Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2018

La Constitucin cubana y el trabajo no remunerado

Oscar Valds Viera
El Estado como tal (Blog)


Desde que se publicaron las primeras informaciones sobre las modificaciones constitucionales propuestas ha habido una avalancha de artculos analizando sus posibles impactos. Los expertos se han concentrado en los temas que se ms se prestan para titulares. Por ejemplo, en las propuestas relacionadas al reconocimiento de la propiedad privada como forma de propiedad sobre medios de produccin, y su posible impacto sobre el incipiente sector privado en la isla en combinacin con las nuevas regulaciones al trabajo por cuenta propia; en la reestructuracin del gobierno, con la introduccin del nuevo cargo de Primer Ministro y la descentralizacin o delineacin ms marcada de responsabilidades ejecutivas, administrativas, legislativas, y judiciales; y en una de las grandes buenas noticias que nos deja la posible constitucinla nueva definicin de matrimonio y la inclusin de no discriminacin por orientacin sexual e identidad de gnero.1

Seguramente la constitucin en su versin final no har feliz a todos los interesados, y ciertamente hay algunas cuestionescomo el derecho de los trabajadores a sindicarse libremente o el derecho a la huelga, por solo mencionar unaque su exclusin no nos sorprende, para no pecar de optimistas. Pero un aspecto en el cual el proyecto de constitucin que se ha invitado a debatir se ha quedado sorprendentemente corto es la extensin de la definicin de trabajo y las actividades que se consideran como tal.2 Especficamente, la versin de la constitucin propuesta omite el reconocimiento explcito del trabajo no remunerado como trabajo. Esto les socava valor e importancia a labores productivas no pagadas, a la vez que les resta derechos constitucionales, como el acceso a la seguridad social, a las personas que las realizan.

El trabajo, segn est contemplado en la propuesta constitucional, es un valor primordial de nuestra sociedad. [y] la fuente principal de ingresos que sustenta la realizacin de proyectos individuales, colectivos y sociales.3 Se propone adems que el trabajo ser remunerado en funcin de la cantidad, complejidad, calidad y resultados obtenidos y ser la base que regir la distribucin de las riquezas siguiendo el conocido principio socialista de cada cual segn su capacidad, a cada cual segn su trabajo.4 La constitucin propuesta tambin garantiza que todas las personas [recibirn] el mismo salario por trabajo de igual valor.5

En mi opinin, estas definicionesy la forma en general en que se utiliza el trmino trabajo y trabajador a lo largo del documentosugieren que se considera trabajo solo aquellas labores remuneradas de las cuales se derivan los ingresos que cubriran las necesidades materiales bsicas de subsistencia y bienestar en el hogar.

Una definicin tan estrecha es problemtica porque excluye un grupo de actividades no pagadas pero productivas y valiosas, y que son esencialmente necesarias para garantizar el bienestar domstico en complemento de la remuneracin monetaria o en especies. El trabajo no remunerado comprende todas las actividades que se realizan ausente pago, incluyendo: el trabajo que es imprescindible para mantener y reproducir el hogarp.ej., limpiar, cocinar, lavar; el cuidado de personas dependientes como ancianos, nios, o discapacitados; y adems los trabajos voluntarios, para auto sustento, o autnomos. 6

Es importante notar que estas actividades son asumidas desproporcionadamente por las mujeres cubanas, como se ilustra en una encuesta sobre el uso del tiempo de la Oficina Nacional de Estadsticas.

Figura 1. Mujeres cubanas reportan dedicarle al trabajo no remunerado una mayor proporcin del tiempo total de trabajo que los hombres.7

(Total de horas trabajadas = 100%)

Fuente: Encuesta Sobre el Uso del Tiempo, Oficina Nacional de Estadsticas, Marzo 2001, Grfico 6.7, disponible en: https://bit.ly/2O5MUP7

Pero extender sobre la importancia del trabajo no remunerado y de sus significativas implicaciones negativas para la mujer cubanap.ej., en trminos de desigualdad social, de violencia de gnero, de pobreza (incluyendo la pobreza de tiempo)se va del alcance de este comentario. Solo he de destacar que existe una importante literatura por expertos cubanos en estos temas.8

El problema no es solo que la definicin estrecha de trabajo que nos proponen en la constitucin les resta legitimidad a las muchas actividades no pagadas pero esenciales y valiosas. El problema es, adems, que les resta derechos constitucionales a los trabajadores no remunerados vis--vis los trabajadores reconocidos por el documento.

Por ejemplo, en el artculo que reconoce el derecho a la seguridad social, el Estado garantiza la proteccin adecuada de todo trabajador impedido de laborar por su edad, maternidad, paternidad, invalidez o enfermedad.9 El Estado tambin garantiza protecciones similares a la familia en caso de muerte del trabajador.10 Mientras que aquellas personas que sufran un accidente o contraigan una enfermedad en el trabajo tendran derecho a la atencin mdica y a subsidio o jubilacin en los casos de incapacidad temporal o permanente de trabajo.11 Cabe preguntarse si un ama de casa ser considerada como trabajador a los efectos de recibir todas esas protecciones por derecho constitucional.12

Adems, la constitucin pretende distribuir riquezas con arreglo al trabajo aportado, entonces: se excluir de la distribucin (o redistribucin) de esas riquezassea cual sea esa definicina las personas que aportan, incluso segn sus capacidades, labores no pagadas pero esenciales para el sostenimiento y desarrollo del pas?13

Condicionar la distribucin de las riquezas, el acceso a los servicios y beneficios pblicos, o las protecciones de la red de seguridad social en la participacin laboral asalariada contradice los principios de inclusin, igualdad, equidad, justicia social, y prosperidad colectiva de los que se presume desde el mismo primer artculo de la constitucin propuesta.

El reconocimiento del trabajo no remunerado por la constitucin supondra su inclusin en las leyes especficas que luego implementarn los principios y derechos constitucionales. Tambin supondra que se le dedique al rol de esos trabajadores una mayor atencin por parte de los encargados de disear polticas econmicas y sociales, a quienes se les debera exigir incluir ms perspectiva de gnero e interseccional en las polticas para promover un desarrollo inclusivo.

Todo esto se pudiera solucionar fcilmente con dos lneas, si no todo un artculo, que reconozca explcitamente el trabajo no remunerado como trabajo productivo, valioso, y esencial para el bienestar domstico y social.14 Esto no es pedirle mucho a una constitucin socialista.

Notas

1 Por ejemplo, LeoGrande, William M., Is Cubas Vision of Market Socialism Sustainable? World Politics Review, Julio 31, 2018, disponible en: https://bit.ly/2AAVuDC ; Semple, Kirk, La nueva Constitucin cubana: propiedad privada y matrimonio igualitario, The New York Times, Julio 23, 2018, disponible en: https://nyti.ms/2AFSq9c ; Faiola, Anthony & Krygier, Rachelle, Cuba moves toward officially recognizing private property, foreign investment, The Washington Post, Julio 21, 2018, disponible en: https://wapo.st/2KqmEg6

2 El Proyecto de Constitucin de la Repblica de Cuba est disponible en: https://bit.ly/2AtxLoW

3 Cursivas aadidas, ver Proyecto de Constitucin, Artculo 31.

4 Cursivas aadidas, ver Proyecto de Constitucin, Artculo 76.

5 Cursivas aadidas, ver Proyecto de Constitucin, Artculo 76.

6 Ntese, que, aunque un poco acotado, la constitucin vigente en su Artculo 45 s reconoce el trabajo voluntario y el no remunerado como beneficial para la sociedad como formador de la conciencia comunista de nuestro pueblo.

7 De acuerdo a la misma encuesta, las mujeres cubanas tambin reportan un total de horas de trabajo superior a los hombres. Ver Encuesta Sobre el Uso del Tiempo, Grfico 6.2.

8 Por ejemplo, vale resaltar el argumento de la Doctora Teresa Lara Junco respecto al peso adicional que recae sobre el trabajo domstico no remunerado debido a las reformas econmicas en Cuba. Lara Junco, explica que La actualizacin del modelo econmico cubano requiere de una intensidad del trabajo domstico y de cuidado mayor para sustituir con trabajo no remunerado los gastos que antes eran asumidos en gran medida por el Estado y para producir bienes y servicios que ya no se compran en el mercado. La reduccin paulatina de los subsidios a productos normados, la disminucin de comedores obreros y el recorte de los gastos del presupuesto estatal exigen la incorporacin de todos estos gastos al mbito del hogar. Lara Junco, Teresa, Cunto Y Cmo Trabajan Las Mujeres Cubanas? OnCuba, Mayo 22, 2015, disponible en: https://bit.ly/2OEOZD1

9 Cursivas aadidas, ver Proyecto de Constitucin, Artculo 70.

10 Cursivas aadidas, ver Proyecto de Constitucin, Artculo 70.

11 Cursivas aadidas, ver Proyecto de Constitucin, Artculo 80.

12 En la prctica, muchas de estas protecciones se ofrecen de forma universal a todos los cubanos en base a disposiciones legales. Pero grabar esos derechos en la Constitucin los fortalece porque mientras las leyes particulares pueden cambiar ms fcilmente, una reforma constitucional necesitara un proceso ms complicado requiriendo, entre otras, del voto favorable da la mayora de los electores en un referendo popular. (Ver Proyecto de Constitucin, Titulo XI).

13 Cursivas aadidas, ver Proyecto de Constitucin, Artculo 31.

14 La ms reciente constitucin ecuatoriana, por ejemplo, reconoce como labor productiva el trabajo no remunerado de autosustento y cuidado humano que se realza en los hogares. Ver: Constitucin de la Repblica del Ecuador, Artculo 333, Mayo 7, 2011, disponible en: https://bit.ly/2nbnyUG

Fuente: http://elestadocomotal.com/2018/08/04/oscar-valdes-viera-la-constitucion-cubana-y-el-trabajo-no-remunerado/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter