Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-08-2018

El miedo a la protesta social
El orangutn con esmoquin

Carlos Alfonso Ortiz Lancheros
Agencia de Informacin Laboral


El terror o la tirria, de las elites polticas y los gremios econmicos a la protesta social es de niveles incalculables. Es sabido que cada presidente ha intentado por uno u otra forma regular, controlar y limitar el derecho a la protesta social.

El presidente electo Ivn Duque anunci la semana pasada que buscara prevenir la protesta como mecanismo para hacerse escuchar. Este pronunciamiento de por si nada ingenuo, habla de lo que podra ser el talante democrtico del nuevo gobierno.

Estas palabras se suman a lo advertido por el futuro Ministro de Defensa, y actual presidente de Fenalco Guillermo Botero, en el sentido de que la protesta social deba ser regulada con mayor rigor.

Tambin puedes leer: De empresarios a ministros de Duque

Estas opiniones, que se traduciran en adopcin de decisiones desde el ejecutivo, o desde el Congreso, guardan fidelidad a la tradicin represiva del rgimen poltico colombiano. La coexistencia sombra de una democracia formal con un accionar altamente represor, con ndices mayores de violaciones a los derechos humanos que los de pases con dictaduras tan brbaras como las del Cono Sur.

El terror o la tirria, de las elites polticas y los gremios econmicos a la protesta social es de niveles incalculables. Es sabido que cada presidente ha intentado por uno u otra forma regular, controlar y limitar el derecho a la protesta social. De Uribe a Santos y, ahora lo que parece ser, de Santos a Duque, el continuo de esta serie de gobiernos es la represin y la criminalizacin de la protesta, y por eso no se ha podido cumplir el acuerdo de paz en estos asuntos.

El ejercicio de este derecho es reconocido como la primera de las garantas que todo Estado moderno, liberal y democrtico debe permitir sin restricciones. De all que resulte aterrador, para regmenes polticos que atizan la segregacin y se sostienen sobre la desigualdad, que el derecho a la protesta social prevalezca.

Ante los constantes incumplimientos, abandono y abusos por parte del Estado colombiano, la protesta social ha sido la nica forma de hacerse escuchar por parte de las comunidades, pueblos y sectores de las ciudades y el campo.

Te puede interesar: Organizaciones sociales y sindicales urgen al Gobierno a presentar propuesta de ley sobre garantas para la movilizacin y la protesta social

Tratar de limitar el ejercicio a la protesta social y hacer un llamado hipcrita a disque dilogos sociales empresariales en su reemplazo, es un embuste, que pretende desconocer la bicentenaria historia de traicin que recurrentemente ha operado en el establecimiento colombiano ante las demandas y prerrogativas que desde los distintos sectores de la sociedad civil se han hecho. Recordemos el final del movimiento comunero y el cadver descuartizado de Jos Antonio Galn.

Los conocidos incumplimientos a los sindicatos, maestros, indgenas, estudiantes, campesinos, etc. nos confirman que los falsos llamados al dialogo han sido utilizados muchas veces como elementos distractores para la desmovilizacin y retoma de la iniciativa del Estado a travs del uso intensivo de la fuerza legal e ilegal y de la criminalizacin.

Lamentablemente el gobierno Duque parece estar deformando los principios del dialogo social, que es un procedimiento creado por la democracia para tramitar los conflictos sociales por la va civilista y superar los medios de fuerza y violencia; pero que no excluye, sino que supone, la protesta social como un derecho complementario que permite presionar la existencia de un dialogo social eficaz.

Lo que concluimos de lo dicho por el nuevo presidente se confirman las sospechas de que este no ser un gobierno de cambio y vista al futuro, sino por el contrario de continuidad y vista al pasado. Insisten en vestir al orangutn con esmoquin.

Fuente: http://ail.ens.org.co/opinion/el-orangutan-con-esmoquin-el-miedo-a-la-protesta-social/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter