Portada :: Brasil :: Brasil en lucha con Lula
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-08-2018

Das decisivos en Brasil: Lula y el PT presentaron su programa de gobierno

Juraima Almeida
Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE) / Rebelin


Todo indica, por ahora, que el 7 de octubre habr elecciones presidenciales en Brasil; el 15 de agosto vence la fecha para presentar las candidaturas; Luis Incio Lula da Silva, es el candidato con mayor intencin de voto pero est preso desde el 7 de abril, en cumplimiento de una condena que tiene una pena de 12 aos emanada de un Tribunal de Segunda Instancia, por los delitos no probados de corrupcin y lavado de dinero.

Hay varias alternativas posibles de aqu a octubre. Una: que la candidatura de Lula sea aceptada por el Tribunal Electoral cuando se presente el 15 de agosto. Si se diera esa condicin adquieren mucha importancia las encuestas que indican que Lula encabeza la intencin de voto con un 30%, seguido por el candidato ultraconservador Jair Bolsonaro con 21,8%, y la ambientalista Marina Silva les sigue con el 9,2%.

Dos: que la candidatura de Lula no sea admitida, dado que la Justicia Electoral no acepta candidaturas de personas condenadas en segunda instancia. Para ese supuesto las intenciones de voto estn a favor de Bolsonaro con el 23,6%, le sigue Silva con el 14,4% y Ciro Gomes, del socialdemcrata Partido Democrtico Laborista, con el 10,7%.

Tres: que el Partido de los Trabajadores (PT) cambie su decisin y presente una candidatura avalada por Lula. En ese caso, no hay datos disponibles en las encuestas y sondeos. Y cuarto: que la situacin derive en apelaciones, impugnaciones y conflictos de poderes que vuelva inestable la situacin e impreciso o imposible de ejecutar el resultado que las urnas indiquen y los militares tomen el poder.

Mientras, la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya hizo una declaracin la ltima semana considerando al expresidente Lula como un preso poltico y exigiendo la inmediata libertad del mismo por sufrir una persecucin poltica.

El Partido de los Trabajadores (PT) lanz el sbado 4, en Sao Paulo, la candidatura de Luiz Inacio Lula da Silva a la presidencia de Brasil, para transformar a la nacin sudamericana en un mejor lugar para vivir. Lula est preso en Curitiba desde el 7 de abril, luego de que el juez Moro lo condenara a nueve aos y seis meses de prisin por la causa Lava Jato.

Mientras tanto, la imagen del presidente de facto, Michel Temer, que destituy a travs de un golpe parlamentario a Dilma Rousseff, sigue cayendo en picado. Esta encuesta reflej que un 82% de los encuestados considera que su gobierno es muy malo o psimo, mientras que apenas un 3% piensa que es ptimo o bueno.

Por otro lado, La Corte Suprema de Brasil anunci esta semana que revisar en los prximos das el recurso de amparo presentado por los abogados del expresidente antes del 15 de agosto, fecha en que vence el plazo para inscribir las candidaturas a las elecciones presidenciales. El magistrado Edson Fachin fue designado esta semana para formar parte del Tribunal Superior Electoral (TSE) y adems de estar encargado de revisar el recurso evaluar la documentacin relativa a la presentacin de las candidaturas de los otros postulantes. El magistrado pidi por redes sociales, celeridad en el caso de Lula.

El presidente del TSE, Luiz Fux, quien volvi a sealar la intencin de la Justicia para evitar la participacin de Lula en la eleccin. Fux declar que habra una inelegibilidad evidente en la candidatura de Lula. La ms reciente muestra de solidaridad que recibi Lula es la bendicin del papa Francisco transmitida ayer por el ex canciller Celso Amorn.

Constituyente, la propuesta de Lula y el PT

El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil present el sbado 4 el plan de Gobierno de Lula (2019-2022) al pueblo brasileo, en el que un proceso constituyente libre, democrtico, soberano, unicameral, fruto de un intenso debate sobre el futuro de la nacin. Dividido en ocho ejes, el nuevo programa de Gobierno pretende superar los problemas de inversin pblica causados por el presidente de facto Michel Temer, tales como la inflacin, el desempleo y el aumento de la pobreza extrema.

El plan propone un impuesto sobre la renta justo, insiste en el objetivo de promover la soberana nacional y popular, reanudar la poltica exterior activa, centrndose en la integracin y el dilogo multilateral, promover la democracia, el pluralismo y la diversidad y profundizar en la democracia y empoderar a la ciudadana, activndola a travs de los dispositivos existentes en la Constitucin, tales como el plebiscitos y referendo.

Asimismo, propone la promocin y la afirmacin de los derechos de los ciudadanos, que fue unos de los puntos afectados con el golpe de Estado contra Dilma Rousseff, y seala que el prximo gobierno se concentrar en la democracia y los derechos humanos como interdependientes con la lucha contra la criminalizacin de los movimientos sociales.

Asimismo se compromete con polticas centralizadas en la mujeres y la promocin de la igualdad racial, as como el derecho de los jvenes, la poblacin de Lesbianas, Gays , Transexuales y Intersexuales (LGTBI), nios, la tercera edad, personas con discapacidades, pueblos originarios, el campo y las aguas.

Seala que se buscar la defensa y la promocin de los derechos a la comunicacin de la sociedad, que las comunicaciones sean libres de control de los gobernantes y los grupos econmicos, asegurando de esta manera la libertad de prensa, el pluralismo y el acceso a fuentes diversificadas e independientes de informacin. E insiste en fortalecer la importancia de la universalizacin de la banda ancha, la consolidacin del marco civil de internet, el fortalecimiento de medios comunitarios y la desconcentracin de las inversiones publicitarias estatales.

Sobre los derechos sociales, indica que el pueblo ms pobre volver a ser prioridad a travs de la reanudacin de la ampliacin del acceso a los derechos sociales con un nuevo modelo de gestin pblica y delegacin de recursos financieros para estados y municipios, que considere sus limitaciones institucionales, con el regreso de la educacin y la salud pblica, y poniendo como prioridad superar la pobreza extrema.

El PT promocionar una economa de bajo impacto ambiental y alto valor agregado, que garantice el derecho a la alimentacin sana, al agua y al saneamiento, adems de la produccin de alimento saludables, con reduccin de agrotxicos. Tambin promete la promocin de la reforma agraria y los derechos humanos en el campo. En materia de educacin se priorizar la educacin media, derogando la reforma implantada por el gobierno de facto.

Lucha de clases disfrazada de religiosa

No es slo en Brasil sino en toda Amrica latina, la tendencia general de esta fase dominada por el gran capital financiero es la restriccin de la democracia, el aumento de la represin, el auge del racismo y el odio de las clases dominantes a los dominados que, debido a las migraciones internas e intrarregionales, se diferencian cada vez ms de sus opresores por sus caractersticas tnicas o religiosas.

La mayora de los ricos son blancos y miembros de las Iglesias dominadoras tradicionales (anglicanos, catlicos, judos) mientras en los sectores plebeyos hay blancos pobres pero la mayora son indgenas, mestizos o negros que pertenecen a minoras religiosas o no creen en dioses. La lucha de clases aparece, por lo tanto, disfrazada de una oposicin entre religiones y entre etnias y esa barrera ideolgica puede aparecer ante todos como ms importante que la divisin en clases, seala el analista Guillermo Almeyra.

Aade que un vasto sector capitalista teme en Brasil la recesin y la corrupcin crecientes y comprob la peligrosa impopularidad de Temer y del sistema capitalista. La prensa ms reaccionaria toma ya abiertamente distancias del gobierno y no cree en la continuidad de la lnea dura y represiva de la derecha tradicional o de la ultraderecha evangelista-fascista del candidato Jair Borsonaro. Aumentan as las condiciones necesarias para un golpe militar dentro del golpe parlamentario de Temer porque las diversas fracciones burguesas no pueden concretar un pacto y, en cambio, comienzan a temer un peligro de izquierda.

Para Almeyra, otra opcin posible para los capitalistas brasileos sera la repeticin de la salida mexicana de la crisis poltica cooptando una fuerza popular y de masas (el PT) pero con la garanta de que Lula mantenga una posicin mucho ms conservadora y limitada que la de Lpez Obrador, una opcin que parecen manejar en el departamento de Estado y el Pentgono estadounidense en la urgencia de evitar el crecimiento de una radicalizacin que se expres ya en el entierro masivo de Marielle Franco, concejala asesinada de Ro de Janeiro, favelada, lesbiana, mulata...

Juraima Almeida es investigadora brasilea, analista asociada al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter