Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2018

Uruguay, recuerdos del futuro

Carlos Amir Gonzlez
Rebelin


La nica preocupacin de esta sociedad ilustrada fue la destruccin de la Humanidad por razones filantrpicas y la perfeccin de las armas como instrumentos de la civilizacin. Julio Verne

 

Un artculo de Frei Beto, La crisis civilizatoria y el papel de la tica, nos lleva a esta consideracin: Hoy, los habitantes de la Tierra somos 7 mil 200 millones, de los cuales casi la mitad carece de condiciones dignas de vida. Baste recordar los datos divulgados por la ONG britnica OXFAM en enero de 2017 8 individuos tienen en sus manos la misma renta de 3,6 mil millones de habitantes del mundo, la mitad de la Humanidad

Frente a tal espeluznante cifra y ecuacin, diversos componentes de las fuerzas polticas de la gobernanza mundial, responden a las pueblos que la padecen estamos haciendo los esfuerzos para que un necesario crecimiento econmico, produzca un derrame sobre los necesitados y nos permita una redistribucin de la riqueza con equidad social, que ciudadano del mundo no ha escuchado este bien intencionado sofisma en boca de sus gobernantes, recin asumidos o bien resumidos.

En Uruguay, donde el PBI se ha multiplicado por 6 o 7 veces, nos llegan alabanzas de organismos internacionales por lo mismo y grficas del famoso crecimiento y distribucin per cpita, que los gobernantes difunden con orgullo y ostensible hipocresa. Ejemplos: los uruguayos percibimos ingresos promedios anuales per cpita de 18.000 dlares a pesos nacionales sera un ingreso mensual de $ 48.000 (1.500 dlares) segn el Banco Mundial los trabajadores en actividad sobrepasan un poco ms del milln y medio, de los cuales 800.000 cobran menos de la mitad de esta cifra !! sin profundizar en lo que son los ingresos de decenas de miles de jubilados y pensionistas, que se indignaran mucho ms frente al perverso manejo de estas cifras. Hace no mucho y desde aquello que al que no quiere caldo, dos platos, se nos descolg de nuevo el Banco Mundial con una grfica que dice que el crecimiento de la riqueza per cpita anual en Uruguay es de U$S 260.000. Bueno, que ms decir, que desde dentro aceptando esto y replicndolo o desde fuera tratando de inocularnos una realidad ficticia pretenden tomarnos el pelo o quizs nos toman por ignorantes crnicos de nuestra propia realidad o quizs cuentan que la isla de confort y complicidad que generan en cada lugar, cuenta con suficientes medios para darle sostenibilidad obsecuente a su sistema mundial, es posible, gobiernan y deciden hace siglos milenios.

Mark Twain deca que existen 3 tipos de mentiras ... "las mentiras, las medias mentiras, y las estadsticas", sin dudas los ingresos per cpita de los ciudadanos integran sin problema la tercera categora de las mentiras.

El economista Jorge Notaro nos dice que entre los aos 2003- 2013, en concepto de ganancias y utilidades, los empresarios extranjeros que invierten en Uruguay y los empresarios nacionales, retiraron una cifra promedio anual de 10.000 millones de dlares, 2 mil millones los extranjeros y 8 mil millones los nacionales. Parece que en este lugar de la balanza, las cosas no anduvieron nada mal. Esta es una cifra cercana a la que el Estado uruguayo requiere en su Presupuesto General de Gastos para hacer funcionar al pas durante un ao, y que hoy atraviesa un delicado estado de situacin, por diversas causas.

Otras cifras brutales que estn en danza son las que maneja el sistema financiero en lo que hace a 6 grupos bancarios extranjeros, manejan un activo de U$S 38.000 mil millones y las AFAP que privatizaron gran parte de la Seguridad Social del Uruguay, manejan una cifra de activos por U$S 8 mil millones de dolres.

Por otra parte y en lo que hace al verso de "distribucin de la riqueza con equidad social", de 1973 a 1985 la dictadura uruguaya redujo la participacin del Salario en el PBI DEL 40 % AL 28 %, y desde la recuperacin democrtica hasta hoy, trabajando sobre registros de las empresas que pagan IRAE, en promedio se obtiene que los salarios representan el 47,6 %, habiendo diferencias de este promedio entre ramas, la agropecuria promedia 33 % y la industrial un 50 %.

  Cuando los corporativos publicistas del sistema capitalista, desde sus diversos gobiernos, nos hablan de las grandes recuperaciones porcentuales de los salarios, olvidan intencionadamente de hablarnos de las "grandes asimetras" que reinan en este territorio, y que es donde anida la gran ecuacin de la articulacin de sus ganancias.

Por estos lares tambin hemos anunciado que vendra un proceso transformador donde un capitalismo desarrollista con rostro humano, nos llevara a un crecimiento econmico con distribucin de la riqueza con un sentido de equidad social, y hoy da sus ms emblemticos impulsores defienden sus logros crecimiento ininterrumpido de la economa uruguaya desde una concepcin propia y nacional que hoy nos blinda frente a los agudos problemas de las economas de la regin sin embargo, quienes se han parado en la vereda de enfrente a este proceso, entre otros una asociacin de economistas de izquierda fueron alertando en forma permanente, con los medios a su alcance de sus representantes, libros, artculos de que el proceso iniciado por el frenteamplismo-progresismo uruguayo hace ya 13 aos atrs no lleg a articular nunca los cambios necesarios como para desanclarse de los dictados de los centros de poder econmico y poltico internacionales y que el proyecto llamado de cambios, mud en continuismo del ya asentado en la pos dictadura por los partidos polticos de la burguesa capitalista cultora del Neoliberalismo.

En sus bases fundacionales Programticas y sus primeras Medidas de Gobierno el Frente Amplio, planteaba en la dcada de los setenta:

1) reforma agraria

2) nacionalizacion de la banca privada

3) nacionalizacion de los principales rubros del comercio exterior

4) enrgica accion industrial del estado, incluyendo la nacionalizacion de la industria frigorifica

Sobre estas 4 reas donde se planteaban medidas de transformacin importantes el Frente Amplio planteaba: "Ellas son esenciales para iniciar el proceso de cambio social, porque enfrentan a los grandes grupos econmicos - financieros nacionales y extranjeros responsables de la crisis estructural del pais."

Pasados 35 aos de estos planteos fundacionales cambi el pais en parte, cambi el mundo, cambi el Frente Amplio y lleg al gobierno de la nacin uruguaya, donde se desenvuelve en su 3er gobierno; lo que no cambi fue en el imaginario colectivo de miles de sus seguidores y cuerpos militantes fue la esperanza transformadora que el frente tena en sectores populares de la poblacin uruguaya ... porque el "proceso" desarrollado por el gobierno frenteamplista - progresista, hoy muestra resultados poco sostenibles.

El proceso continuista

Desde 2002 el sector Agropecuario uruguayo atraviesa intensas transformaciones en un contexto de altos precios de commodities y flujos de inversin extrajera. Esto impact a la distribucin del ingreso por fuente de remuneracin - ingreso laboral - ganancia y renta del suelo - por clase social, incluyendo el Estado.

 Terratenientes, fueron el sujeto que ms increment su apropiacin de valor.

Trabajadores, creci levemente la masa salarial.

Estado, no se modific la "participacin estatal" en el valor agropecuario, ni en la renta del suelo.

De esta triloga surge con claridad a quienes benefici exponencialmente el Modelo Productivo Agropecuario de la ltima dcada en Uruguay.

El PBI agropecuario creci un 42,5 % en precios constantes de 2005, entre los aos de 2002 a 2015, desde una variacin de la composicin de sus rubros con la forestacion y la soja. Estas transformaciones en el uso del suelo se expresan en un intenso dinamismo en el mercado de tierras.

Perodo 2000-2015: se comercian 7,84 millones de hectreas que representan 48,1 % !!! del territorio nacional. El precio de la hectrea pas de 448 dlares a 3.594 !!! ... para arrendamiento pas de 28 dlares a 124 !!!

Un ejemplo claro y contundente de como el proceso de apropiacin de las tierras y el trabajo de los uruguayos, pas a beneficiar claramente a las Transnacionales del Agronegocio, es el siguiente:

Prohibir que las sociedades annimas (S.A) sean propietarias de tierras fu uno de los lineamientos del primer gobierno frenteamplista (2005-2010). Con ese objetivo en 2007 la administracin del presidente Tabar Vzquez promulg la ley 18.092 sobre la titularidad del derecho de propiedad de inmuebles rurales y explotaciones agropecuarias. Pero hecha la ley, como dice el viejo dicho "hecha la trampa" o los "reglamentos de excepcin" ... por esa va, en una dcada de vigencia de esa normativa, poco ms de 90 empresas que operan bajo distintas figuras jurdicas, principalmente sociedades anonimas, recibieron la autorizacin del Poder Ejecutivo para ser propietarias de inmuebles rurales que en total comprenden unas 5,7 millones de hectareas, segn datos recabados por CAMPO. Esa extensin equivale a la suma de las tierras agropecuarias de los departamentos de Tacuarembo, Salto, Paysandu, Durazno y San Jos. Mas arriba mencionamos que en este proceso se comercializaron 7,84 millones de hectreas (48, 1 % del territorio nacional) y fijnse que las referidas compras de S.A, suman hasta ahora 5,7 millones. La prdida de soberana sobre sus tierras del Estado uruguayo, no tienen parangn histrico.

Entre las empresas que figuran en los registros oficiales con mayor extensin de tierras autorizadas por el gobierno se encuentran Union Agriculture Group (UAG) con 320.000 hectreas, Stora Enso con 308.000 hectreas, Agronegocios del Plata 156.994 hectreas, Guanar (Forestal Atlntico Sur) con 111.800 hectreas, Forestal Oriental (UPM) ll5,709 hectreas y de este mismo grupo figura la subsidiaria Uruwood con 115.000 hectreas y Eufores, una empresa adquirida en 2009 por el joint venture conformado por Arauco y Stora Enso que tiene 369.000 hectreas ... suman y siguen varias donde aparecen nombres de accionistas, como el del magnate George Soros en Adecoagro con 42.000 hectreas.

La mayor parte de esas "vas de excepcin" a la ley para comprar estas tierras, fueron autorizadas de parte del Poder Ejecutivo por los Ministros de Economa Danilo Astori, del MAGP (Agricultura Ganadera y Pesca) Jos Mujica y de Industria y Energa, Jorge Lepra.

El 23 de enero del 2018 se produjo una movilizacin de diversos agrupamientos de sectores del agro, bajo la denominacin de Autoconvocados, que demandaban una serie de medidas a tomar por el gobierno, para una situacin crtica en lo econmico y social que estaban padeciendo. El gobierno contest, en principio, que tena una reunin pautada con las gremiales representativas del sector en febrero, la Federacin Rural y la Asociacin Rural del Uruguay (ARU) ... y en principio neg representatividad a los Autoconvocados ... dijo el presidente Vzquez, "dentro de las instituciones todo, fuera de las instituciones nada". A posteriori, cambi esta actitud y recibi a los Autoconvocados.

Por estos das, rendicin de cuentas mediante discutida en el parlamento uruguayo en "clave de austeridad", con graves problemas en el sector Lechera, con el retiro de gremiales patronales del agro en los Consejos de Salarios, la situacin del pais no parece atravesar su mejor momento.

Adems del proceso reseado que ha vivido en ms de una dcada el Agro uruguayo, hay informaciones en paralelo sobre el proceso de "Concentracin, extranjerizacin y primarizacin de la Industria Nacional" que tambin ha vivido nuestro pais, y que estaran configurando la grave crisis en la que estamos entrando, pese a los anuncios previos del gobierno que con respecto a la misma tenamos una suerte de "blindaje".

A modo de imposibles conclusiones

La resea de un proceso vivido en el agro uruguayo intenta demostrar una vez ms el aserto marxista de una de las leyes del sistema capitalista cuando el mismo es tu opcin de camino poltico ... "concentracin y centralizacin del capital en cada vez ms, menos manos" ... donde la ilusin del derrame cuando este crece, es una mera ilusin.

Empezamos con Frei Beto y concluimos con algunas de sus consideraciones en "La crisis civilizatoria y el papel de la tica".

Joseph Schumpeter explicit en 1912 la naturaleza antitica del capitalismo, al insistir en que su motor era la "destruccin creativa", o sea, que le cabe al mercado descartar las actividades y las personas que no son suficientemente productivas, y obligar as a los dbiles a cederles su lugar a los fuertes. Ese darwinismo social abri un espacio para el surgimiento de la competencia desenfrenada. Y sirve para justificar las guerras.

En 1980, la suma de los activos financieros mundiales equivala PBI global, unos 27 billones de dlares. En 2007, poco antes de que estallara la primera gran crisis financiera del siglo XXI, el PBI mundial era de 60 billones de dlares, y los activos financieros de 240 billones ! cuatro veces mayores ! Esa es la famosa "burbuja", que se sigue hinchando.

Por tanto, sin tica no habr avance civilizatorio. Sin tica el hombre se convertir de hecho, en lobo del hombre. Sin tica, el capitalismo se fortalecer, y la ambicin de lucro y apropiacin privada de la riqueza cobrar ms importancia que la defensa y la preservacin de los derechos humanos.

No habr sociedad tica mientras haya capitalismo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter