Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2018

Andrs Aylwin, un poltico decente

Manuel Cabieses Donoso
Rebelin


Fue un poltico que dignific la poltica. Sus valores morales e intelectuales permanecan en silencio. El rasgo fundamental de su personalidad fue la modestia. Una modestia de verdad. En 1993 rechaz la candidatura presidencial que le pedimos asumiera como abanderado de los derechos humanos y sociales del pueblo. Conservo la carta que me envi razonando sus motivos para no aceptar una misin que habra convocado a buena parte de la Izquierda y a importantes sectores de la Democracia Cristiana. Andrs Aylwin Azcar -hijo y hermano de juristas- se jug durante la dictadura en defensa de los derechos humanos. Habra sido un presidente de la Repblica emblemtico de los principios democrticos y de la demanda popular por una nueva Constitucin.

Bastara sealar -en su honor- que el diputado Andrs Aylwin fue uno de los 13 dirigentes demcratas cristianos que el 11 de septiembre de 1973 firmaron una declaracin condenando el golpe de estado. Junto con Bernardo Leighton, Ignacio Palma, Renn Fuentealba, Jorge Donoso, Sergio Saavedra, Mariano Ruiz-Esquide, Belisario Velasco, Claudio Huepe, Jorge Cash, Ignacio Balbontn, Florencio Ceballos y Fernando Sanhueza, marcaron a fuego al terrorismo de estado que comenzaba con el derrocamiento del presidente Salvador Allende. Sus nombres hay que grabarlos en la memoria porque la democracia tiene una deuda de gratitud con estos demcratas cristianos que salvaron la honra de su partido. Andrs Aylwin y varios de ellos pagaron un precio por su lealtad a los principios fundadores de la Falange Nacional y la DC. Detenciones, relegaciones, exilio y discriminaciones castigaron al histrico grupo de los 13. Ellos no aflojaron en su conducta valiente y democrtica. En cambio Eduardo Frei Montalva, Patricio Aylwin y otros dirigentes demcratas cristianos apoyaron la dictadura hasta bien avanzado el rgimen de terror.

Con Andrs Aylwin cultivamos una amistad que me honra. El vnculo fue la revista Punto Final que l apoy hasta el cierre de la publicacin, hace unos meses. Simpatiz con iniciativas de la revista en los aos 90, como el Foro por la Democracia. Particip en nuestras asambleas junto con los socialistas Clodomiro Almeyda y Ramn Silva Ulloa, la comunista Gladys Marn y el jesuita Jos Aldunate; y firm con nosotros declaraciones demandando una Asamblea Constituyente, hasta ahora negada por la clase poltica. En abril de 1996 encabez el documento Constitucin del 80. Es hora de consultar al pueblo que tambin suscribieron los diputados Fanny Pollarolo y Alejandro Navarro, Clodomiro Almeyda, la abogada Fabiola Letelier, la sindicalista Mara Rozas, los sacerdotes Jos Aldunate, Mariano Puga y Roberto Bolton, y muchos otros (1).

Como diputado (1990-98), Andrs Aylwin profundiz su defensa de los derechos humanos y apoy sin reservas las denuncias y demandas de las agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados polticos. Tambin se preocup de velar por la tica en la poltica y despreciaba los privilegios de la clase gobernante. Una de sus primeras iniciativas al regresar al Parlamento fue un proyecto de ley para rebajar las remuneraciones de diputados y senadores.

Andrs Aylwin no solo fue un poltico decente y leal con los principios que abraz en su juventud. Eso solo bastara para sealarlo como ejemplo en tiempos de corrupcin y traiciones como los de hoy. Fue un hombre cabal y un servidor del pueblo. Cumpli su deber sin alardes, sin buscar reconocimientos. Sin embargo los mereci sobradamente y hoy se los tributamos al pie de su silencio definitivo.

(1) Punto Final, 367, 28 de abril, 1996.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter