Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-08-2018

Las vctimas colaterales del progreso econmico

Homar Garcs
Rebelin


Como parte del sentido comn y de la vida cotidiana, la realidad ilusoria y deformada de las ventajas materiales individuales -propiciada por la gran industria ideolgica que resalta los valores capitalistas- impulsa a mucha gente alrededor del mundo a emigrar de sus pases natales en bsqueda de unas mejores y ms seguras condiciones de vida. Esto se ve ao tras ao en la frontera que separa a Europa de frica o en la que separa a Estados Unidos de nuestra Amrica, lugares donde comnmente acontece una infinidad de situaciones que condenan a los inmigrantes (indocumentados, para mayor precisin) a la detencin, la deportacin y, en el peor de los casos, la muerte sin dolientes, incluyendo a nios, como se pudo apreciar mediante las imgenes difundidas a nivel global en relacin con el trato dispensado a los hijos de inmigrantes retenidos por las autoridades de Estados Unidos, siendo colocados en jaulas cual si se tratara de animales.

Esto comprueba, adems, el grado en que el modo de produccin -como rgimen de produccin y reproduccin de la vida social- ha marcado, cual hierro candente, la mentalidad de muchas personas (hasta podr afirmarse que al cien por ciento de la humanidad), por lo cual se esmeran en hallar un trabajo asalariado de mejor remuneracin, al margen de cualquiera otra consideracin que supondra despojarse de la falsa conciencia que poseen. Ello est acompaado por el comportamiento asumido en la actualidad por el Estado en muchas naciones del mundo al privilegiar la proteccin de los intereses supremos de las grandes corporaciones transnacionales ms que la de sus propios ciudadanos, a quienes les reserva una situacin de represin y militarizacin en previsin de exigencias econmicas y polticas que hostilicen su nuevo rol al servicio del capital. Algo, por cierto, nada excepcional, en vista de sus antecedentes histricos, pero que ahora se cumple con una mayor notoriedad y desparpajo.

Como se extrae de la afirmacin hecha por Zygmunt Bauman en el libro Vidas desperdiciadas. La modernidad y sus parias, refugiados, desplazados, solicitantes de asilo, emigrantes, sin papeles, son todos ellos los residuos de la globalizacin. No obstante, no se trata de los nicos residuos arrojados en cantidades crecientes en nuestros tiempos. Estn tambin los residuos industriales tradicionales, que acompaaron desde el principio a la produccin moderna. Su destruccin presenta problemas no menos formidables que la eliminacin de residuos humanos, cada vez ms horrorosos, y por razones muy similares: el progreso econmico que se propaga por los rincones ms remotos del saturado planeta, pisoteando a su paso todas las formas restantes de vida alternativas a la sociedad de consumo.

Para los dueos del capital, estas vctimas colaterales del progreso econmico, en un sentido amplio, solo tendran algn derecho a existir siempre y cuando estn impregnados (y as lo hagan ver, sin disidencia alguna) de la visin e intereses de los sectores dominantes. Es lo que ocurre en diversas naciones, incluyendo las perifricas, con gentes de toda edad, deambulando en las calles, sin atencin social. As, junto a los graves efectos de la depredacin sufrida ao tras ao por la naturaleza a nivel mundial, hay que considerar tambin lo equivalente respecto a las personas excluidas por este progreso. A fin de evitar su multiplicacin negativa, la misma dinmica socioeconmica del sistema capitalista globalizado impone la necesidad de construir unas nuevas formas de vivir y de comprender la vida, adems de nuevas institucionalidades que tengan por fundamento una mayor expresin de democracia; todas las cuales, en conjunto, representaran abrir caminos a una nueva clase de sociedad. -


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter