Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2018

Quien tiene fusiles tiene pan

Miguel ngel Lana Surez
Rebelin


Entre fusiles y pan anda el mundo, es como la primera ley de la economa, una ley no escrita con tinta en el papel, pero s grabada con sangre y fuego en las carnes de tantos, de muchos.

La frase parece ser que es de Drrenmatt pero, en cualquier caso, no parece que haya problema en suscribirla, sobre todo si nos atenemos a las prcticas neoliberales e imperialistas que con sus guerras preventivas, intervenciones humanitarias y dems lenguajes camuflados, terminan en masacres.

Quien tiene fusiles tiene pan, que nada tiene que ver con lo de pan o mantequilla, frase tpica de los manuales de economa. Pero s tiene que ver con lo del palo y la zanahoria, aunque lo de la zanahoria solo sea a modo de seuelo, porque en realidad de zanahoria nada, el sistema solo reparte represin para la mayora, algo en lo que s est especializado el modelo neoliberal, y mucho, y en rigurosa exclusiva.

Bien lo han entendido as los promotores del imperio que, adems, van de lderes del orden, de los derechos humanos, de la democracia y de todas las beneficencias conocidas.

Fusiles y dlares, stas son las reglas de juego inseparables, intransferibles y patentadas. Con dlares se compran fusiles y con stos se imponen los dlares o viceversa, da igual, el resultado el mismo.

Con fusiles la agresin es permanente, sin medida, sin lmite, en donde todo vale y valen todo tipo de armas, cortas y largas, de tierra mar o aire, qumicas y bacteriolgicas, convencionales o nucleares, todo lo que haga falta con tal de que no se mueva ni dios y todo el mundo pliegue y acate la suprema voluntad de entregar bienes y haciendas y toda clase de recursos.

As se explica que haya cientos de bases militares en ms de un ciento de pases. As se explica que el imperio est metido hasta las trancas en todos los conflictos existentes o, en caso de no haberlos, enviar al equipo especializado en crearlos con cualquier pretexto, tal como est sucediendo.

Todo est muy bien diseado. Es fcil, con fusiles se impone el dlar y con dlares se compra pan y todo lo dems y, para los dscolos, para eso estn los fusiles.

Nada es en vano. La secuencia es inevitable, globalizacin, neoliberalismo y financiarizacin [1], todo ello para intentar mantener la tasa de ganancia. Todo este tinglado, adems de generar los beneficios de la consabida explotacin laboral, es una nueva forma de acumulacin de capital y que, traducido y simplificado, supone manejar cantidades ingentes de dinero virtual (como humo en el aire) o de imprimir dlares en un papel cuyo valor real es exactamente el coste de su impresin.

El dinero virtual anda por diez veces el PIB mundial y los dlares de humo e imprenta por bastantes billones. Sin embargo, en ambos casos, los pases endeudados y el ciudadano de a pie han de pagar con dinero contante y sonante. Con sus recursos los pases endeudados y los ciudadanos con su sueldo, impuestos aparte.

Aunque todo este entramado de capitales sea ficticio, se han de pagar los intereses correspondientes, como si los bancos hubieran prestado un solo dlar, cuando en realidad no han sido ms que apuntes contables o bien billetes de papel, en ambos casos sin otro valor y respaldo que un apunte contable o un cromo de una coleccin infantil.

Pero es ms, como los productos de consumo, incluidos los ms bsicos y de primera necesidad, estn sujetos a procesos financieros en los que intervienen bancos y prstamos, los consumidores tambin hemos de pagar intereses con dinero real por lo que no han sido ms que prstamos virtuales habituales en el proceso productivo, es decir, lo dicho, hemos de pagar intereses por prstamos de dinero cuyo valor no es ms que unos apuntes contables o billetes-cromo.

Este es el nuevo invento de la financiarizacin, nos presta humo y cromos y hemos de pagar con dinero real para que el sistema pueda mantenerse en pie, para que pueda intentar mantener su tasa de ganancia.

Si no fuera por todo lo dicho.

Para qu si no tanto fusil?

Para qu si no tantas bases militares?

Para qu si no tantas ayudas humanitarias?

Para qu si no tanta OTAN?

Para qu si no tantas invasiones militares?

Para qu si no tanta ONU?

Para qu si no tanto FMI, BCE y FED?

Ah, y sin olvidar lo esencial, para quin trabajan todos? Y todo es poco.

Nota:

[1] Sobre neoliberalismo y la finaciarizacin:

- El fascismo financiero y la irreformabilidad del sistema

- De qu hablamos cuando hablamos de financiarizacin?

www.asturbulla.org

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter