Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2018

Crisis poltica y desesperanza general

Leonardo Boff
Koinomia


Uno de los efectos perversos de nuestra crisis nacional es, sin duda, la desesperanza que est contaminando a la mayora de las personas. Nace de la angustia de no ver ningn horizonte desde el cual podamos atisbar una solucin salvadora. Emerge la sociedad del cansancio y de la prdida de la alegra de vivir.

Son las consecuencias de la falta de sentido, de que todo continuar con la misma lgica, hecha de corrupcin, de falsificacin de noticias (fake news) y de la realidad, difamacin generalizada, la dominacin de los poderosos sobre las masas abandonadas a su destino.

Esta desolacin proviene tambin de la percepcin del futuro de nuestro mundo y de la humanidad, importa poco lo que pueda suceder. Bien lo observ el Papa Francisco en su encclica Sobre el cuidado de la Casa Comn: las predicciones catastrficas no pueden subestimarse con desprecio e irona. A las prximas generaciones podramos dejarles demasiadas ruinas, desiertos, basura. Dado que el estilo de vida actual es insostenible, slo puede terminar en una catstrofe (n. 161). Pero, quin piensa en todo esto a no ser los que se mantienen al da acerca del discurso ecolgico mundial?

Por lo tanto, adems de las mltiples crisis que nos oprimen y nos hacen sufrir, tenemos esta sombra amenaza de naturaleza ecolgica.

En este contexto, vuelven los pensamientos de molde nihilista, como los del Nobel de biologa Jacques Monod: Es superfluo buscar una sensacin objetiva de la existencia, porque simplemente no existe. Los dioses estn muertos, el hombre est solo en este mundo (El azar y la Necesidad, Vozes 1979, p. 108). O lo que el famoso Claude Levi-Strauss que tanto amaba a Brasil dej escrito en sus admirables Tristes Trpicos (1955): el mundo comenz sin el ser humano y terminar sin l. Las instituciones y costumbres que he pasado toda mi vida en inventariar y comprender son una floracin pasajera de una creacin en relacin a la cual no tienen sentido, a no ser, tal vez, el que permite a la humanidad desempear su papel (n. 477).

Pero es que el ser humano no es lo inverso de un reloj? ste funciona por s mismo y contina segn sus mecanismos internos, pero el ser humano no es un reloj. Funciona correctamente cuando est en armona permanente con el Todo lo que lo envuelve por todos los lados y lo sobrepasa. Por lo tanto, debemos dejar de lado todo antropocentrismo y asumir una lectura ms holstica del sentido de la vida.

El pensamiento del fsico britnico Freeman Dyson (*1923) es diferente: Cuanto ms examino el universo y los detalles de su arquitectura, ms evidencia encuentro de que el universo saba que un da, en el futuro, los seres humanos naceramos (Disturbing the Universe, 1979, p. 250). Casi con las mismas palabras lo dice el gran cosmlogo contemporneo, Brian Swimme (The Universe Story, 1996, p. 84).

Las tradiciones espirituales y religiosas son un himno al sentido de la vida y del mundo. Por esto, el gran estudioso de las utopas, Ernst Bloch, en sus dos grandes volmenes de El principio esperanza observaba: donde hay religin, siempre hay esperanza.

La cuestin del sentido es inaplazable. Cito aqu al ms crtico de los filsofos, Immanuel Kant: Que el espritu humano abandone definitivamente las cuestiones metafsicas (del sentido del ser y de la existencia) es tan poco probable como esperar que nosotros, para no respirar aire contaminado, dejemos de respirar de una vez por todas (Prolegomena zu einer jede kunftigen Metaphysik, A 192, vol. 3, pp. 243).

Que el Cristo del Corcovado se haya escondido detrs de las nubes no significa que ha dejado de existir. l est all encima de la montaa, extendiendo sus brazos y bendiciendo a nuestra poblacin sufrida.

En el Brasil de hoy debemos recuperar la esperanza de que el legado final de la presente crisis ser la configuracin de otro tipo de Estado, de poltica y de partidos, de justicia e incluso del destino mismo del pas.

Termino con el profeta Jeremas, que vivi en el tiempo de la esclavitud de Babilonia bajo el rey Ciro. Los habitantes de Babilonia se burlaban de los judos porque ya no cantaban sus canciones y, desanimados, colgaban sus instrumentos sobre las ramas de los sicmoros. Le preguntaron a Jeremas: T tienes esperanza?, a lo que l respondi: Tengo la esperanza de que el rey Ciro, con todo su poder, no podr impedir que nazca el sol. Y yo aadira: no podr impedir el amor y los nios que de ah nacern y renovarn la especie humana.

Alimentamos una esperanza similar de que aquellos que han provocado esta crisis, que han roto la Constitucin y no han seguido los dictados de la justicia, no prevalecern. Saldremos purificados, ms fuertes y con un mayor sentido del destino al que est llamado nuestro pas, para beneficio de todos, empezando por los ms pobres, y para toda la humanidad.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=900


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter