Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-08-2018

El concepto de Solucin Poltica del conflicto colombiano como lucha por la hegemona

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


Una de las funciones del Estado capitalista actual (para garantizar su doble objetivo de explotacin econmica y dominacin poltica) consiste, por un lado, en trabajar permanentemente en la organizacina nivel poltico de la clase dominante con sus fracciones y evitar su aislamiento de lo econmico; mientras que por otro lado, busca permanentemente desorganizarpoltica y econmicamente a las clases dominadas y subalternas; ensendoles por todos los medios que la economa es un rea de la actividad humana totalmente separada la de la poltica (cuando son un todo dialctico inseparable ) Y presentndose como la unidad de la nacin y as, bajo la ficcin del bien comn, velar u opacar la interminable lucha de clases que se libra en la totalidad social: tanto en el Estado como en la sociedad civil.

Desde la aparicin de los escritos de Maquiavelo, el arte de la poltica dej de ser la ciencia de la poltica, como despus de la aparicin de los escritos de general prusiano Clausewitz, el arte de la guerra dej de ser la ciencia de la guerra, a pesar de los abundantes citadores (que no lectores serios) de esos escritos que los mencionan para justificar sus barrabasadas revolucionarias, su empirismo craso y falta de teora revolucionaria (recordemos la famosa frase de Lenin sin teora revolucionaria no puede haber prctica revolucionaria) Pero por sobre todo, y es lo ms doloroso, arropando su ignorancia con lenguaje de Gramsci, verdadero enriquecedor e innovador excepcional de la de la tradicin marxista sobre el estudio de estos dos autores de la modernidad, tan maltratados. En breve, cualquier manzanillo o electorero provinciano, sobre todo en Colombia, se puede presentar como poltico, aunque est a siglos de serlo, as como cualquier emboscador, legal o ilegal, se puede presentar como mariscal, aunque tambin este a kilmetros de serlo. Tiempo y Espacio, ya se sabe, dimensin esencial donde se mueven las relaciones sociales tanto del Capital como del Estado.

Durante ms de 70 aos de conflicto social armado inconcluso, en Colombia, algunos intelectuales orgnicos de la resistencia popular contra la agresin militar oligrquico-Imperialista, ante la imposibilidad del exterminio del adversario, o mejor, ante la imposibilidad de la victoria militar total tantos aos buscada por parte y parte; concibieron el concepto poltico alternativo y trasformador (de profundo contenido econmico) de Solucin Poltica al conflicto. Este, como lo ordenaba la razn, contemplaba una fase de dilogos y acuerdos con concesiones mutuas de todo tipo, especialmente en la esfera econmica estructural, que si bien no eran las causales nicas del enfrentamiento si lo estaban sobre-determinando, como por ejemplo el asunto agrario hasta el momento irresoluto desde el punto de vista democrtico y moderno; como tambin en la esfera sobre-estructural o Estatal donde se ejecuta el poder del Estado , y analizando su desarrollo histrico con su tradicin de 150 aos de guerras bipartidistas organizadas desde el Poder como una tecnologa poltica para la solucin a los conflictos por la hegemona entre las clases dominantes y sus fracciones. Guerras a machete de montoneras, que utilizaron a los explotados y oprimidos o dominados y subalternos como carne de can y que los dominantes (mediante la fundamental funcin de cohesin socialque tiene todo Estado capitalista moderno) presentaron ideolgicamente, una vez bendecidas por el aparato ideolgico eclesistico, para que fueran profundamente asimiladas por la mayora como heroicas guerras civiles.

Obtenido el acuerdo trasformador, se conceba el cierre del proceso constituyente hacia la democracia abierta, con la convocatoria de una Asamblea Constituyente amplia, democrtica y territorial que legalizara y legitimara lo acordado y le diera forma a la nueva correlacin de fuerzas que subyacan en el proceso y en nuevo Estado surgido.

As, despus de los mltiples intentos de buscar soluciones al conflicto sin que se modificaran las condiciones estructurales y sobre-estructurales (es decir, en el Estado) mediante un sin nmero de procesos de paz fallidos que conducan a un nuevo ciclo militar violento, el Estado colombiano representado por J M Santos como presidente, inici los procesos de dialogo con las guerrillas ms viejas del continente: Con las Farc-EP en 2012, que culminaron con el Acuerdo modificado o consensuado del teatro Colon de Bogot (nov del 2016), y, con otro esquema metodolgico con el ELN en Quito, feb 2017, al parecer sin llegar a un acuerdo definitivo en agosto 2018. Lo nico cierto del futuro, es que es incierto. Dice Bob Jessop

Llegados aqu, es necesario resaltar que desde un principio de los dilogos de la cpula del Estado con las Farc-EP, el gobierno Santos, apegado al probado principio de dominacin de separar lo poltico de la economa, no solo maniobr prfidamente para que los cambios en esta fueron mnimos, lo que los comentaristas llamaron la Paz barata de Santos, sino que a travs de los medios de comunicacin controlados por su familia y de comentaristas proclives y rbulas pagados, se dio a la tarea de desvirtuar y corromper mediante la jeringonza posmoderna el concepto de Solucin Poltica (arriba planteado):

No hay en Colombia ningn proceso constituyente hacia la modernidad y la democracia abierta y, por lo tanto, no es necesaria ninguna Constituyente, menos abierta, popular o territorial, que refrende los Acuerdos posibles alcanzados. La refrendacin se har mediante un Plebiscito. Y con su tpico criterio mercantilista logr imponer la idea de que en la Habana no haba ninguna Solucin Poltica al conflicto, sino un simple y vulgar NEGOCIO.

Idea que logr colocar como lnea roja e imponer a Timolen en ese entonces comandante supremo de las Farc-EP, y que a su vez este impuso a su equipo negociador, con los resultados y efectos que hoy 02.08.2018, hemos visto con el Plebiscito perdido y las modificaciones a lo Acordado en la Habana, como el punto de quiebre en el peligroso retroceso del proceso constituyente en Colombia.

La Solucin poltica qued en el olvido y ni se diga de la Constituyente, la que sectores de la pequea burguesa radicalizada (cuyo mximo argumento son las poses pasteurizadas, las bufandas parisinas, los berridos histricos, o mostrar el orificio anal y las nalgas) obligaron al jefe de la abigarrada y dismil convergencia electoral llamada Colombia Humana a abandonar completamente, so pena de no votar por l. Cul contra hegemona o hegemona popular y multicolor es posible conformar as de ese modo?

Sin embargo, tambin se debe resaltar que en medio de la incertidumbre por venir y dada la centralidad que se le hado en la defensa escueta del Acuerdo de la Habana en perjuicio de otros aspectos globales; el ELN con sus representantes ms esclarecidos al cierre de este ciclo de dilogos con el Gobierno de Santos, ha vuelto a plantear el concepto poltico-econmico de Solucin Poltica como nico camino realmente posible y transitable para la paz en Colombia; con lo cual, una vez ms, vuelve a la discusin popular y a convertirse en el centro de un rico e importante debate sobre la hegemona popular o contra hegemona que debemos ir construyendo para oponer a la hegemona dominante oligrquico-imperialista, que en la coyuntura actual y con el caso de Uribe Vlez, se est descociendo y rompiendo por todas sus costuras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter