Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-08-2018

La obra negativa del colonialismo francs y europeo en frica
El franco CFA, una moneda colonial, servil y depredadora

Sad Bouamama
bouamamas.wordpress.com

Traducido del francs para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


Por primera vez desde las independencias varias manifestaciones pblicas en diferentes pases de frica (Dakar, Cotonou, Libreville, Bamako, etc) y en la regin parisina han exigido la desaparicin del franco CFA, una moneda que el colonialismo francs impuso a catorce pases en el momento de las independencias. Estas manifestaciones impulsadas por movimientos juveniles marcan la entrada en escena de una nueva generacin militante africana. No es casual que el franco CFA se haya elegido como objetivo en el arsenal de sometimiento a la dependencia que impone el colonizador en la dcada de 1960. En efecto, todas las dems zonas monetarias coloniales llegaron a su fin con la disolucin de la ltima, la zona libra esterlina, en 1979 (1). Esta moneda, que el Estado francs presentaba como un smbolo de la cooperacin, muestra cada vez ms lo que es: un smbolo provocador de una dependencia colonial que adems del franco CFA posee otras herramientas: la deuda, el Acuerdo de Asociacin Econmica (AAE), los acuerdos de defensa, la francofona. "Mientras que las dems monedas africanas simbolizan por medio de su nombre la ruptura con la colonizacin y la independencia adquirida a principios de la dcada de 1960 (naira en Nigeria, cedi en Ghana, dinar en el Norte de frica), la moneda que circula de Dakar a Yaund pasando por Abidjan, Lom, Bamako y Malabo sigue haciendo referencia al colonizador" (2), resume el jurista Yann Bedzigui.

Gnesis de una moneda colonial 

La zona franco (3) se crea oficialmente en 1939 en el periodo de la guerra mundial para "constituir un tesoro de guerra y anticiparse a la inestabilidad debida a cualquier situacin conflictiva mundial" (4). Antes de ello en las colonias francesas se conceda a bancos privados un "privilegio de excepcin" que les permita emitir francos con la misma paridad que el franco metropolitano. La preocupacin principal en los albores de la guerra mundial es evitar la fuga de capitales lo que, segn explica un documento del Banco de Francia, lleva a "un control estricto de los cambios y entonces se impone la incovertibilidad del franco fuera de un espacio geogrfico que incluye la Francia metropolitana, sus departamentos de ultramar y sus colonias africanas y asiticas" (5).

Los alemanes imponen durante la ocupacin una moneda de ocupacin especfica que funciona en muchos aspectos segn unos principios similares a los que presidirn el establecimiento del franco CFA en 1945: una moneda local dependiente del Deutschemark, un tipo de cambio entre ambas monedas que se fija en Berln, el drenaje de recursos a beneficio de la potencia ocupante, un control estatuario del Banco Central por medio de un comisario alemn, etc (6). "La manera como se transform la moneda durante la Segunda Guerra Mundial en Francia es ejemplar de una subordinacin de lo monetario a la poltico. [] el poder adquisitivo del ocupante se haba duplicado artificialmente y le permita adquirir riquezas a menor coste. Esto formaba parte de la poltica de drenaje de los recursos franceses a beneficio del Reich" (7), resume el economista Jrme Blancs.

As, al acabar la Segunda Guerra Mundial se crea el franco CFA (franco de las Colonias Francesas de frica del Oeste y de frica Central) y el franco CFP (franco de las Colonias Francesas del Pacfico). Del mismo modo que en mayo de 1940 los nazis fijan arbitrariamente el valor del marco en 20 francos franceses, el decreto del 25 de diciembre de 1945 referente a la creacin del franco CFA y del franco CFP fija el valor del primero en 1.7 francos metropolitanos y el del segundo en 2.4 francos (8). Efectivamente, se trata de una moneda de ocupacin. Esta similitud lleva al economista marfileo Nicolas Agbohou a hablar de "nazismo monetario" en su libro Le Franc CFA et lEuro Contre lAfrique (9) que desempe un papel importante en la toma de conciencia que lleva a las movilizaciones contemporneas contra el franco CFA.

El temor a que se radicalicen las luchas de liberacin nacional en la dcada de 1960 lleva al general de Gaulle a emprender una descolonizacin que no lleva a verdaderas independencias. Para ello era necesario encorsetar a los nuevos Estados en unas relaciones de cooperacin que desembocan sistemticamente en la dependencia econmica respecto a Pars. El vnculo colonial se converta en un vnculo neocolonial. En este contexto se mantienen la zona franco y el franco CFA con un simple revoque de fachada para tener en cuenta las independencias: el franco de las Colonias Francesas de frica se convierte en el Franco de la Comunidad Financiera Africana para frica del Oeste y franco de Cooperacin Financiera en frica Central. Tanto antes de las independencias como despus la zona franco se rige por las mismas cinco reglas imperativas que otorgan a Pars el control de las polticas econmicas de los pases de la zona franco.

La primera regla es la de "la centralizacin de las reservas de divisas" por parte del Banco de Francia, es decir, la obligacin de depositar en el Banco de Francia una parte importante de las reservas en divisas de los pases de la zona franco (un 65 % hasta 2005 y un 50 % desde entonces). Estas reservas ya no estn a la libre disposicin de Estados que, sin embargo, son soberanos oficialmente. Estos depsitos se invierten a beneficio de la economa francesa y producen intereses. As, el control de la mitad de los ingresos de los pases africanos se pone al servicio de la economa francesa. El economista congoleo Stphan Konda Mambou (10) calcul que en 2014 las sumas sustradas as a los pases de la zona franco ascendan a 8 billones de francos CFA, esto es, 12.000 millones de euros.

La segunda regla es la de la paridad fija entre el franco CFA y el franco, y ms tarde con el euro una vez que este se estableci. El valor del franco CFA respecto a las dems monedas (dlar, yen, etc.) vara segn unos porcentajes iguales a los de las variaciones entre el euro y las dems monedas. Cuando, por ejemplo, el euro sube o baja respecto al dlar, el franco CFA hace lo mismo. Se trata de hecho de una verdadera negacin de las economas africanas. Los pases de la zona franco estn privados de la posibilidad de actuar sobre la tasa de cambio de su moneda cuando este arma, explica el economista Jean-Luc Dubois, es un "instrumento de poltica econmica de una importancia particular puesto que estos pases producen y exportan productos de base y tienen que ser competitivos en el mercado internacional" (11). La sujecin a un euro fuerte penaliza las exportaciones a destinos diferentes de la Unin Europea.

La tercera regla es la libre transferibilidad. Por consiguiente, con esta regla no hay ningn lmite a las transferencias de dinero a Europa y Francia. Se legaliza el saqueo. Los beneficios obtenidos en la zona se repatrian a Europa con lo que se convierte a frica en un financiador de Europa en general y de Francia en particular. La repatriacin se convierte en regla y la reinversin en el lugar en la excepcin. As, el economista senegals Demba Moussa Dembl calcula la huida de capitales africanos a Europa en 850.000 millones de dlares entre 1970 y 2008 (12).

La cuarta regla se ofrece como contrapartida positiva de las tres anteriores. Estas tres reglas se plantean como condiciones para "beneficiarse" de esta ltima: la garanta de convertibilidad ilimitada por parte del Tesoro francs. Si un Estado de la zona franco no puede asegurar el pago en divisas de sus importaciones el Tesoro francs se compromete a suplirlo proporcionando las divisas que faltan. Cualquier persona que posea francos CFA tiene la garanta de poder convertirlos en divisas. El colmo del cinismo es que esta convertibilidad no es vlida para los diferentes francos CFA entre ellos, lo que tiene el efecto lgico de disuadir los intercambios interafricanos.

La ltima regla instaura la dependencia directa por medio de la cogestin de los dos bancos centrales africanos de la zona: el BEAC (Banco de los Estados de frica Central) y el BCEAO (Banco Central de los Estados de frica del Oeste). En el consejo de administracin del BEAC hay cuatro administradores franceses y dos en el del BCEAO. La unanimidad se exige sobre todo para cualquier decisin importante (13). Concretamente se trata de un derecho de veto que impide decisiones contrarias a los intereses franceses. La primera herencia colonial de frica es, efectivamente, un neocolonialismo monetario y financiero que el historiador y gegrafo Jean-Suret Canale resume as:

"Despus de las independencias el mantenimiento del franco CFA en la antiguas colonias francesas de frica se convirti en un instrumento del neocolonialismo francs que otorg a Francia el control de su economa y una posicin privilegiada a las empresas francesas. Los Estados africanos no tenan prcticamente ningn derecho de control sobre sus monedas, emitidas por unos institutos de emisin cuya sede no se transfiri de Francia a frica hasta 1972-1972. Francia dispona de las divisas obtenidas por la venta de las materias primas africanas [] La libre convertibilidad permita a las empresas francesas situar de forma preferente sus mercancas en la zona franco y repatriar libremente beneficios y capitales. [] La mayor parte de los activos exteriores de los Estados africanos se deba invertir en unas "cuentas de operaciones" del Tesoro francs que fueron constantemente beneficiarias hasta finales de la dcada de 1970. Segn afirma Paul Fabra, cronista econmico de Le Monde, la garanta aportada por Francia al franco CFA solo exista a condicin de que no hubiera motivos para actuar!" (14). 

Una moneda servil (15): la prueba por parte de quienes lo niegan

Una de las pruebas de que la zona franco es un engranaje esencial del neocolonialismo francs es la reaccin de Pars ante la decisin de algunos Estados africanos de salir de esta zona y acuar una moneda propia (Togo, Guinea*, Mali, Mauritania, Madagascar). En Guinea el nuevo Estado independiente promulga el 1 de marzo de 1960 una "reforma del rgimen monetario" que se traduce en la creacin de una moneda nacional, el franco guineano. El presidente de la Repblica de Guinea Ahmed Skou-Tour argumenta as esta reforma: "A partir de esta reforma es cuando se va a poder producir la liberacin econmica, obstaculizada hasta entonces por un sistema financiero cuya naturaleza, caractersticas y definicin seguan siendo las del antiguo rgimen, l mismo dependiente del sistema econmico del pas metrpoli" (16).

Desde que Skou-Tour pronunci un NO rotundo a la Comunidad gaullista en 1958 fue objeto de presiones econmicas constantes por parte de la antigua potencia colonial. De Gaulle quiere dar ejemplo en Guinea sancionando a quien haba osado decir en respuesta al chantaje al final de "la ayuda" francesa: "Preferimos la pobreza en libertad a la riqueza en la esclavitud. [] No renunciaremos, nunca renunciaremos a nuestro derecho a la independencia" (17). Inmediatamente despus de este discurso se retira a los funcionarios y tcnicos franceses, y se organiza una verdadera hemorragia financiera. Tambin en respuesta a estas presiones econmicas se toma la decisin de acuar una moneda nacional. El director del Banco Central de Guinea describe as el contexto de esta decisin: "Se trataba de evitar el estrangulamiento de nuestra economa por parte de la potencia que la controlaba hasta entonces. Las arcas haban sido vaciadas de su contenido. Las empresas francesas repatriaban sus inmensos beneficios sin control alguno. Era una hemorragia. Ahora bien, no se puede controlar verdaderamente una economa sin controlar su moneda" (18).

La reaccin de Pars no se hace esperar y adopta la forma de la "Operacin Perejil". Consiste en "introducir en el pas una gran cantidad de falsos billetes de banco guineanos con el objetivo de desequilibrar su economa" (19), confiesa uno de los responsables de esta operacin, Maurice Robert. La propia operacin no es ms que uno de los muchos medios para derrocar a Skou-Tour , prosigue nuestro "barbouze" (20):

"Tenamos que desestabilizar a Skou Tour, hacerle vulnerable, impopular y facilitar la toma de poder por parte de la oposicin. [] Una operacin de esta envergadura comporta varias fases: recogida y anlisis de informacin, elaboracin de un plan de accin a partir de esta informacin, estudio y establecimiento de los medios logsticos, adopcin de medidas para la realizacin del plan. [] Con la ayuda de exiliados guineanos refugiados en Senegal tambin organizamos grupos de resistencia armada de oposicin en [la regin montaosa del interior de Guinea] Fouta-Djalon. Expertos franceses en operaciones clandestinas se encargaron de la direccin. Armamos y adiestramos a estos oponentes guineanos, muchos de los cuales pertenecan al pueblo fulani, para que crearan un clima de inseguridad en Guinea y, si fuera posible, derrocaran a Skou Tour []" (21).

Sin duda el objetivo es doblegar a Guinea, pero tambin advertir y amenazar a los dems pases de la zona franco. "Vean lo que ocurrir si tratan de emanciparse de la zona franco. La opcin es sencilla: el franco CFA o la crisis monetaria permanente" (22), traduce el periodista Jean Chatain.

En Guinea fracas el plan de desestabilizacin; en Mali, en cambio, un plan idntico llev a un golpe de Estado que derroca al presidente Modibo Keita. Tambin en este pas la salida de la zona franco se relaciona con el objetivo de "descolonizacin econmica"(23) que fija en septiembre de 1960 el segundo congreso de Union Soudanaise-Rassemblement Dmocratique Africain (USRDA) cuyo lder Modibo Keita es presidente de la Repblica. Como en Guinea la reaccin es un intento de desestabilizacin fomentando en esta ocasin manifestaciones pblicas ante la Embajada de Francia para exigir la vuelta al franco CFA. Para ello los agentes franceses se apoyan en la inquietud de muchos comerciantes ante una moneda nacional no convertible. El sindicalista y militante del US-RDA Amadou Seydou Traor recuerda as estos acontecimientos:

"El nacimiento del franco maliense son como un gong en la conciencia del neocolonialismo en Mali y en frica del Oeste. Era demasiado segn la apreciacin del colonialismo y de sus agentes comprados. Haba que actuar rpido y golpear fuerte: echar abajo el poder popular. Por lo tanto, la caducidad de las tcticas de obstruccin y de las acciones dilatorias hizo que la tctica de violencia brutal se manifestara solo diecinueve das despus de la creacin de la moneda maliense en forma de complot el 20 de julio de 1962. Pisotearon la bandera nacional, rompieron los billetes y gritaron consignas como Viva Francia!, Abajo el franco maliense!" (24).

La contramanifestacin organizada por US-RDA para apoyar el franco maliense es masiva. Los manifestantes denuncian lo que en adelante se denomina el "Complot del 20 de julio" y el gobierno maliense acusa a la Embajada de Francia de tener relacin con los manifestantes. La decisin de evacuar las bases militares francesas deteriora an ms las relaciones entre Mali y la antigua potencia colonial. "Hasta 1968 y la cada de Modibo Keita, derrocado por un golpe de Estado militar, las distancias poltica y econmica que adoptaron Mali y Francia siguieron aumentando" (25), resume el historiador Pierre Boilley. El golpe de Estado del general Moussa Traor en noviembre de 1968 firma un acercamiento inmediato a Pars que se concretizar rpidamente en una garanta monetaria del Banco de Francia sobre la base de una serie de condiciones y en particular la privatizacin de las empresas estatales. Se cumplieron las condiciones, Francia anul la deuda maliense y Mali retom el franco CFA como moneda en junio de 1984.

En Togo el lder de la independencia Sylvanius Olympio se opone desde la segunda mitad de la dcada de 1950 a la balcanizacin del frica Occidental Francesa (AOF), que l considera un mantenimiento de la dominacin colonial. Al convertirse en presidente de la Repblica anuncia su intencin de salir de la zona franco y crear una moneda nacional. Ser asesinado en enero de 1963, en vsperas de esta salida anunciada. Los escritores cameruneses Arnaud Romo y Martin Fankoua describen de la siguiente manera las causas del golpe de Estado y del asesinato:

"La situacin financiera del Togo recin independizado era muy inestable, as que para salir de esta situacin Olympio decidi sacar a su pas, Togo, de la zona monetaria franco CFA y crear su propia moneda. El 13 de enero de 1963, tres das despus de que Olympio empezara a imprimir la moneda propia de su pas, una banda de soldados analfabetos apoyados por Francia asesina al primer presidente electo del frica recin independiente. [] El sueo de Olympio era construir un pas independiente y autnomo. A Francia nunca le gust la idea y lo asesin" (26).

Terminemos con los casos malgache y mauritano, que a pesar de las presiones acabaron saliendo de la zona franco. En el caso de Mauritania, que sale de la zona monetaria en 1973, la proximidad con los Estados del Magreb hace ms difciles las presiones directas. "En cambio para Mauritania, mejor dotada de recursos naturales, [la salida de la zona franco] fue una opcin poltica explcita a favor de una independencia monetaria total y que corresponde a un acercamiento poltico a los Estados del Magreb" (27), sealan los economistas Patrick y Sylviane Guillaumont.

Por lo que se refiere a Madagascar, la salida del franco CFA se lleva a cabo al final de una dcada de contestacin social que combina revueltas e insurrecciones campesinas (28) en el sur del pas a partir de 1967, un movimiento cultural y poltico de los jvenes descendientes de esclavos de los barrios populares opuestos a la dominacin cultural francesa ("los zwam") (29) y continuas huelgas obreras y estudiantiles. Con el paso del tiempo y con la represin este movimiento se ir radicalizando y culmina en la cada de la primera Repblica en 1972. Estas luchas tienen en comn una denuncia del neocolonialismo francs y un llamamiento a una verdadera independencia. Tanto la salida del franco CFA como el desmantelamiento de la base militar de Ivato son reivindicaciones que arraigaron durante esta dcada de lucha. La relacin de fuerzas es tal que en ese momento resulta impensable una injerencia francesa.

Era necesario recordar estos hechos para darse cuenta de la importancia que tiene el franco CFA para el neocolonialismo francs. Siempre que las presiones, las injerencias y las desestabilizaciones fueron posibles se llevaron a cabo para llamar al orden a los recalcitrantes. Las nicas salidas aceptadas fueron las impuestas por la relacin de fuerzas. A la luz de estos hechos es como hay que juzgar la credibilidad de las palabras pronunciadas por Macron en la cumbre del G5 Sahel de Bamako en julio de 2017, en la que declar cnicamente: "Si alguien no est contento en la zona franco, la abandona y crea su propia moneda, como hicieron Mauritania y Madagascar".

Una moneda depredadora: la prueba por medio de la devaluacin de 1994

Hemos destacado antes el carcter consustancialmente depredador de la norma de centralizar una parte importante de las reservas de divisas en el Banco Central francs. En efecto, esta centralizacin permite al Estado francs invertir estas divisas y obtener intereses. El colmo del cinismo es que una parte de este dinero se puede contabilizar entonces como "ayuda al desarrollo" y otra parte se puede "prestar" con intereses a los Estados africanos. As es como el economista Nicolas Agbobou presenta este mecanismo y sus efectos:

"Como cualquier agente econmico inteligente, Francia invierte naturalmente los inmensos capitales africanos en las entidades financieras que tiene las mejores tasas de remuneracin. Lgicamente, se apropia de la diferencia de las tasas de inters. Por ejemplo, garantiza el pago a los africanos de una tasa anual del 2 %, mientras que percibe una remuneracin del 4.5 %. La diferencia neta de las tasas de inters que recupera es del 2.5 % Suponiendo que el capital africano invertido ascienda a 100 billones de francos CFA, Francia percibe una cantidad neta de 250.000 millones de francos CFA de intereses anuales. [] De estos [los recursos as obtenidos], Francia destina una parte pequea (por ejemplo, 10.000 millones de francos) a prestarlos a los pases de la zona franco con unas tasas de inters bajas que oscilan entre el 3 % y el 10 % al ao, y lo pregona a los cuatro vientos para mostrar al mundo entero su generosidad con esta frica a la que pretende ayudar as! Es lo que se denomina ayuda financiera de Francia a sus antiguas colonias" (30).

El carcter depredador del franco CFA se acenta an ms con las mutaciones de la situacin mundial a partir de finales de la dcada de 1970. En efecto, esta dcada es la del fomento del endeudamiento de los pases africanos y despus de la imposicin de los Planes de Ajuste Estructural (PAE) (31) del Fondo Monetario Internacional:

"En el lapso de diez aos el endeudamiento de los Estados africanos se ha decuplicado. Bajo el efecto de una degradacin muy palpable de los trminos de intercambio (32) sus reservas de divisas se desmoronaron. Su dficit comercial global, que en 1973 no superaba los 1.800 millones de dlares, super la barrera de los 11.000 millones desde la dcada de 1980. Las operaciones de reescalonamiento de la deuda se multiplicaron (11 entre 1979 y 1981) mientras que las intervenciones del FMI pasaron de dos en 1978 a 21 en 1982" (33).

Esta poltica de fomento de la deuda y despus de poner bajo el control del FMI corresponde a una ofensiva cada vez mayor de Estados Unidos (que tiene un lugar preponderante en el seno del FMI y del Banco Mundial) en frica en el marco de una competencia econmica con Europa que no har ms que aumentar. Ya en 1984 el investigador de ciencias polticas Zaki Ladi destaca al respecto que "en las zonas regionales en las que se haba establecido la preeminencia de la presencia francesa el Banco Mundial logr destronar a Francia en la financiacin de las ayudas a la inversin y de los prstamos no destinados a proyectos" (34). Una dcada despus tanto el FMI como Estados Unidos utilizarn el chantaje de parar los prstamos para imponer una devaluacin del 50 % del franco CFA.

La final de la "Guerra Fra" no hace ms que acentuar esta ofensiva estadounidense en frica. La desaparicin de la URSS y de los equilibrios surgidos tras la Segunda Guerra Mundial refuerzan la competencia por los bienes raros que son las energas y las materias primas estratgicas. A partir de ahora ningn "enemigo comn" frenar la competencia feroz entre los tiburones. Ron Brown, Secretario de Estado de Comercio de Bill Clinton, resume explcitamente la nueva estrategia estadounidense en mayo de 1995: "Los estadounidenses", precisa durante la Cumbre Afroestadounidese de Dakar, "van a plantar cara a los socios tradicionales de frica, empezando por Francia. Ya no dejaremos frica a los europeos" (35).

En el marco de este aumento de la competencia entre Europa (y ms particularmente Francia) y Estados Unidos es donde se inscribe la ampliacin de la zona franco a pases que no pertenecen al antiguo imperio colonial francs: Guinea Ecuatorial en 1985 y Guinea Bissau en 1997. Las presiones de Estados Unidos, el Banco Mundial y el FMI para obtener la devaluacin del franco CFA tambin se inscriben en este contexto. "El FMI y el gobierno estadounidense consideraron que la sobrevaloracin del franco CFA constitua un freno para la competitividad y el crecimiento de los pases miembros de la zona franco y que, en consecuencia, su reactivacin econmica pasaba necesariamente por la devaluacin" (36), explican los economistas Alain Delage y Alain Massiera. Los mismos actores destacan que la devaluacin facilita la exportacin de estos pases (a precios ms bajos, por supuesto), pero no dicen nada del aumento del coste de las importaciones de los bienes de capital y de los productos manufacturados que inevitablemente provoca. Lo que se oculta tras estos argumentos de venta es, por supuesto, el acceso de las multinacionales estadounidenses a estos mercados africanos. Como de costumbre, el compromiso al que se llegue ser a costa de los pases africanos.

A cambio de mantener sus dominios e intereses africanos, y su funcin de "gendarme de frica" Pars acepta devaluar un 50 % el franco CFA en 1994: "Un reajuste del papel de la Francia oficial en frica en el ms amplio marco de los dispositivos elaborados por las instituciones financieras mundiales" (37), considera el historiador Franis Arzalier. Los dos ladrones se han puesto de acuerdo para matar de hambre a los pueblos de los pases de la zona franco. Una simple mirada a las consecuencias basta para medir la magnitud de estas en trminos de enriquecimiento del Tesoro francs y de pauperizacin de los pueblos de la zona franco: "Un Tesoro pblico francs [que] se llena con los activos exteriores netos de los africanos cuya situacin social no deja de degradarse al transferir a Pars y almacenar ah los frutos de sus enormes sacrificios consentidos ya que se respetan estrictamente unos acuerdos monetarios que les perjudican estructuralmente" (38), resume el economista Nicolas Agbohou. Las consecuencias para los pueblos son inmediatas y catastrficas: "Lo que se abate sobre las condiciones de vida de los pueblos concernidos es un tornado monetario. Al ao siguiente los precios de los medicamentos se habrn multiplicado por dos! En muchos pases concernidos la esperanza de vida ira disminuyendo a lo largo de los aos siguientes. En el mbito alimentario el choque tambin es brutal" (39), comenta el periodista Jean Chatain. Por ejemplo, el precio del arroz (que es un elemento clave de la alimentacin popular) subi un 69 % en el caso del arroz local y un 42 % en el del arroz importado de Senegal, y un 47 % y un 54 % en Mali (40).

Con la creacin del euro en enero de 1999 el franco CFA queda sujeto al euro, es decir, en adelante su valor depende del valor del euro. Esta sujecin a una moneda fuerte tiene importantes consecuencias que Zphirin Diabr, exministro de Economa y Finanzas de Burkina Faso, resume as:

"El franco CFA est vinculado al euro por medio de una paridad fija. Ahora bien, el euro es una moneda fuerte que se refuerza cada da frente a otras monedas, sobre todo respecto al dlar. Cada vez que el euro se aprecia el franco CFA hace lo mismo automticamente, lo que tiene varias consecuencias nefastas: los costes de produccin locales se vuelven menos competitivos que los de los pases que estn fuera de la zona euro y las exportaciones, que se formulan en dlares, se desmoronan, como se ve con el algodn" (41).

La sobrevaloracin estructural del franco CFA por medio de esta paridad fija con el euro no es anodina. As, entre 2000 y 2010 el dlar perdi un 43 % de su valor frente al euro. La paridad fija en el marco de una poltica del euro fuerte se justifica oficialmente como un medio de preservar la estabilidad de la moneda. En realidad es un medio para hacer a las economas africanas dependientes de la Unin Europea. Las empresas europeas, particularmente las francesas, se benefician de este mecanismo y dominan el conjunto de los sectores econmicos. Una poltica econmica basada en los intereses de una potencia exterior: en efecto, estamos todava ante una lgica colonial de extraversin con la apariencia, adems, de pases independientes.

Hay que tener en mente este sometimiento a una dependencia estructural para comprender el persistente debilitamiento del tejido social de los pases de la zona, el desarrollo desigual entre las regiones de un mismo pas, la continua pauperizacin encubierta por unas tasas de crecimiento que nada dicen de la redistribucin de este "crecimiento", la desesperacin de una parte importante de la juventud que le empuja a emigrar a pesar de las condiciones dramticas que convierten al Mediterrneo en una maquina de matar, etc. La inestabilidad, los conflictos, las ideologas de la desesperacin, las guerras, etc., no son sino los resultados lgicos del desarrollo que se ha vuelto imposible, entre otras cosas, por esta moneda colonial, servil y depredadora.

Un rechazo cada vez mayor

El hecho de que unos jefes de Estado africanos (como Allassane Ouattara de Costa de Marfil, Macky Sall de Senegal o Patric Talon de Benn) se comprometan personalmente en la defensa de la moneda colonial es indicativo del aumento del rechazo del franco CFA. En efecto, durante dcadas estas tomas de postura eran intiles ya que esta moneda pareca indiscutible dada la relacin de fuerzas ideolgicas en frica. Otros jefes de Estado se ven obligados a hacerse eco (aunque sea lejano y eufemstico) de esta toma de conciencia cada vez mayor. Es lo que ocurri el 11 de agosto de 2015 con el presidente de Chad Idriss Deby, que declara:

"Hoy en da existe el franco CFA que est garantizado por el Tesoro francs. Pero esta moneda es africana. Es nuestra moneda. Ahora es necesario que en la prctica esta moneda sea la nuestra para que, llegado el momento, podamos hacer de ella una moneda convertible y una moneda que permita desarrollarse a todos estos pases que todava utilizan el franco CFA. [] frica, la subregin, tambin los pases francfonos, lo que yo denomino cooperacin monetaria con Francia, hay clusulas que estn anticuadas. Habr que revisar estas clusulas en inters de frica y tambin en inters de Francia. Ests clusulas lastran la economa de frica, estas clusulas no permitirn desarrollarse con esa moneda" (42).

Significativamente, esta declaracin se hace durante la celebracin del 55 aniversario de la independencia de Chad. El presidente de Burkina Fasso, Roch Marc Christian Kabor, va en el mismo sentido al declarar en la 52 Cumbre de la CEDEAO (Comunidad Econmica de Estados de frica Occidental) en diciembre de 2017 que "siempre se ha mantenido la opcin de que 2020 sea la fecha de la creacin de la moneda de la CEDEAO" (43). Aunque estas tomas de postura de jefes de Estado siguen siendo minoritarias, se inscriben en un contexto de denuncia ms amplio en el que exministros, exresponsables de la CEDEAO y profesores universitarios se expresan cada vez con ms frecuencia para exigir o bien la salida del franco CFA y la creacin de una moneda africana o bien una reforma de la zona franco. Por poner solo un ejemplo, tomemos el de guineano Carlos Lopes, secretario ejecutivo de la Comisin Econmica de la ONU para frica, que declara en 2016: "El franco CFA es un mecanismo anticuado que habra que revisar. Ningn pas del mundo puede tener una poltica monetaria inmutable desde hace treinta aos. Eso existe en la zona franco. Algo falla" (44).

Esta relativa y todava modesta liberacin de la opinin de los responsables polticos y econmicos no es sino un reflejo de las manifestaciones pblicas militantes producidas recientemente en varios pases de la zona franco. El debate se plantea en la calle de una manera mucho ms radical por parte de una nueva generacin militante: la de la devaluacin. Testimonio de ello es el nombre elegido en Senegal por el colectivo que se hace cargo de la lucha contra el franco CFA: "France dgade" [Francia lrgate]. Uno de sus lderes, el joven Guy Marius Sagna, declara as de forma mucho menos timorata y eufemstica que las declaraciones de los responsables antes citados:

"Hoy hemos convocado una concentracin esencialmente para reafirmar nuestra oposicin al franco CFA porque consideramos que es una moneda neocolonial que frena el desarrollo. A partir de hoy debemos ir ms all de la denuncia del franco CFA y exigir nuestra salida. Precisamente pensamos que para romper hoy el vnculo neocolonial del franco CFA habra que exigir la salida de Francia de nuestros bancos centrales. Francia debe salir, es lo que hemos llamado el Frexit, es decir el France exit, que Francia se largue de nuestros consejos de administracin en los que tiene derecho a veto" (45).

Esta toma de conciencia tiene ya una primera traduccin cultural en de la constitucin de un colectivo de diez artistas de siete pases de frica Occidental contra el franco CFA. Su primer single titulado "Sept minutes contre le CFA" [Siete minutos contra el franco CFA] menciona as esta cuestin: "El franco CFA debe morir", "la moneda del mono" y "pasar a otra cosa". Esta nueva generacin militante redescubre (experiencia concreta de las consecuencias destructivas del franco CFA adems) los caminos de quienes denunciaron esta moneda colonial asesinados o derrocados, como Olympio, Skou Tour, Modibo Keita, Sankara, etc. Herencias y experiencias se unen para dibujar una nueva era antiimperialista en frica.

Notas:

(1) Las dems zonas se disolvieron en las fechas siguientes: zona franco belga en 1960, zona pesetas en 1969 y zona escudo en 1975.

(2) Yann Bedzigui, La zone franc : Un reliquat davenir, Annuaire franais de relations internationales, volumen XIII, 2012, p. 533.

(3) La expresin "zona franco" solo se hizo oficial en 1953 con la creacin de un "Comit monetario de la zona franco".

(4) Jean-Baptiste N. Wago, Zone franc outil de dveloppement ou de domination ? : Le cas des Etats africains, LHarmattan, Pars, 1995, p. 23.

(5) Nota informativa del Banco de Francia, La Zone franc, agosto de 2015, p. 2.

(6) Vase sobre la poltica monetaria nazi Jrme Blanc, "Pouvoirs et monnaie durant la seconde guerre mondiale en France: la monnaie subordonne au politique", Confrence Internationale sur la Guerre, la monnaie et la finance, junio de 2008, Nanterre.

(7) Ibid, p. 1 y 10.

(8) Estas paridades se fijaron finalmente en 2 francos "metro" para el CFA en 1848 y en 5.5 francos "metro" para el CFP en 1949. Permanecieron sin cambios hasta la devaluacin de 1994. Cf. Jean Suret-Canale, "La dvaluation du francs CFA et ses consquences", Aujourdhui lAfrique, n 51, 1994, p. 8.

(9) Nicolas Agbohou, Le Franc CFA et lEuro contre lAfrique, Editions Solidarit Mondiale, Pars, 1999.

(10) Stphan Konda Mambou, Tant que les Lions nauront pas leurs propres historiens Pour une prise de conscience de la jeunesse africaine, Edilivre, Saint-Denis, 2014.

(11) Francis M. Baye y Sunday A. Khan, "Le msalignement du taux de change rel au Cameroun : 1970-1996", en Jean-Luc Dubois y Aloysius Ajab Amin (dir.), Croissance et dveloppement au Cameroun : dune croissance quilibre un dveloppement quitable, Bamenda (Camern), 2009, p. 151.

(12) Demba Moussa Dembl, "Cinquante ans aprs les indpendances en Afrique francophone. Le franc CFA en sursis", Le Monde Diplomatique, julio de 2010, p. 12.

(13) Durante la renegociacin de los acuerdos en 1972 para frica Central y en 1973 para frica del Oeste la regla de la unanimidad para las decisiones importantes se sustituye por la de dos terceras partes para el Banco de los Estados de frica Central (BEAC) y seis sptimas partes para el Banco Central de los Estados de frica del Oeste (BCEAO). En la prctica se mantiene objetivamente el poder de veto. En el mismo orden de "cambio" los nuevos acuerdos transfieren a frica las sedes de ambos bancos centrales africanos.

(14) Jean Suret-Canale, "La dvaluation du francs CFA et ses consquences", op. cit., p. 8.

(15) El concepto de servidumbre para hablar del franco CFA se debe al economista Joseph Tchundjang Poumi, Monnaie, servitude et libert La rpression montaire de lAfrique, Menaibuc, Pars, 2000.

* Recordemos que se refiere a la Repblica de Guinea, a veces llamada Guinea-Conakri para diferenciarla de otros pases africanos como su vecino Guinea-Bisu o Guinea Ecuatorial. (N. de la t.)

(16) Ahmed Skou-Tour, LAfrique en marche, Imprimerie nationale Patrice Lumumba, Conakry, 1981, p. 412.

(17) Ahmed Skou-Tour, discurso de 25 de agosto de 1958 en Conakry, en presencia del general De Gaulle.

(18) Citado en Jacques Arnault, Du colonialisme au socialisme, ditions sociales, Pars, 1966, p. 195.

(19) Maurice Robert,  Ministre  de lAfrique, Entretiens avec Andr Renault, Seuil, Pars, 2004, p. 107.

(20) "Barbouze" es un tmino popular peyoratico que designa a los miembros de los servicios de inteligencia que utilizaban mtodos ilegales (tortura, chantaje, intimidacin, etc.).

(21) Ibid, de p. 107 a p. 110.

(22) Jean Chatain, "Franc CFA, du  colonial qui dure ", Aujourdhui lAfrique, n 143, marzo de 2017, p. 22.

(23) Amadou Seydou Traor, Lexprience malienne ddification du socialisme (1960-1968), Le temps des Cerises, Pars, 2010, p. 104.

(24) Ibid, p. 114.

(25) Pierre Boilley, "Un complot franais au Sahara ? Politiques franaises et reprsentations maliennes", en GEMDEV y Universit du Mali (coord.), Mali-France. Regards sur une histoire partage, Karthala, Pars, 2005, p. 172.

(26) Martin Fankoua y Arnaud Romeo, Vers une nouvelle Afrique ?, tomo 2, Authorhouse, Bloomington, 2014, p. 34.

(27) Patrick y Sylviane Guillaumont, "Ladaptation des mcanismes montaires et la libert de choix des pays africains  -Avantages et inconvnients de la zone Franc", Le Monde Diplomatique, mayo de 1974, p. 17.

(28) Grard Althabe, "Les manifestations paysannes davril 1971", Revue Franaise dEtudes Politiques Africaines, n 78, 1972, pp. 71-77.

(29) Marco Gardini, "Lactivisme politique des descendants desclaves Antananarivo : les hritages de Zoam", Politique Africaine, n 140, 2015/4, pp. 23-40.

(230) Nicolas Agbohou, Le Franc CFA et lEuro contre lAfrique, op. cit., p. 103.

(31) Los PAE estn constituidos por condiciones impuestas para obtener un escalonamiento de la deuda o la obtencin de un nuevo prstamo. Las condiciones son prcticamente las mismas para todos los pases: privatizacin de las empresas pblicas, fin de las subvenciones a los productos de primera necesidad, poltica de austeridad, apertura completa del comercio exterior, aumento de los derechos de los inversores extranjeros, etc.

(32) La expresin "trminos de intercambio" designa la relacin entre el volumen de las importaciones y el volumen de las exportaciones. Mejora cuando un Estado exporta una cantidad menor de mercancas para procurarse la misma cantidad de bienes importados, es decir, cuando las mismas cantidades exportadas permiten comprar una cantidad mayor de mercancas importadas. En el caso inverso los trminos del intercambio se degradan. Por consiguiente, los trminos de intercambio describen unos costes sobrevalorados en la venta de productos manufacturados de los pases industrializados al Tercer Mundo y unos costos subvalorados en la venta de productos primarios (esencialmente agrcolas, energticos y mineros) del Tercer Mundo a los pases industrializados.

(33) Zaki Ladi, "Les Etats-Unis et lAfrique: une stratgie dinfluence croissante", Politique Etrangre, n49/2, 1984, pp. 305-306

(34) Ibid, p. 312.

(35) Ron Brown, citado en Robin Philpot, a ne sest pas pass comme a Kigali, Duboiris, Pars, 2004, p. 196.

(36) Alain Delage y Alain Massiera, Le Franc CFA. Bilan et perspectives, LHarmattan, Pars, 1994, p. 96.

(37) Francis Arzalier, "La fin du pr-carr", Aujourdhui lAfrique, n 51, 1994, p. 10.

(38) Nicolas Agbohou, Le Franc CFA et lEuro contre lAfrique, p. 129.

(39) Jean Chatain, Franc CFA, du  colonial qui dure , op. cit., p. 22.

(40) Assou Massou, Riz : loccasion manque, Jeune Afrique, n 1836, del 13 al 19 de marzo de 1996, p. 52.

(41) Zphirin Diabr,  Chaque fois que lEuro sapprcie, le franc CFA fait de mme, de manire automatique , Entrevista de Le Monde, 28 de mayo de 2007, https://www.lemonde.fr/examens/article/2007/05/28/chaque-fois-que-l-euro-s-apprecie-le-franc-cfa-fait-de-meme-de-maniere-automatique_915696_3404.html , consultado el 13 de julio de 2018 a las 17 h 30.

(42) Citado en "Quand Deby proposait la mort du Franc CFA", Mondafrique, 23 de octubre de 2015, https://mondafrique.com/quand-deby-proposait-la-mort-du-franc-cfa/ , consultado el 14 de julio de 2018 a las 9 h 00.

(43) Victor Branger, "Cedeao : Kabor dfend la cration de la monnaie unique ds 2020", Jeune Afrique, 18 de diciembre de 2017, http://www.jeuneafrique.com/503282/economie/cedeao-kabore-defend-la-creation-de-la-monnaie-unique-des-2020/ , consultado el 14 de julio de 2018 a las 9 h 45.

(44) Agencia Reuter, 30 de septiembre de 2016.

(45) "Que la France dgage.." (Front anti Franc CFA), 25 de septiembre de 2017, https://www.akody.com/business/news/que-la-france-degage-front-anti-franc-cfa-313425 consultado el 14 de julio de 2018 a las10 h 30.

Fuente: https://bouamamas.wordpress.com/2018/07/20/loeuvre-negative-du-neocolonialisme-francais-et-europeen-en-afrique-le-franc-cfa-une-monnaie-coloniale-servile-et-predatrice/

 

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter