Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2018

Frente a Goliat (II)

David Brooks
La Jornada



Foto
El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el secretario de Economa de Mxico, Ildefonso Guajardo Villarreal (a la derecha), durante la conclusin de la cuarta ronda de negociaciones para un nuevo Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte, el 17 de octubre de 2017, en Washington. Foto Ap.

Ante la gran interrogativa eterna de qu hacer ante un Goliat, los David del Sur que han buscado promover un cambio democrtico profundo y en favor de las grandes mayoras tienen un aliado potencial: los David dentro de la tierra de Goliat (ver primera parte).

Durante el gran debate trinacional sobre el Tratado de Libre de Comercio de Amrica del Norte (TLCAN), los negociadores mexicanos (y sus colegas estadunidenses) aseguraban que se solucionara la migracin pues floreceran el empleo y las oportunidades en casa. La salidahacia el primer mundo era por el norte afirmaban, haciendo eco a Porfirio Daz.

Mark Anderson, quien fue el principal estratega econmico de la central obrera estadunidense AFL-CIO durante el debate para formalizar la integracin econmica trilateral con el TLCAN, recuerda que uno de los altos funcionarios del gobierno de Carlos Salinas de Gortari lo invit a dialogar, y empez con eso de que el libre comercio es la clave de la prosperidad, y le repiti el argumento de: a ver, qu prefieres, nuestros productos o nuestra gente? Anderson no dud y lo sorprendi: Tu gente; son trabajadores y con ellos podemos sindicalizar a las empresas que buscan enfrentarnos unos a otros en ambos lados de la frontera.

En el manejo y negociacin de la integracin econmica que culmin con el TLCAN, antes exclusivamente en manos de las cpulas, de repente se present un nuevo actor: los sectores sociales sindicatos, granjeros y ambientalistas, entre otros directamente afectados por las polticas trasnacionales. Con ello pas algo novedoso en tiempos recientes (haba precedentes como el caso de Flores Magn): se empezaron a conocer por primera vez las contrapartes sociales de Mxico y Estados Unidos, o sea, los de abajo, para empezar a explorar si tenan o no intereses en comn sobre los cuales podran responder de manera conjunta, como iguales, frente a las propuestas de sus cpulas. Hoy da, alianzas sociales potenciales y algunas concretadas siguen ofreciendo posibilidades de esa solidaridad conjunta esencial para lograr los cambios tan urgentes en ambos lados de la frontera.

En algunos casos, la lucha de all est presente aqu adentro. Luchas sociales en los mbitos laboral, comunitario, vivienda, salud en Estados Unidos son encabezadas por inmigrantes mexicanos y otros latinoamericanos muchos expulsados de sus pases a consecuencia de las polticas neoliberales, slo para llegar a tener que enfrentar otras versiones de las mismas polticas aqu. Vale recordar que hace poco ms de una dcada, inmigrantes indignados por las polticas en su contra detonaron algunas de las movilizaciones masivas ms grandes de la historia de este pas (incluso rescatando de la amnesia estadunidense la memoria del Primero de Mayo, que naci en Chicago en 1886). Los percibidos como los ms dbiles, desprotegidos y jodidos siguen transformando el pas ms poderoso del mundo.

Otras expresiones de rebelin contra el modelo neoliberal, incluyendo la aceleracin sin precedente de la desigualdad econmica, intentos para privatizar sectores como educacin, el desmantelamiento del Estado de bienestar, la concentracin del poder poltico y la represin (incluyendo los efectos de la guerra antinarcoticos, la violencia policiaca, etctera), han estallado durante aos recientes: desde Ocupa Wall Street hasta Black Lives Matter, al movimiento encabezado por indgenas de Standing Rock y en el mbito politico electoral la campaa presidencial del socialista democrtico Bernie Sanders. Todos stos, dentro de sus propios contextos, comparten mucho con los contrapartes al otro lado de la frontera.

Todo para decir que la relacin con Estados Unidos no puede reducirse a Washington y Wall Street, y a la meta de volverse amigo o socio de ellos. Cualquier cambio real frente a este Goliat depender de las comunidades trasnacionales y los aliados reales y potenciales al otro lado: los David que viven dentro de Goliat.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2018/08/06/opinion/024o1mun


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter