Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-08-2018

Cunta sed puede aguantar una isla mediterrnea? Y este planeta?

Martha Zein
El asombrario


Una anciana y una nia en Karpathos con la cabeza cubierta por el tradicional mandil.

Cunta sed puede sostener una isla? Cuntas botellas puede beber un turista al da? Cuntos millones de turistas se mueven por este Mediterr neo en ascuas en los tres meses del verano europeo? Cunta sed puede sostener este planeta ? Seguimos navegando en el velero GoOn . Agosto: sal, sol, tiempo y viento. Aqu todo es sed. Mi sexta crnica asombraria buscando sombras y abrigo en las letras. Me duele tanta apuesta mediterrnea por el turismo. Me duele el escaso cuidado por este mar, estas islas, estas costas, su paisaje, nuestro planeta.

Agosto: sal, sol, tiempo y viento, los cuatro elementos con los que se seca la mojama. Mi cuerpo se ha ido acostumbrando a que el cielo aada grados y el Meltemi nudos: el pelo se ha vuelto ms largo y crespo, llevo dos meses descalza, la sal se cuela en mis rincones (paso ms tiempo desnuda que vestida) y el viento se ha tragado todos mis susurros. El aire furibundo parece ahuyentar el calor pero deshidrata sin piedad y, adems, en el mar no hay sombras.

Aqu todo es sed.

Bebemos ms, lo s por el nmero de botellas que retorcemos cada da. La presencia del plstico en el GoOn nos duele (stop #plasticpollution), pero en las islas griegas es difcil, por no decir imposible, encontrar envases de 5 o 10 litros. Administramos el agua que llevamos en los tanques de tal modo que ms que duchas o baldeos , salpicamos con agua dulce nuestros cuerpos, la vajilla y la cubierta del GoOn y procuramos comprar a granel a comerciantes locales. Slo un isleo como el capitn logra encontrar entre el tumulto turstico o en las rocas peladas la presencia de un/a aborigen que an sabe ordear una cabra, recoger la miel o recolectar plantas autctonas para hacer tisanas. Adems, miramos el origen del agua que bebemos (lo del kilmetro cero parece una reivindicacin que no concierne al agua dulce) y comprobamos que suele proceder de las montaas blancas de Creta. Tanto guardan sus gargantas calizas? Cunta vida estaremos expoliando con cada botella? Las entraas de Creta deben de estar secndose como las de las mujeres de Lorca.

Nos contaron que esta isla est abandonando su modelo econmico, basado en la agricultura, para centrarse en el sector turstico. Venimos de Mallorca, conocemos los falaces argumentos de quienes defienden este monocultivo. La construccin de un tercer aeropuerto en Kastelli se ha convertido en el campo de batalla de un puado de agricultores/as que defienden que la tala de 200.000 olivos para construir las instalaciones aeronuticas no slo sera un mal negocio sino un crimen contra la tierra (toman la voz de sus ancestros, Aristteles aseguraba que en Grecia clsica se condenaba a pena de muerte a quien arrancara un olivo). Quienes apoyan la construccin recuerdan que el aeropuerto podra traer a 9 millones de pasajeros al ao y eso se traducira en dinero. Las cifras me secan la garganta.

Cunta sed puede sostener una isla? Cuntas botellas puede beber un turista al da? Cuntos millones de turistas se mueven por este Mediterrneo en ascuas en los tres meses del verano europeo? Cunta sed puede sostener este planeta?

Una isla representa al planeta en una dimensin abarcable. Me gustara encontrar una isla en el Mediterrneo cuyo agua, en verano, proceda exclusivamente de sus recursos hdricos. Slo nos acordamos del #CambioClimtico durante el esto. En medio de las risas veraniegas, nuestros cuerpos, ms expuestos, ms desarropados, experimentan una fragilidad a la que no estn acostumbrados. Los lugares con sombra natural suben su cotizacin en el mercado del deseo vacacional. Si adems se sitan en una primera lnea de playa, los consideramos espacios exclusivos, por eso suelen estar cercados. Este privilegio impide o limita el acceso al mar a las gentes con menos recursos y al mismo tiempo les vuelve presos de lujo. Probablemente ni se planteen quin cuida ese paraso, quin poda sus rboles, qu seres vivos los habitan y mantienen el equilibrio del ecosistema En las costas del Mediterrneo que hemos recorrido durante los ltimos diez aos quienes especulan con las vistas al mar suelen apropiarse de la franja martimo-terrestre , necesaria para una evacuacin o un naufragio. Catstrofes como el incendio de Mati hacen evidente que nuestros sueos de grandeza son suicidas.