Europa y los Estados Unidos de Amrica (EUA) hacia Asia. Estos cambios representan no slo nuevas tendencias de la lgica de acumulacin de la economa mundial, sino tambin profundas restructuraciones geopolticas y territoriales.

Desde el 2015, segn el informe del Fondo Monetario Internacional, el ranking mundial de economas medidas por su Producto Interno Bruto indica que China desplaza a EUA, ocupando el primer lugar con un PIB de 18.979 mil millones de dlares por poder paritario de compra (PPP). A la economa china le sigue EUA, India, Japn, Alemania, Rusia, Brasil, Indonesia, Reino Unido y Francia en dcimo lugar. Es decir, de las diez mayores economas del mundo, cinco pertenecen a los BRICS ms Indonesia.

Segn los anlisis prospectivo del PwC, en 2030 la economa China continuar en primer lugar y la economa estadounidense en segundo, pero representando apenas dos tercios de la economa China. Segn la misma fuente, estos cambios se acentuarn hacia el 2050, cuando ocho de las diez mayores economas del mundo pertenecern a pases del sur, incluyendo un pas africano. China continuar en primer lugar, India pasar al segundo lugar, desplazando a EUA al tercer lugar, seguido de Indonesia, Brasil, Mxico, Japn, Rusia, Nigeria y Alemania.

Esto cambios fundamentales en la dinmica de la economa mundial se expresan tambin claramente en la reconfiguracin del sistema financiero internacional, impactado por las fuertes reservas del Banco Asitico, que inicia operaciones con un capital de 200 mil millones de dlares y del Banco de Desarrollo de los BRICS, con un capital inicial de 100 mil millones de dlares y un capital similar para inversiones directas.

Este proceso viene acompaado de nuevas tendencias en la produccin cientfica y tecnolgica que muestran un desplazamiento de la produccin en Ciencia y Tecnologa (C&T) a nivel mundial hacia el sudeste Asitico, principalmente China. Segn los principales indicadores del sector de C&T, este proceso est en curso. En 2012, el 23.4% de los graduados en ciencias exactas e ingenieras a nivel mundial obtuvo su grado en China, mientras que 23% lo haca en India, frente a apenas 9,2% graduados en EUA y 11.5% en Europa. Es decir, casi la mitad de los cientficos e ingenieros del mundo se estn formando en China e India. Adems, China est abrigando grupos de investigacin cientfica en tecnologas de punta, de alto contenido estratgico, como es el caso del grupo de cientficos de la Academia China de Ciencias que estudia el Grafeno, un nuevo material con caractersticas de superconductor que tiene el potencial de revolucionar el mercado energtico mundial y varias otras ramas de la industria de alto contenido tecnolgico.

Para citar algunos otros ejemplos, China tiene ya el segundo acelerador de partculas de alta energa, que hasta hace poco tiempo apenas Europa haba conseguido desarrollar en el Laboratorio Europeo de Fsica de Partculas-CERN (Ginebra), despus de 70 aos de intenso trabajo de colaboracin cientfica internacional desde la pos guerra. En relacin al nmero de sper computadores, Estados Unidos tena, en 2015, 199 unidades y China 109, pero en 2016, EUA baj a 165 y China alcanz 167 sper computadores[1]. Es decir, desde 2016, la mayor concentracin de supercomputadores, y de ellos los dos ms veloces del mundo, est en China.

Es claro que los BRICS, con participacin activa o no de Brasil, estn y continuarn jugando un rol fundamental que tiene el potencial de redefinir tambin la dinmica de las relaciones Sur-Sur. En este sentido, es fundamental retomar el Espritu de Bandung y los diez principios de coexistencia pacfica como inspiracin y estrategia de nuevas formas de relacin en el sistema internacional, basados en la soberana de los pueblos y una agenda de paz.

La reconfiguracin del continente Euro-asitico est en pleno desarrollo, a travs de la iniciativa china de la Nueva Ruta de la Seda (One belt one road-OBOR) lanzada en setiembre del 2013 a partir de una alianza estratgica Sino-Rusa, que est desplegando importantes proyectos de infraestructura para dinamizar el comercio entre Asia y Europa con gran capacidad de redefinir el futuro del sistema mundial como proceso econmico, poltico y cultural.

El fin del ciclo del fracking y la economa de EUA

El ciclo de produccin de hidrocarburos no convencionales a travs de la tcnica del fraccionamiento hidrulico que Estados Unidos desarroll como estrategia de independencia energtica asociado a una recuperacin de su economa, ha llegado a su fin. Si el fracking era estimulado por un precio internacional del barril del petrleo superior a los US$100, debajo de US$40 era simplemente inviable. Desde fines del 2015, prcticamente no hubo nuevas perforaciones de pozos con esta tecnologa. La cada del precio internacional del petrleo a niveles prximos a US$30 desestimul y paraliz esta industria. Lo que se hizo fue iniciar procesos de refraccionamiento de pozos en desuso para obtener una produccin remanente, aprovechando la inversin en capacidad instalada. Esto ampli la devastacin ambiental y social que esta tcnica provoca y no pudo revertir el proceso de cada de la economa del fracking. Durante el primer trimestre de 2016, las principales empresas del sector anunciaban su falencia econmica y, en algunos casos, su reconversin.

La intervencin de la OPEP para administrar el precio internacional del petrleo y los acuerdos de la ltima reunin de junio de 2018, muestran pocas condiciones de recuperacin de la industria del fracking. La recuperacin paulatina del precio internacional del petrleo durante los ltimos meses es insuficiente para redinamizar esta industria, que tuvo su mejor momento con el precio del barril del petrleo superior a 100 dlares americanos. Todos los datos evidencian que el ciclo del fracking termin y, sin embargo, an se mantiene, con mucho esfuerzo meditico, la expectativa de crecimiento econmico de EUA asociado a esta industria.

Es importante sealar que, durante todo el perodo de autosuficiencia energtica Estados Unidos no slo no dej de importar hidrocarburos, sino que ampli sus importaciones beneficiado por el bajo precio del petrleo en el mercado mundial. Esto significa que durante todo el perodo de auge del fracking, Estados Unidos ampli considerablemente su reserva estratgica de petrleo, hecho que en trminos geopolticos tiene un peso relevante.

Esta guerra de expectativas generada por el fracking permiti articular una nueva ofensiva poltica para desestabilizar los gobiernos de la regin que, en alguna medida, se propusieron una gestin soberana de sus recursos naturales. No es por casualidad que, en marzo de 2015, el presidente Obama declara que Venezuela, pas que detenta la primera reserva mundial de petrleo a nivel mundial, es una amenaza inusual y extraordinaria a su seguridad nacional, creando condiciones para una intervencin militar en ese pas. Tampoco es aleatorio el hecho de que la crisis poltica brasilea haya comenzado exactamente en la Petrobrs y que uno de los primeros decretos que la derecha brasilea, que articul y condujo el golpe de Estado parlamentario en este pas, propusiera la suspensin del rgimen jurdico que otorga a la Petrobrs la gestin exclusiva de las reservas de petrleo en el off shore brasileo (presal, como se le llama en Brasil) que, como se sabe, podran colocar a Brasil como uno de los principales productores de petrleo a nivel mundial. Durante los ltimos meses, se puso en prctica una entrega acelerada de los lotes de petrleo del presal a empresas transnacionales, principalmente de capital estadounidense, as como una poltica articulada de desestructuracin de la empresa estatal Petrobrs, desindustrializacin del sector que convirti a Brasil en un importador de disel, con graves consecuencias econmicas para el pas.

Frente a la inminencia de un nuevo periodo de recesin, Estados Unidos intenta reactivar su industria militar a travs de una sistemtica presin para validar el acuerdo de la OTAN que establece una inversin del 2% del PIB, de los pases miembros, en gasto militar. Ningn pas de la UE llega a este nivel. Son dos los argumentos usados para este fin: la conocida guerra contra el terrorismo y la recientemente acuada amenaza rusa. Queda claro que EUA no puede financiar ningn nuevo frente de guerra sin ayuda de sus aliados y socios, que tambin atraviesan por una crisis econmica profunda. El gasto militar mundial expresa estos cambios: EUA, que durante la primera dcada del siglo XXI tuvo 50% de gasto militar mundial, ha disminuido considerablemente su participacin mundial: en 2017 representa apenas 35%, seguido de China con 13% del gasto militar mundial y Rusia en tercer lugar con 3.8%, segn informacin del SIPRI (Military Expenditure database, 2 de mayo de 2018).

De otro lado, Trump expresa la tendencia a disminuir el comercio mundial a travs del proteccionismo econmico, mientras que la victoria de los grupos conservadores en Amrica Latina, y Brasil en particular, apuntan hacia una bsqueda de ampliacin de comercio con Estados Unidos y Europa a partir de la exportacin de materias primas. Las expectativas de los reaccionarios de la periferia entran en choque con las tendencias y expectativas de los reaccionarios del centro.

La coyuntura latinoamericana

A un ciclo de expansin de la participacin social en proyectos polticos populares, de ampliacin del gasto pblico en polticas sociales (aun cuando no se avanz en cambios econmicos estructurales) y de importantes avances en los procesos de integracin regional, amenaza imponerse un periodo de reinstauracin conservadora en el continente.

El regreso a rupturas del estado de derecho y desprecio por el voto popular ya no se da por la va de los golpes militares, sino a travs del uso de representaciones parlamentarias articuladas a poderosas campaas mediticas desplegadas por los monopolios comunicacionales. De otro lado, se despliega un boicot sistemtico a los proyectos de integracin regional y a sus diversos intentos de elaboracin estratgica, para retornar una poltica de realineamiento con la visin hegemnica de Estados Unidos. Se utiliza el concepto de autonoma para suprimir el dominio democrtico a instituciones absurdamente poderosas, como los Bancos Centrales, cuyos tcnicos pretenden estar por encima de cualquier poltica pblica sujeta a control democrtico.

Asistimos a un amplio despliegue de acciones sistemticas de las clases dominantes y los centros hegemnicos del poder mundial para inviabilizar e impedir la consolidacin de los avances democrticos en la regin. La ofensiva antidemocrtica iniciada con el fallido golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Hugo Chvez en Venezuela (11 de abril de 2002), encuentra su auge en el nuevo ciclo de restauracin conservadora que se inicia a fines de 2015.

Frente a la expansin de los gobiernos populares del siglo XXI, los representantes del gran capital se han volcado a una accin sistemtica con el objetivo de restaurar el proyecto neoliberal. Los argumentos y mecanismos utilizados parecen ser:

1. El convencimiento de que la hegemona de Estados Unidos sobre el Sistema mundial es, y debe ser, mantenida ante la expansin econmica, poltica e ideolgica originada en las regiones consideradas perifricas. Esta negacin sistemtica de los hechos conduce a la idea de la restauracin de la hegemona estadounidense como principio ideolgico.

2. El intento de preservar el rol determinante del llamado libre mercado apoyado en la idea del intercambio entre productores privados organizados por la mano invisible del mercado. Esta visin ignora el papel fundamental de los monopolios privados y de la intervencin estatal como los organizadores de un mercado mundial que determina cada vez ms los mercados nacionales y locales.

3. En tercer lugar, frente a los cambios de correlacin de fuerza y de las estrategias geopolticas de alcance regional que se desdoblan cada vez ms en estrategias mundiales, el centro del sistema intenta garantizar su hegemona a travs de acciones militares, actos de fuerza y control ideolgico que tiene un alto costo econmico, financiero y humano.

4. Finalmente, al ignorar los intereses de vastos sectores de la poblacin afectados por estas polticas y despreciar su capacidad de reaccin, se configura una visin del mundo y un sistema irracional que pone en riesgo la sobrevivencia de la humanidad, sea a travs de la creciente militarizacin y las guerras permanentes, sea a travs de una capacidad colosal de destruir el medio ambiente y el planeta.

La disputa global por recursos naturales y la recolonizacin del mundo

La expansin de la demanda de recursos naturales a nivel mundial profundiza estas contradicciones. La disputa por el acceso, gestin y apropiacin de recursos naturales estratgicos se convierte en un elemento central de la acumulacin capitalista que privatiza y financieriza la naturaleza. La visin estratgica de Estados Unidos, que establece que el acceso y gestin de recursos naturales es una cuestin de seguridad nacional que garantiza la salud de su economa y de su poblacin, ha sido capaz de articular una estrategia multidimensional de apropiacin de recursos naturales a nivel global, en la medida en que las principales reservas de los mismos se encuentran fundamentalmente fuera de su territorio continental y de ultramar. A partir de esta visin, EUA ha desplegado un conjunto de polticas de recolonizacin de los territorios y los pases que detentan estos recursos.

La complejidad de la coyuntura mundial y regional y los cambios en las tendencias y escenarios futuros posibles y probables exigen un gran esfuerzo de anlisis y un nuevo proceso de acumulacin de las fuerzas progresistas para retomar el camino de la integracin regional y la recuperacin de la soberana de los pueblos y los gobiernos. El reciente triunfo de Manuel Lpez Obrador en Mxico puede ser el inicio de este nuevo ciclo.

Nota:

[1] Fuente: Ranking top 500-National Laboratory of Berkeley, Tennessee, Prometheus.

Monica Bruckmann es profesora del Departamento de Ciencia Poltica y del Programa de Posgrado en Historia Comparada de la Universidad Federal de Ro de Janeiro-UFRJ; Presidenta de ALAI.

Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/194420


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter