Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2018

Tendencia recesiva en la economa argentina

Julio C. Gambina
Rebelin


Todo indica que la Argentina transita deliberadamente por un sendero econmico de recesin.

Sea por la evolucin de la produccin, el intercambio o el consumo, o por el registro de los ingresos tributarios, la realidad es de merma en la actividad econmica.

La recesin econmica impacta socialmente con beneficiarios y perjudicados e incide en los humores y consensos culturales, econmicos y polticos de la sociedad.

Importa tambin el tema por la deriva poltica en la reduccin de los consensos electorales en tiempos donde se inicia el debate para la eleccin presidencial del 2019.

Baja industrial

Segn el INDEC, en el mes de junio del 2018 hay una merma del 8,1% respecto de mayo en el estimador industrial mensual, que ya haba cado 1,2% en mayo respecto de abril.

El acumulado del ao, de enero a junio apenas registra un crecimiento de la produccin industrial del 1%, cuando el mes anterior registraba un acumulado de 2,4%.

La tendencia es a la cada de la produccin industrial, la que se suma a la importante merma de la produccin agraria por razones climticas, inundaciones mediante.

No solo es merma de produccin, sino impacto directo en el empleo y los ingresos salariales de trabajadoras y trabajadores. En efecto, las empresas automotrices Renault o Iveco anunciaron suspensiones de trabajadores para el mes de agosto y liquidar stock acumulado.

El resultado de la menor produccin y la baja de las ventas en el mercado local y mundial (Brasil compra el 50% del ensamble local de toda la industria automotriz) explica las medidas que impactan sobre trabajadoras y trabajadores.

La industria automotriz est asociada a otros sectores industriales que tambin sufren las consecuencias de la recesin, caso de las industrial del vidrio, el caucho, el plstico, la siderurgia o la metalurgia.

El impacto de la cada es fuerte en la fabricacin de alimentos, que alcanza al 5,4% respecto del mes anterior. La industria de alimentos tiene una incidencia del 22% en el conjunto de la industria, por lo que no resulta menor un seguimiento cercano de su evolucin.

Por su parte, el sector textil cae 10,8%, afectando a sectores de la pequea y mediana empresa asentada en las provincias y fuertemente asociadas a un destino del mercado interno que sufre por cada del consumo popular.

La refinacin de petrleo se anota con una baja del 19,9%, y las sustancias y productos qumicos caen un 10%, mientras la industria automotriz se reduce un 11,8%.

Solo la produccin de acero aparece con un sentido inverso al conjunto de la industria, indicador que no alcanza para evaluar una perspectiva reactivadora del sector manufacturero.

Cae la recaudacin

A su vez, la Administracin Federal de Ingresos Pblicos, AFIP, el ente de recaudacin tributaria y previsional, seala un incremento interanual para el mes de julio del orden del 23,8% para una inflacin cercana al 30% en el mismo periodo.

La devaluacin cambiaria impacta en materia de precios relativos y la menor produccin y exportacin agraria se hace sentir en la recaudacin por derechos del comercio exterior va retenciones.

El problema de la recesin inducida por la poltica econmica interviene en la perspectiva de la recaudacin, ya que la principal fuente de ingresos pblicos proviene del IVA, condicionado por la baja del consumo popular, e incluso del tributo a las ganancias que involucra a salarios.

Con un horizonte de recesin, la perspectiva de la recaudacin no ser auspiciosa, afectando la posibilidad de poltica econmica activa para revertir el ciclo econmico.

Ms an, limita las posibilidades de resolver derechos consagrados constitucionalmente, sea la educacin o la salud, que el conflicto social en esos sectores hace evidente la voluntad oficialista por incumplirlos.

Es un tema agravado en estos das con la muerte de dos trabajadores escolares ante el abandono por ausencia de inversin en mantenimiento de establecimientos escolares.

Menos recaudacin y tendencia a la sub ejecucin presupuestaria en reas sociales estratgicas son una norma que generaliza la desidia por definicin poltica de un Estado que orienta su poltica a resolver la lgica de la ganancia por encima de los derechos humanos en sentido integral.

La poltica econmica subordinada a la lgica del ajuste induce la recesin productiva con fuerte impacto en la sociedad y en las cuentas nacionales, condicionadas a reducir a cualquier costo el dficit fiscal ante el acuerdo con el FMI.

Contrario a una poltica anti ciclo, desde las autoridades gubernamentales se profundiza la orientacin pro-cclica de ajuste y recesin.

Consenso electoral en disputa

La realidad de la economa comienza a deteriorar el consenso electoral del 2015 y 2017, algo que preocupa al gobierno de cara a las elecciones de renovacin presidencial del 2019.

En el imaginario oficial acta la memoria de la recesin del 2016 y la recuperacin del 2017 que favoreci el triunfo electoral del medio turno presidencia. Existe un supuesto similar de mejora de la actividad econmica para el prximo ao, que como hemos sealado en ocasiones anteriores, reproduce una discurso no verificable de que el futuro ser promisorio.

Sin embargo, hay un lmite estructural a esas promesas ilusorias, lo que deviene del dficit externo que ronda entre 40.000 y 50.000 millones de dlares anuales, con cierre de las fuentes externas de provisin de divisas.

Es que no llegan las esperadas inversiones externas, en la cantidad necesaria, y parece cerrado el acceso al crdito internacional ms all de la disposicin del FMI si es que se cumple con el duro ajuste fiscal.

No alcanzan los 50.000 millones del FMI y adems bajan las exportaciones por especulacin y menor produccin agraria.

La ausencia de soluciones en la vida cotidiana, agravada con suspensiones y deterioro en la capacidad de satisfacer necesidades extiende el descontento social, lo que genera una condicin de posibilidad para habilitar opciones polticas con otros rumbos para un futuro cercano.

El descontento en el presente posibilita la discusin sobre nuevos horizontes polticos y econmicos, que requieren una proyeccin ms all de la coyuntura en la disputa por el ingreso.

Se trata de pensar en otro modelo productivo y de desarrollo privilegiando la satisfaccin de necesidades sociales por encima de una lgica relativa a las ganancias de los inversores.

En rigor, ese debate trasciende el proceso electoral local y adquiere carcter esencial de cara al presente y futuro de la sociedad, incluso ms all de la cuestin nacional, ya que involucra a toda la regin latinoamericana y caribea en las condiciones de reestructuracin del sistema mundial capitalista ante la exacerbacin de la guerra comercial en proceso desatada desde la hegemona sustentada por EEUU.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter