Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2018

Portugal a la contra en Europa
El Gobierno favorece la inmigracin legal

Daniel Toledo
CTXT

El nuevo decreto de regularizacin busca frenar una posible prdida del 40% de la poblacin activa portuguesa en 2060. Los colectivos sociales, cautelosos ante la medida del Ejecutivo


Manifestacin por el permiso de residencia de los inmigrantes. Lisboa, mayo de 2017. RUI ORNELAS

Ya se ha cumplido un mes desde la puesta en marcha en Portugal del Proyecto de ley n 928/XIII, que establece un visado de residencia temporal a aquellos extranjeros que hayan contribuido en rgimen laboral a la Seguridad Social durante al menos un ao, pero que aun as se encuentren en situacin ilegal. Portugal se ha embarcado, con esta iniciativa, en un viaje en direccin contraria al que han escogido el resto de los gobiernos europeos y, no digamos ya, estadounidense: favorecer la inmigracin legal para combatir la despoblacin y el sostenimiento de las pensiones.

Con este decreto ley, el Gobierno calcula que desbloquear la regularizacin de unos 30.000 inmigrantes en situacin irregular. Aludiendo a razones humanitarias, el Ministerio de Administracin Interna envi una carta a diferentes asociaciones de apoyo a inmigrantes asegurando que, an no pudiendo acreditar una prueba de entrada a Portugal, podr, cuando demostrada su insercin en la sociedad portuguesa, ser concedida la residencia.

sta era una demanda que las asociaciones de inmigrantes de todo el pas llevaban tiempo reclamando. Decenas de miles de inmigrantes trabajando con contratos laborales durante aos, sobre todo en el sector de la agricultura, pero que se les negaba constantemente los permisos de residencia desde el Servio de Estrangeiros e Fronteiras (SEF), conocida tambin como la polica de los inmigrantes. De hecho, por un despacho emitido en 2016 por la entonces directora del SEF, Lusa Maia Gonalves (hoy dimitida), Portugal haba quedado fuera del espacio Schengen para los inmigrantes. Es decir, aunque un inmigrante recibiera un visado de trabajo para Alemania, Espaa o Francia, esto no le permita la entrada legal en Portugal, como establece el Acuerdo de Schengen. Con esta medida, el 95% de los inmigrantes que hasta marzo de 2016 estaban esperando su legalizacin, se encontraron con que ya no iba a ser posible.

El decreto del gobierno de Antnio Costa ha sido un logro largamente esperado, aunque algunos sectores se muestran, como mnimo, cautelosos. Desde la asociacin Solidariedade Imigrante, las intenciones del grupo parlamentario socialista han sido acogidas con recelo. Timteo Macedo, presidente de la asociacin, asegura a CTXT que es positivo que los partidos hayan reaccionado en la Assembleia da Repblica, que hayan avanzado con iniciativas, pero ahora queremos ver cmo van a ser aplicadas en la prctica, porque no podemos esperar toda la vida.

Yasir Anwer, un inmigrante paquistan que lleva 8 aos trabajando en Portugal, como cocinero en un restaurante en Bairro Alto, se queja de que, a pesar de las promesas, las cosas siguen igual que antes: El da 14 de mayo fuimos a manifestarnos frente al Parlamento, y despus de esto el Gobierno dio su respuesta, la de legalizar a estas 30.000 personas, pero hasta hoy no hemos tenido respuesta de si nos van a legalizar con visado o sin visado, nadie ha entendido nada.

En 2016, Yasir iba a recibir los documentos de legalizacin que llevaba esperando tantos aos. Tena cita para el 24 de marzo, pero fue el 21 de marzo cuando el SEF emiti el despacho cambiando los requisitos de entrada legal en el pas. Por 3 das sus sueos de vivir legalmente en Portugal se esfumaron sin una razn explicable. Su padre vive, enfermo, sus ltimos das en Paquistn, pero para Yasir un viaje a su pas significara no poder volver a entrar en Europa, a no ser ponindose en las manos de las mafias de tratas de seres humanos. Segn nos cuenta, estas mafias se arremolinan en los alrededores de las embajadas de los pases europeos para ofrecer visados a los inmigrantes desesperados, que llegan a pagar autnticas fortunas. Portugal se ha convertido en una crcel para l.

Y el propio Yasir nos confirma que no es el nico desesperado por cambiar su situacin: Ahora tenemos un grupo de Whatsapp, llamado 123 (en referencia al artculo 123 de la legislacin portuguesa, que establece los parmetros para la legalizacin, de forma excepcional, de inmigrantes sin papeles), al que ya se han unido unas 300 personas. Todos quieren volver a manifestarse, porque estas personas llevan muchos aos trabajando aqu en Portugal, algunos llevan 8 aos, otros 6 aos trabajando, es mucho tiempo para estar sin documentacin. Trabajamos con contrato, pagamos muchos impuestos, esto no es justicia.

La cosa es ms complicada de lo que parece. Segn nos cuenta Timteo Macedo desde la sede de Solidariedade Imigrante (que Macedo define como una asociacin, no de solidaridad, sino de defensa de los derechos de los inmigrantes), el Partido Socialista no hizo aprobar una alteracin a la ley en la Assembleia da Repblica (Parlamento), sino una resolucin que dice que el Gobierno debe legalizar a los inmigrantes que llevan trabajando y cotizando ms de un ao, pero por razones humanitarias. Tiene un discurso un tanto paternalista. Nosotros creemos que es una cuestin de justicia.

Lo que realmente piden las asociaciones de inmigrantes es un sistema legal coherente que contemple la legalizacin de las personas que contribuyan, como el resto de los ciudadanos, al sistema de la Seguridad Social. Y, en efecto, el decreto ley que aprob el Gobierno slo recoge una serie de medidas que el SEF, posteriormente, podr interpretar a su antojo.

El Estado debe mucho a estos inmigrantes, que estn creando las condiciones para la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social con 342 millones de euros de contribuciones al ao, afirma Macedo. Estn tambin colmatando la necesidad de mano de obra de este pas en algunos sectores de actividad. Sabemos que muchas empresas en la agricultura cerraran sus puertas si no fuese por la mano de obra inmigrante. Hoy, en los campos del Alentejo posiblemente ya se canta el canto alentejano con otro acento, el acento de los inmigrantes, porque hay pocos portugueses trabajando en la agricultura.

El tema de las cuestiones humanitarias no es superfluo. Adems del decreto aprobado por el Partido Socialista, existen dos propuestas elevadas al Parlamento portugus por los grupos del PCP (Partido Comunista Portugus) y el BE (Bloco de Esquerda). Ambas propuestas proponen la modificacin del artculo 88 de la ley de inmigracin, que establece los requisitos para autorizacin de residencia para ejercicio de actividad profesional. Segn las propuestas de PCP y BE, la modificacin del artculo 88 creara un sistema estable y permanente, no slo para los inmigrantes en situacin irregular que ya trabajan en Portugal, sino tambin para los que estn por venir.

Nosotros consideramos que se debe priorizar el artculo 88, asegura Macedo, porque es un proceso administrativo y objetivo, y el SEF no tiene poder discriminatorio sobre l. En cuanto al artculo 123, que alega cuestiones humanitarias, y que es el que est esgrimiendo el Partido Socialista, es un artculo excepcional y oficioso, con el que las autoridades pueden encontrar mil y una disculpas para no legalizar.

La cuestin de la inmigracin, independientemente del revuelo populista creado ltimamente por polticos como Donald Trump o Matteo Salvini, ha tomado especial relevancia en Portugal desde que, en junio, la Fundao Francisco Manuel dos Santos publicara un estudio sobre la poblacin portuguesa con conclusiones demoledoras. Segn el estudio, hasta 2060 el pas podr perder el 40% de la poblacin activa. El estudio llega a hablar de que Portugal se convertir en un desierto de personas, al ver su poblacin reducida de los 10,4 millones actuales, a los 7,8 millones que estima la fundacin tendr el pas en 2060.

La buena noticia es que, por lo menos en teora, el Gobierno parece haber tomado nota del informe de la fundacin, y ha admitido recientemente que el pas necesitar de la entrada de unos 75.000 inmigrantes al ao. A diferencia de otros partidos conservadores, como el Partido Socialdemcrata, que apuesta por invertir en polticas a favor de la natalidad, como ayudas de 10.000 euros por hijo o guarderas gratis a partir de los 6 meses de edad.

Esta es una carrera contrarreloj para mejorar unos ndices de sostenibilidad de las pensiones ya de por s bastante tocados. La situacin se agrava porque parte de la poblacin joven del pas tuvo que salir exiliada tras las crisis a buscarse el parn a pases con mejores condiciones de vida. Y porque no es probable que este flujo se invierta, dadas las precarias condiciones laborales que, sumadas a la descabellada subida de los precios en el mercado inmobiliario, hacen de Portugal un lugar poco apetecible para comenzar una vida prspera.

Pero, a olvido de las polticas de natalidad en vistas a salar el futuro del pas, las asociaciones de inmigrantes tienen claro que la prioridad son los inmigrantes que ya estn aqu. Quieren agilizar y facilitar la entrada de inmigrantes legalmente en el pas, reclama Macedo, pero existen los que est ya aqu, y sta es nuestra gran preocupacin. La primera prioridad de este Gobierno tendra que ser legalizar a los que ya estn aqu hace 3, 4 u 8 aos, que estn desesperados y en una situacin dramtica.

Para Solidariedade Imigrante y el resto de asociaciones, el trabajo de campo no parece haber llegado a su fin. Esperemos que septiembre sea el mes para que el Gobierno defina cmo van a aplicarse (las reformas) y que comiencen a hacerlo. Si en septiembre el Gobierno no ha hecho nada, o no ha dicho nada sobre cmo van a legalizar a esos 30.000 inmigrantes, naturalmente que en octubre volveremos a salir a la calle. Los inmigrantes son los protagonistas de su propia lucha. Aqu las vctimas son los principales interesados, si ellos no dan la cara, no conseguirn nada.

Fuente: http://ctxt.es/es/20180815/Politica/21211/Daniel-Toledo-ley-legalizacion-inmigracion-Portugal.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter