Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-08-2018

Bolsonaro y las Fuerzas Armadas
La desastrosa imagen asociada

Bruno Lima Rocha
Rebelin / Estratgia e Anlise

Traducido del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


Al parecer, la candidatura del diputado federal Jair Bolsonaro (PSL-RJ), acompandole como vice el general de la reserva (cuatro estrellas) Antnio Hamilton Marques Mouro, marca una nueva etapa de la relacin de las Fuerzas Armadas (FFAA) y la sociedad brasilea. Bolsonaro, en su afn de homenajear a los facinerosos de las cloacas, va a desmontar el "legado" de la obra conjunta de actores como Orlando Geisel (en el diseo de la estructura de la guerra interna) y del entonces capitn Carlos Alberto Brilhante Ustra, en el montaje de los DOIs, los Destacamentos de Operaciones de Informaciones Centro de Operaciones de Defensa Interna, que tenan ramificaciones por todo el pas y se concentraban en las principales ciudades de aquel momento: So Paulo, Ro de Janeiro y Recife, entre otras; como su propio nombre indica, actuaban como destacamentos operando en unidades semiautnomas y conjuntas subordinadas al mando de la Fuerza Terrestre.

As, las FFAA no se "quemaban" matando a la luz del da llevando los uniformes verde oliva puestos. Eso ocurri en el Araguaia, en las tres campaas (1972-1975) y en la segunda guerra (simultneamente a la fundacin de la Comisin Pastoral de la Tierra, CPT), esta slo contra campesinos y teniendo como blanco a los poseedores de la regin. Pero, tamaa exposicin de matanzas y masacres a manos de gente que vesta uniformes militares no ocurri en reas de gran concentracin urbanas. En el combate contra los Grupos Tcticos Armados (los GTAs, que eran las unidades bsicas de las pequeas organizaciones guerrilleras de Brasil) en las ciudades, los agentes descaracterizados traan el terror sin poner en cuestin el papel de los cuarteles. Haba miedo, mucho miedo, aunque no tanto como en Argentina, donde todo el aparato militar nacional y de las provincias (las policas provinciales, equivalentes a las PMs, adems de la accin de la Polica Federal Argentina, ostensiva), estaba obligado a reprimir, desarrollando una guerra sucia de exterminio contra su propio pueblo.

Con la aventura de la extrema derecha del siglo XXI explicitando la guerra interna y teniendo un general que acaba de incorporarse a la reserva en el estrado, Bolsonaro y Mouro van a cumplir el papel de quemar para siempre- al Ejrcito (EB) y consecuentemente a las otras dos fuerzas, ante la poblacin brasilea. En el periodo anterior la dictadura, la Escuela Superior de Guerra (ESG), al menos, acu un concepto estratgico: la Seguridad Nacional & Desarrollo. Cul ser el concepto de los bolsonaristas? Seguridad Patrimonial, Conservadurismo Social y Entreguismo? Posiblemente. Como autnticos entreguistas colonizados, que aplauden con entusiasmo al Imperio, se callarn ante la entrega del presal y aumentarn la presencia de oficiales dentro del aparato de Estado. Si no lo hicieran y terminaran -en un hipottico y nada deseado gobierno electo (haremos todo lo necesario para que eso no ocurra)-, rompiendo con los Chicago Boys (al modo del gur de los rentistas salvajes, Paulo Guedes), acabarn gobernando solos, con menos de 100 votos en el Congreso y sin el apoyo ni de la Globo y menos an de las aves de rapia. Entonces, quin gobernara de hecho? Generales del EB. Es decir, an cuando Bolsonaro es menos ruin, sigue siendo horroroso, dado el riesgo que supone para el pas.

Otra posibilidad que resulta de la implicacin directa de dos generales de cuatro estrellas que acaban de pasar a la reserva, como Antnio Hamilton Mouro y Augusto Heleno Ribeiro Pereira, es hacer visible a la opinin pblica al generalato al margen de estrategia militar, consiguiendo as "contaminar polticamente" la jerarqua en las tropas. Es decir, una vuelta al pasado, retornando al ciclo iniciado durante el tenentismo [n. tr.: movimiento poltico-militar cuyos miembros participaron en varias acciones insurreccionales, contribuyendo significativamente a la Revolucin de 1930; con todo, a pesar de que defendan una renovacin poltica del pas con unos objetivos comunes, sus lderes manifestaron diferentes posturas polticas], fortalecido en 1935 y oficialmente concluido en 1988. Parece que no.

Simn Bolvar ya lo dijo hace mucho tiempo: "maldito sea el soldado que apunta el arma contra su pueblo". Entonces, si fuese electo Bolsonaro ya dijo que iba a emplear un gran nmero de oficiales de la reserva, o incluso en activo, algo que era habitual en la dictadura (como los famosos 'coroneles de Petrobras') o el sobredimensionado aparato de vigilancia y espionaje interno (SNI-SISNI), esos oficiales en cargos de responsabilidad entrarn en conflicto directo contra su pueblo.

Bolsonaro no comenz el desastre, pero lo profundiza

La presencia de militares en la crisis brasilea es visible. Ya hubo una ruptura de carcter poltico en el desgobierno de Temer, cuando Raul Jungmann (el eterno arrepentido ex buen partido) dej la cartera de Defensa y sta fue asumida por Joaquim Silva e Luna, un general de reserva de cuatro estrellas (contrariando as la norma de que un civil estuviese al frente de la cartera, aunque slo sea para no discriminar a la Marina y las Fuerzas Areas). Jungmann cedi el bastn de mando justo inmediatamente despus de la crisis postcarnaval (el 28 de febrero de 2018), asumiendo un demediado ministerio extraordinario de la Seguridad Pblica (una versin menguada de los infames ministerios del Interior de los pases vecinos), tras haber sido desmoralizado justamente por Antnio Hamilton Mouro y la decisin unilateral del comandante en jefe del Ejrcito, general Eduardo Villas Bas de que no castigara a Mouro: "l es un patriota inculto [n. tr.: en portugus gaucho, que en Ro Grande do Sul tiene la acepcin de rstico, inculto]", segn Villas Bas.

As, si el capitn de artillera que tuvo una psima hoja de servicios en la fuerza terrestre llegase a asumir cargos de autoridad en el Palacio de Planalto, cargos en comisin y funciones gratificadas sern disputados por oficiales generales y oficiales superiores de las tres fuerzas. El resultado ser institucionalmente desastroso, pero puede servir para desenmascarar el periodo de la dictadura militar y el hecho -terrible- de que el nacionalismo est lejos de defender al pueblo brasileo. Parece que la oficialidad cuando dice lo que realmente piensa pone de manifiesto el mito de Guararapes [n. tr.: la batalla de Guararapes constituye el mito fundacional del ejrcito brasileo]. Cuando cambia es para peor, con tenebrosa idealizacin racial de Antnio Hamilton Mouro, muy semejante a las barbaridades proferidas por gente como el racista Nina Rodrigues o el integralista [n. tr.: partidario del movimiento fascista Accin Integralista Brasilea, que sirvi de sustento poltico al Estado Novo (1937-1945) y de nuevo en 1964 apoy el golpe militar que instaur la dictadura (1964-1985)] y tambin general Olmpio Mouro (hijo).

Ernesto Geisel y Golbery de Couto e Silva [n. tr.: artfices del proceso de apertura poltica de la dictadura militar en 1974], hoy estaran desesperados, viendo que todos sus esfuerzos para que los militares salieran limpios del rgimen dictatorial que promovieron, despus de haber cometido crmenes de lesa humanidad al frente del Estado, se desmoronan. Mientras los genios de la dictadura estn de vuelta del desastre, sus compaeros de armas se exponen al ridculo y al inminente repudio en caso de que se produzca el desastre y el charlatn protofascista gane los votos de la derecha brasilea. Se manifestar a tiempo el ala profesional y constitucionalista de las tres fuerzas?

Bruno Lima Rocha es postdoctorando en Economa, doctor en Ciencia Poltica y profesor de Relaciones Internacionales y Periodismo. Su blog personal es Estratgia e Anlise.

Fuente: https://estrategiaeanaliseblog.com/2018/08/12/bolsonaro-e-as-forcas-armadas-a-desastrosa-imagem-associada/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar la autora, al traductor y Rebelin como fuente de la traduccin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter