Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-08-2018

Por la unidad del movimiento indgena
La reforma no puede estar en manos de los reformistas

Leonidas Iza Salazar
CONAIE

En distintas asambleas, los taitas se preguntan qu pasa con los jvenes?; la respuesta es sencilla: durante diez aos los planes de estudio fueron diseados por un Estado neocolonial, que excluy la necesidad de recuperar la identidad como principio poltico de superacin de la exclusin, discriminacin y marginacin. De qu sirve que el Estado se reconozca como plurinacional y que el kichwa sea una lengua de intercambio cultural, si en ninguna escuela se ensea?


Con esta frase, Lenin (el verdadero), planteaba la necesidad de luchar por objetivos concretos que permitan conseguir mejores condiciones para los miembros de las organizaciones. Las reformas no son nuestra meta, pero muchas de ellas deben disputarse en el campo de lo poltico, con el nico propsito de acumular el mayor volumen de fuerzas posibles. Las reformas sociales arrancadas al Estado por medio de la lucha de los pueblos constituyen etapas en el camino hacia el objetivo final de la transformacin de la sociedad.

A partir de la firma del decreto de restitucin de la educacin bilinge (Latacunga 6 julio), la CONAIE convoc a sus bases a participar del acto formal con la presencia del presidente de la Repblica, Lenin Moreno. El Movimiento Indgena y Campesino de Cotopaxi (MICC) fue el anfitrin, demostrando su capacidad de movilizacin y dilogo al interior de la organizacin. Sin embargo, una serie de comentarios y anlisis contribuyeron a enriquecer los planteamientos de nuestra organizacin, y recuperar el debate perdido durante aos. Con sorpresa, recibimos las versiones de diversos sectores del movimiento indgena y de la izquierda, acusndonos de entreguistas negociadores y gobiernistas a los dirigentes que estuvimos al frente de este evento, y con ello tratar de autodenominarse como radicales.

Ante lo cual, es necesario hacer un poco de memoria. Como ya lo expusimos en el discurso de orden aquel da, llegamos al dilogo luego de diez aos de resistencia y lucha del movimiento indgena; el pueblo Panzaleo, al igual que las diversas nacionalidades y pueblos indgenas del Ecuador, luch con un enorme saldo de heridos, criminalizados y dirigentes perseguidos. Lo planteamos ahora, no como una pose propagandstica, sino como una referencia de las batallas que sostenemos desde hace aos. Recordamos la frase de Mam Trnsito Amaguaa yo he viajado, he caminado por todos los lugares, pero jams he negociado con la sangre de mis hermanos, no como ancdota ni cita, sino como una tesis poltica y declaracin de intenciones frente a la actual coyuntura que nos exige un alto nivel de consecuencia con nuestras bases.

La eliminacin de la educacin bilinge fue una estrategia para desmovilizar al movimiento indgena, pues se supona correctamente, que la educacin es arma de reproduccin ideolgica, a travs de la cual, el gobierno de Alianza Pas pretendi cooptar organizaciones, funcionalizar cuadros jvenes y romper el entendimiento comunitario, esencia y fuerza de la movilizacin.

En distintas asambleas, los taitas se preguntan qu pasa con los jvenes?; la respuesta es sencilla: durante diez aos recibieron un pensum de estudios diseado por un Estado neocolonial, y sin comprender la necesidad de recuperar la identidad como principio poltico de superacin de la exclusin, discriminacin y marginacin. De qu sirve que el Estado se reconozca como plurinacional y que el kichwa sea una lengua de intercambio cultural, si en ninguna escuela se ensea? No entender la dimensin integral de la educacin bilinge, como parte del proyecto poltico de la CONAIE, es actuar de manera sesgada y sin estrategia poltica.

Somos absolutamente conscientes de que la restitucin de la educacin bilinge es un hito importante, pero no el ms importante, y todava tenemos que pelear en contra de la inequidad y la explotacin. En el fondo, nuestra lucha es contra el modelo de acumulacin y su expresin ms perversa: el extractivismo, ahora base de la economa capitalista ecuatoriana. El cambio de la matriz productiva no pas de ser un adorno ms del discurso populista. Por ms intenciones de dilogo que tenga el actual rgimen, estas demandas se resolvern mediante la lucha y movilizacin directa de nuestras bases.

Nuestras mamas, taitas y wawas nos demandan un sistema de educacin acorde al modo de pensar y entender el mundo andino. Estamos dispuestos a trabajar por construir una propuesta de nueva escuela y de nuevos paradigmas para el conocimiento. Por ello, el decreto de restitucin va ms all de un edificio, recursos, escuelas en mal estado o voluntad poltica del gobernante; la restitucin demanda una minga para edificar el proyecto de educacin liberadora que soamos.

Estamos absolutamente claros de que el dilogo con el gobierno es una tctica dentro de la estrategia de lucha del movimiento indgena. Las grandes transformaciones de la sociedad no se harn desde el Estado neocolonial capitalista. El movimiento indgena debe ser crtico con el perodo de transicin postcorreista que atraviesa el pas, el cul es un momento de burda reparticin de espacios de poder copados por gran parte de la derecha tradicional. Las polticas del presidente Moreno no son sustancialmente distintas a las de Rafael Correa. Lo nico cierto hasta el momento es el dilogo, cuyos frutos todava son escasos.

La radicalidad no est representada por quin hace ms ruedas de presa, convoca ms medios de comunicacin, grita mas fuerte, o acusa a los dems de no ser lo suficientemente radicales; la radicalidad es entender la estrategia y el proyecto poltico del movimiento indgena y la izquierda ecuatoriana. Slo acumulamos fuerzas en la medida que comprendemos la necesidad de caminar con la gente, visitar comunidades, fortalecer organizaciones, intensificar el quehacer poltico cotidiano, diciendo-haciendo como ensearon los abuelos.

Es necesario trabajar en la unidad del movimiento indgena, incentivar el debate y la discusin de posturas, prepararnos para afrontar la agudizacin de la crisis econmica que se aproxima junto con la consolidacin de la derecha. Escenario ante el cual debemos responder y conducir la lucha del campo popular. Que la crisis no nos encuentre divididos.

Leonidas Iza Salazar: presidente del Movimiento Indgena y Campesino de Cotopaxi - MICC

Puede leer en: http://conaie.org/2018/08/07/las-reformas-no-pueden-estar-manos-los-reformistas/

Fuente: https://redkapari.org/2018/08/03/las-reformas-no-pueden-estar-en-manos-de-los-reformistas/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter