Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2018

Estados Unidos, tierra frtil para un nuevo municipalismo

Kate Shea Baird
Ctxt

Todo apunta a que sectores importantes de la poblacin consideran necesario no slo ganar al partido Republicano, sino tambin echar a los demcratas establishment.


La estatua 'Fearless Girl' (Nia sin miedo) de Kristen Visbal en Nueva York.

Este noviembre los movimientos de resistencia al trumpismo en EE. UU. tendrn su primera cita electoral nacional: las elecciones de medio trmino. En el contexto preelectoral, la victoria de diversas candidaturas rupturistas en las primarias del partido Demcrata ha generado muchas expectativas, algunas de las cuales se identifican abiertamente como socialistas, como es el caso de la candidata al Congreso Alexandria Ocasio. Todo apunta a que sectores importantes de la poblacin consideran necesario no slo ganar al partido Republicano, sino tambin echar a los demcratas establishment.

No obstante, en medio de este ambiente de ilusin y esperanza, hay voces que se preocupan por lo que vendrdespus. Basta con reemplazar a los corporate Democrats con representantes mejores? Es en este contexto que la hiptesis municipalista est calando entre algunos electos locales y movimientos.

PARA EL MUNICIPALISMO, NO BASTA CON ELEGIR A REPRESENTANTES MS RADICALES, HAY QUE CONSTRUIR TODO UN ECOSISTEMA DE MOVIMIENTOS Y ESPACIOS AUTNOMOS

El municipalismo ofrece ventajas con respecto a la bsqueda tradicional del poder estatal desde la izquierda, ya que reconoce los lmites de la poltica electoral y la democracia representativa. Entiende que el poder reside no slo en las instituciones, sino tambin se ejerce en los mbitos econmicos, sociales y polticos. Para el municipalismo, no basta con elegir a representantes ms radicales, hay que construir todo un ecosistema de movimientos y espacios autnomos que puedan impulsar la agenda de estos representantes desde fuera de los ayuntamientos (y, por supuesto, hacerles presin cuando sea necesario). Y el mejor sitio donde hacerlo es desde el mbito local, donde las instituciones son ms prximas y la movilizacin social puede ser ms efectiva.

En los EE. UU. ya existen gobiernos municipalistas de referencia en Jackson, Misisipi y Richmond y California donde estn surgiendo nuevas iniciativas alrededor del pas. En julio, tuve la oportunidad de asistir al encuentro anual de la red de electos locales Local Progress, en Minneapolis, y a la edicin norteamericana de Ciudades Sin Miedo en Nueva York, donde pude observar y participar en los debates que se estn produciendo en este movimiento incipiente. Adems de los debates clsicos sobre las potencialidades y lmites del municipalismo, salan tres cuestiones relacionadas con el contexto estadounidense, cuyo desarrollo seguramente definir la evolucin del movimiento all durante los prximos aos.

Aqu se puede: recuperando la historia perdida

Como pasa en muchos pases, quedan dudas en los entornos activistas y polticos sobre si el municipalismo puede funcionar en EE. UU. En este sentido, uno de los retos es el de mostrar que el municipalismo no es una teora utpica ni una importacin extranjera, que puede funcionar, y ha funcionado, en los EE. UU. Y es que los EE. UU. tienen una tradicin larga de asamblearismo y democracia directa que se ha perdido en el imaginario popular. La recuperacin de esta historia fue una de las preocupaciones del filsofo preeminente del municipalismo, Murray Bookchin, en los 80. Aunque Bookchin era un estudiante vido de las experiencias internacionales de lo que llamaba las formas de libertad suprimidas y ocultadas, como la Comuna de Pars o el anarcosindicalismo espaol, tambin era consciente de que habra que hablar en ingls para poder construir un movimiento de masas en los EE. UU. Con esto se refera, no tanto a la lengua, sino a la necesidad de usar ejemplos prximos y familiares con los que la poblacin estadounidense pudiera identificarse fcilmente.

Bookchin hablaba del ejemplo de los town meetings de Nueva Inglaterra, un modelo de democracia directa con sus orgenes en el siglo XVII, pero es importante recalcar que estas tradiciones no se limitan a la comunidad colonialista blanca. El municipalismo contemporneo tambin puede beber de las historias de los socialistas de alcantarillado que gobernaban la ciudad de Milwaukee durante las primeras dcadas del siglo XX; la cooperativa Freedom Farm, fundada por la activista por los derechos civiles, Fannie Lou Hamer en Misisipi en 1967; organizaciones comunitarias como CHARAS, liderada por los puertorriqueos de Loisaida (Lower East Side en spanglish) en Manhattan hasta los aos 90 y, ms recientemente, el movimiento Occupy.

Es ms, yendo al punto de partida, la recuperacin de las obras de Bookchin a travs de la reedicin de sus escritos en formatos diversos, forma parte de este mismo proceso, ya que l mismo era neoyorquino.

Ejemplos como estos muestran que el municipalismo responde a un conducto profundo de la cultura poltica estadounidense y a cmo el pas entiende a s mismo: confederalista, con instintos libertarios, radical pero pragmtico y comprometido con el autogobierno.

Ms all de la representacin: en bsqueda de un modelo

Los debates ms apasionantes que presenci en los EE. UU. se relacionaban con la cuestin sobre cules seran los modelos electorales y organizativos ms adecuados para poner en prctica el municipalismo. Estos debates parten del hecho de que las leyes electorales dificultan o incluso imposibilitan que se presenten nuevos partidos, y que el sistema electoral no proporcional hace que sea ms difcil que una candidatura nueva consiga representacin. Por lo tanto, las preguntas que se hacen giran en torno a si es estratgico, o no, presentarse a travs de las primarias del partido Demcrata y sobre qu tipo de relacin hay que construir con partidos terceros como los Democratic Socialists of America (DSA), cuya militancia ha crecido de 6.000 a 45.000 desde el 2016, o el Working Families Party (WFP), que lleva 20 aos organizando campaas grassroots a nivel local.

Tambin se preguntan cmo lidiar con la tradicin ms personalista que generan las candidaturas unipersonales en los EE. UU. Eso pasa por la construccin de organizaciones que sean algo ms que meras mquinas electorales y que puedan seguir movilizndose una vez que sus representantes entran en las instituciones. Este reto refleja uno de los pilares del municipalismo; la necesidad de construir un movimiento que pueda superar los lmites de la accin institucional a travs del trabajo desde fuera.

Ya hay ciudades donde se est intentando resolver estos debates a travs de la prctica. Por ejemplo, en Jackson, Misisipi, el candidato de los movimientos, Chokwe Lumumba, gan la alcalda en el 2017 a travs del partido Demcrata. Pero al mismo tiempo, los movimientos llevan aos construyendo nuevas instituciones populares en la calle como la Peoples Assembly y Cooperation Jackson, una federacin de cooperativas locales.

En las municipales del 2015, en Chicago, ganaron escaos en el pleno el militante del DSA y candidato del partido Demcrata, Carlos Ramirez Rosa y el activista sindical y candidato independiente Tim Meegan. Los activistas que se haban involucrado en estas campaas electorales decidieron montar las organizaciones de distrito United Neighbors of the 35th Ward y 33rd Ward Working Families, para acompaar a sus nuevos concejales. Desde entonces, se han movilizado para exigir que el estado de Illinois derogue la ley que prohbe la regulacin del alquiler y para participar en los comits ciudadanos que defienden los vecinos inmigrantes de la deportacin.

En Richmond, California, la Richmond Progressive Alliance (RPA) ha utilizado un modelo parecido. La filosofa de la RPA es hacer campaa a travs de la movilizacin y movilizarse a travs de la campaa. Desde el 2004, la alianza apoya equipos de candidatos para el pleno (aunque formalmente se presentan por separado) y candidaturas (ganadoras!) a la alcalda a la vez que se manifiesta en la calle, ofrece formacin y participa en coaliciones temticas.

Munici-qu? La creacin de una identidad comn

ESTE PROCESO DE CONSTRUCCIN DE IDENTIDAD REQUERIR DE UN LENGUAJE Y UNA NARRATIVA COMUNES QUE EXPLIQUEN QU ES EL MUNICIPALISMO Y POR QU SU MOMENTO HA LLEGADO

Por ltimo, el municipalismo en los EE. UU. an carece de una identidad colectiva clara. Actualmente el movimiento se conforma de unas pocas candidaturas electorales aisladas junto a redes de movimientos por la vivienda, la justicia racial y los derechos laborales, y las iniciativas de la economa social y solidaria. Muchas de las personas que ya estn practicando el municipalismo -desde concejales hasta sindicatos de inquilinos, activistas del movimiento por las vidas negras o la lucha por el sueldo mnimo de 15 dlares la hora- an no se identifican con el concepto del municipalismo, ni se reconocen entre ellas. La construccin del movimiento, por lo tanto, depender de la capacidad de replicar y articular las organizaciones que ya estn trabajando en la lnea municipalista alrededor de objetivos comunes.

Este proceso de construccin de identidad requerir de un lenguaje y una narrativa comunes que expliquen qu es el municipalismo y por qu su momento ha llegado. Pero el reto no es solamente comunicativo: hay que crear una comunidad real a travs de redes de personas y organizaciones. El encuentro Ciudades Sin Miedo en Nueva York este julio, inspirado en el que tuvo lugar en Barcelona el ao pasado, marc un punto de inflexin en este sentido. All, por primera vez, se encontraron activistas sociales y polticos y concejales afines de todo el pas bajo el paraguas del municipalismo.

El movimiento municipalista en EE. UU. tiene mucho trabajo por delante: de organizacin, de campaa y de mostrarse capaz de lograr cambios concretos. Pero el hecho de que estos temas se estn debatiendo en contextos diversos alrededor del pas es muy prometedor. Gracias a su historia y cultura poltica, los EE. UU. son tierra frtil para que las semillas del municipalismo que se siembren ahora echen races y florecen.

Fuente: http://ctxt.es/es/20180815/Firmas/21194/Kate-Shea-Baird-tribuna-debate-en-comu-podem-EE-UU.htm


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter