Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-08-2018

Las huelgas en la era de la automatizacin, el big data y la inteligencia artificial

Ekaitz Cancela
El Salto

Las ltimas huelgas ponen de manifiesto una nueva realidad econmica: los gigantes tecnolgicos obtienen ganancias enormes y cada vez ms gente es empujada hacia el sector de servicios de la economa, con bajos salarios.


Un repartidor de Glovo en Madrid EKAITZ CANCELA

Algunas de las ltimas huelgas ocurridas en Espaa reflejan la transformacin tecnolgica de la estructura econmica. A ello se suman las lgicas ms predatorias del proceso neoliberal, aquellas que encuentran en los avances ocurridos en la mquinas una oportunidad de acabar con los buenos trabajos del pasado al tiempo que concentran los beneficios derivados en unos cuantos multimillonarios. Las polticas de izquierda deben entender el estadio actual de desarrollo de las fuerzas productivas para colocarlas al servicio de la emancipacin progresiva del trabajo, transformando radicalmente las relaciones sociales de produccin.

Este trastrocamiento del rgimen social ya no puede demorarse. De lo contrario, en una vuelta de tuerca a la liberalizacin de mercado laboral, la visin que impondr el capitalismo ser la de arrastrar a cada vez ms miembros de la antao agrupada como clase obrera hacia la precarizacin total de sus condiciones de trabajo. Bajo abstracciones tales como las de impulsar la figura del emprendedor que se adapta a los empleos del futuro, segn la palabreara de los palmeros de Davos, cada vez los individuos se parecen ms a microrrentistas que trabajan a demanda (o a subasta) y deben estar disponibles las 24 horas del da para alcanzar un salario mnimo que adems ni siquiera permite vivir con cierta seguridad a varios meses vista. Cuando parece imposible planificar la vida futura, los gigantes tecnolgicos emergen para administrar el presente de manera que la explotacin capitalista se reproduzca de manera inteligente, segundo a segundo, dando lugar a una especie de austeridad eterna.

AUTOMATIZACIN, PREVIA PRECARIZACIN DE LOS TRABAJADORES DE AMAZON

El aumento de la productividad que favorecen las mquinas inteligentes ya ha provocado que los primeros robots se introduzcan en los centros logsticos de Amazon en El Prat o que drones repartan paquetes en Reino Unido y Francia. De momento, bajo el actual modo de produccin, estos avances solo pueden orientarse hacia la acumulacin y concentracin de las ganancias econmicas en cada vez menos manos. Si Marx dijo que las leyes de la historia progresan segn lo haga desarrollo de las fuerzas productivas, bajo esta fase exigen que la economa opere mediante infraestructuras digitales, como la nube, la cual dominan cuatro corporaciones estadounidenses y varias chinas, creando lo que se llaman oligopolios globales sobre los cuales se levantan las sociedades hoy, pues podramos decir que estos imperio de los datos tienen la propiedad de la tierra que el resto explota.

Hemos de contemplar ademas que en dicho orden social, el pacto social fordista ha desparecido, y con ello el poder poltico de los sindicatos y del Estado, otrora encargados de negociar salarios mnimos o establecer acuerdos colectivos respectivamente. Ello significa que el convenio colectivo exigido por los trabajadores en lucha de Amazon ser difcilmente otorgado por esta empresa, la cual deposita todas sus expectativas de rentabilidad futura en concentrar los beneficios derivados de la economa de los robots al precio de tercerizar an ms el trabajo. O alguien piensa que Jeff Bezos va a crear planes sociales o mejorar las condiciones laborales cuando su plataforma ha suplantado buena parte de las personas que participaban en las cadenas mercantiles tradicionales?

Ser an ms claro: los gigantes tecnolgicos han roto las relaciones entre ambos extremos del mercado, la produccin y el consumo, extendindolas a los canales electrnicos que controlan para administrar las relaciones sociales, los comportamientos de la poblacin e incluso para dominar el ecosistema de la identidad de los individuos conectados a sus plataformas. Para zanjar de una vez el reciente debate en la izquierda espaola sobre la diversidad no habra ms que entender como un timeline o un motor de bsqueda destruyen la construccin autnoma de la identidad de un sujeto, entendida como un conjunto de datos monetizables, para convertir al otrora ciudadano en un mero consumidor pasivo. Eso es, de hecho, lo que provoca el algoritmo de Facebook. Y lo hace porque esta compaa, lejos de querer seguir ganando dinero insertando publicidad al lado de memes, trata de convertirse en el espacio principal donde las personas vendan y compren servicios. Por eso ha pedido a bancos como JP Morgan Chase o Citigroup que compartan sus datos financieros . En otras palabras: recopila una inmensa cantidad de informacin personal, Big data, para establecer una ventaja competitiva definitiva en nuevos mercado maximizando la extraccin de valor de los datos.

LOS REPARTIDORES DE PERIDICOS Y EL AUGE DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Esta reestructuracin de la economa poltica, vehiculada sobre las tecnologas de informacin y comunicacin, desde luego no le es ajena a la prensa. Mientras se anunciaban los peridicos digitales que recibirn las becas en la ltima ronda de innovacin de Google, por ejemplo InfoLibre o El Independiente, quienes desarrollarn herramientas para que los consumidores paguen de manera personalizada por la informacin, los repartidores de peridicos en papel se alzaban en huelga . La cuestin es que el conflicto de la empresa distribuidora Boyac con los trabajadores provoc que en los kioscos no se encontraran cabeceras como Abc, El Mundo o El Pas.

De momento, esta huelga ni ninguna otra han logrado frenar el rpido desplazamiento de la produccin periodstica hacia la imprenta de Google, compaa que gracias a la tecnologa est eliminando rotativas y puntos de venta para que sean los propios peridicos quienes encuentren formas creativas de hacer que sus lectores consuman informacin, es decir, para que se adapten a un ecosistema de conocimiento completamente privatizado. El precio: desaparecen los trabajadores en la parte ms baja de la jerarqua del negocio, quienes quieren sacar 20 euros diarios por el trabajo de repartir peridicos. Lejos de ser la herramienta de la burguesa que era en el capitalizado avanzado, bajo este feudalismo temprano los peridicos son meros intermediarios que gestionan las transacciones individuales entre los monopolios tecnolgicos y los destinatarios finales de la mercanca. Larga vida a la prensa libre e independiente!

El problema es que los nuevos emprendedores hacen gala en congresos de un pensamiento mgico sobre internet similar al de los hippies californianos, en lugar de entenderlo como un medio de produccin que ha destruido tanto la prensa como su supuesto cometido de vigilancia del poder. Lo sealaba una encuesta del Pew Research : el empleo en las redacciones ha cado casi un 25 por ciento en menos de 10 aos, con la mayor cada en los peridicos. No hace falta siquiera fijarse en los repartidores, sino que basta con observar a los periodista freelance que intercambian su fuerza de trabajo a cambio de minucias, como sealaba un informe de la CNT , para entender que la plusvala que generan sirve para que sus editores (precarizadores par excellence con marca democrtica) puedan seguir arando una tierra digital asentada en la informacin, una que se encuentra en propiedad de dos compaas.

Efectivamente, la crisis financiera acab con los peridicos tradicionales. Ahora los fondos de Google han llegado al rescate para ayudar a los digitales a que los suscriptores les paguen una renta para mantenerse con vida un tiempo. Claro que cuando la produccin de informacin se desplace del motor de bsqueda a la inteligencia artificial, como planean las ltimas iniciativas de Google News, a los repartidores de peridicos, a la gran parte de los periodistas y al puado de editores que desaparezcan no les bastar con ponerse en huelga.